Bricosound (XVIII): Pintando la cabina

pintando la cabina insonorizada

De nuevo cambiamos de tercio, y es que en estas cosas del “háztelo tú mismo” no te queda más remedio que aprender de todo. Bien es cierto que el tema de la pintura nos venía un poco más de cerca, claro, que el temple no es lo mismo que esto y además….esto había que dejarlo bonito!!!!! Como dicen…el lugar donde compongas debería ser algo totalmente ajeno a las paredes blancas y frías,  un mundo diferente que invite a las musas a venir… Al menos a nosotros nos gustó mucho, y es que para gustos…

Bueno, el tema de la pintura, evidentemente lo más importante es elegir el color o los colores. Eso si que es un dolor si no tienes un poco de idea. Otra película es elegir si dejar las paredes lisas, hacer cuadrados, rayas, círculos, dibujitos de notas musicales… en fin, como podéis ver las opciones son infinitas aunque también hay que decir que están bastante acotadas teniendo en cuenta la maña del pintor.

En nuestro caso, de las opciones que teníamos, no vimos muy difícil el tema de pintar las paredes con diagonales y pensamos que el resultado quedaría muy vistoso. Elegimos los colores y manos a la obra….
El tipo de pintura que elegimos nosotros fue “Esmalte Satinado”.

Esmalte porque es lo mejor para pintar madera. Y Satinado porque de los tres tipos que hay (mate, satinado y brillo) era el que más nos gustaba. Este tipo es una mezcla entre los otros dos: desde el que no brilla nada al que es todo brillo. Claro, ¿no?

Para los que no hayáis pintado sobre madera, comentaros que antes que antes de empezar a pintar hay que darle una capa de  “imprimación para madera”. Esta pintura suele ser de color blanco y lo que hace es sellar los poros (de esta forma cunde muchísimo más la pintura) y evita la formación de hongos.

La imprimación la podéis adquirir en el mismo establecimiento que el esmalte, es más, suelen estar juntos por ser productos complementarios.

Los materiales que se utilizaron para pintar no son nada de otro mundo. Rodillos de ESMALTE, pinceles para las partes complicadas, un par de escurridores para los rodillos y cinta de carrocero y papel de pintor para tapar aquellas zonas a las que no queremos que llegue la pintura y aguaplast para madera con el fin de tapar los tornillos y demás imperfecciones que no queremos que se vean.  Lo que viene siendo el kit de auxilio de todo pintor.

Empezamos tapando el marco de la puerta y ventana (no tenemos mucho más) con la cinta de carrocero y el papel de pintor.
 
 tapando marco puerta cinta carrocero


Tapamos con aguaplast para madera los tornillos que estaban a ras de la superficie (aprentándolos un poquitín más) de tal forma que no se vea rastro del tornillo.
 

aguaplast para madera en cabina insonorizada

Una vez que está todo tapado se empieza a lijar toda la superficie con una lija muy fina para quitar todas las impurezas de la madera y hacer que la imprimación penetre más en la madera.


Y cuando ya está todo lijado y limpio (aconsejo pasar un trapo seco por toda la superficie) se empieza a imprimar. Tened en cuenta que la imprimación hay que dejarla secar unas 24 horas aproximadamente y que después no puede ser la capa final y hay que pintar encima de ella antes de un mes creo recordar (dependiendo del fabricante, en el bote vendrán unos datos aproximados.
 

   

Una vez imprimado hay que volver a lijar todo para dar lo que será la última capa de pintura de la cabina. Qué ilusión, ¿verdad?


Como dijimos en la introducción, nosotros nos decantamos por hacer líneas diagonales, así que con ayuda de cinta de carrocero nos dispusimos a marcar las líneas que separarían los dos colores.
 

 

 
    


Y una vez que está todo bien delimitado, elegimos qué parte irá de un color y qué parte irá pintada del otro y ¡a pintar!
 

Aunque en la imagen de arriba no se ve, el truco de pintar y no pringarlo todo está en “recortar”.

Recortar en pintura es pintar primero todo el perímetro de la zona a cubrir ayudándonos de una brocha, pincel o similar con el que tengamos mucha precisión (el tamaño vendrá acorde con la dificultad del sitio a pintar) para que después con el rodillo no tengamos que acercarnos tanto que nos salgamos de la línea arruinando el trabajo.

Para pintar con rodillo es recomendable seguir un orden y empezar cubriendo por ejemplo en horizontal y seguidamente dar en vertical  y si es necesario volver a repetir con paciencia. Lo que si hay que tener muy en cuenta es no mojar tanto en la pintura el rodillo como para que chorree  ya que se quedarán las gotas.
 
 
 

 


Una vez que hemos terminado la parte de dentro. Empezamos con la parte de fuera. En la que recomiendo lo contrario a lo que dije a la hora de elegir los colores del interior. Aquí debería armonizar con el color de la habitación donde está contenida la cabina ya que si no, el contraste sería…en fin..
Por supuesto, el proceso es el mismo: lijar toda la superficie, dar imprimación, dejar secar, volver a lijar y pintar del color elegido.








Y aquí algo muy importante. Si habéis empezado a pintar vuestra cabina a la par que leíais este artículo y ahora mismo tenéis la cabina pintada, vosotros estáis de pintura hasta la corinilla y hay un muy fuerte olor a pintura en vuestra casa, en el pasillo y en la cocina de la vecina del quinto recordad que antes de hacer nada hay que leerse las instrucciones al completo.

Este tipo de pintura huele mucho y sobre todo en la parte de fuera se gasta mucha pintura, lo que incrementa el olor.
Lo mejor que podéis hacer es pintar un día de verano para poder dormir con las ventanas abiertas o mejor dicho pintar todo el día antes de las vacaciones e ir a disfrutar a la playa tranquilamente, pero vuestros vecinos seguro que no os lo van a perdonar.

El caso es que hay un remedio casero el cual pusimos en práctica y funciona muy bien. Consiste en cortar dos o tres cebollas por la mitad, echarlas en un cubo con agua y dejar este cubo en la habitación que hemos pintado. Al día siguiente notareis que el olor se ha reducido considerablemente.  Esto fue lo que nos salvó a nosotros porque había un olor a pintura en toda la casa que no había quien parara.
 

 

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
No hay comentarios todavía. Se el primero en escribir uno.