Caminando en la oscuridad

La sensación de no saber con qué te vas a encontrar.

De no saber lo suficiente, de que la técnica y la teoría parecen ser para toda la vida, una enorme escalera sin final.

De tener ganas de correr al grito de Carpe Diem y no saber en que dirección empezar.

Sobreestimulados, esfervescentes, las ideas no se sostienen en el tiempo y todo gira incesante en nuestro alrededor. Y todo el mundo nos mira esperando algo o nada.

Y en todo éste devenir qué coño importa el sistema económico cuando te dedicas a algo tan antiguo como la humanidad.

Ya comeré mañana, hoy tocamos!

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
No hay comentarios todavía. Se el primero en escribir uno.