¿Cómo se aprende?

Imaginaros por un instante que en vuestra empresa han realizado un estudio y han llegado a la conclusión de que los pomos de las puertas se rompen menos si se abren al revés. Es por eso que han decidido cambiar los pomos de todas las puertas. A partir de ahora las puertas de vuestra empresa se abren al revés, de abajo hacia arriba.


Es tan sencillo lo que tenéis que hacer (abrir las puertas al revés) que si os lo repito de nuevo estaré insultando a vuestra inteligencia. Es más, no solamente es sencillo, sino que ya lo sabéis hacer. Lo entendéis a la primera y ya lo sabéis hacer... ¿Sabéis que ocurrirá cuando salgáis por la primera puerta que os encontréis? ¡Eso es, fallaréis!


Fallaréis y volveréis a fallar una vez detrás de otra. Esa es precisamente la primera fase por la que hay que pasar para aprender algo nuevo. Cuando un músico profesional toca por primera vez un tema también empieza fallando. Y cuando falla, no piensa que es un mal músico o que ha elegido un tema excesivamente complicado. Sabe que el error forma parte del proceso de aprendizaje. Sabe que de cada error va aprender algo nuevo. Comete errores mientras aprende, pero nunca comete el mismo error dos o tres veces consecutivas. Si fuera así no sabría aprender. Cada error le permite corregir un aspecto más de la pieza o de sí mismo.


A vosotros os va a pasar lo mismo, los primeros días fallaréis abriendo las puertas. En algo os doy la razón, si después de tres meses de haber cambiado los pomos aún seguís fallando, dedicaros a otra cosa.


Al cabo de unos meses, un día, unos tres metros antes de llegar a la puerta, se iluminará una lucecita y pensaréis: “Hoy no fallo, hoy me acuerdo...” Y haciendo un esfuerzo brutal de concentración, poniendo los cinco sentidos y a cámara lenta, conseguiréis abrir la puerta al revés. Como nuestro músico y su nuevo tema. Si se concentra solamente en ir a ritmo y en la técnica para hacerlo bien, ya le sale, pero tiene que estar pendiente sólo de esto.


Vale, hemos avanzado. Antes, en la primera fase de errores, no os salía. Ahora, en la segunda fase de esfuerzos, ya os sale. Pensaréis que no puede ser que os cueste tanto abrir una puerta y el músico profesional dirá que no se puede permitir el lujo de pensar solamente en el ritmo, que debe ser más expresivo, más natural. Tened paciencia, no siempre os va a costar tanto como en esta ocasión. Si persistís en el esfuerzo cada vez os va a costar menos.


Hasta que un día, sin daros cuenta, estaréis hablando con alguien justo al lado de una puerta y sin daros cuenta abriréis al puerta al revés. Acabáis de llegar a la tercera de las fases, la de automatismos. Las cosas salen sin esfuerzo y sin concentración. El músico está tocando la pieza y puede estar más pendiente de expresar, de divertirse tocando, o incluso puede estar pensando en otra cosa mientras lo hace.


Hay que pasar por todas y por cada una de las tres fases, no os las podéis saltar. Lo que sí está en vuestras manos es evolucionar rápidamente de una a otra, de tal manera que el tiempo empleado para recorrerlas sea menor. Persistir en el esfuerzo resulta fundamental para evolucionar en el proceso de aprendizaje. Si te rindes en la primera, porque sigues fallando, jamás llegarás a la segunda. Si abandonas el aprendizaje en la segunda fase, porqué te cuesta demasiado esfuerzo, nunca evolucionaré hasta la tercera fase. Una vez automatizada la conducta aprendida es preciso seguir practicándola para aprenderla definitivamente.


Cuando llega el momento de actuar encima de un escenario es de vital importancia ser consciente de la fase en la que ese nuevo aprendizaje se encuentra. Si estamos en la primera fase toda nuestra atención deberá focalizarse en la técnica, solamente así conseguiremos salvar los muebles. Si nos encontramos en la segunda fase deberemos concentrarnos sobre todo en la ejecución y nos podremos permitir el lujo de fijarnos un poco en algún otro aspecto de la actuación. Solamente cuando tengamos el aprendizaje totalmente aprendido podremos olvidarnos de los aspectos técnicos de la actuación y dedicarnos a trasmitir una emoción o a disfrutar del momento.


Saber en qué fase del aprendizaje nos encontramos tiene dos utilidades: ensayando sirve para persistir en el esfuerzo y actuando es útil para decidir de qué debemos estar pendientes para rendir a nuestro nivel.



PsicoEscénico

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
  • #1 por NOVATOW el 02/11/2007
    Hispasonic sois la caña!!! Soporte psicologico y todo!!! No cambieis. Gracias Psicoescénico.
  • #2 por O?Segura el 02/11/2007
    Muy bueno!
  • #3 por Raijin el 02/11/2007
    Excelente.
  • #4 por Real_Kcan el 02/11/2007
    muchisimas gracias sus aportes me abren los ojos y me motivan siempre a seguir adelante, salu2.
  • #5 por Artist_Unknown el 03/11/2007
    Muy bueno! Gracias!
  • #6 por josonic el 03/11/2007
    Muy buena y motivadora la explicacion!.Parece entonces que una de las "claves" sea saber "aprender". Gracias hispasonic por vuestras ayudas psicoescenicas. Saludos
  • #7 por kanzeon el 03/11/2007
    Muy bueno tu blog, sigue así y sobre todo gracias.
  • #8 por kprod el 05/11/2007
    Tremendo. si es que nos llevais de la manita!
    Aupa por vosotros
  • #9 por juanstill el 05/11/2007
    Está muy bien esto! roza lo obvio, pero también es lo más olvidado. Sería bueno para muchos pegar las ideas principales de este texto en la sala de ensayo!
  • #10 por killo777 el 06/11/2007
    Muy bueno, esto me recuerda a un libro que lei de Programacion Neurolinguistica (PNL) y las fases de aprendizaje:

    1.- ignorancia inconsciente: no se que hay algo que no se
    2.- ignorancia consciente: hay algo que tengo que saber y no se
    3.- conocimiento consciente: se hacerlo cuando me concentro en ello
    4.- conocimiento insconciente: vamos, que lo hago automaticamente, cuando de verdad disfrutamos tocando.

    o al menos algo asi era, creo yo.

    Pero yo digo, y como sabe uno donde esta y como hace para acelerar el proceso de cambiar de una fase a otra, eso todavia no se me ha quedado muy claro, la practica, por supuesto, pero como soy consciente en la practica donde estoy.
  • #11 por PsicoEscenico el 06/11/2007
    Gracias a todos por vuestros comentarios. Nos anima a seguir con el blog, eso seguro.

    Killo777 te contestamos a la cuestión que planteas

    Fase 1: Me fijo en lo que tengo que hacer y no me sale.
    Fase 2: Me fijo en lo que tengo que hacer y me sale, pero sólo si estoy pendiente de aspectos técnicos.
    Fase 3: Me sale sin tener que fijarme (es automático). Aquí empiezas a fijarte en trasmitir algo con lo que tocas, o en disfrutar, etc. Vamos, la técnica ya la tienes controlada y pasas a darle importancia a otros aspectos más expresivos de la música.

    Lo que no podemos hacer es ir contra natura y querer acelerar el proceso de aprendizaje. Este proceso requiere un tiempo y ese tiempo dependerá de la dificultad de la tarea y de tu facilidad para realizarla.

    El objetivo no es acelerar el proceso de aprendizaje, el objetivo es que seas consciente de la fase en la que estás y si hay errores que no te desanimen.

    Por ejemplo si sé que estoy en la fase 2 y cometo errores, esos errores seguramente vienen provocados porque he estado pendiente de aspectos que no tocaban, como por ejemplo disfrutar o ser expresivo, o simplemente por haber estado pendiente del sólo que hacía el guitarra y he fallado.

    Cada fase tiene un tipo de concentración distinta y si no estás pendiente de lo que toca en ese momento posiblemente fallarás. Pero si sé el motivo del fallo, te ayudará a no fallar la próxima vez en lo mismo en vez de desanimarte. (ojo, si no eres consciente de la fase en la que estás, te resultará difícil saber el motivo del error).

    Saludos y gracias de nuevo a todos.

  • #12 por mider el 07/11/2007
    Muy bueno, si señor, que bien expresado.
    Yo estoy en la fase de automatismos con Hispasonic. Escribo post, con una soltura increible, sin darme cuenta y además disfruto con ello.
  • #13 por guitarflow el 07/11/2007
    Hola colegas. me parece muy atractivo reflexionar sobre los procesos de aprendizaje. Sin embargo, creo que se puede profundizar más en este tema. A modo de ejemplo, ¿ de qué tipo de aprendizajes se está hablando, motrices, cognitivos, actitudinales,...?Más cosas, la insistencia en un tipo de aprendizajes, ¿siempre es por repetición o buscando variaciones en la práctica para obtener el objetivo?? y además, ¿cómo lograr la misteriosa motivación interna para no abandonar en medio de una de las fases?
    En el caso de los aprendizajes motrices, he leido algunas cosas sobre neural training, y queda demostrado que se aprende cuando se está descansando en el estudio. En fin, me parece un blog muy atractivo, apoyo a PsicoEscenico en este camino y les animo a entrar en un nivel de reflexión más profunda, o en el debate. Es cosa de evolucionar. Saludos cordiales y mucho ánimo.
  • #14 por PsicoEscenico el 08/11/2007
    Hola Guitarflow, contestamos a tus cuestiones.

    En primer lugar decirte que cualquier aprendizaje pasa por estas tres fases, sea motriz (aprender un tema en la guitarra), cognitivo (cuando estudias para un examen, o cuando quieres cambiar ciertos pensamientos que te hacen sentirte mal) y actitudinal (cuando quieres cambiar tus hábitos o rutinas para prepararte para subir a tocar, en todos los casos pasas por estas tres fases. Lo que puede variar es el tiempo que tienes que dedicarle a cada fase, según el tipo de tarea necesitarás más o menos tiempo en cada fase, pero pasar, pasar por las tres.

    En segundo lugar en cuanto a si es mejor la variabilidad o repetitividad a la hora de aprender, te diríamos que depende del tipo de aprendizaje. La clave está en si debes o no adaptar ese aprendizaje a situaciones diferentes, a modos diferentes de hacerlo y al material que necesites para ello.

    Por ejemplo si eres batería seguramente tendrás que aprender con más variabilidad que si eres guitarrista. Es posible que vayas a muchos bolos y la batería no sea la tuya, incluso podría ocurrir que no puedes ni situar el charlie a tu distancia, o los timbales, los platos, etc. La variabilidad está en cuanto a la situación (no es tu local de ensayo), en cuanto al material (no es tu batería) y en cuanto al modo de tocar (la situación del, instrumento no es la habitual para ti). Si existe la posibilidad de que ocurra esto, necesitas un aprendizaje muy variado en cuanto a estas tres variables.
    En cambio, si eres músico de un teatro y siempre tocarás las mismas piezas en el mismo teatro y con tu instrumento, pues no necesitarías variabilidad ninguna. Depende de la tarea, del material que necesites para hacer esa tarea y de dónde debes realizar esa tarea.
    Esto se ve claro en los motoristas por ejemplo. Si coges una moto distinta a la tuya necesitas un periodo para adaptarte a ella. Peso, dimensiones, potencia, etc. y si la utilizas en una carretera complicada y que no conoces, pues tardarás más en aprender.
    En resumen, si tienes que adaptarlo a distintas situaciones tienes que entrenarlo con variabilidad. Si no tienes que ponerlo en práctica en diferentes situaciones no hará falta variabilidad.

    Y cómo lograr las motivaciones para seguir adelante con el aprendizaje. Lo primero que habría que hacer es ser consciente de dónde estás (en qué fase del aprendizaje) y lo segundo utilizar la consecución de los objetivos propuestos como motivación.
    Si veo que mejoro me motivo, si no veo mejoras me frustro. Por eso es tan importante saber en qué fase estamos, porque nos facilitará el ser consciente de si mejoramos o no. Si lo único que me planteo es “Tengo que aprender toda la partitura cuanto antes” y no sé el proceso por el que tengo que pasar, difícilmente veré las mejoras de un día para otro y seguramente me cueste más motivarme. En cambio, si sé que hoy la prioridad es trabajar la fase 2 y al final valoraré los avances en esa fase, el objetivo es claro y concreto para hoy y será mucho más fácil de notar las mejoras. Si mi único objetivo es aprenderla lo antes posible y perfectamente, pues difícilmente notaré diferencias de un día para otro. Conseguir objetivos motiva, pero claro objetivos excesivamente generales cuesta de ver las mejoras y por tanto cuesta más motivarse por ello. Así que las motivaciones las encontrarás superando los objetivos propuestos en cada fase.

    En relación a lo que dices de que se aprende cuando se está descansando en el estudio, no entendemos a lo que te refieres. Si te refieres a que después de ensayar nos podríamos quedar en el estudio repasando mentalmente o visualizando los temas, claro que se aprende. Pero si te refieres a que cuando termine el ensayo nos tumbamos en un sillón y a descansar, pues la verdad no lo vemos tan claro. Eso si, descansos durante el aprendizaje mejora la efectividad, pero descanso sólo al final no mejora, simplemente es un descanso ya por saturación o por fatiga. Para aprender mejor se necesita descansar, pero no sólo al final, también hacer pequeños descansos para volver con el nivel de concentración renovado. No sé si te referías a esto, sino, explícalo mejor.

    Un saludo a todos.
  • avatar
    #15 por --50544-- el 08/11/2007


    Bueno solo quiero apuntar acerca del aprendizaje y del asentamiento de la idea de "sacrificarse" para aprender. Herencia cultural. Aprender para llegar a objetivos.

    Creo que hay otra forma de aprender y es atraves del placer. Si bien pasaras igualmente las tres etapas que comentais, se trata de vivirlas y de disfrutar del momento en el que estas.

    Curioso es que el unico instrumento que toco bien, es el que aprendido por mi solo. Por placer.

    No es necesario ser el mejor, y menos en el ambito musical. Hay que bajar del escenario y entender la musica y su lenguaje como una necesidad primaria.

    Quiero decir, que es necesario aprender a escribir, para cubrir una necesidad, si lo haces para escribir el Quijote, te has equivocado desde un principio.






    Saludos.


  • #16 por PsicoEscenico el 08/11/2007
    Efectivamente Sonido2.

    "Tener que...."simplemente esa frase, puede generar presión. Si estás obligados a aprender por una demanda externa el aprendizaje será de peor calidad que si tienes una motivación propia por aprender.

    Si estás ilusionado por aprender algo, te será mucho más fácil que si te sientes obligado. Bueno, Hispasonic es un gran ejemplo de esto. Muchos de vosotros habéis aprendido muchas cosas por interés propio aquí en Hispasonic, seguramente también muchos de vosotros estaréis estudiando algo (bachillerato, universidad, etc) y esos estudios no os motivan tanto como la música. La calidad y la cantidad de contenidos que habéis aprendido en Hispasonic es mucho mayor que lo que estáis estudiando en la universidad. Simplemente por la motivación y por ese placer que comentas.

    Es fundamental, pero como bien dices sea por placer o por obligación, se pasa por las tres fases que estamos comentando.

    Saludos.
  • #17 por guitarflow el 11/11/2007
    Interesante planteamiento de sonido2. Una carga de profundidad porque en el mercado del arte es un verdadero reto moverse con el afán de la pura expresión, abstrayendo cuestiones relativas a la competitividad, etc...Me gusta el planteamiento y poco a poco lo voy consiguiendo. Bueno, llevo unos 20 años en ello. JAJAJA.

    Psicoescenico, respecto al descanso y el aprendizaje, me explico.

    Considerando la naturaleza del aprendizaje motriz, la neurología ( y no recuerdo si también la psicología del deporte) acepta ampliamente que la asimilación de los movimientos practicados se produce cuando se descansa. De ahí que sea fundamental estudiar y descansar, por razones de concentración, energía, automotivacíón,...y también porque nuestras neuronas encajan mejor los nuevos modelos de movimientos. Perdona el retraso en la respuesta; me he liado durante un par de días. Saludos y gracias por compartir estas reflexiones.