Conformidad en experimento

OK, desenterraré mi licenciatura en Psicología un rato...

En cierta facultad había un fulano llamado Solomon Asch que preparó un experimento de percepción visual. El experimento era muy simple. Se sentaba a unas ocho personas en un aula con un proyector de diapositivas, y se les proyectaban dos imágenes a la vez, una junto a otra: una era una línea vertical, y la otra tres líneas verticales de diferente longitud. Los participantes debían decir qué línea era igual a la de muestra.

De los ocho participantes que había en la sala, sólo uno, el penúltimo en la sala, daba la respuesta correcta, y ese uno miraba a su alrededor extrañado: todos los demás estaban dando una respuesta equivocada, la misma respuesta equivocada.

Todos ellos estaban compinchados con el experimentador y se habían puesto de acuerdo en las respuestas antes de empezar el experimento.

Aunque la mayoría de los sujetos resistía la presión externa, muchos mostraron un enorme malestar por la situación, y un tercio de los participantes cedió ante la presión, aunque el error de sus "compañeros" era más que evidente.

Las buenas noticias es que aunque una minoría de uno cede en seguida, una minoría de sólo dos es capaz de resistir mucha presión.

Saquen sus propias conclusiones.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
No hay comentarios todavía. Se el primero en escribir uno.