costuras sueltas, el sonido atarbán

1997, año del buey, mas o menos por los meses de abril y mayo comenzabamos nuestras aventuras con el rocansoul. ¿el sonido?, ¿la producción?, eran términos algo confusos para nuestra atarbana existencia, queríamos hacer el rocanrol que devendría en nuestro agitado y vilipendiado rocansoul. ¿nuestras armas?, mucho descaro, levantar la ceja y sonreir, una epiphone gibson y una washburn acústica (las dos de segunda mano via Bernasconi), un korg x3, un micrófono akg, la caja de efectos alesis midiverb 4, una pedalera art(todo comprado a Bernasconi, el dulce argentino)y un portastudio de ocho canales que compramos de segunda mano en san andresito de la 38 y que nos fue empacado en una caja de una estufa eléctrica pues no encontraron la original. Ahí se comenzó a cocinar el sonido atarbán.

la batería llegaría despues, por el momento secuenciabamos con el x3 en un cakewalk apprentice que cabía en un diskette (si, eran los dias del windows 95) y nos divertíamos de lo lindo.

pluma de prueba tiene mucho de ese sonido, aunque la batería cambió, claro está, y ahora grabamos en computadoras con infinidad de facilidades, la esencia del 97 sigue presente, buscamos buenas interpretaciones, pero ante todo, la contundencia, la actitud y también un poco de rabia y veneno, indispensables en el rocansoul.

tarde aprendimos que una obra nunca está terminada, por eso el sonido de los atarbanes tiene las costuras sueltas, algunos rayones, mugre y manchas de café en las esquinas, entre muchas otras imperfecciones que adoramos en la música, el cine, la música, la literatura y las mujeres.

ahora, doce años despues, seguimos siendo los mismos observadores, hermosos e irresponsables personajes que transitan caminando, las calles que muchos dejan atrás, raudos pero sin ímpetu, en sus carritos compactos sin ninguna clase ni estilo.

de ahí viene el sonido atarbán

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
No hay comentarios todavía. Se el primero en escribir uno.