Crossroads

Para al menos otra persona, la escena final del duelo entre Steve Vai y Ralph Macchio doblado por el inmenso Ry Cooder, no es la mejor escena de la película Crossroads —Walter Hill, 1986—.

Hay un momento donde Martone —el personaje de Macchio— despierta de su sueño y descubre que la chica se ha ido. El viejo aprovecha ese momento en el que la tristeza del muchacho no puede ser mayor para admitirle que lleva toda la vida mintiendo: Que Robert Johnson nunca grabó una canción número treinta. En ese momento Martone toma su Telecaster y empieza a tocar Blues. Un Blues extremadamente triste. Pero, por primera vez, lo que toca está saliendo de su alma, no del recuerdo de canciones tocadas antes.

10697_640.jpg

Se admite que esta película sólo pueda parecerle maravillosa a quienes llevamos décadas amando el Blues.

También publicado en La media hostia.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
  • #1 por ebr69 el 21/09/2007


    La verdad que da gusto recordar esa película, más de 20 años, da nostalgia. Tal vez no sea la mejor en la historia del cine, pero tiene blues del bueno compadre. Se renuevan los votos justo como en aquel momento.
  • #2 por sopothetocho el 22/09/2007
    Wikipedia Ry Cooder

    "Cooder also dubbed all guitar parts of Ralph Macchio in the 1986 film Crossroads except for the final composition with which Macchio wins the guitar duel."

    Mirando en la wikipedia por que me habian dicho que la parte final la tocaba steve vai y no Ry Cooder

    Y finalmente Wikipedia Steve vai

    "At the film's climax, Vai engages in a guitar duel with Macchio, whose guitar parts were dubbed by Vai and also Ry Cooder, who played the initial slide work in the duel and Macchio's earlier performances in the film."

    Y al final es cierto!
    Ry Cooder toca al principio del solo y lo demas lo hace Steve Vai,

    Osea que Steve vai se gano a si mismo en esa pelicula xD

    Salut!
  • MOD
    #3 por Teo Tormo el 24/09/2007
    supongo que steve vai no hubiera podido admitir que otro que no fuera el mismo le ganara...
    coñas aparte, a mi la película me gustó mucho, aunque a mi más que la música me gustó la "leyenda" de que para ser un gran músico debías vender tu alma al diablo, el cual según la época en la que lo conocieras podía tener uno u otro nombre y presentarse con uno u otro aspecto. En una ocasión en la que estaba negociando un posible contrato con un gran productor, me acordé de la película. Al final rechacé la oferta, muchas veces me acuerdo y me arrepiento, pero luego pienso en la película y pienso que hice bien, jejejeje.