Desahogo A

La nulidad demostrada por mis sentidos para hacer llegar a mi razón la supuesta realidad, me hace aferrarme a un mundo (quizás) imaginario que empieza cuando acaba el día. El estado pseudo lúcido que atenaza mi conocimiento a partir de la caída del sol obliga a esos pequeños seres a salir de su escondite y saludar afectuosos a todo cuanto me rodea.

Me siento extraño en el mundo que supuestamente yo mismo he creado, incluso los seres que salen de mi cabeza me obvian y prefieren saludar a la silla, al ratón, a la guitarra que tengo entre mis manos o a la libreta, llena de apuntes, notas y rimas.

Lo peor de todo es que me da igual (mientras no me pierdan la púa).

Gabon

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
  • #1 por Bad Suite el 10/08/2005

    Buf, si yo te contara....