DIARIO. Lector De Cabezas

Lector de Cabezas

La cólera me ciega.

Espero que nadie venga a verme.

¡Que nadie me toque!

Ya ha llegado el momento.

Mi vocecita lo dice.

El pájaro avión me molesta todos los días.

Ahora que se han abierto las cabezas

puedo leer varios cuentos.

Son libros enfermizos,

libros diferentes.

Las paradojas de mi padre

aburrían a los pájaros.

Picoteaban mis brazos.

Hoy he visto un reguero de pólvora

que llegaba hasta mis pies.

Lo he mirado mucho rato.

Un día os vais a enterar,

os lo juro por la radiación de mi cabeza.

Mira, se me ha caído otra pieza.

Como no tengo espejo,

sé exactamente quién soy.

Ya ha llegado el momento,

cualquiera lo vería,

Esta habitación está deliciosamente vacía.

Hoy es el Día de la Violencia.

Esa cabeza es mía.

Ya está fría.

Esta habitación está deliciosamente vacía.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
No hay comentarios todavía. Se el primero en escribir uno.