Grabación

Diferencias entre auriculares abiertos y cerrados y cuándo utilizarlos

Contenido patrocinado

Existen dos tipos principales de auriculares: abiertos y cerrados. Existe también un tercer tipo, los semiabiertos, que intentan combinar las ventajas de cada uno de los mencionados anteriormente. Pero en este artículo nos centraremos en los tipos abierto y cerrado, y explicaremos a grandes rasgos cuáles son sus diferencias.

 

Auriculares cerrados

Los modelos cerrados son muy comunes y son adecuados para prácticamente cualquier situación. Algunas de las ventajas específicas de los modelos cerrados son las siguientes: 

Un aislamiento entre bueno y excelente. Un diseño cerrado reduce o elimina el ruido exterior que llega al usuario. El resultado es un entorno de audición silencioso que permite que el usuario pueda escuchar hasta los detalles con niveles muy bajos en el material fuente. Muchos auriculares para monitorización en estudio, a los que se les exige un alto grado de precisión, son de tipo cerrado. Un ejemplo de este tipo de auriculares es el popular ATH-M50x de Audio-Technica.

Bajo nivel de fuga: fuga es el término utilizado para describir la magnitud de las fugas de audio de los auriculares. Un bajo nivel de fugas es importante en situaciones como la grabación, en el que la fuga de señal de los auriculares puede ser captada por los micrófonos de grabación. También es importante cuando preocupa molestar a los que se encuentran cerca de usuario de los auriculares.

Reproducción mejorada de las bajas frecuencias (graves). De forma muy parecida a como ocurre en el recinto de un altavoz, el audífono de un auricular cerrado puede ser optimizado para conseguir un resultado específico. Las propiedades del transductor combinadas con el volumen de aire presente en el audífono pueden trabajar conjuntamente para, por ejemplo, ampliar la respuesta a los graves o realzar una gama de frecuencias en concreto. Un ejemplo de esto es la línea de auriculares Solid Bass de Audio-Technica, que utilizan un sistema de doble cámara de aire (Double Air Chamber System) y transductores sofisticados para proporcionar una reproducción de graves de alta calidad.

 

Auriculares abiertos

Los modelos abiertos están alcanzando mayor popularidad gracias a su capacidad para ofrecer un sonido más natural, más abierto y profundo. Esta ventaja se pone claramente en evidencia cuando se escuchan grabaciones de grandes conjuntos, tales como coros, grupos teatrales u orquestas. Muchos aficionados a los videojuegos prefieren los auriculares abiertos por los mismos motivos. Algunas de las ventajas que ofrecen los modelos abiertos son:

La arquitectura abierta del audífono propicia un sonido más natural, debido a que se produce menor coloración que la que se crea en los modelos cerrados. Esto, en gran medida, se debe a la minimización de las ondas estacionarias y las reflexiones. 

Mejor respuesta a los transitorios (con qué rapidez el transductor puede reaccionar a los cambios en el material fuente). Debido a la menor presión sobre la parte posterior del transductor, éste puede reaccionar más rápidamente a los cambios en la señal. Esto mejora la precisión y asegura que incluso los sutiles sonidos de menor nivel podrán ser escuchados con toda claridad.

Peso más ligero. La menor cantidad de material en el audífono se traduce en un peso general más ligero de toda la estructura. Esto puede ser beneficioso cuando el usuario tendrá que llevar puestos los auriculares durante largos períodos de tiempo, como por ejemplo en sesiones de masterización o en juegos. Un buen ejemplo de auricular para masterización es el modelo ATH-R70x, ganador del premio TEC 2016 a los mejores auriculares en el último NAMM. Otro ejemplo son los auriculares de alta gama ATH-PDG1 de Audio-Technica, diseñados para sesiones maratonianas de videojuegos. 

Esperamos que este artículo haya clarificado las principales diferencias entre los auriculares abiertos y los cerrados. Para estar al día de las últimas noticias de Audio-Technica y otras marcas distribuidas por Lexon Distribución S.A. síguenos en Facebook, Twitter o Linkedin.

¿Te gustó este artículo?
10
Comentarios
  • #1 por Suvur el 29/02/2016
    El apunte "Contenido patrocinado" es de agradecer.
    13
  • #2 por Julius@Wikter el 29/02/2016
    Ciertamente, también habría que aclarar que las lesiones auditivas son más fáciles con auriculares cerrados porque la presión que ejercen sobre el tímpano en caso de que ocurra una sobrecarga o realimentación en software es superior por las razones ya comentadas. Por lo mismo, la fatiga auditiva de usar unos cerrados es superior sobretodo si trabajamos con sonidos aislados, dado que el umbral de ruido ambiental que percibiremos será inferior. A veces, incluso puedes notar unos pequeños crujidos dentro de tu oído, lo cual hay que evitar (añadiendo una fuente de ruido a un nivel inferior nos evitaremos la fatiga).

    También, que el precio de unos auriculares cerrados suele superar al de unos abiertos, o es al revés?

    Hablo desde mi propia experiencia... Si alguien lo puede ratificar, criticar o refutar que lo haga.
    2
  • #3 por Rafa El el 29/02/2016
    #2 yo estoy trabajando con cerrados y basicamente lo uso para hacer mezclas combinando con los monitores. A un volumen moderado puedes echar horas sin molestias alguna, pero cuando le das volumen empiezas notar la presión que se ejerce en timpano. aqui ya es cosa de logica y no debes seguir usando los auriculares con el volumen alto. en mi caso solo uso un par de minutos con volumen alto y después en vez de bajar el volumen simplemente dejo de usarlos.
    1
  • #4 por Caïm Riba el 29/02/2016
    En mi experiencia puedo asegurar que con los auriculares abiertos, la fatiga es muchisimo menor. Con los cerrados enseguida te duele el oïdo y la cabeza, en cambio con los abiertos tienes mucho más margen.

    Para mi:
    - Abiertos: Auriculares principales, para trabajary casi todo en general.
    - Cerrados: Grabar.
    4
  • #5 por lastsystem el 29/02/2016
    :plasplas:

    un dia de estos ,...tengo que comprarme unos abiertos ! :razz:
  • #6 por Rafa El el 29/02/2016
    #4 Con los cerrados enseguida te duele el oïdo y la cabeza

    Sera un caso particular. A lo mejor la culpa es el modelo de auricular que has usado.
    Dejando un lado el debate abierto vs cerrado, que me da igual lo que uno usa, yo nunca he experimentado ni dolor de oido, ni dolor de cabeza con mis auriculares cerrados.
  • #7 por Julius@Wikter el 29/02/2016
    El volumen es un factor importante... Hay que acordarse de bajarlo, lo que he descrito del crujido en el oído es un indicador de que tenemos el volumen alto, pasa con contenidos ricos en armónicos que alternen silencio y sonido a un ritmo medio (110bpm negras), sin caída ni ataque.
    Un ruido de fondo a -60dB debería costar escucharlo para evitar esa fatiga, para que la capacidad de adaptarse del oído nos mantuviese escuchando en niveles por debajo de 75dB. Ya que es muy difícil establecer la presión sonora dentro del auricular una vez colocado, lo mejor es establecer límites relativos.
    Los que tengan el oído más duro pueden ponerse el mínimo a -70, aunque los umbrales de fatiga auditiva suelen ser comunes.
    Ah, y si fumáis cannabicos o bebéis alcohol cuidado. Con el cannabis se sensibiliza, o sea que ningún problema serio, pero con el alcohol pasa lo contrario, se pierde sensibilidad, y es entonces cuando subimos el volumen, pero ojo, que el tímpano es el mismo.
  • #8 por robinette el 29/02/2016
    Fatiga o no es algo muy subjetivo. Tanto el volumen como el periodo de tiempo de escucha son factores que determinarán una mayor o menor fatiga. Y cada individuo además tiene su propio umbral, por lo que es difícil ponerse de acuerdo en esto.

    En cambio yo incidirá más sobre siguiente párrafo (sobre los abiertos) que parece pasarse por alto y lo veo más definitivo a la hora de realizar trabajos de mezcla/mastering:

    "Mejor respuesta a los transitorios (con qué rapidez el transductor puede reaccionar a los cambios en el material fuente). Debido a la menor presión sobre la parte posterior del transductor, éste puede reaccionar más rápidamente a los cambios en la señal. Esto mejora la precisión y asegura que incluso los sutiles sonidos de menor nivel podrán ser escuchados con toda claridad."

    Esta cualidad me parece fundamental para tomar decisiones a la hora de setear correctamente un compresor o un eq por ejemplo.
    1
  • #9 por Optimuff Prime el 06/08/2016
    Alguien escribió:
    Ah, y si fumáis cannabicos o bebéis alcohol cuidado. Con el cannabis se sensibiliza, o sea que ningún problema serio

    ¿Entonces en qué quedamos?
    ¿Por qué "cuidado" si no plantea ningún problema, si no más bien al contrario?
    (Me refiero al consumo de THC).

    El uso del cannabis sensibiliza, con lo cual tiendes a bajar el volúmen.
    Lo cual redunda en más y mayor seguridad para tu oído interno.
    Con lo que sí que hay que tener cuidado es con el alcohol.
    :fumeta:
  • #10 por Julius@Wikter el 06/08/2016
    En ambos casos el oído responderá de manera diferente, de manera que si queremos una mezcla "plana" lo mejor seria no alterar la percepción. (Lo de respuesta plana es utópico, el oído altera su respuesta en función de muchos parámetros, entre ellos, el estado de ánimo)
    Pero lo de la cervecita para el de la mesa de sonido se tendría que acabar algún día, muchos oyentes lo agradeceríamos.
  • #11 por Optimuff Prime el 06/08/2016
    #10 Es que mezclar bajo los efectos de canabinoides es como mezclar con unos altavoces de ordenador con tapones en los oídos.
    Una temeridad! xDDD
    Pero no me parece nada peligroso para la salud (salvo por si el cliente te arrea unas hostias cuando le pasas la mezcla... :desdentado:

    Ahora bien, para ser honesto he de decir que conozco gente que mezcla bajo los efectos del THC y la verdad, mezcla muy bien.
    Todo se basa en la práctica y en la tolerancia que se tenga a la sustancia, claro. :birras:
  • #12 por Julius@Wikter el 06/08/2016
    :fumeta: + :birras: + :cascos: = ????
  • #13 por Optimuff Prime el 07/08/2016
    Ja, ja! Muy bueno! xDDD