Entrevista a Edu Comelles

Edu Comelles se dedica a la grabación de campo y la composición de paisajes sonoros y música con sus grabaciones. Entre su trabajo se aprecian interesantes proyectos fonográficos como La Ciudad Aural o  Senda Sonora, junto con lanzamientos de grabaciones de campo y composiciones en netlabels como Impulsive Habitat, Resting Bell, o Audiotalaia, del cual es creador.

A continuación os comparto varias preguntas que le realicé a Edu con el fin de explorar la forma como graba, crea y escucha sus sonidos.

¿Cómo comenzaste en la grabación de campo?

Como muchas cosas en mi vida, accidentalmente. Las primeras grabaciones que hice fueron capturadas con una cámara sony HD, y me di cuenta que lo que el micrófono estaba grabando era mucho más interesante que las imágenes.

¿Cómo ha cambiado tu forma de escuchar gracias a la grabación de campo?

Lo cambió todo! ahora escucho mucho más que antes. El sonido es siempre una cuestión, un tema a tratar, cada lugar al que voy, disfruto mucho más su sonido. Ahora escucho.

Soy un gran admirador de tu trabajo como Mensa, especialmente los lanzamientos que has realizado en Resting Bell. ¿Podrías hablarnos un poco acerca de cómo utilizas la grabación de campo en estas composiciones?

En Resting Bell he lanzado tres álbumes, Northern Recordings, Southern Recodings y Braid Heritage. Los dos primeros fueron mis primeros pasos en composición sonora y solía procesar bastante las fuentes de audio que usaba. En ese entonces no importaba mucho para mi de donde provenía el sonido. Lo importante es como he podido transformarlo. Estaba preocupando más en realizar composiciones que me recordaran algún lugar, tratando de construir paisajes sonoros abstractos de lugares naturales.

Luego de los dos primeros álbumes en Resting Bell trabajé en otros tres que siguieron las mismas premisas, usando grabaciones altamente procesadas para crear abstracciones de un territorio. Esos fueron The Clifts (Audiotalaia 2009), Moorland (Testube Netlabel 2010) y Braid Heritage (Resting Bell 2010). Esos fueron tres álbumes fueron un punto de inflexión para mi. En Moorland y Braid Heritage puedes escuchar como las grabaciones y fuentes no procesadas toman más protagonismo.

Finalmente y luego de un año lancé Orange Country en Impulsive Habitat. Allí las grabaciones de campo son lo principal. Así que en ese sentido podríamos decir que comencé trabajando con fuentes sonoras en capas y efectos, y ahora, lentamente las voy revelando hasta que estén claras. Ahora estoy trabajando todo el tiempo con grabaciones no procesadas. Aunque incluso podría volver a las texturas mas drone y ambient del comienzo.

En una entrevista para La Escucha Atenta hablabas de la importancia de la cronología y narrativa en tu trabajo. ¿Hay alguna razón para esto? ¿Podrías ampliar un poco más esta idea?

Aparte de mis proyectos principales, suelo crear piezas cortas que subo en mi cuenta de Bandcamp. Estas composiciones suelen ser el resultado de un corto viaje, excursión o un montón de grabaciones realizadas en un corto período de tiempo.

Vamos a un ejemplo concreto: Hay una grabación llamada “Golfo di Orosei a Alghero”. Esta composición fue creada utilizando grabaciones de campo capturadas en Sardinia en Italia. Esta composición específicamente sigue un orden basado en dos aspectos principales, primero, cuando fueron grabados los sonidos, y segundo el lugar donde se realizaron las grabaciones.

Así que la composición comienza con grabaciones en el avión hacia Sardinia y finaliza en Alghero donde pasé el último día de mi viaje. Geográficamente la composición va desde la costa oeste del lugar hasta la costa oriental, y vuelve terminando el viaje con paisajes sonoros urbanos de Alghero. Esto es solo un ejemplo pero describe de alguna manera lo que quería decir.

También, en mis proyectos de caminatas sonoras la cronología y narrativa es una cuestión básica al componer.  Poniendo atención a estos conceptos, los paisajes sonoros están más relacionados con el entorno donde están ocurriendo. Por tanto las composiciones están basadas en la geografía y el entorno limitando mis objetivos a las necesidades y características de cada lugar.

También mencionaste acerca de tu interés en momentos triviales, más que en lugares o momentos específicos. ¿Ha sido esto reflejado recientemente en tu trabajo? ¿Qué encuentras interesante en esos momentos inesperados?

En un reciente post en mi blog hablaba acerca del concepto de Sharawadji, una palabra china que describe cierto momento en el que diferentes elementos del paisaje sonoro se unen para formar arriesgadas composiciones con cierta belleza.

Últimamente he estado buscando este tipo de situaciones. Puedes encontrarlas en los lugares menos comunes donde el sonido es realmente molesto. Por ejemplo, al quedarte de pie entre dos vías de una gran avenida puedes escuchar los carros viniendo en ambas direcciones, el efecto doppler combinado con las bajas frecuencias de las llantas y peso de los carros en la pista pueden conformar una experiencia sonora magnífica. Hay un lanzamiento de Son Clair en en Konkretourist Netlabel llamado From The Bridge, el cual básicamente es un drone creado con el sonido de los carros pasando. Para mi ese es el escenario de sonido trivial que se vuelve en algo mucho más profundo y conceptual cuando hablas de este, cuando lo presentas en una composición creada para ser escuchada.

Como un ejemplo de esto me gustaría resaltar el trabajo del fonografísta español José Maria Pastor. Su enfoque personal es capturar capturar lo que sea que esté cerca de ti y presentarlo como algo para ser escuchado y respetado como parte de nuestra herencia. Algunas veces escuchas sus composiciones y podrías encontrarlas "triviales" pero cuando te das cuenta que estás poniendo atención a sonidos bien conocidos y los reproduces, cambian, se convierten en algo más, los sonidos comunes son elevados.

En tu proyecto "La Ciudad Aural" hablabas acerca de sutiles alteraciones a grabaciones binaurales para construir los paisajes sonoros del proyecto. ¿Cómo fue esto logrado? ¿Podrías darnos algunos ejemplos de estas alteraciones que mencionas?

En La ciudad Aural el enfoque en la composición, aparte de ser basado en la geografía y cronología, estaba basado en una mezcla lograda al ubicar sonidos en el panorama. Este sistema de composición es bastante interesante, y emocionante porque mezclas diferentes pistas según su locación en un eje de 360 grados. Básicamente compones para señalar nuestro punto de percepción auditiva.

Creo que ponerle atención especial al lugar de donde provienen los sonidos es una cuestión básica a considerar mientras se ejercita una experiencia de escucha profunda. Preparar un set de composiciones con alteraciones en el panorama fue una forma de forzar a los oyentes a ejercitar y entrenar su oído más de lo que suelen hacerlo.

En La Ciudad Aural la gente realmente escuchó la ciudad, los oyentes eran conscientes del entorno debido a pequeños cambios en la estructura del paisaje sonoro. Los oyentes vivieron una experiencia donde dos paisajes sonoros tomaron lugar: el paisaje sonoro real y la grabación que yo estaba ubicando en cada locación. Debido a estas capas generadas, su conciencia acerca del sonido incrementó.

¿Cómo es la relación entre la grabación de campo y otros aspectos de tu trabajo como la pintura o el arte urbano?

Hoy en día no existe relación entre esos dos mundos (o podría pero estoy esperando alguien que lo defienda). No he pintado un lienzo en años! Oficialmente mi diploma en bellas ates implica una especialización en serigrafía y grabado, dos disciplinas en las que trabajaba hace unos años. Ahora mis esfuerzos están centrados en el sonido principalmente.

¿Cuál es el reto más grande que encuentras a la hora de grabar o componer?

El viento!!! mentira, solo bromeo.

Debo admitir que lagunas veces el reto más grande al grabar es ser paciente. Soy un adicto al trabajo así que no puedo quedarme de pie sin hacer alguna cosa. Para mí ir a un viaje de grabación requiere de mucha paciencia. Estoy aprendiendo a estar quieto por un rato, dejar que la grabación fluya y disfrutar esos momentos como lo que son. Algunas veces por no haber sido paciente, me he perdido la oportunidad de grabar sonidos grandiosos.

Y mientras estoy componiendo, probablemente el reto más grande es hacer algo que comprometa a la gente. Considero que la fotografía es una disciplina que está en una lucha constante con la audiencia. La naturaleza de la disciplina implica condiciones y predisposición específica de quien escucha. Ser capaz de romper esa barrera "comprometedora" es un gran reto que siempre me ha preocupado. Por un lado quiero hacer composiciones que me disfrute de escucharlas, pero también trato de componer piezas que cualquiera quisiera escuchar, eso puede ser un reto grande.

¿Cómo ha sido la experiencia con tu reciente proyecto con Juanjo Palacios? ¿De qué trata este?

Trabajar con un gran amigo como Juanjo ha sido una experiencia sorprendente. Ambos compartimos muchos intereses en común y entendemos la forma de trabajar de cada uno. En este proyecto específicamente, pasamos una semana en un área remota en las montañas del norte de España en Asturias, grabando sonidos para un mapa sonoro del área. El resultado de este trabajo será presentado este mes. Creo que es muy interesante ver como dos formas de trabajar pueden combinarse y como los pensamientos de cada uno pueden contaminar la forma como percibes las cosas.

También poner tu trabajo próximo al trabajo de otro artista es grandioso para confrontar tu propio enfoque. Te hace cuestionar lo que haces y como otros lenguajes intervienen y cambian tu enfoque conceptual o en las composiciones. 

Además desde la perspectiva de "geeks" del sonido ha sido realmente genial poder compartir conocimiento, equipos, tips, tecnología, software, etc.

¿Cuál es el último sonido que grabaste? ?Hay algún proyecto actual del cual quieras hablarnos?

Respondiendo a la primera pregunta: el último sonido que grabé es quizá un paisaje sonoro grabado en el patio trasero de Llorenç Barber. Él está ahora en Valencia organizando conciertos en su jardín. Así que unos amigos y yo fuimos a escuchar un músico israelí especializado en tocar hang (LironMan). Barber también realizó una improvisación con su hang.

La cosa es que luego del concierto, estábamos charlando y compartiendo todos, cuando de repente me di cuenta que había varios niños tocando los instrumentos que estaban en una esquina del jardín, así que tomé mi Zoom y la deje allí por un rato. En otra esquina del jardín hay un estanque donde, en la noche llegan sapos a cantar, a niveles bastante altos por cierto.  Así que terminé con una hermosa grabación del ambiente nocturno en el jardín, salpicado con los gritos de los niños y todo acompañado con el canto de las ranas, una grabación bastante bonita creo yo, al menos lo que esperarías del patio trasero de un compositor de música experimental. La grabación puede ser escuchada en Bandcamp.

Respondiendo a la segunda pregunta:

Me gustaría mencionar lo que se supone que es mi enfoque principal por estos días, mi PhD en arte sonoro. Esto será un estudio profundo en una idea básica que flota en mi cabeza desde hace unos años. Se trata de la idea de ubicar sonidos en locaciones o el acto de ubicar una experiencia sonora.

El estudio tomará ejemplos de proyectos de arte sonoro de los últimos años y serán confrontados con proyectos de mi autoría como ejercicios para probar de alguna manera que aunque el sonido y la escucha no son materiales físicos, pueden ser ubicados en el espacio o una locación.

El proyecto también se enfoca en como los paisajes sonoros son mostrados y como podemos realzar la experiencia de escucharlos desde una perspectiva de museo. Si todo sale bien, debería estar finalizado para el año entrante.

Entrevista por Miguel Isaza para Fotograma Sonoro y Sonic Terrain.

Miguel Isaza
EL AUTOR

Miguel se define como un oyente e investigador que relaciona la filosofía, el arte, el diseño y la tecnología del sonido. Vive en Medellín (Colombia) y es el fundador de varios proyectos relacionados con el diseño sonoro, como Infinite Grain, ÉTER, Designing Sound y Sonic Terrain.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
  • Ban
    #1 por carboncopy el 16/09/2011
    Un placer verle por estos lares Mr Edu. ;-)
  • #2 por Nico Auvieux el 17/09/2011
    Cada vez me parece mas interesante esto de las grabaciones de campo.
    Muchas gracias por la oprtunidad de conocer un poco mas este mundo
  • #3 por Danbeg el 17/09/2011
    #2 tu lo has dicho, esto se esta volviendo peligrosamente interesante (peligrosamente para el bolsillo). Molaría hacer un viaje de grabación con esta gente. Gracias por la entrevista!
  • Ban
    #4 por carboncopy el 17/09/2011
    P: "¿Cómo es la relación entre la grabación de campo y otros aspectos de tu trabajo como la pintura o el arte urbano?"

    R: "Hoy en día no existe relación entre esos dos mundos (o podría pero estoy esperando alguien que lo defienda). No he pintado un lienzo en años! Oficialmente mi diploma en bellas ates implica una especialización en serigrafía y grabado, dos disciplinas en las que trabajaba hace unos años. Ahora mis esfuerzos están centrados en el sonido principalmente."

    Hombre, yo creo que si que existe una relación entre vuestro trabajo y la fotografía, y no debo ser el único cuando el autor de este blog también ha bautizado al mismo como "Fotograma Sonoro".

    "Me gustaría mencionar lo que se supone que es mi enfoque principal por estos días, mi PhD en arte sonoro. Esto será un estudio profundo en una idea básica que flota en mi cabeza desde hace unos años. Se trata de la idea de ubicar sonidos en locaciones o el acto de ubicar una experiencia sonora."

    A mi personalmente me gusta mas desubicar (descontextualizar) que ubicar, utilizo esas "fotografías" únicamente como fuente para un "collage" sonoro que signifique algo totalmente distinto a lo que significaban en sus orígenes. En cualquier caso creo que cualquier fotograma, ya sea sonoro o visual, siempre será una descontextualización y desubicación de la realidad en tanto que implica un encuadre y un enfoque, ya sea sonoro o visual, que distorsionan la realidad en su conjunto. Pero esa "distorsión", lejos de algo a evitar me parece algo muy interesante en tanto que muchas veces la realidad completa no es tan interesante como determinado enfoque o encuadre limitador de la misma. A veces la parte es mas bella que el todo. La fotografa Cindy Shermann sacaba bellísimas fotografías de vómitos, alimentos en putrefacción, etc cuya belleza radicaba precisamente en su descontextualización. Me parece mas interesante eso que intentar reproducir la realidad cuando la realidad ya existe. La única justificación que le veo es la de hacer de "museo sonoro" para cuando la realidad deje de existir: oficios que se extinguen, parajes naturales que desaparecen, animales que también se extinguen...