Erase una vez...

 

Érase una vez…

 

 

Son hijas del nublo y el aguijón,

del deseo y la pasión,

de un “te quiero”, un “no me olvides”,

 

Historias de amor y cicatrices,

de  “érase una vez”

y “no comieron perdices”…

 

Como esta que encontré, de madrugada,

en un charco de ginebra,

y, sonriendo, coqueta,

me preguntó: ¿te acuerdas de mí?

 

 

-Llegó, como un duende, del pasado.

 El ayer vive  a la vuelta

de la esquina  de hoy y  aquí-

 

“Te juro,

que saldré de tu cabeza,

si escribes un poema

que diga que fui…

 

La boca que jamás dijo te quiero,

un corazón sin dueño,

los labios prohibidos…

 

El cuerpo que nunca desnudaste,

la piel que acariciaste

solo en sueños…

la que escogió “sin ti” a “estar contigo”…

 

Anda-me dijo-

llévame a un rincón,

Y, a solas,

de corazón a corazón,

pregúntame si te he querido…

 

y luego, cuando me haya ido,

viste con primor

esta hija de los dos,

y échala a volar…

 

 

Se fue, como llegó, sin avisar,

dejándome el calor de su aliento en el oído

“Adiós, se  que te hará llorar

 escribir esta canción

a lo que pudo haber sido…”

 

 

 

© isidromartínezpalazón- junio 2009

http://www.isidromartinez.com/

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
No hay comentarios todavía. Se el primero en escribir uno.