Funciones tonales. El grado III.

Si  hablaba de sutileza en la función del VI grado hace un par de entradas, el III, en ese sentido, se lleva todos los premios . Su función es la más ambigua de los siete acordes que genera la escala. Esto lo convierte en un utilísimo puente para encadenar otros acordes así como para salirse de las fórmulas más utilizadas o complementarlas.

Para visualizar todo claramente imaginemos, como hasta ahora, que nos encontramos en la tonalidad de Do mayor. Mi menor será el acorde de III grado. De las tres notas que lo componen comparte dos con el acorde de Do (tónica), aunque precisamente la nota Do no se encuentra entre ellas y en su lugar incluye la nota Si, que es la nota que más tensión crea con la tónica (esto se vió en la segunda entrada del blog)

Además también comparte dos notas con el acorde de Dominante (las notas Sol y Si) pero es un acorde menor, algo que le hace perder mucha de la tensión que crea la función de V grado (dominante). Su nota fundamental (Mi) también le resta fuerza para ejecutar ese papel.

Con lo cual el acorde de III grado podrá realizar una función intermedia al estilo subdominante, un tímida función de tónica (aunque no incluya la nota tónica entre las notas que lo componen)  y una mucho más tímida función de “dominante”, aunque esto último hay que ponerlo con muchas comillas pues le faltan (y sobran) elementos para consolidar esa función. Pero en la práctica nos será útil tener esa posibilidad en cuenta para intercambiar el V por un III cuando queramos buscar otro camino lejos de la contundencia del V como dominante pero sin alejarnos demasiado en la armonía a sostener. Como decía, más ambigua no puede ser la función de este acorde…

El acorde de III grado resulta muy útil para armonizar la nota sensible de una melodía  (el VII grado de la escala) generando una consonancia sin crear una función explícita de Dominante. Ya que es el único acorde junto al V y VII (ambos dominantes de pies a cabeza) que la contiene (hablaremos del VII en una próxima entrada…).

Para que se me entienda mejor, si estando en tono de Do mayor toco una melodía que por ejemplo termina en la nota Si y quiero acompañarla de un acorde que no me produzca la tensión de la dominante (Sol Mayor o Si disminuido) podré utilizar el III grado (Mi menor) que realizará un empaste mucho más suave y me permitirá buscar otros caminos a continuación.

Sobre todo, desde el punto de vista funcional, el III grado ayuda a romper o complementar las fórmulas de progresiones más utilizadas y habituales (el I IV V, el I VI IV V, el I V VI IV, etc) Sin modular ni usar acordes “préstamo”. Es decir, sin salirse de los siete acordes que genera la escala.

Son muchos los temas que utilizan el III grado en su estructura armónica, por poner un ejemplo podríamos escuchar “Samba pa ti” de Carlos Santana. Aquí además podéis encontrar un análisis superficial de esta pieza.

Como siempre os propongo la realización de un tema utilizando el elemento del que hemos hablado. Os dejo a continuación el sencillo y breve tema que he compuesto, en tono de Do, incluyendo el III grado (mi menor) en su discurso.

Gracias, Mónica Montagud, por prestarme tu dulce voz:

 

Información complementaria en www.musicalisis.com para comprender mejor esta entrada:

Intervalos.

Escala Mayor.

Formación de acordes.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
  • #1 por Blitxea el 01/12/2010
    En estado fundamental, función de tónica en primera inversión.
    En primera inversión, dominante.

    En el primer caso, el "mi" no tiene fuerza armónica, sin embargo, en segundo caso (acorde sol si mi), el bajo de sol hace que tenga función de tónica. Probad a tocar:

    1). Mi en el bajo, mano derecha mi sol si. Do en el bajo, mano derecha mi sol do.

    2). Sol en el bajo, mano derecha sol si mi. Do en el bajo, mano derecha sol do mi.

    El oído nos dice cuál tiene función de dominante y cual la inversión de un acorde.

    Buen artículo, grande Diether de la Motte...
  • #2 por Blitxea el 01/12/2010
    Perdón, me equivoqué, donde decía en el segundo caso... el bajo sol hace que tenga función de DOMINANTE
  • #3 por Tecladista el 01/12/2010
    El acorde de tercer grado en si mismo siempre me ha sonado muy "sacro" , pero metiendo este acorde en alguna progresión es poderoso, y mas si se usa combinando el acorde en sus distintos caracteres; agregando la 7º ó haciendolo suspendido por ejemplo... ó incluso usandolo para formar "clusters" como por ejemplo meter un mi menor encima de un re mayor.. juas! no es un mi menor rigurosamente, por que el acorde se transforma en un Re dominante 13 pero en materia de jazz un cluster son dos acordes superpuestos, entonces si es un mi menor.

    Por cierto un acorde a veces muy difícil de manejar a la hora de componer.
  • #4 por donpuzo el 01/12/2010
    #1 No mezclemos armonía en clasicismo con cómo se percibe en la actualidad. Hay muchas diferencias. De hecho el acorde de III grado en el clasicismo (sin alterar, sin entrar en la región del 6 grado o modo menor) es algo muy poco habitual (claro que hay ejemplos -sobretodo antes del clasicismo- pero no son nada habituales). No es un acorde que pasa a ser normal hasta el impresionismo, y el impresionismo tiene una concepción de la armonía, las funciones, y sobretodo de las notas extrañas muy diferente a la tonalidad precedente. Me parece curioso que hables de la Motte cuando es justamente uno de los autores que deja clara la idea de lo extraño del III y su aparación en casos concretos, cosa que no hacen otros tratadistas (p.e. Schönberg, que tiene un enfoque muy diferente -y no historicista-)

    Hay gente aquí que estará interesada en el tema, que querrán aprender más de lo que hasta ahora sólo estaba guiado por su intuición, y no creo que liar al personal sea positivo... Además no puedes decir que el bajo en sol hace que tenga función de dominante. No se puede ser tajante, y el articulista ya lo dice bien, la idea de dominante en un III está entre muchas comillas. Creo que ese enfoque prudente es un acierto.
  • #5 por Incognito el 01/12/2010
    El bajo SOL no convierte el acorde en dominante. En armonía clásica se dice que el acorde de dominante se construye como una tríada mayor sobre la nota situada una quinta por encima de la tónica de la tonalidad principal. Es decir, SOL SI RE si estamos en do mayor. Llegados a un nivel de conocimientos básico casi siempre se indica que el acorde de dominante debe reforzarse siempre que sea posible con una cuarta nota, el FA natural, que conforma la famosa séptima de dominante y que resuelve siempre bajando. En realidad el modo más básico y simple de construir una dominante en Do mayor es usando el tritono SI-FA. Estas notas resuelven una subiendo y otro bajando respectivamente.

    El problema que se plantea con el grado III es que contiene el SOL y el SI, propios de la dominante, pero no el FA, que es a fin de cuentas la nota característica en un acorde de dominante completo.

    Evidentemente esto es armonía clásica y no tenemos por qué seguirla. Yo no lo hago, pero creo que conocerla simplifica mucho la tarea de componer.
  • #6 por gabriel suarez el 01/12/2010
    Sigue así Juan! Yo estoy estudiando armonía (entre otras cosas) y me parecen cojonudos este tipo de artículos. Muy bien explicado. Faltó solo nombrar lo que nombra "Incognito": el llamado y conocido tritono.
  • #7 por Blitxea el 01/12/2010
    Mi respuesta la saco de la teoría del cifrado funcional (conservatorio), que se basa en gran parte en de la Motte, pero también en otros. Benavente lo recoge en sus libros.

    En el clasicismo quizás no lo encuentres, pero a partir de Beethoven sí, en el romanticismo se encuentra. Lo que pasa es que casi siempre se encuentra una explicación para no llamarlo III.

    No puede ser un acorde dominante porque es un acorde menor, pero a nuestro oído nos suena a dominante, siendo muy ambiguo, que lo es. Por eso he puesto el ejemplo para tocarlo en el piano, y suena.

    Pero al tercer grado hay que ponerle alguna función, y esa depende del bajo que lleve.
    Yo no lío a nadie, el que quiera aprender aprenderá, y lo que explico no es para liarse, ni mucho menos, sino empezaríamos con las relaciones de mediante...
  • #8 por Fioran el 01/12/2010
    Yo ya me perdí...

    Después del Do qué va?
  • #9 por donpuzo el 01/12/2010
    Yo creo que puede ser lioso si mezclamos con "música antigua",(¡no porque lo expliques mal!), pero ya que estamos sigamos ^^. En general, yo estoy de acuerdo en esta época en considerar al III grado de otras maneras, por eso comento que apenas aparece, y que vale más la pena en este caso y en este foro, mirarlo a la manera "post Debussy". Sólo por curiosidad, podrías poner un ejemplo de Beethoven usando el III (que no fuese un modo menor)? No me viene nada de esa sonoridad relacionada con Beethoven, y me gustaría conocerlo.
  • #10 por Blitxea el 01/12/2010
    Ahora mismo me pillas en blanco! Pero recuerdo que el año pasado, analizando Beethoven en clase (estudio composición, y el año pasado era estilo Beethoven) nos apareció en alguna sonata el III grado. Es poco frecuente, pero sale. Y sale, casi siempre, como producto de progresiones, si son progresiones diatónicas y no modulantes, me refiero. Puede haber una explicación para no llamarlo III, pero recuerdo que nos salió porque el profesor nos explicó lo mismo que acabo de decir aquí, que depende del bajo. También se puede entender como una cadencia modal, con lo que nos iríamos a renacimiento o impresionismo. Luego lo llaman acorde paralelo de Do (me estoy refiriendo siempre a Do Mayor, para entendernos).

    Estoy de acuerdo en que este no es un foro de análisis! Pero bueno, podemos sacar conclusiones entre todos. Me apunto lo de buscar algo de Beethoven, si lo encuentro te paso lo paso. Pero ni que decir tiene que Chopin, Brahms, Liszt... lo usan. ¿Qué ocurre cuando nos aburrimos de los acordes y relaciones de siempre? Pues que utilizamos las relaciones de mediante, que es otra forma de explicar la aparición del III grado.

    ¡Sigamos con esto, que es interesante!
  • #11 por Genekool el 01/12/2010
    Aquí se produce lo de siempre: mucho debatir sobre "lo que dice mi profe y mis libros de Armonía" y poco sobre la Música de verdad.

    Ese acorde es como todos los demás, no es ni ambiguo ni no ambiguo, suena como suena. Si alguien piensa que "debe" sonar a tónica o a dominante (o a subdominante) pues tiene un problema. Otra cosa es que "para nuestra comodidad de análisis" queramos "relacionarlo" con "lo que denominamos" funciones armónicas principales.

    Para mí el análisis "teórico" más adecuado es el que hace De La Motte (herencia Riemann, creo) utilizando la terminología de relativos principales y secundarios: el acorde III es relativo principal de Dominante y relativo secundario de Tónica. Pero esto no son más que palabras: ni por el forro suena a dominante (tampoco a tónica: suena ... a III, claro). En la mayoría de los casos, y en términos prácticos y no teóricos, me parece más correcto el análisis que se hace en jazz: se considera una sustitución del acorde de tónica, ya que le falta algo esencial para ser considerado dominante (el tritono).

    Ah, y no es un acorde "rarito": aparece "a tutiplén" en muchísimas obras, de música antigua, clásica, romántica y, sobre todo (ahí estoy con #4 donpuzo) impresionista. Otra cosa es que no encaje en nuestras "formulitas favoritas" de I-IV-V etc, pero es que casi "ninguna música de verdad" se basa en esas fórmulas, son "las clases de música" las que se basan en esas fórmulas.

    Para finalizar, aun valorando el esfuerzo y el trabajo de realizar este tipo de artículos, creo que hay un peligro enorme de hacer una armonía "de todo a 100", que no tiene nada que ver con la práctica (ni clásica ni moderna), y que aunque puede orientar a alguien que esté muy despistado, en realidad está llena de errores terminológicos y conceptuales que, siento mucho decirlo, me hacen dudar enormemente de los conocimientos del articulista. Me limito a un ejemplo: el segundo acorde tras la entrada de la voz es claramente V en primera inversión, y está analizado como III (¡y eso lo analiza el propio autor!). No entro ya en términos como "sutileza" de una función, "estilo" subdominante, una función "tímida", etc, que pueden ser más o menos afortunados.

    Lamento la crítica, pero me parece más constructiva la sinceridad razonada
  • #12 por Juan Ramos el 01/12/2010
    11#, El 2º acorde en la entrada de la voz es un III en primera inversión. El análisis es correcto, acepto todo tipo de críticas, pero lo que comentas no es cierto y no creo que justifique el desarrollo de tu comentario. Es curioso, por el tema que estamos tratando, que lo hayas confundido con una dominante ;)

    Blitxea, gracias por tus aportaciones. Para este blog es muy enriquecedor que lo continuéis desarrollando vosotros en las respuestas. Que yo quiera darle una idiosincrasia más "popular" a determinadas entradas (no todas van a ser así) no quiere decir que vosotros no podáis desarrollarlas desde otros conceptos. La entrada no termina con mi aportación, continua con las vuestras.

    Por lo general procuraré no entrar en las respuestas de este blog, sobre todo las de carácter teórico, para no interferir en los debates.
  • #13 por donpuzo el 01/12/2010
    Blitxea, sí justamente cuando me refería a que aparecía en casos concretos me venía a la cabeza la idea de progresiones (concretamente un ciclo de cuartas -o quintas- donde parece que la propia inercia ). Probablemente de lo que si hay muchos ejemplos es de la importancia de la región de la mediante, que Beethoven usa como destino de modulaciones, y tonalidad de segundos temas en formas sonata. Es posible que en algún desarrollo de sonata (donde la armonía es obviamente más inestable) se puede quizás insinuar el III sin llegar a centrarse en esa región de manera que parezca un simple III, quizás imitando la modulación que se realizaba en el puente de la exposición... si te he de ser sincero hace mucho ya que no analizo cosas más que del XX o XXI, y no me viene nada a la cabeza, lo siento.

    #11 : Ya empezamos con la clásica distinción de teoría y música de verdad (por dios...). Me parece muy injusta tu queja, hemos hecho comentarios sobre lo que aparece o no en las obras y tangencialmente hemos comentado algún autor que lo comenta, además tanto Blitxea como yo, estamos haciendo referencias a la percepción del sonido y creo que era una discusión sin ningún matiz de "teoría ciega". Te quejas de eso y va y luego citas... ¡Al mismo autor! En cualquier caso no logro advertir en mi respuesta ningún rasgo de "porque lo dice tal" sino más bien me he referido a lo que he experimentado con el repertorio que he conocido.

    Y no, el III no aparece a tutiplén antes del impresionismo. Es cierto que los ciclos que hemos comentado con Blitxea son muy habituales, pero decir que es un acorde normal antes del impresionismo, es simplemente no conocer el repertorio. Qué no importa si es normal o no? Cada uno que haga lo que quiera pero si vas a hacer una referencia con una perspectiva histórica, me parece pertinente aclararlo. No está de más.

    Y por cierto, en el clasicismo, muchísima música cuadra en fórmulas de V - I y muchos procesos estructurales están reforzados por cadencias S D T, cómo puedes decir la barbaridad de que ninguna "música de verdad" encaja con eso? Claro que una pieza está conformada por más elementos, pero esas "fórmulas" (yo no diría la palabra fórmula, pero allá tú) son elementos estructurales capitales. No puedes ignorar la lógica interna que ha conformado la tradición. ¿Y en jazz el II V I no es importante verdad?

    Y luego dices "me parece más correcto el análisis que se hace en jazz: se considera una sustitución del acorde de tónica, ya que le falta algo esencial para ser considerado dominante (el tritono)". Pero es que no puedes comparar la armonía de La Motte con el Jazz, están aplicadas a músicas diferentes, y justamente la gracia de la Motte es de querer estudiar la evolución de la armonía a lo largo de la tradición, indicando usos generales para épocas concretas (por cierto me parece el enfoque más adecuado para estudiar armonía clásica).

    #12 : el artículo es perfecto, no puedo decirte como lo verá alguien que lo ve desde cero, pero me da la sensación de que has tratado intentando entender lo que suena y desde luego la óptica actual me parece la más adecuada (la única posible en este foro). Somos nosotros los trolls que nos hemos desviado demasiado, pero espero que no nos lean. Saludos
  • #14 por Genekool el 01/12/2010
    #13 Créeme que me es muy incómodo tener que corregirte, pero las cosas son como son y los sonidos se comportan como se comportan independientemente de la intención que tengas al poner el ejemplo.

    Aunque tú te estés fijando en que con tu mano derecha haces Mi, un arpegio ascendente si-re-sol-si-mi no se oye en este contexto tonal como III (por favor, ¿segunda inversión con la 7ª debajo de la fundamental?), sino como V en primera inversión (es más, la voz solista hace Fa en ese momento, la 7ª del acorde, con lo cual en el ataque del acorde se oye Si y Fa simultáneamente).

    No me estoy confundiendo, es más, me llama la atención que tú no lo tengas claro, esperaba que lo asumieras como un error sin importancia que todos hemos tenido al improvisar un ejemplo en una clase. Seguramente no te has fijado en el Re grave, pero bueno, el sonido no engaña

    Pero bueno, no quiero crear ninguna polémica, que veo que no va a llegar a nada. Te felicito por tu esfuerzo porque sé el mérito de hacer estos artículos y me alegro por todos aquellos a los que les sirva el artículo para inspirarles, que es de lo que se trata.
  • #15 por eliseojason el 01/12/2010
    Muchas gracias Juan por trabajos como este, a mi forma de ver las cosas, "humanizas" la música, la teoría musical nunca se me dió bien, gracias a tu esfuerzo me animas a seguir adelante con ella.

    Por otro lado, te agradecería me indicases links de internet donde pueda escuchar más temas donde cante Mónica, tiene una voz que me ha llamado mucho la atención.

    Un saludo!
  • #16 por Mr. A el 01/12/2010
    buen articulo, explicación clara y ordenada
  • #17 por donpuzo el 01/12/2010
    #14 : ei genekool, creo que cuando decías a #13 no era a mí, ¿puede ser? porque yo no he dado ningún ejemplo y el #13 era yo! Igual te referías al #12 que era el autor del artículo ¿no?

    No había visto el video, si que es verdad que hay algún III que también lo oigo como Dominante. Y yo también estoy de acuerdo contigo en que mejor lo llamamos V y no solamente III con función de D. Peor bueno igual el autor lo prefiere ver de otra forma.
  • #18 por Juan Ramos el 01/12/2010
    15#, Monica es el nuevo fichaje de Mei Ming, aun no tenemos nada de ella en la web pero en breve comenzaremos a subir temas con su voz:
    http://www.mei-ming.com
  • #19 por 40db el 01/12/2010
    Hola a todos, enhorabuena por el articulo, a mi me viene de maravilla y es de gran ayuda.

    Solo queria comentar que creo que hay un despiste en donde dice "quiero acompañarla de un acorde que no me produzca la tensión de la dominante (Sol Mayor o Si disminuido)" creo que el Si no seria disminuido sino semidisminuido porque la septima de Si es La natural, para ser deisminuido tendria que ser La bemol.

    Bueno por lo demás muy bueno el articulo, gracias.

    Un saludo!!!!!!!!
  • #20 por Tecladista el 02/12/2010
    que lindos los pajaritos :amor:
  • #21 por Danbeg el 03/12/2010
    Muy interesante, estoy deseando experimentar con ello.
  • #22 por Extremusic el 15/12/2010
    Genial esta serie de artículos. A mí, que soy de formación clásica, me genera un cierto sentimiento nostálgico hacia mis profesores de armonía del conservatorio. Por lo menos ellos no se limitaron a hacer bajos cifrados como casi todos; y me hablaron de la construcción de los acordes de cuatro sonidos sobre los grados de la escala, de sus funciones tonales, de su aplicación en "Something" de los Beatles...
    ¿Os suena de algo?: esta serie de artículos es genial.