¿Por qué haces música? ¿Te acuerdas?

Dicen que a Beethoven, el inicio de la quinta sinfonía, se lo inspiró un mendigo aporreando su puerta. No sé si será cierto. Esta anécdota probablemente haya sido narrada por su secretario Schindler, cuyas anécdotas no son demasiado fiables. En todo caso, imaginando que fuera cierto, imaginad a ese mendigo, que sin saberlo, al llamar a esa puerta pudo sembrar la semilla de una obra extraordinaria que hoy en día es raro que alguien no conozca. Pero no todas las semillas llegan a germinar ni a desarrollarse hasta el final.

Yo pienso que hay “mendigos” que nos ayudan a encontrar “soluciones” para algunos temas. Pero entre todos esos “mendigos” hay uno, el principal, el primero, el que nos mete la idea de que podemos ser compositores (o lo que sea). Ese “mendigo” quizá sea uno de los “tipos” más importantes que pasen por nuestra vida. A pesar de eso es posible que nos olvidemos de él.

Un alumno (instrumentista, no compositor) me preguntó hace poco por lo que me inspiraba al hacer música. En qué pensaba cuando me ponía a escribir un tema nuevo. Me pareció una pregunta un tanto simple, pero luego comprendí que para aquellos que nunca han tenido intención de componer quizá encuentren algo de misterio en eso de hacer música “propia”.

Conforme le contestaba me di cuenta de que yo también respiraba parte de ese misterio. Sé lo que me inspiró el último tema y el anterior, etc. Había muchas temáticas, me había topado con muchos “mendigos” y cuando no los había buscado por rincones muy diversos. Pero no era esa la respuesta que el probablemente quería (aunque no me lo dijo) porque quizá no era esa la pregunta. Lo realmente misterioso o fantástico, es la razón por la que decidimos hacer música. No una canción si no dedicarnos a ello.

Actualmente imparto clases en mil sitios, dirijo un coro, compongo por encargo,etc (no sigo que me entra ansiedad...) pero ninguna de esas facetas musicales fueron las que me incitaron a meterme en esto hasta el cuello.

Día tras día, entre clases, encargos, mi vida personal, siempre ando buscando huecos para escribir esa música por la que sacrifiqué muchas otras cosas. Es el motivo más importante por el que decidí dedicarme a esto, por el que también doy clases, por el que recibo encargos y por el que tengo la casa llena de aparatos e instrumentos con los que cuesta no tropezar (¡mi hija de dos años esta encantada!). Pero también es lo que hago en último lugar, cuando he terminado de hacer el resto de cosas, cuando he logrado encontrar un hueco que me permite darle sentido a todo lo demás. Esto es debido a razones económicas, evidentemente, pero también porque uno se acostumbra a quedarse en esa “periferia”. Y es que a veces te olvidas del motivo por el cual te has metido en esto. La razón por la que no te pusiste a estudiar otra cosa (o simplemente a estudiar...).

Imaginad que un día decidís emprender un viaje hacia un destino concreto. Va a ser muy largo. Comenzáis a andar, os vais encontrando gente, os movéis por carreteras secundarias. Pasáis temporadas en diferentes aldeas y retomáis la marcha por diferentes caminos. Un día, pasado ya mucho tiempo, tratáis de recordar cual era ese destino que hizo que emprendierais ese viaje. ¿Te acuerdas?

Algo así le pasó a Ulises en la Odisea al llegar a la isla de las sirenas. La hermosura de la isla y lo que ella contenía le habían hecho olvidar su destino. El cual, en realidad, era más hermoso.

A veces será por la belleza y a veces por otras muchas cosas. Pero islas en esos viajes, en las que resulta fácil quedarse, hay muchas. Muchísimas.

Me lo paso muy bien recibiendo encargos, me gusta dar clase, etc pero no “hice las maletas” por eso. Al menos no exactamente.

En el caso de Beethoven (y el de muchos otros, sobre todo en el pasado) fue su padre, quién le introdujo en ese mundo desde muy pequeño. No sé si él se cuestionaría esto alguna vez. Ese no fue mi caso, en mi familia nunca ha habido una especial (y no especial) tradición musical.

Ahora me doy cuenta de que se trató de un impulso. Un fuerza abstracta muy potente que en algunos momentos se pudo disfrazar de cosas más concretas pero que en el fondo no era más que una bonita luz en el horizonte. ¿Bonita? No, ¡espectacular!. Tanto que era imposible no seguirla.

Alguna vez he pensado que quizá sea lo mismo que sentirán todos aquellos que luchan por ejercer su vocación, sean médicos, abogados, pilotos, etc... Pero con la diferencia de que ellos saben exactamente la razón por la que eligieron esa profesión y no se quedan, como yo, hablando de una indeterminada y abstracta “irresistible luz en el horizonte”... (y encima con el considerable riesgo de lo cursi que puede llegar a sonar).

De todas formas, al ser algo que muchos no podemos explicar sin recurrir a sentimientos abstractos y emociones, hace que sea fácil (o al menos más fácil que en otras disciplinas) abandonarla o adulterarla. No diré que me refiero adulterándola, ya que podría ofender a muchos compañeros (incluido a mi mismo), digo esto con respeto.

La cuestión es que cuesta mucho expresar la razón por la que uno, en el fondo, decidió componer música, al menos en mi caso. Sí, puedo irme hacia lo obvio pero sé que hay algo más profundo, en caso contrario, ya lo habría dejado al igual que abandone otras muchas cosas que me atraían en mi vida.

Me queda pendiente desarrollar ese último “pecado capital” mencionado en el anterior artículo: La vanidad. Siempre hay algo de eso, pero en todo, no sólo en la música. Cualquiera que sepa mirarse a si mismo se dará cuenta. Pero no, no sólo es vanidad.

Hasta hace bien poco la versión “oficial” (porque no encontraba otra) es que me dedicaba a esto porque hay cosas que no se decir de otra forma y quiero decirlas. O mejor dicho: quiero decirlas con música porque así las encuentro más acertadas.

Todo eso es cierto. Pero me he dado cuenta de que me resulta difícil encontrar sensaciones tan potentes como las que recibo escuchando determinadas obras. Entonces descubro que realmente soy compositor, porque se que todavía existen emociones para las que aún no se ha escrito nada, o al menos del modo que a mí me gustaría. Siento que tengo piezas que encajan en algún lugar, en un inmenso puzle y que me dirijo hacia él. Ese es el motor que lo inició y lo mantiene en marcha. Ese es el “mendigo” que en el horizonte mueve de vez en cuando esa linterna para que la vea, ese faro para que no me pierda, esa luz que aporreo mi puerta un día hace ya mucho. No para darme la idea de una obra (como en el ejemplo de Beethoven), sino para que emprendiera un viaje en el que uno, cuando pasa cierto tiempo, tiende a olvidar que empezó un camino único: el suyo. De eso y de la verdadera razón por la que se encuentra andando por él.

Me pregunto cuanta gente, con su “pieza del puzle” en la mano, habrá olvidado donde tenía que llevarla. Porque, insisto, es demasiado fácil olvidarse, pararse y bajarse. Creer que ese mendigo sólo fue un bonito sueño.

Juan Ramos.

 

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
  • 1
  • 2
  • 3
  • #1 por kocoloco el 22/10/2011
    Me gustó mucho, felicidades, espero que encuentres a tu mendigo!!

    P.D. Muy acertado lo del puzle.
    1
  • #2 por conogudo el 22/10/2011
    No me considero a mi mismo como un compositor, más bien como un aficionado que le gusta hacer su propia música, lo que si tengo claro es que este artículo lo tendré siempre a mano para cuando se me olvide el porqué de meterme en esto de la música. Buenísimo artículo, para cuando nos olvidamos ...
    1
  • avatar
    #3 por --101232-- el 22/10/2011
    pues si, para ser un superstar dj y pinchar delante de 10000 personas :mrgreen:
    1
  • #4 por Gizbox el 22/10/2011
    Muy buen articulo. Yo creo que la razón para hacer música es la música en si misma. Como toda obra artistica, su primer sentido es el darte un medio para expresarte ¿No?
  • #5 por goriovigo el 22/10/2011
    muy interesante :) saludos.
  • #6 por Malve el 22/10/2011
    A mi se me olvidó hace tiempo.
  • Ban
    #7 por manuysunuevavida el 22/10/2011
    yo intentaba correr por ese sueño y he parado , sino por cuenta propia, ahora m centro delante del instrumento y q salga lo q salga, antes tenia ilusiones de hacer la carrera pero me decepcione batante, ya q son 16 años y voy por 2 profesional, a parte un conservatorio no m aporta lo q estoy interesado ahora mismo, no m considero compositor sino aficionado a la materia, la humildad ante todo
    1
  • avatar
    #8 por --62133-- el 22/10/2011
    yo hago musica por que es lo unico que hago bien :lol: :lol: o eso creo
  • #9 por Dave Niza el 22/10/2011
    Genial! Gracias Juan
  • #10 por lastckall el 22/10/2011
    Hago música para intentar hacer sentir a la gente, esas sensaciones que mas de una vez en mi vida me han puesto los pelos de punta. Tan simple como eso.

    Saludos
  • #11 por Sukiru el 22/10/2011
    Me ha parecido un artículo realmente bellísimo. Se nota que te ha salido desde el corazón ^^.
    También se nota que tienes un Don en la expresividad a la hora de escribir fabulosa "ya ni me imagino cuanto mejor debe ser cuando compones ;)".
    La verdad que el artículo me ha conmovido bastante y eso que es solo letra ^^ .

    Yo por ejemplo "aunque en este tema de la música estoy empezando como una autentica novatilla..... (solo llevo 2 años XD)" puede parecer ridículo pero incluso yo misma me he planteado bastantes veces esa pregunta. Aunque yo más bien de por qué quiero intentar dedicarme a esto y no a otra cosa.
    Como bien dices....a veces no encuentras una razón realmente clara, sino....que es como un impulso y no como otro cualquiera...sino uno muy grande....que hace que sientas amor y motivación por ese fin.
    En mi caso, realmente desde pequeña me gustaban mucho las canciones. Era lo que realmente me llamaban más la atención.
    En todo tipo de series.....peliculas....etc...muchas veces me quedaba anodadada escuchando la melodía que volvia a escuchar una y otra vez y sobre todo a intentar cantarla.
    No le daba mucha importancia a esta motivación que tenía por la música....incluso recuerdo cuando empecé con un piano pequeño de juguete y me pasaba mucho tiempo tocandolo y probando las teclas. También cuando me encantaba tocar la flauta de oido (ya que con el lenguaje era un 0 a la izquierda XD). Y una cosa que me marcó mucho.....fue un dia en 1º o 2º de la ESO cuando tuve clase de música con un profesor nuevo que tocaba además en una banda....que tocó la melodía del señor de los anillos con el piano eléctrico de clase....que incluso había sonidos que imitaban las voces humanas y que le quedó realmente hermosísimo. Tanto, que me quedé realmente marcada para entonces.

    Luego....bueno, hubo unos problemas de salud familiares y en unos años me quedé estancada completamente en cuanto a centrarme en quien era yo, qué quería ser etc...

    Y más tarde cuando mis padres decidieron por casualidad adquirir un piano eléctrico antiguo de segunda mano..... volvió a reflorecer esa motivación por la música. Ahí es cuando empecé a tomar clases porque mi madre me animó a hacerlo (ya que en principio me salia como hobbie pero no sabía que profundidaz tenía) y ya cuando empecé a tomar clases.....y meterme más en esto.... me dí cuenta que es algo que me apasiona y que realmente me quiero meter me cueste lo que me cueste.
    Y sobre todo que veo la música como una forma de expresarme hacia los demás (ya que me cuesta abrirme mucho verbalmente), como una forma de liberación personal y como una forma de vida que me gustaría adoptar: el poder conmover a los demás...conectar con ellos....disfrutar....sentir...compartir....transmitir.

    Quizás me he enrollado más de la cuenta XD pero tu artículo me ha sembrado una semillita que ha florecido jeje ;P. Muchas gracias ^^.
    1
  • #12 por MoveYourBody el 22/10/2011
    Por amor.
    1
  • #13 por Crunkstar el 22/10/2011
    en mi caso para desahogarme y desinhibirme....paso de dinero y fama...
  • #14 por _Tex_ el 22/10/2011
    Porque me gusta, me transforma y me hace evadirme del mundo y experimentar sensaciones que ninguna otra cosa puede proporcionarme.
  • #15 por 3ɅƦ WøøD el 22/10/2011
    Lo de la música es algo que se me incrustó en la tierna infancia por pura vanidad. Quise ser músico incluso antes de probar a hacer música, como tantos niños que quieren ser astronautas, enfermeras, bomberos o veterinarios. Así que supongo que la culpa de todo la tiene nuestra sociedad de consumo, que inculca que una persona sin profesión es un apersona sin identidad.

    Con el tiempo he ido aprendiendo a ser menos "músico" y a hacer más música. Y sobretodo, a disfrutarla y valorarla: Sigo en esto principalmente porque me lo paso realmente bien, porque me permite en cada momento sentirme y expresarme como quiera sentirme y expresarme, y porque me llena y satisface más que cualquier otra cosa que conozca.

    Aunque también tengo mis renuncios...
  • #16 por Greyscale el 22/10/2011
    empece a hacer musica pensando que conseguiria mujeres.. con el tiempo me di cuenta q era mentira... :triston:
  • #17 por 3ɅƦ WøøD el 22/10/2011
    #16 my friend, vende los trastos... lo que necesitas es hacerte ya con una tabla de surf!! Ya sabes, :amor: , :birras: y :punk:

    :grin:
    1
  • #18 por Greyscale el 22/10/2011
    me hace falta una trabla de surf, unas horas en el gimnasio y vestirme como gavid getta jajaja. saludos!
  • #19 por Charles1 el 22/10/2011
    Otra genial artículo.

    Y sí que es muy fácil perderse, más en este mundo tan grande de la música.

    Me encanta expresarme mediante la música porque es la mejor forma que encuentro para decirle al mundo lo que siento, lo que he vivido, lo que veo, lo que escucho.
  • #20 por igny el 22/10/2011
    Salut, maestro.

    Gracias
  • #21 por Dj Alion el 22/10/2011
    Uffff Articulazo Juan, me dirijo a ti como si te conociese en persona ya jajaja.

    En mi caso me acuerdo perfectamente de todo lo que he soñado desde pequeño y que he ido llevando a cabo en la medida de lo posible.

    Primeramente antes de conocer la música, era un pequeño inventor.

    Desarmaba cosas y reunía piezas para "componer" algo nuevo por ejemplo hélices, ruedas, lentes, etc.

    Y me acuerdo como si fuera ayer que una vez desarmé un walkman que me regalaron para la comunión, le quité lo que es la cabeza lectora que "lee" lo que está escrito en la cinta de la cinta, esa cabeza lectora al darle vueltas con el dedo sobre una superficie de madera como una silla o una mesa, hacía un ruído muy chulo, en plan como si alguien estuviera pinchando.

    Ahí empezó mi pasión de querer ser Deejay especial en Scratching, queria unos platos de vinilo fuera como fuera pero nunca los tuve. Luego en el colegio pusieron clases de música y era el más feliz del mundo tocando la flauta, de hecho llegué a ser el mejor de mi colegio y el profesor habló con mi madre para que me llevara a algún centro, pero todas las plazas estaban ocupadas y de dinero nanai... He tenido siempre unos padres (sobre todo una madre) muyyyyy protectores y no soy hijo único, pero me tocó vivir practicamente del colegio a la casa y de la casa a mi cuarto sin saber lo que era la libertad. Tocaba horas y horas la flauta y cuando me cansaba inventaba,

    (Actualmente padezco fobia social y soy muy tímido aunque las ganas y el luchar me están sirviendo de mucho)

    llegué a inventar un Telescopio casero sin fijarme de nada, y pude ver hasta los cráteres de la luna, y un sistema que cuando abría mi cajón de la mesita de noche se activaba una pequeña luz con una batería que daba a una plaquita solar y esta a su vez encendía una pequeña radio. Así que cuando tenía miedo con solo abrir el cajón tenía luz y música.

    Pasó algunos años y a mi hermano le regalaron el típico organillo Casio, mi hermano es más de estudios que yo entonces se lo pedía prestado siempre. Empecé a tocarlo y a seguir tocando la flauta y ya comprobé que estaba totalmente enganchado porque me evadía de las penas, me alegraba el día me entretenía mucho.

    Crecí escuchando cintas de los libros de música y me sabía todos los ejercicios de memoria.

    Pasados los años empecé a escuchar Mundo Evassion un programa de radio de música electrónica. Fue porque un amigo de mi hermano me puso algunos temas en cinta y sinceramente me engancharon, me quedaba escuchando el programa casi noches enteras de 1 de la noche a 8 de la mañana escuchando a Dj Kultür, Dj Anuschka, Lampy, Mr Fli, etc

    Siempre soñaba en crear temas como ellos pero lo que siempre me ha llamado la atención ha sido pinchar en directo y saber como se siente, pero descubrí que era incluso más bonito crear un tema por mí mismo, INVENTAR algo que a la gente le gustase.

    Estos fueron los grandes desencadenantes de hoy día: La revista Computer Music, en la que encontré el Fl Studio 3 Demo y lo flipé en colores, me sentí el chaval más afortunado de todo el planeta

    Y mi profesor de informática que fue quien me pasó el programa completo, lo curioso es que suspendí informática y estuve enseñando a mi profesor durante el curso sobre cómo manejar el programa.

    Empecé a enviar temas a la página zona-breakbeat como hobbie y superación y actualmente imparto clases para ganar un dinerillo, llevo la web http://www.sonidopc.com, he trabajado para http://www.producerloops.com etc.

    Realmente la música no me ha dado nunca para vivir ni para sobrevivir pero me ha ayudado siempre y está siempre dentro de mí, en alguna parte de mí siento que hay un gran compositor que se esfuera día a día por sacar lo mejor de si y me siento orgulloso porque de chico lo que siempre quise era:

    1 Tener una mesa de Mezclas con Platos de Vinilo y Pinchar:

    Tengo una mesa con platos incorporados aunque no sea de vinilo y pinchar voy a hacer todo lo posible por pinchar en algún garito, fiesta, pub, etc

    2 Inventar algo propio:

    Ya lo he conseguido con varias creaciones originales, y con packs de Loops MIDI a la venta por todo el mundo que otros compositores pueden usar.

    3 Llegar a la gente y ponerles el bello de punta con algunas de mis melodías. Me lo han dicho varias veces: Tio me has puesto el bello de punta.

    4 Ayudar: Desde siempre he querido ayudar a la gente que quiere cumplir sus sueños, con la página web que tengo (no quiero tampoco hacer publicidad)estoy ayudando mucho.

    5 Conocer a mucha gente, muchos compositores y ser más grande cada día.

    Gracias a todos vosotros, a esta página, a mi hermano que es el que paga internet...

    Simplemente he conseguido todo lo que me propuse y es que querer, es poder.

    Sin enrrollarme más que esto parece mi testamento...

    Me acuerdo perfectamente de todo y de lo que siempre he querido ser:

    Un Buen Músico y Deejay


    PD: Sukiru me ha gustado mucho tu comentario solo te digo: sé lo que quieres ser y Juan es que es un fenómeno con sus escritos, Un abrazo a todos.
  • #22 por Sukiru el 22/10/2011
    Igualmente me ha encantado mucho tu comentario ^^.
    Se nota que le pones pasión en ello y confío que aunque "de momento" no puedas vivir practicamente de la música... si sigues con muchas ganas esforzandote y aprendiendo y sobre todo haciendo lo que más te gusta.....quizás algún dia llegue esa oportunidad.
    De todas formas la lotería más grande que a uno le puede tocar no es el dinero......sino hacer lo que a uno más le gusta y le llene la vida plena y feliz.

    Uno puede tener mucho dinero y ser pobre de felicidad y uno tener lo justo para vivir y ser el más dichoso y feliz del planeta. Y lo importante es llenar ese hueco de nuestro corazón que necesita de ese amor para sobrevivir saludablemente.
    Con esto aunque parezco filósofa (XD a veces me paso), es mi modesta perspectiva referente a la vida ^^ que aunque en parte sea yo muy joven.....he tenido que madurar mucho de golpe. De todas formas.....tampoco pretendo parecer la "listilla" de turno jejeje.

    Un abrazo a todos y un placer leer vuestros comentarios. ^+^
  • #23 por nibmac el 22/10/2011
    Para ser feliz
  • avatar
    #24 por --383713-- el 22/10/2011
    me acuerdo del día que me regalo mi hermano una mustang chinorris, hace 35 años, me pase la noche durmiendo con ella.
    olía a electrónica y a nuevo, nunca se me olvidara
  • #25 por Draghann el 22/10/2011
    Lo cierto es que llevo más de 20 años tocando un instrumento (la guitarra) y nunca he sabido si puedo llamarme músico (imagino que no) y otro tanto componiendo y tampoco sé si puedo llamarme compositor (supongo que ésto tampoco). Lo que sé con seguridad es que mi vida sin la música hubiera estado completamente vacía. En ocasiones he pensado en dejarlo, ya fuera por cansancio, por no conseguir lo que buscaba o vete tú a saber porqué. Pero al final he comprendido que, pase lo que pase, y aunque me empeñase en lo contrario, la música sera parte de mí hasta el día que me muera (que, dicho sea de paso, espero que sea dentro de mucho tiempo).
  • 1
  • 2
  • 3