El iPod está violando a los violadores que violaron mi pueblo

Terre Thaemlitz es músico electrónico, especializado en formas extremas de Ambient. Es uno de los buenos. Pero también es escritor y orador público, y he aquí que haciendo esto también es uno de los buenos.

Hoy en día, en la Internet, escribir sobre la cultura libre relacionándola con la industria discográfica es un tema recurrente. Por supuesto, esto pasa por asumir que la industria discográfica tiene algo que ver con la cultura libre, e incluso el autor está tentado a escribir que la industria discográfica tiene poco ver con la cultura, y sí con el ocio, dos actividades profundamente distintas. Cultura y ocio tienen entre sí que ver lo que follar con el Atletismo. En efecto en ambos casos se suda, pero dúdese de manera fundada que exista un mayor parecido entre ambas actividades. Bien, en realidad el tema recurrente da para pocos escritos mínimamente interesantes. Primero, porque escribir sobre la industria discográfica suele empezar pretendiendo servir como crítica al poder económico establecido, pero suele terminar más pronto que tarde sirviendo como mero juicio de intenciones sobre el trabajo ajeno. Segundo, porque la mayor parte de quienes presumen de defensores de una cultura libre, en realidad se están refiriendo a que Alejandro Sanz debe ser gratis.

Procede un aviso: Nadie ha escrito nunca sobre la cuestión de una forma tan fundada, tan informada, tan precisa y a la vez tan audaz ideológicamente como Terre Thaemlitz lo hace debajo. La traducción, magnífica, es de la revista Zehar. Disfrútenlo.

«El iPod está violando a los violadores que violaron mi pueblo

Una perspectiva económica de la producción de audio contemporánea

Durante los últimos doce años, aproximadamente, en que he estado publicando música electrónica, he percibido una tendencia: cada cuatro o cinco años, una gran distribuidora de música electrónica desaparece del negocio, llevándose consigo un montón de pequeñas casas discográficas. En 2004 le tocó a EFA, la distribuidora más importante de música electrónica de Alemania. “¿Y qué?”, se me preguntará. A lo que añado, “los distribuidores son por lo general unos cabrones de la peor especie, que sólo se mueven por dinero y difunden una mierda de música, del mismo modo en que los distribuidores de libros tratan de hacer pasar por literatura los best-sellers. ¡Ya les vale! Enfrentarse al poder, etcétera, etcétera”.

En todos los casos que he conocido, se da el mismo problema: mala gestión de las existencias, y “devoluciones”. Para quienes no están familiarizados con la forma de trabajar de los distribuidores, funcionan más o menos así: primero promocionan las novedades regalando copias, para que las tiendas de discos hagan pedidos (promocionando lo que va a «vender», y prestando menos atención a lo que no va a vender tanto); después, los distribuidores envían discos a las tiendas, basados en los pedidos recibidos, pero a las tiendas se les permite devolver los artículos que no hayan vendido dentro de un cierto periodo de tiempo (normalmente, entre seis meses y un año): esas son las devoluciones. A continuación, los distribuidores pagan a las casas discográficas según la cantidad de discos vendidos. Los distribuidores tienen que estar continuamente promocionando nuevos productos, a fin de recibir más pedidos, y las tiendas tienen que hacer continuamente nuevos pedidos a fin de tener sus existencias al día, lo que lleva a efectuar “devoluciones”, a fin de liberar espacio de estantería. Con el transcurso de los años, hay un ciclo continuo de devoluciones que fluyen a los distribuidores a intervalos aleatorios, a menudo una vez pasado el tiempo de devolución, y pronto surge una discrepancia entre las cuentas que presentan los distribuidores a las discográficas de los discos que se han vendido, y de los que se han devuelto. Durante el año o dos anteriores a la desaparición de un distribuidor, empieza a retener los pagos a las casas de discos, basándose en esa discrepancia entre las ventas de CDs comunicadas con anterioridad y las “devoluciones” de esos mismos artículos. Naturalmente, el dinero da poder, de manera que empiezan a retener pagos a sus clientes pequeños: las discográficas independientes, que son las que menos venden.

A pesar de no recibir pagos de los distribuidores, las discográficas deben continuar produciendo y sacando productos a fin de mantener visibilidad en el mercado y esperar que las cosas se arreglen con el paso del tiempo, cosa que rara vez ocurre. A fin de cubrir sus gastos de producción continuada, las discográficas empiezan por retener pagos a productores y artistas. Con el tiempo, los distribuidores desaparecen del mercado, todas sus existencias quedan congeladas como activos de la compañía (a pesar de que los distribuidores generalmente no habían llegado a pagar a las discográficas, lo que quiere decir que los productos deberían considerarse propiedad de las discográficas, que habían pagado los costes de producción), y entonces las discográficas deben tratar de volver a comprar su propio catálogo a los abogados encargados de la bancarrota de la distribuidora. Por desgracia, debido a la falta de pagos de los distribuidores durante los meses o años anteriores, las discográficas pequeñas suelen estar sin un céntimo para entonces, y van también a la quiebra. “¿Y qué?”, se me preguntará. A lo que añado, “las discográficas son por lo general unos cabrones de la peor especie, que sólo se mueven por dinero y difunden una mierda de música, del mismo modo en que los distribuidores de libros tratan de hacer pasar por literatura los best-sellers. ¡Ya les vale! Enfrentarse al poder, etcétera, etcétera”.

Al final, esos problemas financieros van goteando hasta impregnar a productores como yo. Nuestros CDs procedentes de existencias de distribuidoras en quiebra entran, en su caso, en el mercado por medio del dumping de los descuentos, y no tenemos ninguna posibilidad de cobrar derechos de autor. Preguntarán una vez más: “¿Y qué?”. A lo que añado, “los productores y artistas son...”. Bueno, ya me entienden.

Como resultado de esa situación, los productores tenemos que encontrar modos alternativos de pagar la renta. A pesar de la identificación popular entre un nombre reconocido y el éxito financiero, la mayoría de los músicos electrónicos no viven en las programaciones de la MTV. Cuando digo que lo pasamos mal, no estoy hablando de que MC Hammer pierda una mansión por la que, para empezar, no se le debería haber permitido hacer una hipoteca. Vivimos económicamente de lo que a menudo equivale a un salario a tiempo parcial, cosa que hace difícil ahorrar. A decir verdad, la mayor parte de esos ingresos no procede de ventas de discos, sino de conciertos, a pesar de que nuestra música no es la más adecuada para conciertos «en vivo», sea en escenarios o en clubes. Así, la publicación de nuestros CDs, ruinosa del punto de vista financiero, es básicamente un instrumento de promoción para atraer las miradas de organizadores y promotores de eventos dispuestos a pagarnos. Pero cuando nuestras discográficas se cierran (como le ocurrió a Mille Plateaux el año pasado, tras el cierre de EFA) y no tenemos ningún lanzamiento inminente, suele disminuir también la demanda de nuestros conciertos. Entonces, tenemos que buscar ingresos fuera del mercado musical, lo que implica conseguir un “trabajo de verdad” si no lo tenías antes (la programación y el diseño suelen ser las alternativas habituales), o bien participar en eventos y exposiciones de arte subvencionadas. Esta última opción generalmente suele venir acompañada de un alejamiento económico de la empresa y actividades empresariales (ventas) capitalistas y un acercamiento a las ayudas, tanto públicas como privadas (subvenciones).

Por desgracia, la inevitable expansión de nuestras actividades más allá del mundo de la música nos arroja en medio de una fatigosa batalla ideológica entre la «música para las masas» y el “arte elitista”. Por una parte, la reivindicación esencial de la música de abarcar todo lo que “importa realmente a la gente del mundo de verdad” significa que nuestras actividades en las artes despiden un tufillo a traición y engreída autoindulgencia (no confundirla con otras autoindulgencias aceptables, tales como los solos masturbatorios de la guitarra de rock). Por otra, la insularidad y ceguera del mundo artístico hacia otros ámbitos culturales ha llevado al reciente alboroto acerca del “nuevo” Arte Sonoro, que reivindica haber inventado todo cuanto hemos estado haciendo fuera de las Artes durante años (aparte de olvidar décadas del autodenominado Arte Sonoro). Para alentar el aspecto musical, David Toop empezaba recientemente una crítica de un disco de música electrónica diciendo: «Una tendencia curiosa de los últimos años es que artistas con fuerte implantación en la música han gravitado hacia campos financieramente poco gratificantes, como el arte sonoro y la improvisación minimalista. Suicidio profesional, podría decir alguien, pero puede que sea sintomático de la polarización crónica actual entre lo esotérico pero satisfactorio, por una parte, y un montón de muchas otras cosas (aparentemente todas ellas irradiando de Elton John o Michael Parkinson), por otra» (The Wire, enero 2005). Aunque hay una noción de economía que encaja con la afirmación de Toop al reconocer la naturaleza “financieramente poco gratificante” del arte subvencionado, se trata de una noción de economía al otro lado del espejo, en la medida en que ignora la funesta economía del mercado musical que hace necesario un empleo tan “poco gratificante financieramente”. Para muchos productores, la aceptación creciente de trabajos dentro de las Artes no tiene que ver con dar prioridad a la autosatisfacción, como parece sugerir Toop, sino un intento de encontrar ingresos alternativos a consecuencia de la economía erosionada que impera en el mundo de la música. Es como compensar un trabajo diurno en un Wal-Mart con el turno de noche en un McDonald’s.

Me imagino que ese rechazo de la circunstancia económica no hará sino aumentar con la transición hacia el audio descargado y la obsolescencia de los CDs y otros formatos basados en el producto. Mediante las descargas, la música está siendo gradualmente reestructurada como una cuestión de «pura información», cuya retórica nos hace perder aún más de vista los métodos materiales de producción y distribución de tal información. En primera línea de esa información errónea está Jacques Attali, quien dijo lo siguiente en el Congreso de Cybersalon Net Music: “La música es muy específica por una serie de razones. Una razón económica es que la música es pura información. En economía, la información es un diablo, una cosa ingobernable. Por ejemplo, toda la teoría económica es una teoría de recursos escasos... pero no funciona con la música; tampoco funciona con la información, en general. Si tengo un cazo de leche y te lo doy, ya no lo tengo. Pero si te doy una información, sigo teniéndola, la guardo. Lo que implica que si yo tengo algo y te lo doy, creo algo nuevo: abundancia. Y eso significa que la teoría económica no funciona con la información cuando esa información puede separarse de su soporte material, un CD o lo que sea. En una economía de la información, algo tiene más valor cuando mucha gente lo posee. Por ejemplo, si soy el único que tiene teléfono, eso no significa nada, a menos que tenga alguien a quien llamar... Debemos tener mucho cuidado, cuando hablamos de música, de no estar pensando con las leyes fundamentales de la economía”.

Aunque Attali y otros afirman que estamos entrando en otra fase económica, las bases ideológicas de la economía de la información siguen las líneas del desarrollo de los sistemas capitalistas, en los que toda experiencia se cosifica y regurgita en forma de relaciones abstractas. En muchos sentidos, parece lo más lógico que se nos haga difícil no imaginar la información –nuestro propio conocimiento- como bienes para el intercambio. Parafraseando El capital de Karl Marx (paciencia, esto es importante), podríamos decir que la información, como el valor de uso, “posee la peculiaridad de ser fuente de valor, cuyo consumo real, por tanto, es en sí una encarnación del trabajo y, en consecuencia, una creación de valor”. Pero dado que la información empieza en una singularidad sin valor (igual que un pensamiento), solamente puede ser canjeada por su “plusvalía” mediante la transferencia y reproducción, en cuyo caso “reproduce el equivalente de su propio valor [cero], y produce también un exceso, una plusvalía, que puede a su vez variar, que puede ser mayor o menor, dependiendo de las circunstancias”. Como la información sólo adquiere valor en las fases finales de plusvalía, una vez que ya se ha grabado, es fácil desechar los materiales del desarrollo de la información (como la época de producción en mi estudio casero), lo cual que supone un corolario valor de uso de cero. Entramos en el mundo del estudio-dormitorio “sin gastos generales”, capaz de proporcionar beneficios puros, olvidando los costes reales del equipo, espacio y gastos generales del estudio. Económicamente, la llegada del estudio-dormitorio supuso que los “adelantos”, que tradicionalmente se pagaban antes, para poder costear los gastos de estudio (¡increíble!), ahora suelen pagarse al salir el álbum, o inmediatamente después, y se consideran únicamente adelantos sobre los futuros ingresos de la propia mercancía final. Las discográficas actúan como si el “músico de dormitorio” produjera audio sin materias primas, materiales auxiliares, instrumentos de trabajo, coste de la vida ni ningún otro gasto material. Audio sin gastos generales. Por consiguiente, podemos ver que el fundamento definitivo de la economía de la información a que alude Attali no es otra cosa que el sueño capitalista de beneficios crecientes, independientemente de las circunstancias.

Y así, mientras los distribuidores de CDs y discos de la vieja escuela irán abandonando el negocio cada vez más, nos movemos hacia una nueva era feliz de distribución por descarga: con una basura de resolución audio, una mierda de resolución de los gráficos de Internet a los que falta continuidad visual entre navegadores, y prácticamente ningún control de calidad del producto para el usuario final. ¡Bravo, la sociedad se ha liberado de innumerables mercancías en CD! ... Y encadenado al iPod. La misma mierda, un especulador diferente... “¿Y qué?”, se me preguntará. A lo que añado, “sois todos unos cabrones que sólo os movéis por dinero y escucháis una mierda de música, del mismo modo que leéis best-sellers y pensáis que son literatura. ¡Ya os vale! Enfrentarse al poder, etcétera, etcétera”.»

También publicado en La media hostia.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
  • 1
  • 2
  • #1 por Sejoh el 10/10/2007
    :)
  • #2 por Replicante el 10/10/2007
    Muy interesante, aunque poco gratificante.Al final nos diran los de siempre que "se está matando la música", o mejor dicho la fuente de ingresos de una industria discográfica que ha abusado de su materia prima, es decir, los creadores de música. Por otro lado,la tecnología a democratizado la creación musical. Cualquier persona puede acceder a programas freeware y crear música con un ordenador desde cualquier rincón del planeta.¿Es esto negativo? Yo diría que no. Todo tiene sus pros y sus contras, y aunque Terre tiene razón, me quedo con lo positivo del asunto. Nunca antes se ofrecian tantos conciertos como ahora.

    Saludos a todos,
  • #3 por undercore el 10/10/2007
    pues no entiendo muy bien la queja

    lo de la reslucion es algo cambiable, hay la suficiente banda ancha a un precio modico por la que descargarse wav o archivos lossless

    con el video 3/4 d elo mismo, si hay paginas que via emule pueden surtir de dvds, es decir, en vez de bajrate la peli en avi te la bajas en formato dvd, con sus menus y sus historias...pues d eigual modo se podra descagar video de buena calidad

    en cuanto al control final de calidad, bueno, los discos comerciales estan mal masterizados, y de musica muchos de ellos 0 patatero...asi que esto no ha cambiado mucho

    en cuanto a la mierda de musica...ya pasaba antes...lo bueno es que ahora tienes acceso a un monton de grupos y artistas a los que antes, al modo de la vieja escuela, no podias tener acceso

    hay que mirar lo positino y no quedarse en lo negativo
  • #4 por junezz el 10/10/2007
    La verdad es que está interesante, aunque ese mensaje de "todo-está-cambiando-pero-acabará-siendo-otra-mierda" resulta sospechoso...

    El tema de la gestión de existencias, devoluciones y demás es muy ilustrativo, supongo, aunque no muy diferente de lo que ocurre en otros sectores. Pero en este caso se trata de librarse de todo esto. Y hay gente que cree que se puede, así que no sé donde está el problema.

    Lo de la tendencia quinquenal detectada analizando un plazo de muestra de doce años me parece un poco atrevido, pero bueno. No sé qué ley podrá seguir el fenómeno de la desaparición de grandes distribuidoras de música electrónica, pero cosas así también ocurren en otros sectores.

    Con lo de "si te doy una información, sigo teniéndola" no puedo estar más de acuerdo, contra todos aquellos que opinan que debería haber un vigilante jurado en cada nodo de internet (de hecho ya hay algo así, pero para lo que tiene que haberlo y donde tiene que haberlo).

    Lo de los estudios-dormitorio "sin costes generales" parece obvio, aunque no veo por qué hay que direccionar su producción a la discográfica de toda la vida para que todo acabe en albunes, materiales, mercancías y demás. Aparte de que hay gente por ahí (y por aquí) que opina que tales estudios no tienen nada que ver con la "verdadera" música (o los "verdaderos" músicos).

    Pero donde he alucinado es en el penúltimo párrafo, con eso de las bases ideológicas, las relaciones abstractas, el valor de uso, la encarnación del trabajo, las singularidades sin valor (tan cotidianas ellas), las plusvalías por transferencia, y todo lo que debió sudar el traductor. Si realmente es cierto éso de que la información sólo adqiere valor en las fases finales de plusvalía, en el caso de la música supongo que esto ocurriría en los conciertos en vivo, como una experiencia hoy por hoy imposible de enlatar en su totalidad como información pura.

    Porque si hablamos de música como información, que yo sepa hay sólo dos modelos básicos en cuanto a su disponibilidad: el centralizado y el distribuido. El primero le interesaría a cualquiera que intente lucrarse por el simple hecho de poder tenerla bajo llave. En el segundo estaría mucha más gente, entre la que se podría incluir a las vapuleadas redes P2P e incluso un famoso personaje con gafas no menos vapuleado.

  • #5 por Naliam el 10/10/2007
    Viendo lo visto, y leyendo por encima los comentarios me doy cuenta de que a lo mejor es que nos hemos olvidado de algo en el camino:
    No será que porque en las últimas décadas un puñado de "artistas" se haya conseguido pagar deportivos, mansiones y parques de atracciones, ahora pensemos que el oficio de músico es un chollo.
    Que yo recuerde, sólo sirve en lo militar y en el tema gastronómico(desde una perspectiva histórica, en lo militar te quedabas en casa tocando y en lo gastronómico, en lugar de servir mesas las limpiabas con tu estómago) Con ésto quiero decir, que si bien entiendo todo a lo que se refiere en cuanto teoría económica, nos olvidamos de que es el músico por lo general un trabajo que no da bien de comer ni enriquece, hasta que nos dió por la cultura de masas y de eso hace 3 días.
    Y si tenemos cultura de masas, no es raro esperar que si tu información puede romper los diques, no los vaya a romper. Y que yo recuerde, a lo mejor me equivoco, en el tema literario(mucho más viejo que el de distribución musical) ya aparecieron imprentas de 2ª que copiaban los libros a bajo costo o "gratis(con fines politicos)" de forma que las "editoriales" rechinaban.
    MMM tengo fiebre.
  • #6 por Vendaval el 11/10/2007
    ... Excelente artículo.

    En cualquier caso, la batalla está perdida. Yo dejo de ser "músico de pro" porque me niego a vivir con la inquietud de si habrá algo en la nevera o no a finales del mes que viene.

    ... Me he deshecho de la mayor parte de mis caros equipos. Me vuelvo otro "músico de dormitorio", con mis cuatro juguetes. Tengo poco tiempo para hacer música... total, para qué..?? Es una inversión de tiempo prohibitiva. Un tremendo lujo en esta vida moderna.

    ... Me dedico a otros menesteres, que me dan más dinero y fortuna. Que le den por cul* a la música... ya me comí el cobre durante muchos años para que cuatro recien llegados, advenedizos e irrespetuosos en muchos casos, vengan a decirme cómo se supone que debo de pagar mis facturas.

    Los músicos siempre hemos sido unos estúpidos: viviendo mal, perdiéndonos la vida encerrados en un estudio, malgastando todo nuestro dinero en material... y lo último es que aún por encima, parezca que tengas que pedir permiso por ello.

    ... Anda, y a la mierd*.

    Salu2

  • #7 por wichi el 11/10/2007
    A ver, Replicante. Empiezo a estar algo cansado de eso de que la infórmatica "democratizó" la música. Que "ahora desde cualquier rincón del planeta cualquiera puede hacer música". Eso ya lo podía hacer antes comprándose un Casio PT-1 por 5000 ptas. Alguien que tiene un ordenador con el programa free o de pago que quieras, si no tiene puta idea lo que creará no es música, es mierda. Uno no se hace músico por tener un Mac y un Cubase. Depende de talento, formación, sensibilidad... Que si no lo tenías con un Casio tampoco lo tendrás con un G5. Y si piensas que sí, es que todavía eres más ignorante en esto...
  • MOD
    #8 por Soyuz el 11/10/2007
    Hombre wichl, parece claro que la informática musical ha situado un gran poder sonoro y posibilidades en manos de todo el mundo. Antes era absolutamente necesario pagar instrumentos caros, sin hablar ya de la grabación en estudio. Otra cosa es que haya más o mejores músicos que antes, pero la "democratización de la música", entendida como he dicho, es un hecho cierto.
  • #9 por wichi el 11/10/2007
    Undercore, ¿los discos comerciales están mal masterizados? Jajajajajaja!!! Es la mayor aberración y gilipollez que he escuchado como músico (llevo en esto 19 años y 10 como profesional). Primero, ¿sabes lo que es un mastering? Los mejores masterings del mundo son precisamente ésos, porque nadie se puede gastar los 2000 o 3000 (o más) euros que cuesta un mastering de Bob Ludwig, Tim Young, Ian Cooper o Andy Bradfield. Sólo producciones comerciales y muy importantes. ¿O quién se lo va a gastar: un gupo folk, un trío de jazz...? Decir eso sobre el mastering en un foro de músicos y técnicos es como decir en Brasil que al fútbol se juega con las manos (y no hablo del portero...). Entonces, según tu gran sabiduría, ¿cuáles son los discos que están BIEN MASTERIZADOS? Si hay alguno, claro...
  • MOD
    #10 por Soyuz el 11/10/2007
    Wichi, reduce tu tono por favor. No vamos a consentir altercados en los comentarios.
  • #11 por wichi el 11/10/2007
    A ver, o hablamos de "creación" o hablamos de "grabación en estudio". Si es el primer caso, la creación la hacías con un Casio de 4 octavas, papel pautado y un lápiz (ah, y estudios y talento); y si hablas de grabación y de que había que tener instrumentos caros y pagar un buen estudio, PUES COMO AHORA. Lo que yo entiendo como un DISCO se sigue haciendo con instrumentos caros (que, por desgracia, son los mejores) y en un estudio (con su Pro Tools HD o su Studer, si te va la cinta, sus Neumann, sus Neve, etc.). El resto (Rode, Digi, Octopre..) es lo mismo que hace 20 años con un multipistas y un micro: UNA MAQUETA. No confundamos el tocino con la velocidad...
  • #12 por wichi el 11/10/2007
    No creo que haya insultado a nadie. Pero vamos... Es como si a estas alturas viene un tío y niega el Holocausto... No digo que sea un gilipollas, sino que lo que dice es una gilipollez. Que no es lo mismo...
  • #13 por LuCiFeRuZ el 11/10/2007
    Terre Thaemlitz, Olé. No puedo estár mas de acuerdo contigo.

    Ivalladt, gracias por hacer llegar aquí a Terre Thaemlitz.

    Vichi, tenías razón. ;)

    Undercore, lo de las "resoluciones" como tu dices no funciona así. La "resolución" no tiene nada que ver de como suena el original a como suenan las copias. El MP3 es muy bonito, pero no deja de ser una compresión que pierde mucha calidad en el proceso, etc.

    en el caso de la música supongo que esto ocurriría en los conciertos en vivo, como una experiencia hoy por hoy imposible de enlatar en su totalidad como información pura.
    Junnez.
    En eso estoy totalmente de acuerdo.

    (y por aquí) que opina que tales estudios no tienen nada que ver con la "verdadera" música (o los "verdaderos" músicos).
    Junez.
    Totalmente y afortunadamente en desacuerdo.


    Wichi, se te ha olvidado mencionar el FL que es una verdadera maravilla.

    Soyuz, sabes que wichi tiene razón en lo que acaba de decir. No es cuestión de tono sino de contenido.
  • #14 por Replicante el 11/10/2007
    Cuestiones de tono o no, Wichi replica mi comentario sobre la democratización de la música gracias a la tecnología, exponiendo que con un casio PT-1 ya se puede crear música.¿Acaso esto no es un avance tecnológico?Gracias a un PT-10, aprendí a tocar el teclado de oído. Fue la herramienta que me permitió encauzar mis inquietudes a muy temprana edad.Y ahora añado...¿Que será capaz de hacer un chaval inquieto,con las burradas que ofrece hoy en día la tecnología musical? Nos guste o no,la tecnología avanza tan rápido que desconcierta hasta al más avispado.Y digo una última cosa, hoy en día, si no somos capaces de adaptarnos a las nuevas tecnologías, podemos convertirnos en analfabetos tecnológicos de la noche a la mañana.

    Saludos a todos,
  • #15 por TeleFuNkeN el 11/10/2007
    "Cultura y ocio tienen entre sí que ver lo que follar con el Atletismo" Ja, que bueno, incluso en algunos casos, en ambos también se disfruta. Yo, simple de mi, solo lo hago follando.
  • #16 por texvo el 11/10/2007
    lo que consigue la primera grabación, el primer vinilo es "democratizar" la música. cualquiera en cualquier momento podía, puede, escuchar algo parecido, pero solo parecido, a la "realidad", un recuerdo de esta.


    hablamos de la música enlatada como si tuviera un valor artístico o incluso de calidad tangible en la escucha... y la verdad es que cualquier equipo incluso el mas caro suena a mierda cuando lo compara con la banda de mi pueblo escuchada en directo.

    no hay avalon, ni milenia, ni genelec que suene como el trombón de la banda de mi pueblo.


    el avalon, el milenia y genelec tienen un valor dentro de la industria musical, pero ninguno entro de la Musica con mayusculas, a no ser que se trate como un articulo de marqueting,. o que ellos sean de "por se" material de creacion, pero entonces se el puede equiparar aun PT-1, como un lapiz es a un plotter.

    andy warhol le tomo el pelo a todo DIOS, como buena "loca" que era y ahora dios es el... curioso, El que es únicamente un gran culo ahora es dios.. el que siempre quiso ser "cosa".


    cuando un tipo dice "los solos masturbatorios de los guitarristas" ... ya dice lo que es... mejor dicho, lo que quiere ser y trata de ser... un gran culo.

    es posible que lo consiga escribiendo.



  • #17 por TeleFuNkeN el 11/10/2007
    Y ahora que me he leido el tocho entero, me pregunto, ¿Pero que coño es un MP3? ¿la era de las descargas? joder, me reitero en mi simpleza, dentro de mi cabeza la idea de "album" o "trabajo" de un artista se compone de la propia musica en un soporte que proporcione calidad en su origen (y no que se disfrace a traves de equalizaciones y movidas chungas de repro-MP3), de la carpeta donde viene ese soporte con las imagenes en su mayoria tematicas del trabajo y por que no, tambien de unas letras que leidas en vez de escuchadas algunas veces dan una perspectiva distinta del trabajo y todo de una manera tangible, que lo pueda hacer mientras descanso en el sofa o mientras cago. Eso se puede descargar? esto es lo que va a sustituir a mi pequeña discografia y biblioteca?. Flipaos.
  • #18 por texvo el 11/10/2007
    ese es el problema, qui un "artista" considere un albun como un trabajo terminado es de pena.

    cualquier CD suena a pena. cualquier equipo de musica suena de pena... comparada con la banda de mi pueblo.

    solo cuando un músico trabaje con ruido puede considerar la opcion de utilizar un equipo (instrumentestudio) cuya utilización represente tener mas de un 50% de ruido añadido. como es cualquier equipo de musica, por muy caro que sea.

    entonces se puede considerara el mp3 como soporte fidedigno, siempre y cuando se trabaje en el como soporte final.
  • #19 por Replicante el 11/10/2007
    El tema de la calidad del audio ya es otro debate. El amigo Terre a expuesto varios temas candentes sobre la mesa, todos ellos interesantes.
    Sobre el tema de la calidad del audio de la producción.¿Que más da, si al final queda bien? Solo los puristas del sonido van a buscar los tres pies al gato a una pista. Por desgracia, a la mayoría de la gente le importa una mierda la calidad del audio.No le importa si está grabado a 32, 24 o 16 bits, ni si ha sido masterizado con un buen equipo. A la mayoría de la gente, si algo les suena bien, lo aceptan sin mas.Y si encima lo pueden adquirir gratis, mejor que mejor. Solo las personas que sepan apreciar una buena producción, lo valorarán de forma significativa.Y por desgracia, esto se valora poco hoy en día.
  • #20 por undercore el 11/10/2007
    los masterings bien hechos son los de hace 15 20 años atras, los actuales son una mierda

    yo interpreto que cuando el tipo dice "una mierda de resolucion de audio" se refiere al mp3...lo que yo digo es que cada vez hay menos razones para usar mp3, via internet se puede descargar un album en wav....incluso te puedes descargar un dvd en formato dvd :D
  • #21 por Charlipy el 11/10/2007
    Al final topamos como siempre frente a los gigantes de la industria, que son los que nos dicen qué tenemos que escuchar (hoy por hoy, no sé qué es más degradante, si la radio o la TV) y además van en contra de la piratería, asociándola a las redes P2P, aunque vendan grabadoras, eso sí, con canon si puede ser, para no mosquear a los autores que el mismo gigante ha puesto en circulación.

    Y tú, miserable minimalista, o tienes pasta para competir o, un producto realmente bueno que llegue a la frente del gigante como la piedra que salió de la honda de David.

    Y los que se queden fuera, sencillamente sobran.


  • #22 por texvo el 11/10/2007
    si, hablamos de industria, no de musica.. vale.. aclarado.
  • #23 por RevolutionSunday el 11/10/2007
    Esta bastante interesante, tal vez el final del articulo denote un alto grado de resentimiento por la situación a la que se ha visto abocado como creador y que, naturalmente, se parece muy poco a su situación anterior y que, además, es menos satisfactoria.

    Yo creo que la conclusión, o una de ellas, sería que la música no es negocio para la gran mayoría de artistas y sellos pequeños. Tampoco lo era antes para la mayoría de gente sacaba CDs...la gente piensa que todo el que saca CDs vive como Axel Rose o el cantante de el canto del loco... La realidad no es esa, creo yo, vamos. Otra cosa es que antes se pudiera vivir, y no malamente, de hacer música.

    Lo más interesante que dice en el articulo es que confundimos cultura con ocio. Yo creo que el paso del tiempo es lo que separa a la cultura del ocio. La música de Beethoven es cultura y "los microfonos" de tata golosa es ocio (bastante nefasto, por cierto). Que tata golosa use la música, que es algo cultural, para crear un articulo de consumo directamente relacionado con el ocio no lo convierte en cultura. Es ocio, el 90% de la música publicada en CD es ocio. Hasta los Ramones son ocio, lo que pasa es que ellos han sobrevivido al tiempo y ahora forman parte de la cultura porque la historia así lo ha decidido.

    Otra cosa muy interesante que dice es que ya no va a haber más control de calidad. Eso es cierto, tal vez el control de calidad lo ejerzan, a partir de ahora, los consumidores de un determinado producto pero, claro, si antes confiábamos en un productor o en un sello por sus referencias, es decir, porque se había ganado nuestra confianza...¿se han ganado los consumidores masivos de música esa confianza?. Supongo que todos preferimos que Andy Wallace (por poner un ejemplo) porque nuestro tema no revienta antes que nos lo diga Pedro el del Quinto que es muy majo, tiene una opinión muy valida pero tal vez sepa más bien poco de este tema.
    Pero el bueno de Mr Wallace me va a cobrar, ¿de donde le pago si no genero ingresos?. El conocimiento vale pasta...y para vivir del aire, mejor vender pisos (tampoco es buena idea, ahora).


    En fin, me gusta ver que cada vez hay mas gente debatiendo este tema y sentando las bases autenticas de como debe de ser la "revolución digital" (por llamarlo de alguna manera) en la que esta inmersa el mundo de la música...ya que antes parecía que todo valía y ahora parece que ya no, que es hora de decir por aquí "sí" y por aquí "no".

    Salut!
  • #24 por undercore el 11/10/2007
    ¿tu tienes confianza en la industria como filtro de calidad musical? te recuerdo que ha sido la industria y no la gente la que ha puesto a tata donde esta, y antes que a ella a la britney o a las spice girls....vamos, que control de calidad mas bien poco, la unica calidad que controla la industria es la de producto, lo que interesa es que se pueda vender, cuanto mas mejor.

    no se hasta que punto puede ser beneficioso, hay mucha gente acostumbrada a productos y no tantos a la musica, pero si piensas que no puedes decir por ti mismo que es lo que te gusta y que no, o que es bueno para ti y que no...entonces estamos mu mal

    la unica pega que tiene ahora internet es que pasas de la pasividad de oir la radio o ver la tele a tener que navegar y navegar...lo mejor es contactar con gente afin, ya sean amigos cercanos o amigos "virtuales", ir a foros especificos de estilos musicales, donde se hable y se difundan nuevos artistas o nuevos temas, es mas facil escudriñar la web si se hace en grupos, no solo porque se cubre mas terreno, sino porque cada uno dentro de un estilo puede tener sus gusto...y puedes acabar oyendo musica que de otra forma no consegirias oir.
  • #25 por wichi el 11/10/2007
    Undercore, cuando Andy Bradfield esté por PKO (Madrid) para mezclar a Miguel Bosé le dices que todo esos masterings son una mierda... Y, además, hace 20 años casi NO HABÍA MASTERINGS como tal. Y menos en España... A ver si me consigues 10 discos de hace 20 años que pongan "masterizado en tal estudio por fulanito". Está claro que no tienes ni zorra de lo que hablas... Y además la primera gente que empezó masterizar ES LA MISMA Y CON EL MISMO EQUIPO que lo hace ahora en las producciones comerciales. ¿Tienen amnesia y se olvidaron de trabajar? Tú me diras... Y háblame de casos concretos: CD, ingeniero, año... Porque a ver si va a resultar que estás aquí haciendo el gilipollas con nosotros cuando te podrías estar forrando con tu estudio de mastering...
    Por cierto Soyuz, decir alegremente "los masterings de ahora son una mierda" me parece, además de un INSULTO, no tener ni PUTA IDEA.
  • 1
  • 2