Jornada de reflexión

Creo que hay dos formas de componer música. Según sea el caso, al trabajar, a veces tiendo hacia una o hacia otra. A todos nos pasa.

La primera consiste en dejarse llevar. Es una sensación similar a cuando tienes tanto sueño que no logras mantener los ojos abiertos. Si los cierras, sin el menor esfuerzo, terminas dormido profundamente.

Uno se sienta al piano, o frente a la partitura o el secuenciador, y todo comienza a fluir, tan sólo hay que escribir, tocar o grabar lo que va saliendo de nosotros. En el mejor de los casos esto puede ocurrir porque estamos muy inspirados y en el peor porque no estamos siendo muy exigentes.

La otra, según como se mire, podríamos decir que es opuesta. Consiste en romper la inercia. Es como si antes de quedarnos dormidos tratáramos que nuestros sueños fueran... diferentes. No los sueños que a nuestra mente le daría por crear, de un modo más o menos aleatorio durante la noche (aunque estos pudieran ser preciosos) sino otros sobre los cuales nosotros tuviéramos todo el control y cada intervalo los cuestionáramos hasta estar seguros de que es ese el sueño que queremos estar teniendo.

“Sí, podría hacer esa melodía, esa que me viene a la cabeza, pero no, busco algo distinto. Algo que se encuentra más escondido... algo un poco más allá... algo que no puedo explicar con palabras ni con el tipo de música que se ha hecho hasta ahora...”

Ese pensamiento ha sido el motor que ha hecho evolucionar la música, que ha enriquecido nuestro lenguaje musical. Un patrimonio no sólo de los músicos si no de toda la humanidad.

Ese “buscar” llevó a cuestionar, con el paso de los años hasta nuestros días, cada vez más cada uno de los elementos, ya que cualquiera de ellos (la armonía, estructura, etc) intervenían en el proceso creativo de algún modo. Hasta llegar a cuestionarlo todo. Hasta el punto de tumbar el sistema tonal. Hasta llegar a estrenar, por ejemplo, una obra sólo con “silencio”. A todo se le daba la vuelta y lo que hiciera falta.

Se exploró todo y todo quedó al descubierto. Ahora ¿Queda algo por cuestionar? ¿Qué queda por descubrir? Parece que ya no quedan fronteras. Podemos hacer uso del lenguaje musical como queramos.

En nuestro planeta, la tierra, ya no queda prácticamente ningún rincón por explorar, hemos subido a las montañas más altas, casi hemos llegado a lo más profundo de los océanos. En otros contextos hemos realizado las barbaridades más gordas y también las más maravillosas. La tecnología ha llegado a niveles difícilmente imaginables no hace demasiados años. La sensación de que el ser humano es capaz de cualquier cosa que se proponga (para bien y para mal) esta ahí. Creo que cuesta convencerse de lo contrario.

En la música ha sucedido algo similar y prácticamente al mismo tiempo. Conocemos los margenes y los hemos traspasado. Por otro lado, estilos, al principio muy distintos, comenzaron a coquetear y todas y cada una de las normas (tanto su uso como su falta) se han convertido en un recurso creativo. Somos libres para hacer música como queramos. Somos libres musicalmente. Uno no tiene que ser, necesariamente, un músico de blues, de flamenco, de heavy o de house. No necesita etiquetas (salvo para estar en la estantería de la Fnac...), puede coger de aquí y de allá para hacer música. Porque está todo a su disposición. Todas las herramientas están sobre la mesa. Tan sólo hay que conocerlas, aprenderlas, sentirlas y usarlas. ¿Qué más da que una venga de un sitio o venga de otro? ¿Qué más da si se llama A, B o C?

Que podamos hacer lo que queramos, como queramos, no implica que tenga que ocurrir (no digo que no haya alguno que lo haga, yo lo intento). La mayoría colgamos nosotros mismos, en nuestras frentes, las etiquetas (o “pseudoetiquetas”) y si no, los medios a través de los cuales podemos lograr difundir nuestro trabajo nos lo exigen. Incluso el propio público a menudo lo pide.

Con todos los medios hoy en día a nuestro alcance para lograr nuestros objetivos artísticos no debería ser tan difícil desprenderse de las etiquetas, de los géneros y hacer simplemente música, hacer uso de “esto” y de lo “otro” para expresarnos a nuestra manera. ¿Pero realmente queremos eso? ¿Somos músicos en general o músicos pertenecientes a un estilo (o estilos) determinado?¿El que escucha música quiere algo realmente que no pueda encasillar? Quizá es más sencillo (y quizá efectivo) expresarse cuando uno trabaja dentro de un estilo o de un género, o subgénero, determinado (aunque trabaje varios) y, más allá de una fusión controlada entre estilos o corrientes, lo demás se vea como algo, que en cierto modo, cuesta encajar y manejar. O quizá sea porque a muchos de nosotros la verdadera libertad nos asuste y prefiramos expresarnos dentro de la cobertura que nos dan los géneros, con su márgenes. Pisando a veces fuera pero dejando siempre un pie dentro.

Yo, por ejemplo, cuando trabajo en proyectos propios suelo hacer uso de estilos determinados, en algunos casos para ordenar mejor ideas musicales, en otros casos porque hay géneros que, en sí mismos, simplemente me atraen (esto imagino que le pasará a la mayoría). Aunque también, por otro lado y de modo paralelo, estoy tratando de desarrollar esa libertad, que para mis pretensiones como músico, la necesito. Esto último es realmente lo que más me apasiona y una de las razones por las que decidí dedicarme a la música.

Por último... Dicen que el arte, de algún modo, siempre refleja la sociedad en el tiempo en que vivimos. No puedo estar más de acuerdo.

Juan Ramos.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
  • #1 por Uuuhu el 19/11/2011
    Reflexionar si marchar del país o no...
  • #2 por Tony Correa el 19/11/2011
    Es muy probable que la musica revele la situacion social del momento, y ahora la musica esta realmente mal...
  • #3 por amadeusx el 19/11/2011
    Sin embargo yo pienso que ya hemos reflexionado bastante a lo largo de estos años.
  • #4 por Pablo Isidro el 19/11/2011
    Completamente de acuerdo, a mi tambien me gusta basarme en un estilo, puede que haya mas o menos gente encasillada. Pero aprender a producir y componer en varios géneros y con varios instrumentos es muy interesante.

    Ahora tomo un género que esté mas o menos definido y me digo, voy a intentar hacerlo mejor. O juntar varios géneros, cosa que aún no está del todo explotada.

    Gran artículo.
  • #5 por Juanins el 19/11/2011
    Me ha encantado. ¡¡Enhorabuena!!
    Estoy en medio de los dos procesos:
    Rienda suelta en la idea inicial y luego a comerme la cabeza y girarlo todo, pero no a un nivel producción y arreglo normal, sino a veces con giros de 360º en los que los temas quedan casi irreconocibles.
    ¡¡Cómo ganan las canciones!!
  • #6 por Malve el 19/11/2011
    #2

    El arte siempre es un indicativo de la situación social.


    De hecho, lo primero que se resiente en el ocaso de un imperio (este es el del capitalismo americano) es el arte.
  • #7 por jesus_ginard el 19/11/2011
    Yo pienso que las canciones ya están hechas, solo los elegidos pueden oírlas. Así que relájate y escucha, a ver qué viene.
  • #8 por Pablo Isidro el 19/11/2011
    #7 Me encanta, es épico jaja. Todo lo que sea válido y nos sirva, bienvenido sea.
  • #9 por kose10 el 19/11/2011
    No hay mucho que reflexionar ya.
  • #10 por Charles1 el 19/11/2011
    "Quizá a muchos de nosotros la verdadera libertad nos asuste y prefiramos expresarnos dentro de la cobertura que nos dan los géneros, con su márgenes. Pisando a veces fuera pero dejando siempre un pie dentro"

    No puedo estar más de acuerdo.

    Por otro lado, no hay nada por descubrir, se trata de quién logra juntar aquello con ésto y lo otro, para crear algo mágico (o aberrante).
  • #11 por jesus_ginard el 19/11/2011
    #8 Sí, la verdad es que esto de "los elegidos" me ha quedado muy El Señor de Los Anillos, pero es que es así.
  • #12 por de_kp el 19/11/2011
    Los lápices me da la sensación que están ahí para el que salga mañana de presidente, se los meta bien por el c--o.

    El articulo muy bueno ;)
  • #13 por Aguantando a Nova el 19/11/2011
    #12

    jejjejejejee
  • #14 por senda9 el 19/11/2011
    "Quizá sea porque a muchos de nosotros la verdadera libertad nos asuste...."

    Menuda frase. Muy buena y muy oportuna hoy día. Y más aún, mañana 20N.
  • #15 por albertus el 19/11/2011
    Yo también creo que el arte es el fiel reflejo de la sociedad en la que vivimos, pero no creo que la música esté en un mal momento, es más, creo que está mejor que nunca, lo que pasa que ha cambiado el modo en que la percibimos.

    Antes si querías oir Blues te tenías que ir al unico bar de dudosa reputación (por lo menos en mi pueblo), por decirlo de alguna manera, ahora está al alcance de todos, ya no solo en la escucha sino en la composición, hay más donde elegir, puedo hacer lo que más me gusta por poco dinero.
  • avatar
    #16 por --399703-- el 19/11/2011
    Sobre el artículo pienso que el desarrollo artístico es algo que nunca concluye. Es como subir un pico en el que uno puede quedarse descansando en una meseta con lo aprendido, pero eso no significa que no se pueda seguir subiendo. Es válido aquellos que quieren quedarse en su meseta con lo aprendido y disfrutar de ello sin pensar en seguir creciendo, pero siempre es más retador levantarse y querer subir a una nueva cima y a otra y a otra. Cada nuevo espacio conquistado, si se hace con un espíritu sano de aventura y conquista es una de las cosas más gratificantes que hay.
  • #17 por Vladylich el 19/11/2011
    Siempre vale la pena leer tus articulos.... sigue escribiendo que aqui tienes un fiel lector..... felicidades!!!!
  • avatar
    #18 por --401001-- el 19/11/2011
    que hay que reflexionar?
  • avatar
    #19 por --109010-- el 20/11/2011
    hacer música es como escribir un libro, quien dice que no es el momento de escribir uno bueno y componer obras maestras musicales , el mundo sigue adelante y nosotros con el, sea buen o mal momento . o no nos acordamos de lo poco que teníamos no hace tanto .seamos positivos y adelante.
  • avatar
    #20 por --157843-- el 20/11/2011
    Me uno al sentimiento colectivo, reflexionar para qué y por qué, esto es el timo de los trileros, ¿donde está la bolita? y ya te han zumbado la pasta del bolsillo...
    Sl2 sin voto.
  • #21 por [Mateo Asensi Arnau] el 21/11/2011
    #5

    Los giros de 360º te dejan en el mismo sitio.

    Un abrazo.
  • #22 por victormane848 el 21/11/2011
    Pues nada compañeros y compañeras, hemos cambiado el collar al perro, pero no hemos cambiado el perro, es el mismo así que a seguir apretando el cinturón, que la cosa no va a cambiar, van a continuar con los recortes y la destrucción de los derechos sociales, como de igual modo continuará la lealtad del gobierno ante los mercados y los banqueros.
  • #23 por Innuendo el 22/11/2011
    Pues nada, compañeros, compañeras y compañeres (perdón,y compañeris también). Algún día quizá nos demos cuenta de que usar el lenguaje apropiadamente(y esto implica utilizar las palabras en su justo término) está por encima de convencionalismos políticamente correctos.

    Siendo éste un foro sobre música no se entiendo por qué hay que meter, a calzador, alfalfa de politiqueo cutre de barra de bar en los comentarios sobre un artículo que trata de la composición musical.
    El título era sólo eso, un título...y una títula
  • #24 por Duplex el 23/11/2011
    El nivel más alto en hispasonic ahora lo pone Juan Ramos.
  • #25 por therapy el 25/11/2011
    Reflexionar? Pues esta claro no? reflexionar no es solo aplicable a la música... Es báscio reflexionar... no?... no se...
    He leido comentarios que dicen que la música esta en un mal momento porque reflejan el momento en que vive... A ver... Evidentemente! Normal, esencial! joJOjoJ K burro me estoy explayando... En serio, la música evidentemente que es un reflejo de el momento en que se vive... si no fuera así "ubieramos evolucionado"... de todos modos, no entiendo el concepto la música es mala porque el momento es malo... A caso un cuadro de picasso cuando representa algo tan malo como es una gerra civilm es malo? o rembrand con las "miniatures" que por cierto fueron momentos de evolución impresionante para el arte... ?E A caso Tapias es mal artista?... es facil entender el pasado y venerar-lo pero, estamos en el 2011 y en un mal momento, momento de cristis, reflexionemos y vamos ha hacer las cosas bien!!!
    Personalmente no tengo voto ni quiero tenerlo para juzgar ningún tipo de música menos, la española... ( Es curioso pero cuando hablo de música española lo primero que me viene en mente es el Flamenco... "Solo les robamos lo que mejor hacen..." Bueno esto generaría una charla increíblemente extensa...
    El mundo es un "pañuelo con muchos mocos"... si no te gusta lo que hay aquí vete allí y punto. :) o hazlo aquí i lo gozamos entre pocos ;) en fin...

    Salud!