Ludiguer - al loro - primicias antiguas y novedades arc

Primicias antiguas y novedades arcaicas. Después de todo el verano sin disfrutar de la compañía de mi loro, ¡qué alegría al volver de nuevo a casa y aún sin casi sacar la llave de la cerradura, volver a ver por allí revoloteando a mi querida mascota! “¿Cómo ha ido el verano?”, nos preguntamos el uno al otro casi a la vez, “pues muy bien”, le empecé a contar, “alternando montaña y playa, en fin ya sabes, un poco de cada cosa para no aburrirnos”, pero casi sin dejarme terminar, pues el pobre tenía necesidad de hablar después de estar todo el verano sin hacerlo, me preguntó, “así que en la playa, ¿no?”, “pues sí”, le ratifiqué, “eso he dicho. En la playa”, me miro con ese gesto irónico que siempre ha sabido adoptar, y mirando al infinito me dijo, “Sí, parece que ya te veo. Tú tienes pinta de ser de los que van al mar con chanclas ¿verdad?”, “pues sí”, le confirmé, “pero no sé qué tiene eso de malo”, entonces me miró y continuó, “a lo que me refiero, es que tienes pinta de ser de esos que usan esas chanclas que constan de una tira transversal que recorre el empeine de lado a lado y que las lleva puestas siempre, incluso por donde más arena hay y más seca está, levantando a su paso verdaderas tormentas del desierto, para regocijo y comodidad de los que comparten litoral contigo, además, seguro que eres de esos a los que se les ensanchó la chancla hace ya varios años y les queda grande, lo que ocasiona que el pie se vaya hacia delante haciendo que el orden de llegada a los lugares sea los deditos de los pies primero, seguidos por la chancla y a continuación el propietario de todos ellos”, entonces le corté y le dije, “pues te equivocas, porque...“, pero me interrumpió para decir, “¿y a que también vas con bañador”, “se suele ir con bañador, no?”, le pregunté irónicamente mientras iba abriendo ventanas, “sí,”, afirmo mi plumoso amigo, y continuó diciendo, “pero seguro que eres de los que cuando se agachan a recogerle el cubito al niño dejan al descubierto zonas de su anatomía en la retaguardia que jamás deberían ver la luz, y al sentarse en su sillita a disfrutar del paisaje da rienda suelta a sus atributos masculinos por un camal.”, “Te veo gracioso“ le repliqué, “la soledad te ha sentado bien”, entonces se fue a su recipiente de pipas y comiéndose una me contó, “la verdad es que no os he echado mucho de menos. Entre la radio y la tele lo he llevado bastante bien, por cierto, que os he de contar un montón de cosas de las que me he enterado.”, entonces yo extrañado le pregunté, “¿en la tele?”, y él asintiendo con la cabeza mientras expulsaba una cáscara me confirmó, “sí, de la tele”, “pero si no te la dejé encendida“, le recordé con cierto asombro, a lo que mi bípedo amigo me respondió, “no, pero como la vecina siempre la ponía a la hora de la siesta, pues yo la oía y me enteraba de cosas, además, como todos los días hablaban de lo mismo, si no me enteraba un día, lo hacía al siguiente, ¿Quieres saber de qué cosas me he enterado?”, me preguntó, y yo mientras seguía acondicionando la casa antes de que subiera el resto de la familia le contesté, “No, pero cuéntamelo”, entonces mí ave favorita adopto una posición de orador interesante y me empezó a relatar, “pues yo creo que la más importante por las veces que lo han dicho, es que Franco ha muerto”, en ese momento casi se me cae la maceta que llevaba en las manos, “¿y eso ha sido este verano?”, le pregunté irónicamente, a lo que él inocentemente me respondió, “pues yo creo que sí porque no han parado de decirlo”, “pues no habrán parado de decirlo“, le aclaré, “pero eso fue en el 75”, al oír esto se quedó un poco pensativo y me aclaró, “el caso es que me extrañaba que su hija hiciera coincidir su boda con un marqués, duque o algo así con el fallecimiento de su padre”, “pues no”, le aclaré, “eso ocurrió hace también mucho tiempo”, “entonces...”, me siguió diciendo con gesto dubitativo, “ya no sé si contarte que uno de los mejores amigos de Franco apellidado Blanco ha sido asesinado“, “hombre”, le respondí mientras seguía con las tareas de acondicionamiento, “contármelo me lo puedes contar si quieres, pero de eso también hace más de 30 años”, entonces indignado me aclaró, “pero si han estado todo el verano en ese programa hablando de lo mismo. Bueno, pues ahí va otro notición, y ésta si que no la sabes. Una tal Ordoñez está muy contenta porque su hijo Francisco va a ser torero. ¿Qué te parece”, entonces volví a mirarle y burlonamente le dije, “ésta sí es actual. Al menos comparándola con las anteriores, ésta sólo será la mitad de antigua que las otras”, “pero ¡si ha salido hace un par de semanas como mucho!”, respondió muy enfadado, “además, decían que a ella no le dejan volver a Marruecos, ¿tampoco es eso actual?”, “que no te esfuerces, que eso ya hace mucho que pasó”, “pues va otra, a ver si al final acierto con alguna”, me dijo con la esperanza de que en ese programa que él oía cada tarde hubieran contado algo actual, “escucha bien, ¿sabías que Julio Iglesias va a cantar Gwendolyne en Holanda en un festival?”, y entonces yo le respondí, “no, en un festival no, será en la ducha de algún hotel al que vaya a ir de vacaciones”, “¿Qué quieres decirme?”, me preguntó temiéndose la respuesta, por lo que sólo tuve que mirarle y levantarle las cejas para que comprendiera que ésta tampoco era nueva, así que siguió, “Ahora lo comprendo, porque no tenía claro cómo le iba a salir la canción teniendo en cuenta que acaban de secuestrar a su padre”, se paró un momento a pensar, y dijo entre dientes, “qué tampoco lo han secuestrado ahora, ¿no?”, así que siguió buscando en su cabeza y mientras yo estaba en la cocina me dijo “escucha que te voy a dar otra primicia. Una presentadora y un domador se van a casar. Bueno, en realidad no sé si se van a casar, a separar, a tener un hijo, una hija o todo a la vez, ya que lo han dicho todo en el mismo programa. ¿qué te ha parecido ésta?”, “ésta sí”, le contesté mientras ponía cosas en la nevera, “ésta además de completa, y bien relatada, no creo que tenga más de dos décadas”, ahí el enfado se veía en sus ojos, “bueno, pues la última”, me dijo indignado, “dime que tampoco hay una niña pequeña que canta llamada Marisol”, entonces me acerqué a su jaula, le miré y le dije, “mira, no te esfuerces pues lo único actual que han dicho en ese programa que tú oías ha sido ir como las hienas buscando la carroña, y que para su suerte se les ha acumulado al final de agosto, llegando, por ejemplo, a meterse en la intimidad de la última despedida de unas hijas a su madre, un actriz española muy famosa, dejando que escucháramos, y sólo les faltó subtitularlo, las tristes palabras de despedida que éstas desconsoladas le dedicaban a su madre. Eso sí es actual, aunque también sería actual si cuando la gente de ese programa se tenga que ver en esa desgarradora situación nos lo retransmitieran, a ser posible en directo, para que seamos testigos de su momento tan íntimo, y así podamos también mandarles algún SMS con la palabra DOLOR a algún número que nos propongan y allí opinemos sobre si nos parece que lloran de corazón, o si debían llorar más, o menos, o incluso sugerirles frases por si en tan delicado momento se quedan en blanco. Todo sea en pro de la actualidad y la audiencia”, en ese momento y como si hubiera sido él el que lo acabara de hablar, mi querido compañero multicolor metió la cabeza en su recipiente de agua y me dijo, “bueno, al menos si hubo algo que no fuera un guiso recalentado, ¿no?”, y antes de bajarme le dije, “sí, y puestos a ser sinceros, te diré que hubo otra cosa que ofrecieron como noticia que también era actual, y es que en su afán de meterse con todo lo que se mueve, también han criticado el pregón de un torero en las fiestas de su pueblo, reprobando su estilo y lo que en él decía, y me duele que lo critiquen por dos motivos, primero, porque tengo la suerte de conocer a ese torero y a su mujer, y en calidad humana no le llegan ni a él ni a su mujer a la suela de los zapatos ninguno de estos carroñeros aspirantes a periodistas, y por otro lado, porque él es torero y luego si es invitado al pregón de las fiestas de su pueblo, pues lo lee y a otra cosas, pero su profesión es otra muy distinta, pero puestos a criticar, podían empezar por hacerlo con los presentadores sustitutos de ese programa cuando naufragan cada vez que han de decir una palabra que se sale del guión como consecuencia de su notable carencia de recursos lingüísticos, y lamentablemente, ésa sí es su supuesta verdadera profesión, o sea que si se les colocaran delante de un toro, ni te cuento como pueden desenvolverse.”, “pues ya que hablas de toreros”, me dijo con cierto gesto de timidez, “lo de la homosexualidad en los toreros, ¿tampoco ha sido este verano?”, y ya casi saliendo por la puerta le aclare, “no, eso no ha sido ni de este verano ni de ningún verano. Eso es un asunto que se inventan para tener algo de qué hablar, pero que en absoluto es noticia ni le preocupa a nadie si los hay o no los hay, o al menos no más que si los hay entre deportistas, actores o astronautas, lo que ocurre es que todos estos personajes de medio pelo a los que les dan un programa vulgar y ya se creen que son unos fuera de serie, se mueven siempre por terrenos de hipocresía y de doble moral, y por más que se las den de modernos y tolerantes porque tiene presentadores homosexuales son más arcaicos, anticuados y están más apolillados que aquellos a los que habitualmente censuran, y al final, cuando quieren desprestigiar a alguien recurren a lo más fácil y tradicional, que es tacharlo de homosexual o de prostituta”, y ya cerrando la puerta le añadí, “pero no es más que otro ejemplo de eso que ahora se lleva tanto y que es intentar convertir mentiras en verdades a base de repetirlas muchas veces”, cerré la puerta y me baje a por el resto del equipaje y de la familia.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
No hay comentarios todavía. Se el primero en escribir uno.