Ludiguer-Un mayo en la vida-Capítulo 02

Ludiguer - Un mayo en la vida - Capítulo 02

 

3 de mayo. 8,30 de la mañana, viernes, pero ese día en vez de estar preparado para salir, Lewis está desayunando tranquilamente pues ya tiene una idea más clara del tiempo que necesita para llegar a la oficina de empleo y por eso hoy va a salir algo más tarde para de este modo llegar a eso de las 9,15 y no tener que pasear por los alrededores antes de entrar. Así que poco a poco va terminando sus tostadas y su café con leche. Retira los platos y vasos y se asegura de que la cartera que hay en su bolsillo es la correcta y así evitar que le ocurra la confusión del día anterior. Tras comprobar que todo está correcto, vuelve a despedirse de su mujer, hijo y loro, sale de casa y vuelve a encaminar sus pasos a la oficina de empleo donde tal y como era su intención llega pasadas las 9,10, pero ahora entra directamente a la oficina y se dirige a la sala de espera y allí se queda toda la mañana mirando a unos y a otros, nuevamente como a la espera de ser llamado por alguien para ofrecerle un empleo, pero en este segundo día, tampoco nadie se ha dirigido a él, con lo que se dedica a mirar detenidamente la estructura de la oficina, ve la sala grande donde además de estar él y las sillas para esperar, también hay diez mesas, aunque sólo ocho están hoy ocupadas por sus respectivos empleados y alrededor de la sala hoy se da cuenta de que hay cinco puertas y no cuatro como contó el día anterior, casi todas ellas abiertas, las cuales no sabe a qué corresponden, aunque de una salen voces todo el rato por lo que supone que será un despacho de algún director o jefe, pero sólo es una suposición, y de otra sonidos de teclas y de teléfonos que suenan y nunca se contestan, por lo entiende que debe ser otro despacho de otro jefe. Así que, entre suposición y observación, y otro ir y venir de gente, nuevamente a eso de las 13,15 decidió ponerse su chaqueta, coger sus cosas y marcharse a casa.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
No hay comentarios todavía. Se el primero en escribir uno.