Ludiguer-Un mayo en la vida-Capítulo 11

Ludiguer - Un mayo en la vida - Capítulo 11

 

Jueves, 16 de mayo, Lewis llega a la oficina a su hora de costumbre, pero hoy le cuesta un poco más entrar ya que está bastante más concurrida de lo acostumbrado pues parece que mucha gente trabajó sólo hasta el día 15 y hoy van a la oficina en busca de un nuevo empleo, pero pese a la gente, aún encuentra una silla en una esquina en la que sentarse, y de la que se tiene que levantar un par de veces para cedérsela a dos señoras mayores que fueron acompañando a algún familiar suyo y no tenían donde sentarse. Hoy parece que no va a ser un buen día para sus anotaciones ya que todo el mundo anda bastante ocupado y además el murmullo de las personas que van y vienen a la oficina le impiden oír las conversaciones entre los empleados, y para mayor dificultad, un tubo de luz encima de la mesa de Albert se ha fundido con lo que se ve todo aún un poquito más oscuro. Así que la mañana transcurre dentro de los cauces habituales, es decir, Frank Marth trota de punta a punta de la oficina, Joseph mantiene sus inacabables conversaciones al teléfono, ya que pese a sus propósitos, ni ha salido a visitar clientes aún, tal y como anunció, ni ha entrevistado a nadie para ocupar los nuevos puestos, James no se sabe bien donde está y el resto más o menos ocupados con sus tareas, y cuando parecía que así iba a quedar todo, un grupo de personajes tal no puede defraudar, y de lo cotidiano destaca la figura de Eleanor, quien se levanta con una funda vacía de casette en su mano derecha y lo abre y lo cierra en el aire mientras su mirada se pierde en el vacío. Rápidamente algunos de sus compañeros le recriminan su acción a lo que ella se justifica diciendo que qué poco mundo tienen pues no hay nada mejor para cazar las moscas que las fundas vacías de casette. Lewis, no cree que ha oído lo que ha oído, pero ante la repetición de dicha frase con tono burlón de John, ya no le cabe duda y no puede dejar pasar más tiempo, así que aún estando de pié, saca sus anotaciones y su bolígrafo para añadir al currículo de Eleanor el adjetivo, “inmadura“, y repasar por enésima vez sus anotaciones, hasta que nuevamente sentado en una silla cercana a la mesa de John oye como éste está hablando con alguien que parece ser un cliente, pero en un tono cordial y distendido aunque dejando entrever un gesto de preocupación, hasta que termina la llamada y el colgar, Joe pasaba por delante de su mesa tras recoger un vaso de fría agua que alivie su trabajada garganta y John aprovecha para decirle que deberían ir a visitar a Cutting Industries ya que han cambiado al director de personal el cual es muy amigo de alguien que trabaja en otra oficina de empleo competencia de ellos, aunque estaría dispuesto a trabajar con ambos, a lo que Joe le contesta que sí, que como tiene que salir él a visitar a clientes, que ya irá, a ver si mañana puede empezar ya a salir e irá. Así que con esto y poco más, Lewis deja pasar la populosa mañana hasta que pasados unos minutos de la una, recoge sus cosas y se vuelve a su casa.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
No hay comentarios todavía. Se el primero en escribir uno.