Ludiguer-Un mayo en la vida-Capítulo 16

Ludiguer - Un mayo en la vida - Capítulo 16

 

Jueves, 23 de mayo, a la hora acostumbrada, Lewis entra en el invernadero en el que se ha convertido la oficina, así que busca una silla cercana al único ventilador existente en el recinto con la intención de que aquello palie sus males térmicos y espera a ver que cosas ocurren hoy que le hagan la mañana más llevadera. Para entonces ya prácticamente sabe quien es cada uno de los que allí trabajan y como son, lo cual hace más entretenida la jornada, así que ahora se dedica a prestar más atención a aquellos que sabe que le van a dar motivos de entretenimiento, lo cual no tarda en llegar, pues Ann en un momento de arrebato, comienza a auto animarse y alentarse ya que parece que por fin ha hecho algo bien, o al menos eso parece pensar ella, así que ¿qué mejor que recompensarse con un merecido cigarrito y un par de piezas de fruta seguidas por una llamada a casa para compartir tal gesta?, por supuesto, Lewis ya no anotó nada pues nada había que descubrir aquí, con lo que simplemente apoyó su sudorosa espalda en el respaldo de su silla hasta que transcurridas un par de horas, más o menos, Irma lanza al aire la pregunta, “¿Y cómo le digo a este hombre en inglés que él tiene razón y que esto que le mando es pagadero en destino y no origen?”, a lo que Eleanor se adelanta a todos y no tarda ni un segundo en contestar tan alto como le es posible, “you have the reason. It is collect and not prepade”, y por supuesto ni Albert ni John tardaron ni un segundo tampoco en lucir su mejor sonrisa burlona mientras con la mano hacían un gesto negativo a Irma indicándole que ni se le ocurriera escribir aquello, y Jane que estaba en ese momento interpretando una canción por las inmediaciones de la mesa de Irma le dio la respuesta correcta, también entre burlas. La lástima es que a Albert no le duró mucho la risa, pues en ese momento un sudoroso Joe, que seguía sin salir de la oficina para buscar nuevos clientes ni hacía entrevistas para cubrir los puestos vacantes, y que acababa de terminar con una de sus dilatadas conversaciones telefónicas, salió de su despacho como una exhalación hacia su mesa mientras le decía que prepara los documentos que llevaba en su mano para Saint Mary Ltd., a lo que Albert le pregunta que para qué puesto, para cuánta gente, para cuándo y Joe le dice que aún no lo sabe, pero que él piensa que pueden ser cinco camareros y que lo prepare todo para mañana a primera hora que es cuando el cliente confirmará lo que necesita realmente y así cuando llame todo estará ya hecho. Albert se queja de que cómo va a hacer nada sin tener datos concretos, pues qué pasaría si luego en vez de camareros quiere gente para limpieza y en lugar de cinco sólo quiere uno y además no es para mañana, ¿qué sentido tiene correr si no se tienen los datos mínimos para trabajar, pero Joe insiste en que es mejor hacerlo así, ya que hay que anticiparse a los clientes, dejó los documentos sobre la mesa de Albert mientras éste se quedaba con cara de desaprobación y con la faena. Por supuesto, estos eventos no pasaron desapercibidos en absoluto para Lewis, por lo que rápidamente sacó sus anotaciones y empezó a escribir: Eleanor. -No diferencia entre lo que sabe y lo que cree saber lo que le hace ser atolondrada y precipitada pues no repara en las consecuencias de sus actos erróneos-, y terminado de escribir esto, se fue al folio en el que tenía las anotaciones de Joseph donde definitivamente tachó los comentarios positivos del primer día, pues fueron una mera quimera, y allí escribió, -imposible que cumpla los objetivos que él mismo se marca ya que la propia presión que se auto impone le da muy poco margen de éxito, presión que traslada a su equipo a los cuales amordaza con pesadas e inútiles tareas que tan solo requieren unos minutos de dedicación si se hacen en el momento y manera adecuados-, y tras escribirlo lo volvió a leer y no pudo evitar pensar que la verdad es que estaba escribiendo todo esto, pero por otro lado era una lástima que eso ocurriera así, pues realmente el fondo de Joe como persona no es malo, sino todo lo contrario, pero precisamente algunas de sus virtudes como persona son las que lo maniatan como profesional. En lo poco que lo conocía, Lewis veía a Joe como una persona voluntariosa, y entregada a los demás, lo que hacía que muchos clientes y proveedores aprovecharan esta cualidad para beneficiarse a su costa. También es muy trabajador, lo que le hace que trate de ocupar más terrenos de los que en realidad debe ocupar y a ser incapaz de dejar que las cosas maduren por sí mismas, siempre hay que hacer algo aunque se tenga que deshacer al minuto siguiente, además, si puede te hace un favor, pero eso es peligroso pues no todo el mundo se merece que se los hagan, y el miedo a hacer daño es lo que le impide muchas veces tomar decisiones en el momento adecuado guardándolas para que afloren en el momento más desacertado, casi podría decirse que detrás de cada error hay una virtud suya, pero no es menos cierto, que sus errores por acción o por omisión afectan al conjunto del grupo de manera negativa, y de eso ellos tampoco son culpables. y pensado esto, cerró su bolígrafo colocándolo en el bolsillo de su camisa, tan relajadamente como pudo para evitar que el calor de la sala le hiciera sudar más de lo que ya lo estaba haciendo, y allí sentado en su silla permaneció entre cigarros de Ann, carreras de Frank, desapariciones de James, canciones de Jane, interminables conversaciones de Joe y despistes de Eleanor, es decir, lo de siempre, hasta que ya harto de lo desagradable de la temperatura se levantó mientras otro de los tubos lo despedía con un guiño, y tomó el camino de su casa.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
No hay comentarios todavía. Se el primero en escribir uno.