Me encanta dañar a la competencia

Este es posiblemente el único aspecto de mi vida en el que me permito ser mala persona.

Como freelance, a veces tengo que competir por un cliente con empresas que tienen toda una infraestructura de la que yo carezco: director, comercial, secretaria, un vehículo de empresa quizá, un local ostentoso y caro...

Esas empresas sencillamente no saben de que va este nuevo juego que es Internet, y las odio.

Las odio porque en esas empresas se nos explota. Nosotros hacemos el trabajo, nosotros tenemos las ideas, nosotros hacemos el producto, y tenemos que repartir nuestro beneficio con un comercial pretencioso que promete lo que no podemos cumplir, un jefe ignorante que fija plazos de entrega imposibles, un local que no necesitamos y una secretaria que resulta ser la sobrina de alguien y que la empresa no necesita.

Oh, cómo me gusta robarles cleintes a esas empresas.

Es como poner orden en el universo. 

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
  • #1 por M. Córdoba el 30/04/2008
    Y que lo digas tio. Estoy contigo. También soy freelance aunque mi jefe es Soyuz a ratos, pero no tiene plazos de entrega y de su secretaria nunca me ha hablado.

    Aquí, en hispasonicos no hay empresa. Somos dos y nada más. Ni si quiera local.

    Quizás por ello, sea un buen proyecto, quizás una buena idea?

    El tiempo lo dirá.

    Un saludo!
  • #2 por Nachenko el 16/05/2008
    Uy.

    La semana pasada le costé 250 euros al mes a un competidor, y se los quité al estilo House: con la cruda verdad de cómo les estaban timando.

    Jijijiji...