MI PRESA

 Arrancando tu cabeza con placer, salpicando todo mi cuerpo de sangre; alimentando mi cuerpo decadente en el mundo del placer es parte de mi ser.

 

Siempre que amanece tengo que huir, sin dejar rastro para los humanos.

Como de los cuerpos que el creador me dio de alimento.

 

Seres inferiores que creen ser superiores, porque en dios creen cuando su creación fue sólo para saciar nuestra hambre.

 

Humanos son mi distracción, para lograr mi satisfacción en mis noches de alimento.

 

Ataco sin piedad a mis presas, tomandolos por sorpresa, viendo como sus ojos desorbitados ven con terror, como los depredo.

 

Si la sangre es divina, hay que disfrutarla y no desperdiciarla; porque yo si tengo sed de disfrutar mi existencia de vampiro cruel.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios