Napster y la distribución musical

musica descargas mp3

Clay Shirky

jazz singerNapster se ha unido al panteón en el que habitan Netscape, Hotmail e ICQ, mitad software mitad fenómenos sociales. Su crecimiento no parece ir a detenerse en los próximos meses. No hace falta decir que cualquier cosa con este tipo de éxito necesita su propio juicio en los tribunales para poder presumir de fenómeno de la red. La RIAA intenta amablemente conseguir de Napster unos cien mil dólares por cada canción con copyright intercambiada. La cantidad total sería de unos cuantos trillones de dólares, dado el uso de Napster calculado hoy en día. Desafortunadamente para la RIAA, la historia de la música demuestra que cuando se avecina un cambio tecnológico, los defensores del viejo orden están impotentes para detenerlo.

En los años veinte, la Federación Americana de Músicos lanzó una protesta cuando se estrenó The Jazz Singer, la primera película sonora. Pronto las orquestas que adornaban las exhibiciones de películas mudas se quedaron sin trabajo. La protesta fue vigorosa pero inefectiva. Una vez que las películas sonoras permitieron una forma de distribuir música junto con el cine sin necesidad de contratar artistas en vivo, dejo de haber nada que nadie pudiera hacer para volver el viejo modelo. El camino quedó allanado a nuevas organizaciones para gestionar la música grabada. La RIAA fue una de ellas. Ahora, la RIAA se enfrenta a una nueva innovación en la distribución musical; pero no debería perder tiempo argumentando que los usuarios de Napster quiebran la ley. Como se ha visto con la distribución de material impreso y la web, la eficiencia pasa por encima de la legalidad, y lo que la RIAA necesitaría es desarrollar nuevos modelos que funcionen con la distribución electrónica y no a pesar de ella.

A principios de los noventa, se lanzó un servicio llamado Clarinet, que distribuía un cable de noticias a través de la red. El servicio tenía truco; se suponía que los usuarios no podían redirigir los artículos que leían. La vana esperanza detrás de este sistema era que si conseguían que todos entendiesen que la red era exactamente lo mismo que el papel, entonces el modelo «paga por el contenido» de la prensa escrita no se vería desafiado por el mundo online. El fin del argumento —y de Clarinet— fueron negocios competidores como Yahoo! o News.com, cuyo modelo era «publica y que te den»; modelos que favorecían e invitaban a la copia. Otras compañías desarrollaron modelos similares a Clarinet, aún sabiendo cómo había acabado ésta, y tardaron años en darse cuenta del desastre. La idea de que la gente no debe copiar contenidos de unos a otros ha colapsado tan completamente que es difícil recordar el momento en el que aún se la tomaba en serio. Tras años de dramáticos avisos de que violar el modelo de copyright asociado a la imprenta provocaría que los escritores tuvieran que pedir limosna en las calles, y de sugerir que la red sólo sería una amalgama de contenido escrito por amateurs; la sola idea da risa. La calidad del material disponible online crece año tras año.

La lección para la RIAA es que los viejos modelos de distribución pueden demostrarse claramente fallidos incluso antes de que a nadie se le ocurra cómo deben ser los nuevos modelos. Como con el texto digital, pero ahora con la música. A la gente le ha gustado realmente poder hacer ilimitadas copias perfectas de la música de la que disfrutan. Napster les permite hacerlo de la misma forma en la que la web lo permitió con el texto. Hoy en día nadie sabe cómo van a ganar dinero los músicos en el futuro. Pero la ausencia de alternativas inmediatas no cambia el hecho de que Napster es la muerte del sistema actual de distribución musical. La industria no necesita saber cómo van a ser recompensados los músicos cuando el nuevo modelo se imponga; sólo contar con que, seguro, van a poder ser recompensados de alguna forma. La sociedad no puede existir sin artistas. Lo que sí puede es existir sin departamentos A&R.

El caso RIAA-Napster se parece mucho al viejo pleito sobre el límite de velocidad en las carreteras nacionales, durante los setenta y los ochenta. La gente a favor de mantener el límite en 55 millas por hora lo tenía todo de su parte; hechos, cifras, suposiciones de sentido común sobre la seguridad, eficiencia en el uso de carburante, e incluso la ley federal a su favor. Lo único que no tenían de su parte eran las ganas de la gente de seguirles el juego. Como con el límite de velocidad, Napster nos muestra un claro caso en el que millones de personas que conocen la ley, y entienden la ley, la violan gustosamente a diario. Las malas noticias para la RIAA no son que la ley no esté de su parte. Son que cuando en una democracia el deseo de la gente y las leyes están tan en conflicto durante tanto tiempo, lo que al final cambia son las leyes.

De ahí que los límites de velocidad subieran.

Cartel de Internet Movie Poster Awards Gallery.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
  • #1 por undercore el 28/08/2008
    grandioso, me ha gustado el articulo
  • #2 por NS-10M el 28/08/2008
    "La industria no necesita saber cómo van a ser recompensados los músicos cuando el nuevo modelo se imponga; sólo contar con que, seguro, van a poder ser recompensados de alguna forma"

    Efectivamente, pero el músico sí necesita saberlo, ¿lo sabemos?
  • #3 por S3RG10 el 28/08/2008
    Una vez mas gracias "ivalladt"

    No posteo ni me extiendo por falta de tiempo.

    En breve, si puedo, te envío un link de algo que quizá te interesa.

    Saludos.
  • #4 por Ismael Valladolid Torres el 28/08/2008
    "En breve, si puedo, te envío un link de algo que quizá te interesa."

    Eh, cualquier enlace es super bienvenido. Usad mi dirección de email, que está en el panel de la izquierda.
  • #5 por Mauricio Duarte el 28/08/2008
    Excelente, muy bueno, ya me suscribo una vez mas a tus posts ;)
    un saludo

    "Son que cuando en una democracia el deseo de la gente y las leyes están tan en conflicto durante tanto tiempo, lo que al final cambia son las leyes."

  • #6 por Ismael Valladolid Torres el 28/08/2008
    "La sociedad no puede existir sin artistas. Lo que sí puede es existir sin departamentos A&R."
  • #7 por Andi Star el 29/08/2008
    De todas formas, los artistas tienen que saber convertir su musica en una empresa (el manager de los beatles tambien formaba parte del grupo), por que hay mucha genete viviendo del talento de los artistas y asi estan las cosas, parece que NADIE se da cuenta que la guerra es entre los que venden cedes y los que compraban cedes, el musico esta ahí en tol medio sin abrir la boca y viendo como se pelean.

    Yo cuando era pequeño comprava cedes por que era un formato con mucha calidad, podia gravar los cedes en cintas, pero me gustava el libreto y el formato era mas practico. A dia de hoy es mas práctico un JPG, un HTML o un myspace para ver imagenes del artista, y el formato cede se ha quedado obsoleto como las cintas. Ahora es mas lioso comprar un cede que bajarlo de la red, el cede hay que pasarlo al reproductor (ipod, mp3 player, etc) ahy que ir a comprarlo, y esperate que lo encuentres por que en los pocos sitios que se venden cedes, las distribuidoras compran los stands para colocar sus productos.

    El producto es de los artistas, SOMOS NOSOTROS SOMOS LO QUE TENEMOS QUE DECIR LA FORMA DE VENDERLO, el resto o colabora o aprobecharse si es un abuso, y la justicia (y no hablo de leyes) inclinara la balanza.