Napster y la muerte del álbum

musica descargas mp3

Pocos como Clay Shirky merecen el calificativo de visionario. Me permito traducir una serie de artículos escritos por Shirky en 2000 durante la polémica sobre el cierre judicial de Napster. En lo que se refiere a la relación entre música y nuevas tecnologías e Internet, la vigencia de los artículos es tal que parecen escritos el mes pasado.

Clay Shirky

Napster, el popularísimo software que permite a sus usuarios intercambiar música en Internet, podría ser cerrado este mes por si la RIAA vence en su pleito ante la corte federal de California. Las grandes compañías de discos que componen la asociación —junto con unos cuantos artistas cabreados que testificaron ante el comité esta semana— mantienen que Napster no es otra cosa que una herramienta para la piratería digital.

napster

Sin embargo, Napster y la tecnología MP3 en la que se basa ya han cambiado el negocio musical, no importa cuál sea el veredicto. A pesar de todo el revuelo sobre legalidad y copyright, la libertad que Napster ha permitido expandir por el mundo musical no ha sido la libertad del precio sino la libertad de elección.

Napster, reuniendo a los amantes de la música y permitiéndoles compartir sus colecciones, les permite también escoger entre un rango sin límites de música posible, de canción en canción. Éste es un cambio enorme en la forma en la que actualmente la industria musical hace negocio e, incluso si Napster desaparece, no será fácil convencer a los clientes para que vuelvan a comprar la música en la forma en la que la industria lleva tanto tiempo empaquetándola.

La mayor parte de los álbumes editados sólo tienen dos o tres canciones que realmente gustan a sus oyentes, pero el formato fuerza a la gente a elegir entre pagar por una docena más de temas mediocres para conseguir los buenos, o no conseguir ninguna de las canciones. Esta aproximación todo-o-nada ha resultado en colecciones musicales que tienen relativamente poco que ver con el auténtico gusto musical del escucha. Incluso los singles en CD se han convertido en mini-álbumes casi tan caros como los completos, y aunque hay experimentos del tipo «mezcla tu propio CD», han surgido porque las discográficas no permiten el acceso a su catálogo de canción en canción.

Napster ha demostrado que no hay barreras tecnológicas que superar para ganar acceso al catálogo musical completo mundial. Sólo al catálogo comercial.

Los usuarios de Napster no están simplemente aislando los hits de los discos más conocidos. Los escuchas ahora presumen de sus intereses contradictorios, actualizando sus listas con un poco de Bach, un poco de Beck, e incluso un poco de Buckweath Zydeco, según el humor con el que se levantan ese día. Como Napster no sabe nada de géneros, una búsqueda en Napster devuelve una plétora de versiones alternativas. El I'm So Lonesome I could Die de Hank Williams sale interpretado por Dean Martin o por Cowboy Junkies. De Louie Louie te salen hasta dos docenas de versiones.

Napster es una herramienta para la aventura musical, produciendo mucha más diversidad por accidente que cualquier búsqueda en la sección world music de cualquier tienda de discos. Una búsqueda de la palabra «agua» devuelve el Bridge Over Troubled Water de Simon y Garfunkel, el Smoke on the Water de Deep Purple, el Cool Water de Sons of the Pioneers y el Water No Get Enemy de Fela Kuti. Cuando el escucha experimenta esta libertad, ya no quiere volver a la vieja forma de comprar álbumes.

La cuestión sigue siendo cómo pagar a los artistas cuyas canciones son descargadas. Son muchas las fuentes de beneficios de las que se hablan —anuncios, sponsors, suscripciones, pago por tema—. Pero recrear el CD en la Internet no va a funcionar.

A pesar de la prohibición, los usuarios de Napster ya han demostrado que quieren romper las barreras del todo-o-nada impuesto por la industria. Y ya no van a cambiar si se cierra Napster. La industria musical tendrá que encontrar una nueva forma de controlar a sus clientes en la nueva libertad que han encontrado.

Más en Clay Shirky's Internet Writings. Captura de Tech Digest.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
  • #1 por undercore el 26/08/2008
    pues si que parece actual
  • #2 por nokulture el 26/08/2008
    Cirto... parece reciente

    Recuerdo la epoca de napster con mucho cariño, por toda la libertad que brindaba y la cantidad de gente y artistas que conocí.

    Una sugerencia para el articulo... no quiero quedar "pedante" pero creo que quedaría mejor donde pone "escucha" que pusiese oyente. En español se hace raro leer eso de: "Cuando el escucha experimenta esta libertad" por poner un ejemplo.

    Saludos!
  • #3 por undercore el 26/08/2008
    parece latino americano eso de escucha


    yo napster me lo perdi, pero si recuerdo audiogalaxy
  • #4 por Rofl rofl el 26/08/2008
    Marcó un inicio, en aquella época almenos escuchaba las canciones que me bajaba, claro, solían tardar una media de una hora o dos, salvo encontrar a alguien con T1 jejeje

    El espíritu de napster aún sigue vivo, ya que un ex desarrolador lo continuó con lo que todos los amantes de la música "no comercial" (hecho que siga vivo) lo conocemos desde hace años como Soulseek.

    Y encima tienen un netlabel! :)
  • #5 por S3RG10 el 26/08/2008
    Grandísimo el SoulSeek.
    Completamente de acuerdo. Es como el eMule de la música y además con buen gusto.
    Incluso para conocer gente.

    Pero solo un detalle:
    Creo que hay verdaderos "albumes", es decir, esos discos que, a pesar de tener 12 canciones, son una obra solo comprensible degustada de principio a fin. Desde la música hasta el "Artwork".
    Y aquí no entiendo lo de sacarte una o dos canciones a no ser que, claro está, quieras saber a que suena esa banda o quieras tener un trozo.

    Gracias Clay Shirky.
  • #6 por Angeluisalcedo el 26/08/2008
    Muy cierto lo que dice dientedesierra, hay albumes que hay que escuchar completos, y creo que es lo que marca la diferencia entre un mal y un buen disco, el que te gusten dos, tres o cuatro temas, o el que quieras escucharlo de principio a fin.

    Aun asi, la discograficas tienen que cambiar el chip de una vez.
  • #7 por Ismael Valladolid Torres el 26/08/2008
    Me gusta "escucha", siempre lo escribo así, y si es un vocablo latinoamericano, olé las narices del cono sur.
  • #8 por undercore el 26/08/2008
    en el lugar donde trabajo se usa el vocablo "radioescuchas"...si, no suena mal.
  • #9 por Gadd23 el 26/08/2008
    No cabe duda que Napster cambió la "forma". Como dijeron anteriormente, parece escrito hoy.
    Al que le saque alguna canción al Lado Oscuro de la Luna habría que denunciarlo :-)
    En Argentina en las radios, los locutores utilizan el vocablo "oyente", rara vez se utiliza "escucha". Aunque no me desagrada como suena.

    Saludos
  • #10 por k4c el 26/08/2008
    Al menos alguien ya en esos años se atrevía a denunciar las pretenciones de control global de las transnacionales (no sólo de la música)...
  • #11 por BroderYon el 26/08/2008
    Cierto. Muy actual, lo cual me parece más triste aún. Que después de ocho años todo siga prácticamente igual dice mucho de las ganas de cambio y reciclaje de la Industria.

    Un saludo.
  • #12 por abuk el 26/08/2008
    si produce cierta nostalgia recordar el napster, sobre todo lo que menciona "Rofl rofl" que para bajar una cancion se tardaba una cantidad (no por culpa de napster obviamente).

    OT:en Colombia se dice oyentes en FM y radioescuchas en AM ;)
  • #13 por Ismael Valladolid Torres el 26/08/2008
    "en Colombia se dice oyentes en FM y radioescuchas en AM"

    ¡Qué maestros! ¡Así tienen su Juanes y su Shakira y nosotros no pasamos de Leire! :)))
  • #14 por Mauricio Duarte el 26/08/2008
    Coincido con todos los demás al recordar a Napster, que buena época por cierto, igualmente esto sigue vigente hasta hoy en día gracias a otros medios que ya mencionaron mas arriba por ejemplo.

    Fuera de todo esto, en si, la única pega que le pongo a este "sistema", sigue siendo la calidad de los temas que muchas veces dejan muchísimo que desear, a nivel de sonido...

    saludos
  • #15 por Siembra_R el 27/08/2008
    En Perú no decimos escucha, decimos oyente... y somos latino americanos... en fin.
    Yo tampoco recuerdo Napster pero sí Audiogalaxy... no hay nada que no encontrará allí.
  • #16 por kacohernan el 27/08/2008
    En México decimos "escucha".

    "Escucha" está bien.
  • #17 por Ismael Valladolid Torres el 27/08/2008
    ¿Y nadie usaba WinMX? Yo Napster lo pillé ya cerrado, pero WinMX funcionaba de fábula.
  • #18 por undercore el 27/08/2008
    joer el winmx, que tiempos, tambien el kazaa (hasta que se lleno de virus)
  • #19 por BroderYon el 27/08/2008
    Posiblemente muchos de nosostros los empleamos todos según íbamos oyendo hablar, ¿no? Yo empecé con Napster, ya en el "fin" de su época (la primera canción que me bajé de internet fue Wouldn't it be good, de Nik Kershaw), y me pasé a Audiogalaxy y WinMX, con los que estuve bastante tiempo; más tarde Soulseek, con el que sigo; Kazaa (que duró poco en mi PC); Limewire (lo mismo); Emule...

    Off: el solo de Wouldn't it be good me sigue pareciendo de lo mejor que se ha escrito nunca en cuanto a lo que debe ser un solo :)

    Saludos muchos.