El Orchestron

orchestron

El Orchestron fue originalmente desarrollado por Opsonar, en la época en la que su Optigan ya estaba en el lecho de muerte. La idea era adaptar la tecnología del Optigan en un instrumento de calidad profesional que pudiera competir con el Mellotron. Después del desarrollo original de Opsonar, el Orchestron fue adoptado por Dave Van Koevering, antes en Moog. Su compañía Vako produjo una gran variedad de modelos durante un par de años a partir de 1976 hasta que se quedaron sin presupuesto.

disco orchestron

Técnicamente el Orchestron era un instrumento mucho más fiable que el Optigan si bien el sonido siempre fue algo mediocre, de ahí que nunca saliera adelante. Adios a los acompañamientos cremosos, el instrumento estaba diseñado para tocar metales, órganos, cuerdas, coros, flautas, etc. Los discos para el Optigan tenían 57 pistas, contra las 37 del Orchestron. Eso significaba que si usabas un disco del Optigan en el Orchestron, conseguías la mayor parte de los tonos en el teclado pero perdías 17 tonos. Pero si usabas un disco del Orchestron en el Optigan, además de los 20 tonos de órgano en los botones de acorde aparecían 17 tonos nuevos en la parte baja del teclado. La distribución de esos tonos era errática dado que su organización en los dos tipos de disco era distinta. Con los discos del Optigan, los efectos especiales se desplazaban al anillo exterior dado que requerían mayor fidelidad. En consecuencia la nota de órgano más baja se localizaba en el anillo interior, con las notas ascendiendo secuencialmente. En el Orchestron el principio era distingo, con las notas colocadas de manera que junto a cada tono aparezca la cuarta o la quinta. De esta forma, al menos, la mezcla resultaba armónicamente útil, en vez de usarse la segunda menor.

No se puede negar que el Orchestron molaba más que el Optigan, desde los modelos sencillos B, C y D hasta el definitivo monstruo Model X Phase Four, en la foto. Los modelos mayores incorporaban sintetizadores además de una experiencia musical mucho más completa. La disponibilidad de Orchestrons hoy en día es incluso menor que de Optigans y por supuesto puedes olvidarte de encontrarlos baratos, dado que siempre fueron considerados instrumentos profesionales, de ahí que el rango de precios sea el mismo que para los instrumentos analógicos de la época.

Visto en Optigan.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
  • #1 por Naliam el 26/01/2010
    Que espesura de trasto.
    Oye no he entendido nada lo de los discos.
    ¿He faltado a alguna clase?
    Intuyo que se trata de algún banco de sonidos en forma de disco que era un desmadre.
    Otro claro ejemplo de tecnología hecha con cariño, no como lo que nos venden ahora, que parece que nadie le ha puesto amor, y sólo hay un tipo diciendo usa eso es más barato, usa aquello que se romperá en un par de años seguro y así vendemos otro...
  • #2 por Silver el 26/01/2010
    Hecha con cariño si, pero un fracaso comercialmente y eso es lo que cuenta, eso tenia que ser un trasto horrendo de manejar y si ya encima el sonido era malo pues su futuro estaba escrito antes de nacer.
  • #3 por wallofpain el 26/01/2010
    Por lo visto hay fans que están creando nuevos discos para Orchestron. A mí, personalmente, es un bicho que me encanta :-)

    http://www.youtube.com/watch?v=DXJJ2Ek4bmQ
  • #4 por musicaparakhaos el 26/01/2010
    Pues yo un Orchestron no he tenido el placer de tocar, pero me hice con un organo/sinte Wurtlizer Orbit I de los 60 que a algunos por aquí les encantaría, también un mamotreto, jeje...

    http://matrixsynth.blogspot.com/2007/04/wurlitzer-organ-orbit-synthesizer-model.html

    ¡Y gratis, porque lo iban a tirar!... con ayuda de algún efecto y filtro externo se hacen unos colchones de sonido muy buenos... claro que espacio y portabilidad...



  • #5 por wallofpain el 26/01/2010
    Vaya envidia me has dao...
  • #6 por YauriS el 27/01/2010
    No suena mal, pero la verdad es que no tiene la calidez que tiene un mellotron, así que lo de competir lo hace desde lejos, aunque también es cierto que para la época, no habían muchas más opciones.