Las otras bandas sonoras.

 
 
Pensando en música de películas, son dos las melodías que se me vienen de inmediato a la cabeza. La primera es el tema principal de “VOLVER AL FUTURO” de Alan Silvestri. Tanto la película como la banda sonora son realmente notables.  La otra es sin duda la BSO de STAR WAR   (la primera trilogía… o la segunda, bueno la de los 80’ se entiende : ) <br>
Ambas películas marcaron mi infancia y por ende cada vez que escucho esos temas siento que algo se me inflara por dentro. Eso es provocar emoción a partir de la música, valla que si.
Lo cierto, es que tanto esas películas como sus  bandas sonoras responden al  modelo “Hollywood”.  Grandes estudios, grandes producciones, grandes emociones.  Es una especie de línea continua,  Hans Zimmer vendría en ella recogiendo la tradición de ese “estilo Hollywood” de BSO. Que por lo demás es una tradición que se remonta  a la misma aparición del cine sonoro, y donde uno de sus mejores momentos, por que no decir, para mi gusto, el climax, se alcanzó entre las décadas del  50’ y el 60’: Los diez mandamientos, Ben Hur, lo que el viento se llevo (que grande la música de esta última) junto a un largo etc.
Sin embargo, junto con esa línea de películas y de BSO corría otra paralela, junto a las grandes producciones de Hollywood siempre han existido otras tradiciones fílmicas. Donde el menor presupuesto,  las distintas temáticas a tratar, el distinto publico objetivo, en fin. Una multitud de  factores, generó una escuela (o mejor dicho escuelas) distintas de BSO.  Las películas de horror  de los años 40’ 50’ y 60’, el cine de explotación en los 70’,  en fin. Toda la tradición alternativa del cine norteamericano va acompañada  de su correspondiente BSO.
El asunto varía más cuando nos trasladamos a Europa, la tradición de cine italiano por ejemplo y de soundtracks de joya como el de la “dolce vita”, que si bien tienen una fuerte influencia de la música Norteamérica de las Big Band, cuentan con sabor propio  y mucho carisma.  http://www.youtube.com/watch?v=wJkJ5td0Jgo
Lo cierto, es que el espectro de las bandas sonoras es tan amplio como el espectro del cine, y gracias a Dios que existe esa tremenda variedad para poder deleitarnos a destajo.  Si bien la música de las grandes producciones americanas que marcaron mi infancia, seguirán llenándome de sensaciones, pues su poder es ese. Con el tiempo he ido descubriendo y disfrutando nuevos sonidos, en la medida en que también uno se adentra en otros tipos de film. Bien, ahora una pequeña selección de “Otras Bandas Sonoras” y por ende, de películas.
<br>
Película: SUSPIRIA BSO: Goblin
Suspiria es una cinta de horror italiana, la música esta compuesta por la banda progresiva Goblin.  Una palabra para ambas: MACABRO (bueno dos: Macabro  y GENIAL!)
<br>
Película: ZOO
BSO: Michael Nyman
Una cinta que vi por primera vez durante una clase, y a la cual no pude seguirle el hilo la primera vez, pero la música,  la música se quedó de inmediato conmigo.
<br>
Pelicula: DEAD MAN
BSO: Neil Young
Que decir de esta película…  y que decir del  gran trabajo de Neil Young para esta BSO. Nunca imagine que un tipo y su guitarra bastarían para ambientar toda una cinta. ¿Para que toda una orquesta si con Neil Young desbordando emotividad por todos lados basta y sobra? Lejos una de mis BSO preferidas.
¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
  • avatar
    #1 por ---127066--- el 11/09/2010
    A mí me gustan las bandas sonoras de canciones normales, quiero decir pop o rock o sucedáneo, instrumentales o no, mucho mejor si son hechas para la ocasión, aunque tampoco es necesario.
    Tengo unas ganas terribles de hacer una y creo que será lo próximo en que me meta. Ahora sólo necesito encontrar un disco instrumental que esté hecho y blablabla...
  • #2 por carlosi104 el 07/10/2010
    Interesante reflexión. Es evidente que el arte se puede hacer con mucho o con poco presupuesto. Al final, el mensaje a transmitir es clave.

    Me planteo dos preguntas:

    ¿Podría hacerse Titanic con cuatro duros y la misma calidad?

    Yo creo que sí. Un Titanic con guión de Arthur Miller, tres actores como Mickey Rooney, Spencer Tracy y Olivia de Havilland, y una buena producción, hubiera podido contar la misma historia sin tratar de impresionar recreando el tamaño del barco o la escena de su hundimiento.

    ¿Lo que el viento se llevó, o Horizontes de Grandeza, sobrevivirían a una banda sonora modesta?

    Yo creo que sí. Las grandes películas lo son porque tocan los sentimientos, y las grandes bandas sonoras lo son exactamente por lo mismo. Las bandas sonoras épicas refuerzan la idea de que hay mucha gente haciendo algo muy importante, pero el sentimiento de orgullo o de admiración que se quiere conseguir puede transmitirse con un sólo instrumento bien tocado.

    Existen muchísimas bandas sonoras épicas que nadie recuerda, y otras, como las de Mi tío, o El Tercer Hombre, que son auténticos paradigmas de lo que es una gran banda sonora.
  • #3 por carlosi104 el 07/10/2010
    Por cierto, conocía el tema de Mychael Nyman, pero no me gustaba demasiado porque estaba tocada con mucha menos pasión (recopilatorios... ya se sabe), gracias a tí acabo de redescubrirla.