El proceso creativo: Un camino dentro de nosotros mismos

Tal y como yo lo veo existen, por lo general, dos procesos que son los principales en la creación de una obra (de música o de cualquier tipo). El primero es la creación de la idea principal. Este proceso podemos forzarlo con mayor o menor suerte, pero también puede surgir en cualquier momento de manera imprevista. Mencionaba a la suerte porque el azar y el entorno son variables que participan en esta fase, la cual es capturada por nuestra predisposición y receptividad (a veces pienso que hay menos de suerte de lo que parece).

El segundo proceso es la realización y desarrollo de dicha idea, en este proceso influirán, a parte de nuestra imaginación, nuestras capacidades técnicas y toda formación que hayamos acumulado, digerido y asimilado, así como nuestra experiencia.

Sobre esto que expongo, de manera teórica, fui espectador exclusivo hace unas semanas debido a un pequeño accidente, al golpear mi ordenador portátil (no intencionadamente...) y acabar con el cabezal del disco duro y todo lo que en él contenía. Aquello indirectamente dió lugar a una experiencia, para mí muy curiosa, que va a servirme de ejemplo para ilustrar esto.

No era mi ordenador principal y de las cosas más importantes había realizado algunos backaps. Pero en él se encontraba el esbozo de un nuevo tema que llevaba aparcado unos meses, se trataba de un proyecto personal y estaba esperando encontrar un hueco para finalizarlo. Era un tema largo y complejo y aunque recordaba la idea generatriz, mi memoria, de la que no puedo presumir, era incapaz de recapitular todo el desarrollo y arreglos que ya llevaba escritos. Al menos eso creía yo.

Como la idea, lo único que recordaba (apenas dos compases), me parecía lo suficientemente buena (era lo que inspiraba el resto de la obra) decidí volver a empezar, intrigado por el rumbo que tomaría esta vez mi desarrollo. Bien, pues al terminar, no sólo el número de paginas era el mismo si no que el contenido también lo era. No podía comprobarlo, ya que la versión anterior se había perdido, pero lo sabía. Lo iba sabiendo conforme rellenaba cada línea en cada pentagrama, era una sensación curiosísima, ya que contemplaba, como realizador y espectador al mismo tiempo, la manera en que se repetía dentro de mí todo el proceso creativo. Un camino me llevaba a otro, las decisiones iban surgiendo induciéndose unas a otras. Cada elemento me hacía recordar porque colocaba el siguiente y no otro, como adoptaba una idea y rechazaba otra.

En cierta manera era como observarme componiendo a vista de pájaro. El "déjà vu" que se producía al pisar cada una de las huellas que había borrado mi memoria era, en parte, la responsable.

Esto me hizo ser más consciente de algunas cosas. La más importante era, que la idea principal del tema, aquella que recordaba, había sido originada por variables que yo no podía controlar ni volver a reproducir. Si hubiera olvidado esa idea inicial nunca hubiera podido recuperar el tema.

Lo siguiente fue observar desde muy cerca (más cerca creo que era imposible...) como las variables que se pueden dar al desarrollar esa idea generatriz son mucho menos aleatorias y se cuecen completamente dentro de uno mismo, por lo que es muy fácil que repitan siempre un camino similar a partir de ese principal impulso. A menos que algo dentro de nosotros cambie con el tiempo, ya que las personas cambiamos, avanzamos (retrocedemos), aprendemos, nos cansamos de usar los mismas elementos, nos divorciamos de algunas convicciones, etc..

Los grandes artistas son grandes generadores de ideas. Personas receptivas capaces de filtrar, combinar y transformar aquello que sucede en su entorno y dentro de ellos. Al mismo tiempo son gente con una técnica capaz de darle forma a todo ello y desarrollarlo, haciendo uso de herramientas que con el tiempo han adaptado a su estilo y personalidad.

(También, y no menos importante, son individuos que disponen de tiempo para poder dedicárselo a esto, algo a lo que no todo el mundo por desgracia tiene acceso)

Me gustaría acabar diciendo que, en ocasiones, se invierte este proceso y de ideas simples surgen desarrollos que son grandes ideas en sí mismas, es decir, caminos algo más “inesperados” que no forman parte de la rutina de realización del compositor (algo bastante presente en la historia de la música clásica) y que hacen que se encienda esa bombilla sobre nuestras cabezas.

Cambiando la perspectiva es fácil confundir ambos conceptos y yo tampoco, ni mucho menos, voy a defender a capa y espada que esta sea la única manera de verlo. Son procesos que ocurren dentro de nosotros y cada uno puede contemplarlos son sus propios ojos e identificarlos a su manera.

En clase de música nos enseñan a desarrollar pero no a tener ideas (al menos directamente) ¿Tener ideas es algo que se pueda enseñar?. Para tener ideas es necesario otro tipo de cosas, muchas no necesariamente relacionadas con la música... Precisamente estoy pensando que quizá esta sea una buena idea ;) para otro artículo en los blogs de Lenguaje Musical y Musicalisis

 

Juan Ramos

www.musicalisis.com

www.juanramos.es

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
  • 1
  • 2
  • avatar
    #1 por --107997-- el 24/04/2011
    Curioso .
  • #2 por Monster el 24/04/2011
    Tío, me encanta este post.
    Me gustaría dar mi punto de vista en algunas cosas, como aporte personal, no como portador de ningún tipo de razón.

    En cuanto al proceso creativo, no hay que olvidar el automático. La literatura está llena de casos así. El olfato, el instinto, tener una imaginación adelantada que te permite ir hilando en función del ovillo que has ido acumulando atrás sin haber tenido una idea definida. Pero bueno, eso es otro cantar.

    Y tienes toda la razón, según mi opinión, claro, en lo de la suerte. Tienes que tener suerte para que lo que va a mejorar la obra esté a tu alcance en el momento propicio... no sé, un buen sonido, por ejemplo, o el ritmo adecuado... pero también tienes que saber escogerlo de ese abanico de posibilidades. Así que es suerte, pero no lo es, porque en el caso de que otro se encontrara en tu misma situación, el resultado no tendría que ser el mismo ni mucho menos. Influyes tú y tus gustos decisivamente. Y ahí ya no existe la suerte.

    Por el resto del post, me decido porque tienes un gusto muy definido y personal, eso de entrada, jejeje. Entre dos caminos, vas eligiendo el mismo porque es el lógico dentro de tu forma de crear. Ya imagino que esto que digo es mucho simplificar, porque supongo que habrá miles de caminos y no solamente dos, pero soy un analfabeto musical y no logro ni acertarme a imaginar la situación ante un pentagrama, pero como opinar es gratis, pues lo digo y me quedo tan pancho. Y si estoy equivocado en parte o en todo, pues mejor, así aprendo algo. Qué curioso lo de que de la idea original partió todo y ese camino era irreproducible porque como no había elecciones que tomar, de haberla olvidado no hubieras podido dar ningún paso más. Y ya una vez ahí, todo el proceso se repitió, qué flipe. Nunca lo hubiera pensado, pero ahora me parece de lo más lógico. Qué guay, me encantaría haber sentido eso que cuentas, seguro que te lo pasaste de primera :P

    Y la reflexión sobre si se puede enseñar a tener ideas... qué interesante también... en cuanto lo he leído he pensado que sí... luego que en algunas ocasiones sí y en otras no... en fin, que creo que igual sería más fácil y efectivo unos métodos que te enseñaran a descubrir si eres capaz de tener ideas, aunque ni tú mismo lo creas. Tiene que haber mucha gente que no lo sepa, y tiene que haber mecanismos o ejercicios para hacerte ver si las tienes o no las tendrás nunca.

    Por cierto, todo está perfectamente escrito, da gusto leerte, macho.
    Y no será esto lo último que lea tuyo, ni hablar del peluquín.

    Saludos
    Monster
  • #3 por Monster el 24/04/2011
    Joer, se ha atrancado la página cuando lo he escrito y le había hecho un montón de correcciones. Pero ni loco me leo otra vez ese ladrillo que te he puesto para ver si ha salido bien o mal, jejeje
  • #4 por Driel Nox el 24/04/2011
    A mi me ha pasado lo mismo. Tenia un proyecto donde había tirado unos 8 de acordes al azar y empece a jugar con ellos, conectandolos, modificandolos, etc. durante 1 hora y logre como 3:30 de la canción de la cual me encantaba. Iba a ser mi mejor obra que había hecho hasta el momento. Ahora, la perla de la anécdota, es que cuando quise guardar, el programa "crashea" y no me permitió de ninguna manera guardarlo.

    Estaba frustradisimo y sumamente enojado.

    Tenia una idea vaga de como eran esos acordes así que intente, de nuevo, armar esos acordes pero no eran exactamente los mismo y no sentía lo mismo que cuando lo había creado por primera vez... Creo que la frustración afecto mi creatividad y ademas, ya había perdido los ánimos.

    Moraleja: guarden los proyectos, rápidamente, cuando tengan una idea muy buena.
  • #5 por Naliam el 24/04/2011
    yo tenía una buena idea.
    a la mañana siguiente, ya no lo era tanto...
    1 año despúes reapareció, me pilló con más nivel y tablas,
    la desarrollé,
    ahora es una buena idea.
  • #6 por DanielDC el 24/04/2011
    Si no puedes comparar las dos versiones entonces no estás seguro de que fueran iguales. La memoria llena con recuerdos falsos los que ya no tienen y, en este caso específico, te da la sensación de que son iguales cuando realmente no lo son.
    Se llaman paramnesia. Es normal, parte de nuestra vida.
  • #7 por aldostonker el 24/04/2011
    Excelente post!! gracias por compartir este tipo de cosas... En vez de encontrarle un termino, causa científica o un nombre a lo que te sucedió. Creo que es mas importante el fin de lo quieres decir que darle un vuelco tan simple como algo normal y cotidiano. Esos detalles en la vida son como encontrar a otra persona y descubrir algo especial en ella. Dar con las notas exactas que escuchaste en tu cabeza es algo importante, pero no lo primordial. Ya que lo que quieres decir no cambia, puedes componer mil cosas para reforzar tu idea. Por lo tanto el resultado final es el mismo o mejor que cuando lo intentaste por primera vez.
    Componer son capas, a veces empiezas con algo y lo borras hasta que encuentras lo que te gusta.
    Es la humilde opinión de un lector ...
  • #8 por dajrt el 24/04/2011
    gracias Juan: Muy bueno como siempre.
  • avatar
    #9 por --153613-- el 24/04/2011
    Como aca suele decirse: "de peluche", es decir, genial.
  • #10 por beyondmusic el 24/04/2011
    Juan, gran post por ahi suelen decir " el talento no se improvisa " y en mi opinion personal creo que cada uno de nosotros esta hecho y destinado a triunfar en lo que mejor y mas disfrute hacer.

    un saludo
  • #11 por A.F. el 24/04/2011
    muy bueno, gracias!!
  • #12 por BAC el 24/04/2011
    Me encanta leerte.

    interesante, entretenido y productivo.


    Gracias
  • #13 por Soundscapes el 24/04/2011
    Siempre interesante leerte, Juan.

    Al final la música es sentimiento humano, en todas sus facetas, y el germen de la creación y la inspiración ha de partir de ahí, eso creo, al menos.

    Cuando esa chispa enciende ("que la inspiración te pille trabajando") es cuando se notan la carencias técnicas, hablo por mí. Pero creo que esa primera inspiración es lo que hace que valga la pena.

    Como dijo alguien:

    "Una buena canción es; una buena melodia, una buena letra, una buena interpretación, y algo más, que nadie sabe lo que es, pero que es lo único que importa".


    Saludos.
  • #14 por BroderYon el 24/04/2011
    Creo que es la mejor definición que he leído nunca de lo que es tener estilo propio.
  • #15 por Danbeg el 24/04/2011
    Muy interesante. La vision que has hecho del proceso cognitivo en "tercera persona" está muy bien. Según tu razonamiento, entiendo que al margen de la idea que podamos tener (sugestionada por todos los factores que has dicho), el proceso de transformación de esa idea es como un camino fijo para cada artista, con pocas variable. Muy interesante.
    Por otra parte, yo si creo que se puede enseñar a tener ideas, o por lo menos a ser más perceptivo con el entorno de cara a crear algo.
  • #16 por ZipZap el 24/04/2011
    El talento y la creatividad de cada uno es un potencial que de debemos ir desarroyando dia a dia, ya que es el don que nos identifica.Eso no se enseña,se desarroya...Buen post. Saludos.
  • #17 por Belmon-T el 24/04/2011
    Interesantísimo, es un tema que me planteado muchas veces, De verdad se puede buscar la idea, o lo realmente especial es lo que surge como inspiración divina? Xd.. Es un tema para recapitular y pensar, ya que mucha gente, incluido yo, pasamos horas intentando componer sin encontrar un resultado que nos guste, es un poco frustrante. Pero a veces pasa que una idea surge en la cabeza y como si te hablara o te dijera lo que tienes que ir haciendo, ésta da lugar a otras y al final como resultado tienes un tema del que te sientes orgulloso, no se si por la forma en la que ha sido creado o no. Pero en mi caso, resulta mas gratificante... Muchas gracias por el post, hace que nos planteemos muchas cosas importantes...
  • avatar
    #18 por --116896-- el 24/04/2011
    Es curioso cómo se relacionan entre sí todas las disciplinas que exigen grandes dosis de creatividad...el propio concepto de idea generatriz, y la lucha constante por ser consecuente con ese concepto durante todo el proceso creativo es el pilar básico de la proyectación arquitectónica.
    Muy buen post¡ y perfectamente trasladable a otras disciplinas artísticas.
    un saludo.
  • #19 por Pablo Isidro el 24/04/2011
    Muy bueno el post, es un mundo esto de la creatividad. Yo creo que la imaginación, es algo que se puede enseñar, pero cuando somos muy muy pequeños, a través de juegos, libros etc.

    Luego se transforma en creatividad y toda tu vida puedes ir usándola para todo, no solo la música.

    Por cierto: Dropbox premium :D (yo duermo tranquilo)

    He sufrido mucho con discos duros..
  • #20 por Iván el 24/04/2011
    Opino igual, muy interesante, muchos artistas pueden tener la misma idea, pero el desarrollo que le den la covertirá en una idea o una gran idea.
  • #21 por Igor Cerain el 25/04/2011
    Muy buen post, si señor. Es muy interesante este tema.
    Malditos ordenadores...jeje habra que volver al papel y lapiz.
    Las ideas vienen y se van. Yo creo que no es bueno forzar la situacion de sacar una buena idea, dedicarle mucho tiempo cuando la cosa no marcha. Muchas veces me estanco en una idea y no consigo pasar de compas y la experiencia me dice que aunque me tire 5 dias pensando qué puede venir despues, no merece la pena el esfuerzo. Es preferible tocar en cualquier instrumento hasta lo que has compuesto y escuchar en tu cabeza cómo quieres seguir esa melodia,ritmo etc. Si no te viene ninguna idea en unos minutos, ponerte a tocar otra cosa o escuchar musica para cambiar el chip y retomarlo mas adelante u otro dia. Muchas veces el tema sale solo, un dia inspirado, y personalmente creo que se nota en el resultado. Componer un tema de principio a fin, sin dejar periodos largos el tema a medio componer, hace que el resultado sea un tema mas fluido y mas acorde a la idea principal. Si componemos fragmentos cada 3 meses, es como si pintaramos media parez y dejaramos la otra mitad para el mes que viene.

    Yo pienso que no se puede enseñar a tener ideas literalmete, pero lo que si se puede enseñar son unas bases y recursos con los que se puede "jugar" para que puedan surgir esas ideas. La composicion basada en la improvisacion es algo interesante para un futuro post.
  • avatar
    #22 por --7181-- el 25/04/2011
    Creo que las mejores canciones, las que cuentan algo, las que tienen alma, surgen casi espontanemente.
    Tienes tan clara la idea que quieres contar y la necesidad de contarla, que te sientas y sale casi sola.
    No es que las mías sean buenas, pero las que más me gustan de las que he hecho, han surgido casi automáticamente, sin pensar demasiado.
    Creo que en las caciones con letra, se suele notar cuando surgen a partir de vivencias, y no surgen de sentarse delante de un folio a tener que escribir algo por obligación.
    Por eso a veces los grupos tienen un primer disco muy bueno, y la cagan en los siguientes. El primer disco suele tener canciones hechas de experiencias, escritas durante toda la vida. Para el segundo disco se suele tener un plazo para sacarlo, y se está en la obligación de componer para una fecha determinada.
    Creo que un ejemplo claro es el de Sabina. En los discos antiguos se ven vivencias, en el último se ve que se ha sentado a "obligarse" componer.
    Lo vi en una entrevista hablando del proceso creativo, y cuenta como en la barra del bar de un hotel escribía las canciones con otro poeta, soltando cada uno una frase sobre un tema concreto, y desarrollando una idea.
    No es lo mismo haber vivido antes las canciones, que escribirlas sin vivirlas.
    Vaya rollo que he soltado.
  • avatar
    #23 por --7181-- el 25/04/2011
    Para componer hay que vivir.
  • #24 por Protos el 25/04/2011
    Interesante articulo..
  • #25 por monosonic el 25/04/2011
    Muy buen articulo, y muy buena la frase arrimada por soundscapes:"Una buena canción es; una buena melodia, una buena letra, una buena interpretación, y algo más, que nadie sabe lo que es, pero que es lo único que importa".
    Supongo que es lo que todos estamos buscando y que tan dificil es de alcanzar.(no tanto como el poder vivir del arte..)
  • 1
  • 2