¿Quién tuvo la culpa?

Hace ya algún tiempo, allá por el 1977, un psicólogo americano reflexionó sobre cómo las personas atribuyen sus éxitos y sus fracasos. Y cuando se reflexiona, a veces, surge una teoría. Es la realidad quien dicta sentencia y decide verificar o no esas leyes del comportamiento. La teoría que os presentamos a continuación está lo suficientemente contrastada como para ser tenida en cuenta.

Os describiremos y ejemplificaremos cada una de las 4 formas de encontrar una explicación a los aciertos y a los errores. Y, finalmente, os propondremos una de ellas para acelerar el aprendizaje de las habilidades que forman parte de vuestro oficio.

El primer aspecto que valoraremos es quién cree la persona que tiene la culpa del error. Si cree que la culpa es suya, le llamaremos atribución interna. Si considera que la culpa es de alguien o de algo ajeno a su persona, entonces la explicación será externa.

El segundo criterio que vamos a utilizar para clasificar las atribuciones son las posibilidades de cambio. Si la persona cree que la razón por la que ha cometido un error no puede cambiar (va a seguir existiendo siempre) la atribución será estable. Si por el contrario el individuo cree que aquello puede cambiar, la explicación será inestable.

Si cruzamos estos dos ejemplos obtendremos cuatro formas de contestar a la pregunta quién tuvo la culpa. Vayamos por partes.

Externa-Estable

Yo no tuve la culpa, por tanto no tengo que cambiar nada. Es más, no tiene remedio.

Ejemplo: Nos cuesta mucho mejorar el directo porque en nuestro local de ensayo la acústica es pésima y los vecinos se quejan contínuamente. Siempre tenemos que ensayar con el bombo y en general toda la batería muy apagada para que no suene excesivamente.

Externa-Inestable

Yo no tuve la culpa y puede cambiar.

Ejemplo: El cantante se olvidó de la letra y fallamos todos porque entró al estribillo cuando no tocaba y no supimos reaccionar. Si nuestro cantante se preparara mejor los temas no hubiera pasado.

Interna-Estable

Yo tengo la culpa y no puede cambiar. Este tipo de atribuciones son las que más afectan a nuestra auto-estima.

Ejemplo: Siempre me ocurre igual, por mucho que ensaye siempre en los momentos de mayor dificultad fallo, definitivamente soy pésimo como músico no tengo solución.

Interna-Inestable

Yo tengo la culpa y tiene remedio. Por tanto, yo sí puedo hacer algo para evitar que vuelva a suceder. Este tipo de atribuciones nos ofrecen una magnífica oportunidad para aprender, para crecer y para seguir evolucionando.

Ejemplo: Salí al escenario y el comienzo de la actuación no salió como yo esperaba, no estaba lo suficientemente concentrado. Los nervios me jugaron una mala pasada. Ahora que lo pienso, yo siempre antes de subirme a un escenario intento respirar un par de veces y visualizo exactamente cómo quiero empezar. Esta vez no lo hice y no salió como esperaba.

PsicoEscénico

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
  • #1 por Futhark el 30/01/2008
    yo creo que al final todo se reduce a la respuesta Interna-Inestable, en mi caso por ejemplo por ahora me es imposible tocar bién en público, pero si tocara cada semana en algún local, seguro que con el tiempo iria mejorando.
    Si cada uno lo piensa con tranquilidad, se llega a la conclusión de que siempre se puede cambiar.
  • #2 por XiR_ el 30/01/2008
    El problema lo veo cuando estás en un grupo y tu quieres cambiar para mejorar pero parece que la ley del mínimo esfuerzo impera en el resto de los componentes. En ese caso está claro que puedes (y debes) cambiar...pero de grupo.
  • #3 por Moix el 30/01/2008
    Hombre la verdad es que viendolo friamente, cualquier problema se puede solucionar, solo es cuestión de tiempo.

    Precisamente el factor más importante en la resolución de problemas es la capacidad de frustración del individuo, el tiempo que es capaz de aguantar (con o sin sonrisa) hasta haber resuelto el problema.
  • #4 por NAcc el 30/01/2008
    ¿¿1977??

    En 1965 Rotter y Murly ya desarrollan en la «Teoría del Aprendizaje Social» y el concepto «Locus de Control». Pero tal y como afirma Bandura el comportamiento, los factores cognoscitivos y el ambiente interactúan en conjunto en una relación recíproca continua. Este concepto implica que se deben examinar todos los componentes si se desea entender totalmente el comportamiento humano, la personalidad y la ecología social.

    Él también tenía una teoría de la “autoeficacia”, que es la creencia de que uno puede llevar a cabo adecuadamente una situación particular. El sentido de la eficacia de uno mismo influye en sus opiniones, motivación y funcionamiento de muchas maneras. Hay varios criterios de autoeficacia:

    1) La experiencia vicaria: las observaciones del desempeño de otras personas.
    2) La persuasión: otras personas pueden convencerte de que puedes hacer algo, o que puedes convencerte.
    3) La supervisión de la activación emocional: que puedes convencerte para pensar sobre ello y afrontar una tarea: la ansiedad sugiere expectativas bajas de eficacia; el entusiasmo sugiere expectativas de éxito.
  • avatar
    #5 por --23023-- el 30/01/2008
    Mi actitud es la interna-estable, y creo que es la mejor actitud y no es nada negativa, porque cada cual tiene que reconocer sus limitaciones. Puedes perder mucho tiempo intentando algo que, como todo, se puede conseguir, pero va a llevarte tanto tiempo que no vas a poder sacar adelante el proyecto que tienes, porque te va a restar tiempo para todo lo demás que tienes que hacer.

    Si sabes hacer bien una cosa, centrate en esa cosa, y no en las demás.
  • #6 por guitarflow el 30/01/2008
    Hmmm, interesante asunto. Parece que puede haber una relación entre Interna Estable y nuestro catálogo de creeencias. Saludos a todos y felicidades a psicoescénico.
  • #7 por drummerbcn el 30/01/2008
    Como músico es muy importante la autocrítica y es bueno saber detectar con acierto el motivo de los fallos que uno pueda haber tenido. A veces son culpa de uno mismo y a veces no, pero lo importante en cualquier caso es en primer lugar poder seguir adelante como si nada hubiera pasado, sin bajar el ánimo. En segundo lugar es importante poner los medios para que eso que hemos detectado no vuelva a ocurrir.
  • #8 por enricmar el 04/02/2008
    si hablamos de culpa estamos hablando de miedo...por que no llamarle responsabilidad?
  • #9 por teclasgirl el 06/02/2008
    Como dices Futhark, estoy de acuerdo. Creo que es adoptas la mejor posición:


    "yo creo que al final todo se reduce a la respuesta Interna-Inestable,
    en mi caso por ejemplo por ahora me es imposible tocar bién en público,
    pero si tocara cada semana en algún local, seguro que con el tiempo iria
    mejorando."

    El tema está en la fuerza que tienes que tener para buscarte los locales y "obligarte" a tocar aún con el temor de que se repita esa mala experiencia...no sé. Yo ahora mismo estoy en ese paso.
  • #10 por Futhark el 06/02/2008
    teclasgirl, también estoy de acuerdo con lo de que es necesario obligarse a uno mismo tocar aunque salga mal, el problema es atreverse a volver a salir ya que si un dia te sale mal, el siguiente es posible que vayas aun más nervioso, hasta que un buen día (supongo) no lo haces tan mal y te empiezas a animar hasta que al final te sale bién.

    Pero para llegar a eso es necesario tener mucha voluntad, y además tener la posibilidad de tocar en público a menudo sin tener la presión de tocar a la perfección, tal vez en una jam o algo parecido.

    Saludos
  • #11 por Electrodo el 10/02/2008
    El principal problema es el no saber admitir que uno mismo es el que tiene la culpa y puede mejorar la situacion, es mas facil echarle la culpa a otra cosa antes de hecharsela uno mismo. Lo siento si no os ha gustado mi explicacion pero es lo que pienso y en este caso que no os guste no es culpa mia ¿o si?.