El racismo que vendrá

De aquí a 10 años habrá unas olas de racismo en España que van a sacudir Europa entera.

Mi novia es profesora de instituto y está harta de ver que los alumnos no quieren estudiar, pero tampoco quieren trabajar. Al parecer, no quieren nada de nada.

Ellos verán lo que hacen. España se está llenando de inmigrantes que sí quieren algo y están dispuestos a trabajar, estudiar y sacrificarse para conseguirlo. Si no estás dispuesto a trabajar más, o a trabajar por menos, sólo te queda trabajar mejor, estar mejor preparado, saber hacer cosas que otros no saben hacer.

Pero si no te da la gana estudiar, ¿cómo vas a coseguir saber lo que otros no saben?

¿Cómo lleva eso al racismo? Bien, la ola se producirá más o menos así.

1 - Los españoles no cualificados ven como los inmigrantes les desplazan de más y más puestos de trabajo, sea por su disposición a trabajar más o a aceptar condiciones laborables menos favorables.

2 - Los españoles no cualificados, desplazados de trabajos a los que creen tener derecho, obligados a la desagradable presión de competir, empezarán a culpar a "los otros" de su situación.

3 - Una parte de los trabajadores aceptarán que la presión competitiva ha aumentado y se adaptarán. Otros lo intentarán y fracasarán. Una última parte será incapaz de encajar psicológicamente que "el juego se ha vuelto más duro" y que han aparecido de reepente un montón de nuevos jugadores que vienen dispuestos a hacerse un hueco en la mesa.

Esos nuevos jugadores serán el blanco de la ira de los "viejos jugadores". Una masa crítica de inmigrantes buscando trabajo, otra masa crítica de desempleados, tiempo coexistiendo (que no conviviendo) en la misma población, un suceso intrascendente como provocación que ponga en marcha el proceso...

...y tendremos un brote de violencia que será noticia en Europa durante una semana.

Hay muchos sitios en España donde las condiciones para que esto se produzca están en camino o a punto.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
No hay comentarios todavía. Se el primero en escribir uno.