REQUIEM DE MUERTE

cuéntame de tus noches,

cuéntame de los sueños

que han decolorido tus sábanas,

que han puesto turbias las aguas

de los manantiales de tu infancia.

 

cuéntame si tus lágrimas

se tornan rojas

- como las flores que a tu madre le dabas,

sosteniéndolas con las dos manos,

escondiéndolas tras tu espalda -

 

desbordándose por tus ojos de niña

y precipitando sobre tu almohada,

trayendo a tu mente los recuerdos

de aquel muñeco peluche,

de aquella canción que nació

cuando tu naciste.

 

recuerda que la nada hoy yace inconciente,

que los besos se van borrando de tu mejilla,

que la lágrima se desvanece

quedando en el olvido, como los vestigios

de tu pasado florecido.

 

y se proyecta todo en un cuadro,

uno que tú misma has pintado,

ese que ya nadie quiere,

ese, que es el reflejo

en el roto espejo que te vio crecer.

 

y pinta lo que tú quieras ser,

y reza porque a tu mundo no lo veas caer,

sonríe si estás despierta,

escucha el dulce requiem de muerte

que los ángeles tocan para tí.

 

no temas si tienes que vivir

y muere si es necesario

para que seas feliz,

pero dime si te tengo que seguir,

pues mis maletas ya están hechas

y estoy solo esperando por tí.

 

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
No hay comentarios todavía. Se el primero en escribir uno.