Siguen las tradiciones?

Como algunos ya saben, ahora estoy trabajando en una orquesta. Es una orquesta pequeña, de bajo presupuesto, sin mucha escenografía, pero da dinero. Es por ello, por nuestro bajo caché, que el representante nos manda a pueblos perdidos de la mano de dios... Y es que, sin que suene despectivo, son pueblos que se han quedado arrinconados y que solo son atendidos por aquellos que nunca saldrán de allá.

En nuestro "mapa-mundi", figuran muchos pueblecitos de Soria, pueblos pequeños y colindantes, en los que sus habitantes, jóvenes y viejos, saltan de uno a otro en época festiva.

Me llamó mucho la atención cuando llegué por primera vez a tocar a uno de estos pueblos, el desprecio que nos hacían a los músicos, ya que mientras nosotros tocábamos, ellos "sujetaban" la barra del bar improvisado que se había montado en una esquina. Sí, cierto es que algunos bailaban, pero la mayoría contaba anécdotas agrícolas a sus vecinos. Pero si esto me llamó la atención, no podía imaginar lo que iva a pasar minutos después, cuando empezamos a tocar las primeras notas de las Sanjuaneras.

Sanjuaneras, son canciones que se tocan, cantan y bailan, como su nombre indica, en las fiestas de San Juan. Estas canciones, recogen en sus letras las tradiciones y vivencias de antaño, tales como "La Saca" o "La Compra".

Pues bien, cuál fue mi sorpresar al ver como absolutamente toda la plaza (unas 500 personas, más o menos) se cogían de las manos y comenzaban su baile, que consistía en dar vueltas alrededor de la plaza. El ver esa imagen, de gente de todas edades, de como mantenían viva una tradición tan espectacular, y saber que, si no fuera por esas gentes, muchos de estos pueblos de Soria (preciosos, por cierto), situados en el Valle de Tera, hubieran desaparecido, me ponían los pelos de punta.

Una bonita historia...

Ciao!

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
No hay comentarios todavía. Se el primero en escribir uno.