TEMAS DE DISCUSION

 

LA VIDA Y LA LIBERTAD

 

Estamos en un mundo en el que las cosas pasan a una velocidad tremenda. Todo es ajetreo. No tenemos tiempo ni paras darnos cuenta de lo que estamos viviendo. El trabajo, los móviles, la tecnología, los anuncios, las comidas, el sexo, las conversaciones, todo pasa a una velocidad trepidante delante de nuestros ojos y no nos da tiempo de analizar, por un momento, de que se trata en realidad la vida. Porque, desde luego, si es esto, es una locura.

Yo normalmente necesito pararme e intentar entender de qué se trata y la verdad es que desde hace un tiempo creo que lo he entendido. Para mí la vida se trata de estar a gusto contigo mismo y con las personas que te rodean. Para conseguir esto, por desgracia, también se tiene que trabajar, entre otras muchas cosas. Pero, es en los momentos en los que estas con las personas que te importan cuando uno se siente vivo, se siente liberado.

En esos momentos la vida, tu vida, esa que solo tú puedes vivir, se hace más evidente y uno se deja llevar por ella, porque es por ella que tiene sentido todo. El cómo gestionamos su estructura, su duración, su salud, en principio solo nos tendría que pertenecer a nosotros. Pero en esta gestión entran otros muchos factores como, por ejemplo la familia (padres y hermanos), la pareja (si se tiene), amigos (los menos); Que nos van marcando unas pautas para ayudarnos en la difícil tarea de gestionar la vida y sacarle el mayor provecho.

Pero ¿que es sacarle provecho a la vida?

Y, ¿sacarle provecho a la vida de quien?

Porque ya me diréis si se puede generalizar con la de vidas diferentes que existen en este mundo, todas con sus peculiaridades y estilos.

Esto nos indica que la vida se puede vivir, casi, como se quiere, excepto cuando no nos dejan vivirla como queremos. Menuda contradicción se nos plantea.

¿No seria mas fácil dejar que cada uno se preocupase de lo suyo, o en todo caso que las personas que nos rodean fuesen las únicas con derecho a opinar sobre el tema?.

Pues no.

Existen muchas limitaciones que no nos dejan vivir tranquilos, y no me refiero a las limitaciones sociales, de educación, o de comportamiento fuera del ámbito privado, sino de las limitaciones que nos imponen en nuestra privacidad. Por supuesto no estoy hablando de vivir tu vida privada como quieras, aunque esto conlleve molestar a los demás con ruidos, olores, y demás. No. Me refiero a que teniendo en cuenta las normas sociales de convivencia, de las cuales uno mismo se beneficia sin ser consciente de ello, todo lo demás debería estar permitido. Y con todo lo demás me refiero a todo lo demás. Por supuesto, no quiero entrar en la parte de la vida que es imposición para muchos seres humanos por haber nacido en esas partes del planeta donde imperan las dictaduras, las religiones como forma de gobierno, los extremismos, etc.; solo quiero hablar de las vidas que disfrutan de esa libertad que, aunque limitada, nos permite disfrutar de una vida total en nuestra otra vida, la privada. Y de esa es de la que me quejo.

Esta claro que, aun teniendo una vida casi plena en cuanto a libertades, en esta otra vida, hay muchas cosas que no se pueden hacer. Y no se pueden hacer porque están mal vistas para la sociedad o porque afectan a los derechos humanos que nos afectan a todos, incluso en contra de nuestra voluntad. Dicho de otra manera, uno no puede maltratar a nadie o matar (ni loco), ni en su vida publica ni en la privada. Pero, lo que es mas curioso es que no se pueda maltratar uno mismo o matarse.

Si nuestra vida nos pertenece ¿por qué no podemos hacer de ella lo que queramos?, o en todo caso ¿por qué tenemos que pedirle permiso a nuestra vida publica y social?.

En cualquier caso a quien deberíamos pedir permiso es a las personas que comparten con nosotros la vida que importa, la que es solo nuestra. En mi opinión son estas personas, que tu eliges y que te eligen a ti, las que tienen el derecho moral de opinar sobre cualquier tema relacionado con uno mismo, porque es a ellas a quien afecta directamente ya que uno mismo las hace participes al aceptar ser querido y corresponder de la misma manera.

Si esto fuese así, si solo dependiera de las personas que nos rodea, yo creo que la vida seria mas plena para todos. Creo que nos perdemos en sentimentalismos que no hacen mas que despistarnos de lo realmente importante, de lo que vale la pena, por supuesto para cada uno. Y, de todo esto, algo de culpa tienen las noticias, con esa manía de personificar todos los sucesos que ocurren. En España, por ejemplo, hay cincuenta millones de personas, y de estas cada año mueren en accidentes de trafico mil quinientas, por enfermedades varias diez mil, de muerte natural diez mil mas, y así podríamos seguir. Por otra parte, nacen cada año veinte mil nuevas vidas. Lo que quiero decir es que la vida y la muerte forma parte de todo esto, y concretamente la muerte es lo que da tanta importancia a la vida. Todo esto en principio lo tenemos asumido.

Bueno, lo tenemos asumido hasta que nos enseñan la tragedia del día por los medios de comunicación, en especial los audiovisuales por la crudeza de las imágenes, a veces desagradables, que sinceramente, no entiendo. Que necesidad hay de explicar las desgracias de las personas. Que quieren, amargarnos. Dicen que son para sensibilizar a la población. Y desde luego que la sensibilizan. No hay mas que ver las audiencias para darse cuenta de que las tragedias y la desgracias de los demás triunfan en todos los programas donde se utilizan de manera indiscriminada.

Que no se me interprete mal pero ¿a mí que me importa si a alguien de Cantabria le ha dado un infarto o si a alguien de Córdoba se le han muerto las vacas?.

Podríamos estar así todo el día, porque este tipo de cosas pasan cada día en muchas otras partes, no solo de nuestro país, sino de toda Europa, y en todo el mundo. Así pues, que hacemos. ¿Nos pasamos el día intentando averiguan que es lo que pasa por todo el mundo?, ¿nos dejamos invadir por todas esas noticias que, en mi opinión, no hacen mas que amargarnos?.

Yo no, como ya he dicho antes, no quiero que en esos momentos en los que disfruto de mi vida, haya algo que me perturbe. Y por ese mismo motivo no quiero molestar a nadie con mis cosas.

Visto de esta forma, si alguien de cualquier sitio, con el consentimiento de las personas que pertenecen a su privacidad, considera hacer lo que quiera con su vida y los demás aceptan su voluntad, nadie debería tener ningún derecho que privase a ese individuo hacer lo que quisiera con su vida. A no ser que haya gente que se quiera meter donde no la llaman. Entonces tendríamos que preguntarnos no ya que derecho tiene el primero de hacer lo que quiera, sino ¿qué derecho tienen las otras personas de opinar o entrometerse en tu vida sin tu permiso?, es que a ellas les gustaría que los demás opinasen de su vida. No creo. Son precisamente este tipo de personas las que luego se quejan cuando se invade su privacidad, y con razón. Pero entonces que dejen que cada uno se espabile como pueda en esta difícil tarea de, como he dicho, gestionar su vida.

Ha habido varios casos de eutanasia, por ejemplo, que han generado mucha polémica en la "opinión publica" pero, ¿qué derecho tenían?. No quiero jugar a adivino pero, estoy casi seguro de que ha habido muchos otros casos en los que se a ejercido ese derecho de tener una muerte digna que se han llevado a cabo sin que la "opinión publica" se diera cuenta, y no ha pasado nada. Nadie a puesto el grito en el cielo. Bueno, seguramente las personas que compartieron la decisión junto con el afectado, y que, aun así, respetaron su decisión. De hecho creo que eso es ejercer la libertad plena.

El derecho a decidir cuando acaba nuestra preciada e intransferible vida, por los motivos que sea, debería ser el derecho mas respetable de todos, por encima de los derechos de los que comparten con nosotros la decisión. Digamos que nuestro voto debería valer como el de todos los otros juntos. Ya se que suena muy egoísta, pero ¿no es egoísta querer que otro haga lo que uno quiere?. Al fin y al cabo, no se trata de obligar a nadie sino de respetar que alguien haga uso de una cosa que solo le pertenece a él, de la manera que quiera ¿es eso egoísmo?, a mi me parece que la otra postura si es egoísta. Creo que cuando alguien permite y le permiten formar parte de su vida privada es precisamente porque se respeta su voluntad igual que el respeta las voluntades de los demás, y se aceptan mutuamente tal como son.

Este vinculo se fundamenta en las voluntades de las dos partes, pero en el momento en que una de las dos partes quiere dejar de estar vinculado puede hacerlo con total libertad, ya que no hay nada que le obligue a estar con quien no quiere. Por esta misma razón, no tendría que haber nada que nos impidiera decidir que hacemos con nuestra vida.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
  • #1 por Davimusic el 30/08/2010
    Nadie para discutir de forma pacifica........

    Aqui si no hay violencia veo que no funciona la cosa..