Tú, tu primer espectador. La idea y la lenteja

Hace pocas semanas recibí un encargo urgente. Disponía de poco menos de una semana para entregar un tema completo. Ese tiempo es muy reducido como para observar con un mínimo de distancia la idea o el desarrollo que de ella he realizado. Acepté, pero convertí al cliente en el primer espectador del tema en lugar de ser yo mismo, con el consiguiente riesgo que ello conlleva.

La primera persona que ha de escuchar tu tema debe ser uno mismo y eso no es posible sin marcar una cierta distancia con él.

Recuerdo esas conversaciones existenciales que, sobre todo de adolescente, tenía con algún amigo o amiga de madrugada, bajo las estrellas. Al día siguiente, cuando nos encontrábamos de nuevo, apenas hablábamos de nada relacionado con aquello que compartimos (temas increíblemente trascendentales, de los que “dependía la continuidad del universo”...). Esto lo he contrastado a lo largo del tiempo con más gente y es algo que, al parecer, nos ha sucedido a muchos.

Parece ser que hay un tipo de lenguaje que se mueve mejor en ciertos escenarios que en otros. La sugestión es en gran medida la responsable.

Recuerdo un verano, hace unos cuantos años, en el que me dejaron las llaves de una casa vacía en un pequeño pueblo de Castellón, Almedijar, para grabar una serie de partes con instrumentos acústicos, aprovechando el silencio absoluto que allí reina y la inspiradora soledad.

Mi imaginación unida a los ruidos nocturnos de una casa tan vieja, más la curiosa afición que tuvo la familia que vivió allí por llenar la casa de mecedoras (¡juraría que algunas se movían solas!), hizo que la primera noche la pasara prácticamente en vela con un miedo irracional pero altamente efectivo. A la mañana siguiente todo aquel miedo me pareció ridículo, me reí de mi mismo, de lo infantil que había sido mi mente y de lo fácil que me había dejado sugestionar por algo tan absurdo. (La siguiente noche me volvió a pasar...)

¿Quien no ha escrito algo durante la noche y al leerlo por la mañana ha pensado: ”menuda tontería...” y lo ha desechado?

Pues esto es fácil que nos pueda ocurrir cuando componemos un tema en ciertos momentos de sugestión intimistas. No siempre es sencillo identificarlos. Eso no quiere decir que algo realizado en ese estado no sea válido para nosotros, pero quizá no sea “comestible”, en la misma medida, para otros. Y tal vez, no sea lo más conveniente para un encargo donde se busca algo que no sólo agrade al autor en ciertos estados “metafísicos”...

Dicho de otro modo. Es bueno escuchar las cosas que hemos compuesto por la “noche”, a la “mañana” siguiente (“mañana” y “noche” entiéndanse como metáforas...), ya que, el público probablemente percibirá lo que hayamos hecho de una forma más parecida a como nosotros lo contemplamos por la mañana (incluso aunque lo oigan de “noche”). En definitiva, ser uno mismo nuestro primer espectador, despojados del elemento sugestivo que tal vez haya participado en la elaboración de la obra.

Pero además, si es posible (esto igual no le sirve a todo el mundo), puede ser buena idea dejar que ese tema se “macere”, esperar algo de tiempo desde que se nos ocurre hasta que comenzamos a trabajar seriamente con él.

Al igual que una lenteja si la dejas un tiempo, en el entorno adecuado, germina y se convierte en planta, cuatro notas con una pizca de gracia sobre un simple IV V I (por poner un ejemplo) pueden convertirse en algo verdaderamente interesante si las dejamos reposar durante unos días. A ser preferible en esa misteriosa zona creativa del cerebro, que contiene los suficientes “nitratos” (imposibles de describir de otro modo para mí) para que esa idea crezca en la dirección marcada. Dicho de otro modo, dejarla un tiempo más en la fábrica desde donde se extraen las materias primas.

A menudo, he grabado en el móvil (un medio muy habitual hoy en día y muy útil para estas cosas, siempre que no descuelgues una llamada al mismo tiempo...) una “sintonía” que me ha parecido interesante y que intuía en peligro si no la salvaba rápidamente. Sin pretenderlo he notado como esa idea me ha ido acompañando durante el día y ha ido tomando forma en un rincón del cerebro, sin que yo apenas actuara conscientemente sobre ella.

Al finalizar la jornada, o al día siguiente, comparo la melodía que en esos momentos ya se encuentra pegando botes como loca en mi cabeza, con aquello que grabé en un inicio. La imagen que mejor representa el contraste que observo, es ese dibujo “darwiniano” tan conocido en la que se ve la evolución del ser humano desde el mono hasta lo que somos hoy en día...

La “fermentación” no debe eternizarse, de lo contrario es fácil que se pierda en esa isla de las ideas olvidadas que todos los autores tenemos a nuestro alrededor y donde, yo al menos, suelo viajar poco.

En casa nos ha crecido, de un día para otro, una lenteja que se nos coló en el fregadero... El tiempo que yo le dedico a madurar una idea, de media, es poco más que el de una lenteja, pero esto ya es algo personal y que yo vivo como mi proceso natural. Uno nota cuando la idea ha tomado forma y está lo suficiente madura para ser trasplantada desde ese rincón mágico del cerebro (o del alma) a una “maceta” más grande.

 

Juan Ramos

Visita también:  http://juanramosblog.blogspot.com

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
  • #1 por Tecladista el 01/10/2011
    La dedicación y la paciencia son un arte en si... me encanta leerte Juan!!!
  • #2 por vertigen el 01/10/2011
    Un matiz muy tonto y nada relacionado con el estupendo artículo, pero ese dibujo es cualquier cosa menos darwiniano. La evolución es un árbol, no una línea, y Darwin siempre luchó conntra esa idea. Al final mucha gente se quedó sin pillar esa parte :)
  • #3 por efibios el 01/10/2011
    "Dicho de otro modo. Es bueno escuchar las cosas que hemos compuesto por la “noche”, a la “mañana” siguiente (“mañana” y “noche” entiéndanse como metáforas...), ya que, el público probablemente percibirá lo que hayamos hecho de una forma más parecida a como nosotros lo contemplamos por la mañana (incluso aunque lo oigan de “noche”). En definitiva, ser uno mismo nuestro primer espectador, despojados del elemento sugestivo que tal vez haya participado en la elaboración de la obra."

    Es que la "noche", como unos "malos monitores", "colorea" mucho el sonido. Del mismo modo que es bueno escuchar la música en diferentes monitores es bueno escucharla también en diferentes estados mentales para asegurarnos de que todo el mundo la escuchará correctamente.
    1
  • #4 por Papaver el 01/10/2011
    Mhhh Interesante articulo muy bien. una par de cosas:

    - "Escuchar la musica que hemos hecho la "noche" anterior por la "mañana" para asegurarnos de escucharlo com olo hará la mayor parte del publico..." Depende. Eso es verdad si tu objetivo es llegar a la mayor parte de publico, algo que se obvia en el articulo porque se habla de musica por encargo, pero no tiene porque ser así en los otros casos. A parte cada uno e nosotros, el público, escuchamos de manera subjetiva, inmersos en nuestro propio estado, ya sea el diurno (entiendo que el más distante) o nocturno (más empático).

    - Por otro lado, lo de gravar la idea en el movil y que luego se queda en tu cabeza y se desarrolle "sola" parece que es un mecanismo del cerebro. Una de las técnicas de muchos pensadores o artistas o otras personas que trabajan con ideas era y es escribir todas las ideas. Parece que al fijar esa idea por escrito (o en el movil) crea un vinculo en alguna parte del cerebro en el que se le da más importancia a esa idea. Da igual que luego no la leas, el hecho de sacarla fuera hace que cobre más importancia. Esta tecnica parece que ya era usada a plena consciencia por Da Vinci Einstein y muchos otros.

    Ya a raiz de esto, y corto ya el rollo, me fascina como la ideas estan vivas. Si uno tiene una idea, pero no la comparte, ni la escribe, y se vuelve tacaño con ella, esa idea se enrancia y no crece, como dice Juan se queda en la isla de las ideas olvidadas. Pero si yo comparto esa idea contigo esta pasara de mi cabeza a la tuya, a través de la palabra, y a ahí se modificará. Luego tu me la devolverás cambiada o la pasarás a otros que a la vez harán lo mismo. Y las ideas, como algo vivo, irán ceciendo y transfomandose, creando ramificaciones inutiles y otras muy positivas, como en la misma evolucion darwiniana.

    Así que compartamos nuestras ideas!!!

    Un abrazo
  • #5 por Pablo Isidro el 01/10/2011
    Muy bueno el artículo, me siento completamente identificado.

    Por otra parte, yo cuando empecé a producir le dedicaba semanas a una sola canción, y es un método horrible. Cuando llevas mas de 2 horas produciendo o componiendo sea cual sea el género, es mejor dejar que "macere" como bien comentas y cambiar de canción o tarea.
    Por eso ahora me obligo a trabajar con por lo menos 10 proyectos en paralelo.

    ¡La noche es genial para inspirarse!


    Probaré lo del movil :D
  • avatar
    #6 por --395768-- el 01/10/2011
    Muchas gracias por el Articulo Juan.
    Es muy esclarecedor y responde muchas preguntas que uno se hace.
    Por otro lado tambien me ha encantado la reflexion de Papaver #4
    Estos pensamientos en voz alta son de una gran ayuda.
    Gracias por compartir.
  • #7 por koldovica el 01/10/2011
    Completamente de acuerdo. Y en cuanto a escribir todas las ideas que a uno le pase por la cabeza, también. Personalmente voy a pocos sitios sin un bloc con papel pautado y un lápiz. Nunca sabes en qué momento vas a aprovechar la idea o cómo vas a desarrollarla en un momento dado.

    Saludos a todos!!
  • #8 por Fran Sánchez el 01/10/2011
    Una vez leí una frase que decía: " En la noche se encienden las preguntas "... Supongo que todo va relacionado, así como un gran artista comentaba que " Hay que estar jodido para hacer buenas canciones "
  • avatar
    #9 por --399138-- el 01/10/2011
    Esto me recuerda a cuando trabajaba de peón en la construcción. En una ocasión, rejuntando un suelo se nos hizo de noche, y traje un foco para poder terminar ese mismo día y no tener que volver al siguiente, que era domingo...
    Mi oficial había salido a hacer unas llamadas, y cuando me vió en el suelo escampando la masa, le metió una patada al foco y me dijo "Lo que se hace de noche, se descubre de día".
    Nos tocó volver, sí, pero comprobé que el pequeño trozo que hice fue un desastre.
    La noche sugestiona y te sumerge en una borrachera emocional provocada por la soledad y la falta de sueño. No es que te pongas trascendental, sino que te crees trascendental!!! Borracho de sueño, todo parece distinto, pero no lo es.
    Saludos!
  • #10 por Cristopher López el 02/10/2011
    Bien! Muy interesante articulo, me siento muy, pero muy identificado. gracias por compartir!
  • #11 por Javier Piñeira el 02/10/2011
    Pues la verdad es que tienes toda la razón del mundo,a mi me tiene pasado y a veces es ridículo ó desesperante, ó todo lo contrario,depende como se míre.
    Tal vez porque si compones por la noche,tu mente,tus ideas reflejan un estado diferente a como la tienes durante el dia,a mi me ocurre.

    Buenísimo el artículo Juan.

    Un saludo
  • #12 por Julius@Wikter el 02/10/2011
    A cuenta del tema de las "ideas olvidadas", ved "Recycle", cale mucho la pena...
  • #13 por romusicprog el 02/10/2011
    muy identificado con el artículo:

    Quizás para muchos siga valiendo la idea popular de levantarse el domingo y leer el periódico con el desayuno, pero yo por mi parte creo que este tipo de artículos, sobre todo para nosotros los músicos, son lo mejor que uno puede leer, sea o no domingo y tanto por la "mañana" o por la "noche".

    Gracias Juan!
  • #14 por Godslutz el 02/10/2011
    Me encanta la gente que ordena lo que yo pienso. Gracias por el artículo.
  • #15 por Hare el 02/10/2011
    Muy interesante. Yo me he quedado con la duda de cuánto tarda en germinar una lenteja para saber cuánto deja macerar las canciones nuestro protagonista ;-). A la Wikipedia que voy.
  • #16 por Balea Musika Ideiak el 03/10/2011
    Muy bueno el articulo, buenos ejemplos!
  • #17 por Buenavida el 04/10/2011
    El esquivo (o no) proceso creativo de las ideas es inquietante... pero no es el nucleo:¿de donde y a cuento de que?, ¿Somos dueños de una idea o sus putos esclavos?
  • #18 por Protos el 04/10/2011
    Estupendo articulo!
  • #19 por josslouis el 05/10/2011
    Muy buena reflexion!! ademas se puede aprovechar para todos los campos la incubacion de ideas!!las altas esferas espirituales hablan de ella,como un plano mas de la conciencia,llamado ideoplastico!!donde las ideas son mas reales que la propia realidad,einsten creo que dijo que una idea en nuestra mente bien arraigada,suele materializarse!!podra aplicarse a todos los campos?
  • #20 por Los Fusion Matadores el 08/10/2011
    Todo un placer el leer este artículo. Gracias por tu buen hacer.
  • MOD
    #21 por zoolansky el 10/10/2011
    Me identifico totalmente con las ideas que has comentado de contrastar "al día siguiente" las nuevas ideas, y también con tu manera de dejar que "evolucionen", dejándolas "macerar". Enhorabuena por el artículo.
  • #22 por chemacs el 14/10/2011
    Buen articulo, por poner un pero Almedijar es provincia de Castellón no de Valencia ;)
  • #23 por kcirius el 15/10/2011
    componer lo que deseamos escuchar, no ?