Grabación

Verdades incómodas sobre el mastering

Wikipedia

Como usuario (y perpetrador) del proceso del mastering, me veo sorprendido por las cualidades cuasi-mágicas que son atribuidas al proceso del mastering. Y no culpo a nadie: yo también tuve mi época en la que pensaba que el mastering salvaría mis mezclas mediocres y justificaba que un proceso tan caro (proporcionalmente al tiempo que requiere) tenía que ser el alfa y el omega en el mundo del audio. De hecho, este mismo artículo es resultado de un hilo del foro donde un usuario ensalza la relevancia del proceso para el sonido final de la canción, opinando que era capaz de arreglar grabaciones caseras.

Para empezar, deberíamos ahondar algo más en lo que es el mastering en sí. Según la Wikipedia inglesa,

Mastering, a form of audio post production, is the process of preparing and transferring recorded audio from a source containing the final mix to a data storage device (the master); the source from which all copies will be produced (via methods such as pressing, duplication or replication). In recent years digital masters have become usual although analog masters, such as audio tapes, are still being used by the manufacturing industry, notably by a few engineers who have chosen to specialize in analog mastering.

Mastering requires critical listening; however, software tools exist to facilitate the process. Mastering is a crucial gateway between production and consumption and, as such, it involves technical knowledge as well as specific aesthetics.[1] Results still depend upon the accuracy of speaker monitors and the listening environment. Mastering engineers may also need to apply corrective equalization and dynamic compression in order to optimise sound translation on all playback systems.[2] It is standard practice to make a copy of a master recording, known as a safety copy, in case the master is lost, damaged or stolen.

En resumen, el mastering ayuda a la traslación de un medio a otro y a la escucha más uniforme entre canciones, y esto se debe hacer cambiando lo mínimo posible la mezcla.

Para continuar, deberíamos definir qué es una buena mezcla y, para ello, me autoparafrasearé: una buena mezcla es aquella que (aparte de dar coherencia a pistas de audio que casi siempre han sido grabadas o generadas de forma independiente) consigue que la canción transmita a la audiencia el máximo de sensaciones posibles. Para esto se usan todas las herramientas disponibles y, por supuesto, no hay límites creativos. Una buena mezcla es un viaje y debería ser capaz de mantener la atención del oyente de principio a fin sin agotarlo auditivamente.

Aquí os dejo mi lista de verdades incómodas:

  • El mastering no arreglará una mala mezcla. No me malinterpretéis, se pueden hacer grandes cosas en mastering: ecualización M/S, compresión, distorsión, reverb y todo esto automatizado a lo largo de la canción dan para mucho, pero si la mezcla es un desastre, el mastering no lo arreglará. Si la mezcla tiene un pequeño desequilibrio espectral, o no está bien ajustado el estéreo, el mastering puede conseguir que algo que era decente se convierta en algo mejor aún.
  • No puede rectificar instrumentos. Con la tecnología disponible en el año 2016,  más allá de la limpieza de clicks, ruidos, etc, no se puede hacer nada demasiado emocionante. Esto equivaldría a tener un pastel de chocolate y pretender que el bizcocho sea de fresa en vez de nata.
  • El mastering por stems no es mastering: es una mezcla encubierta, absolutamente respetable, pero no es mastering.
  • El peso en el resultado final debe ser el mínimo imprescindible. Dependerá del estado de original de la mezcla y de la dirección indicada, pero en condiciones ideales, el mástering debe ser transparente. Jamás contrataré a nadie que altere indiscriminadamente una mezcla mía sin consultármelo. Es necesariamente un proceso técnico, donde una persona nueva se incorpora al proyecto y revisa que todo esté bien y aplica su creatividad y su conocimiento para que la translación a otros medios más allá de mis altavoces de miles de euros sea lo mejor posible.
  • No es un proceso necesario. Cuando ejerzo de productor o mezclador, para mí supone una garantía tener a alguien de mi confianza (y os aseguro que esa lista es muy pequeña) que revise mi trabajo y me ayude a mejorarlo, sobre todo en proyectos largos, pero no es algo imprescindible. Hay grandes discos que no fueron masterizados (el primero de Bruno Mars, por ejemplo) y la vida ha seguido igual.

Para que tengáis un ejemplo, os contaré mi experiencia como usuario del proceso de mastering. Aunque masterizo material para otra gente, si yo he mezclado la canción, evito el proceso yo mismo. Tras la mezcla, la canción tiene el tono, el espacio y la dinámica que a mí me gusta, por lo que siempre saco dos versiones, una con el volumen final y otra sin limitar. Cuando contacto con mi ingeniero de mastering le cuento cómo es el proyecto y lo que busco y lo normal es que devuelvan prácitamente tal como las doy, pero con algo más de volumen. Siempre pregunto qué cambios se han hecho y reviso el resultado. Dado que en la mezcla ya voy buscando el volumen, lo normal es que no haya ajustes de tono o que se corrijan ciertas frecuencias que sobresalen al ganarle volumen (medio dB). En el caso de discos completos, puede haber ajustes mayores para acercar el color entre las canciones, pero ahí entra el gusto y el oficio de cada ingeniero de mastering.

Mi mejor consejo para aquellos que piensan que sus canciones necesitan un mastering mágico que arreglen una mezcla deficiente es que probablemente lo que sí necesitan es una buena mezcla.

Y hasta aquí mi opinión del día, las vuestras más abajo :-) 

Nota: He editado el artículo para precisar más un punto.

Nota de los editores: este artículo fue respondido en "Las verdades de un ingeniero de mastering" por Ibon Larruzea.

Etiquetas: Masterización
¿Te gustó este artículo?
39
Comentarios
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • »
  • #1 por Antonio Escobar el 02/09/2016
    :comer:
    5
  • #2 por Inxu el 02/09/2016
    pim , pam , pum ,,,
    :desdentado:
  • #3 por awak el 02/09/2016
    muchas gracias antonio!!
    1
  • #4 por Mister Carrington el 02/09/2016
    Hola, Antonio. Sin grandes discrepancias sobre tu exposición , alguna tengo. Pero nada que no se pueda acordar. Por el contrario, abundo aún más en el tema de la mezcla y sobre todo en el de los arreglos.

    Mi ejemplo 'de pesado': Si el tempo fuerte del compás lo marcas con el bombo, no insistas con el bajo queriendo dar la nota fuerte del compás en el mismo sitio. Analiza la importancia de lo que cuenta musicalmente el bajo, la importancia de la marca de ritmo de ese bombo y actúa en consecuencia.

    Esto es: cambias las notas de ese compás del bajo para que no emborrone el bombo, lo dejas como está o quitas ese golpe de bombo.

    Otro ejemplo: Meter una masa de dos orquestas no significa que las familias de instrumentos tengan unas partituras lógicas y equilibradas. Y ese equilibrio lo da tanto una buena partitura como un buen director que equilibra y marca acentos tonales, rítmicos o lo que le parezcapara que esa partitura cuente adecuadamente lo escrito. Vamos, lo que viene a ser la 'interpretación'; si no, ponemos un robot y toca todas las notas a tempo, que a lo mejor es lo que no queremos ;-)

    Y siempre revisar las mezclas dejando horas o días entre escuchas. ¡Ah! Cuidado con el volumen de escucha.

    Un saludo.
  • #5 por Suvur el 02/09/2016
    Pues si te ocurre como a mi que mande un tema pista por pista para mezclar y masterizar, pero ya me lo mezclaron mal de entrada...
    Que hay bastantes estudios que cobrando, no ofrecen la calidad por la cual cobran.
    4
  • #6 por pumby el 02/09/2016
    Gracias por compartir tu experiencia
    2
  • #7 por svenj el 02/09/2016
    impecable como siempre, yo siempre que visto el mastering como cuando haces la puesta a punto del coche para hacer un viaje, compruebas aceite, presion ruedas, agua, etc , pero si tienes un ibiza no tienes un bmw.
    Saludos y enhorabuena de nuevo
    3
  • #8 por LITTLE OIS el 02/09/2016
    Resume todos mis pensamientos. A mí, lo que más me llama la atención y cierta gracia es lo del mastering creativo, ingenieros corrigiendo bombos, sacándoles "pegada y profundidad", cuando lo más probable, es que un entorno profesional, yo como productor del proyecto y mi mezcla acabada no quiero que el bombo tenga ni más profundidad ni más pegada. Por poner un ejemplo.
    3
  • #9 por powerstudios el 02/09/2016
    Un buen masterizador de hoy en día sabe arreglar mezclas y da ese servicio, es imprescindible, sin una buena mezcla no puede haber una buena masterización,
    De echo un masterizador que se precie, si el cliente no quiere que se toque su mezcla ( que pasa ) no le masteriza para no perder su reputación si ve que sin esos arreglos no va a quedar bien, luego ya hay quien por dinero hace lo que sea y así luego están esos resultados pesimos andando por ahi!
    1
  • #10 por DowyDou el 02/09/2016
    Yo creo que el mastering también tiene su lado creativo ya que tiene el mismo objetivo que la mezcla "potenciar las sensaciones de los temas que se han registrado" y no solo para conseguir un volumen X.
  • #11 por miguelblonde el 02/09/2016
    No hay mucho mas que comentar, 100% support
    1
  • avatar
    #12 por --636920-- el 02/09/2016
    :tambor: :ook:

    :comer:
  • #13 por Justingx el 02/09/2016
    En realidad todo comienza en la interpretación. Si ahí aparece una toma mediocre la iremos arrastrando hasta el producto final.

    Sin ir más lejos, todo el mundo quiere cantar y gracias a mil herramientas una voz de medio pelo suena hasta convincente... hasta que se presenta alguien que de verdad tiene una voz educada, que sabe usarla.

    Entonces parece que grabas algo "masterizado". (Entendiendo por masterizado un producto que ya es presentable, profesional)
    Y estoy aplica a todos los instrumentos. Se quiere sonar como un profesional, pero un profesional es un gran intérprete, que hace grandes tomas.

    A partir de ahí, cada uno de los técnicos que participamos en el proceso deberíamos ayudar a definir algo que ya está ahí, no a construir desde nada para suplir las carencias contínuamente.

    Con el proceso de mastering pasa exactamente lo mismo. Dar volumen sin destrozar la mezcla, corregir errores, etc. El masterización no es productor ni un mago.
    4
  • #14 por incluso el 02/09/2016
    Totalmente de acuerdo!
  • avatar
    #15 por --643192-- el 02/09/2016
    Lo siento pero no estoy de acuerdo con varios puntos. Lo primero, si es un proceso creativo, quizá nunca hayas trabajado con un ingeniero de mastering que le haya sacado todo el potencial a tus mezclas o quizá tu mismo lo has cohartado con pero un buen ingeniero de mastering tiene que poder conectar a un nivel musical, creativo, espiritual, técnico y con mucho respeto realzar todos los aspectos sonoros, tanto tonales, como dinámicos, acentuar partes de la canción, crear mas emoción, automatizar el nivel del master, encender compresores solo en partes determinadas, añadir algo de EQ MS solo en los estribillos, etc... todo lo que sea necesario para que esa buena mezcla llegue al oyente con la mayor energía, claridad, pegada y emoción posible, no es solo retocar un poco por que si, ni tampoco sobre procesarlo por que si, hay temas que requieren un retoque infimo y otros piden y/o necesitan algunos ajustes para llevarlos a otro nivel.
    Por otro lado, el stem mastering, si es mastering, hay muchas formas de hacerlo, hay que respetar a los productores que ya mezclan teniendo en cuenta que su ingeniero de mastering va a trabajar con sus stems y hay casos donde en imposible conseguir el mismo resultado de otra forma. A mi me encanta trabajar con stems, no lo hago mucho, quizá un tema de cada cuarenta o asi pero me parece muy creativo y una forma de conectar con el productor y con su música muy interesante, al final el método no le importa a nadie, solo los resultados, que es lo que queda.

    Por lo demás, en general, estoy de acuerdo. :birras:
  • #16 por Antonio Escobar el 02/09/2016
    #10 eso no es lo que opinan los propios masterizadores
    2
  • #17 por powerstudios el 02/09/2016
    #10 potenciar las sensaciones ya lo hace el artista en la mezcla, o bien una segunda persona en la mezcla.
    2
  • #18 por Inxu el 02/09/2016
    #15 " y con mucho respeto realzar todos los aspectos sonoros, tanto tonales, como dinámicos, acentuar partes de la canción, crear mas emoción, encender compresores solo en partes determinadas, añadir algo de EQ MS solo en los estribillos, etc..."

    Para mi esto es trabajo de mezcla ,,, pero me gusta mucho la parte de "con mucho respeto"
    4
  • avatar
    #19 por --643192-- el 02/09/2016
    Por supuesto, siempre con respeto, comunicación y entendimiento, pues creo que son tres pilares que al final suenan mejor que cualquier lista de equipo.

    No todo el mundo mezcla con la misma emoción, pegada, pronfundidad, claridad, etc... que Serban, Tchad, Maerati, Pensado... asi que algunos, a veces, quizá necesiten algo de ayuda. Por otro lado si el ingeniero de mastering conecta con el tema de tal manera que su lado derecho del cerebro le lleva por caminos creativos, bienvenido sea.

    No piensa igual Bob Katz que Brian Lucey, no trabaja igual Ian Sheperd que Maor Appelbund, de hecho algunos coinciden menos en sus filosofias de trabajo que Rajoy y Pablo Iglesias en sus programas económicos.
    Algunos ingenieros de mastering cobran 200 pavos la hora y otros 150 por tema, algunos ofrecen revisiones ilimitadas y asesoramiento sobre tu mezcla y otros no, muchos hoy en dia ofrecen muestra gratuita, otros no.... al final, no se puede generalizar.

    Esa visión puramente técnica, a lo clon de Bob Katz, les ha funcionado a muchos durante un tiempo, eso y el snobismo de lo analógico, pero hoy en dia, ya está muy obsoleto ese cuento, la gente ya está de vuelta y quiere resultados que emocionen y te hagan saltar de la silla, no chapazos técnicos, como dirian los guiris.

    Is not a numbers game.

    Solo el entender la visión del artista y ofrecer un servicio personalizado con una atención al cliente excelente y una atención al detalle impecable puede llegar a buen puerto, creo, en mi opinión y experiencia pero lo mismo, hay otros muchos que opinarán lo contrario, como en todo, política, religión, comida, arte...

    Un saludo.
    2
  • #20 por ivank06 el 02/09/2016
    Si contamos con unos músicos e instrumentos de cojones, unos temas, arreglos y producción a la altura, una sala en condiciones, unos micros y unos previos que molen, o que nos molen, con unos ricos conversores, en definitiva, si tenemos una grabación (por pistas o en sesión), bien planificada y bien realizada, y el resto del proceso de trabajo va en esa línea, generalmente, sólo dándole volumen a nuestro amplificador o a nuestros altavoces autoamplificados, la mezcla final, el tema, debería sonar, digamos, “de la hostia”. Si luego lo escuchamos en el coche, en el ordenador, en un equipo de casa, en fin, en diferentes medios de reproducción y a diferentes volúmenes, y sigue sonando “de la hostia”, ese tema ¿necesita mastering?

    Para mi, un disco, un tema, una grabación, una mezcla, expresa un concepto, unas ideas, y debe permitir que todo el mundo las pueda escuchar y disfrutar en las condiciones que su reproductor le permita. Si el mastering ha de ser parte de ese proceso, debe serlo desde el principio. No quiero partirme la cabeza (músicos, productores, técnicos) para conseguir unos resultados y que luego, por ponerle aquí o quietarle allá, esos resultados cambien. Ese cambio, no tiene por que ser a peor, pero tampoco a mejor, ya sabemos que, “para gustos, colores”. En este sentido, comparto absolutamente la opinión de Antonio, para mi también «…aquellos que piensan que sus canciones necesitan un mastering mágico que arreglen una mezcla deficiente es que probablemente lo que sí necesitan es una buena mezcla», y conseguir una buena mezcla es un complicado trabajo en el que intervienen muchos factores, los que más influyen, para lo bueno y para lo malo, por encima de micros, previos o conversores, los humanos.

    Gracias Antonio, me encantan tus “Verdades incómodas”, que las diga alguien con tu trayectoria y experiencia, hace que me sienta un poco menos loco. Saludos.
    2
  • #21 por Mister Carrington el 02/09/2016
    #20 Amén a los buenos músicos, las buenas composiciones y las mejores mezclas.

    #19 Disculpa, pero mi léxico no llega para entender 'chapazos'.

    Si saber qué haces a nivel técnico es esnob (RAE.es), tenemos un problema. Me importa poco si utilizadas programas o equipos analógicos. DEBES saber de música, sonido, psicoacústica, matemáticas, etc, etc. Sí, te puede parecer demasiado conocimiento. Pero, para mí lo verdaderamente esnob es enchufar al canal máster de tu secuenciador los 'plug-in' Waves de Maserati con sus precocinados. Eso sí, eres muy PROfesional, utilizas las 'Waves'.

    Entiendo que en el mundo de los egos nadie quiera apearse de tu trozo poético-creativo. Allá cada cual, tenemos libertad de mercado, pero como siempre insisto, una labor de equipo con crítica argumentada está a años luz de individualidad de algún 'famosos' alquilado a toda prisa por un productor mediocre.

    #15 Por cierto, cuando dices "un buen ingeniero de mastering tiene que poder conectar a un nivel musical, creativo, espiritual, técnico y con mucho respeto realzar todos los aspectos sonoros, tanto tonales, como dinámicos, acentuar partes de la canción, crear mas emoción..." ¿De verdad estás hablando en serio cuando te toca trabajar algo del estilo de la canción del verano de Leticia Savater? ¡A eso le llamo yo necesidad de dar de comer a la familia!
    1
  • #22 por el 02/09/2016
    #9

    "De echo un masterizador que se precie, si el cliente no quiere que se toque su mezcla ( que pasa ) no le masteriza para no perder su reputación si ve que sin esos arreglos no va a quedar bien"

    Es que este es el punto que distingue un buen profesional de otro... Si el autor/artista/productor dice que la mezcla esta bien... pues el ingeniero no tiene mas que rascar... ¿Quien es el artista... el ingeniero de mastering? ¿Siempre es el artista el que no tiene ni .... idea no? No hay obra buena o mala... cada cual le da el sonido que considera bueno para si mismo. Aun por encima de pagar (que no es poco por mucho que digan que si)... la obra del autor o productor... ¿tiene que llevar obligatoriamente la huella del ingeniero de mastering? De ser un paso transparente e imperceptible... paso a ser totalmente creativo... y si hace falta... pasando por encima del artista.

    Esta mania la tienen sobre todo sellos de musica electronica para tener un sonido propio... lo cual se confunde a menudo con estilo propio. Menuda diversion si suenan todos los tracks del sello de una forma identica.

    Que no, que no...
    2
  • #23 por BlahBlah el 02/09/2016
    #4

    Alguien escribió:
    Mi ejemplo 'de pesado': Si el tempo fuerte del compás lo marcas con el bombo, no insistas con el bajo queriendo dar la nota fuerte del compás en el mismo sitio.


    Pues fíjate que yo eso más que de mezcla lo veo de composición/arreglo.
    2
  • avatar
    #24 por --643192-- el 02/09/2016
    Si no te gusta la música de Leticia Savater, se honesto, y no la masterizes, pan para hoy y hambre para mañana Carmelo.

    Yo no he dicho que no haya que tener un buen nivel técnico, sino que eso sobre entiende que cualquier buen ingeniero lo debe de tener, hay que saber las normas para poder saltarselas, sin mas, no te pagan por saber sino por sonar.
  • #25 por GrinSPhere el 02/09/2016
    Más razón que un santo. El artículo ayudará a entender a mucha gente.
    Yo opino exactamente los mismos.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • »