Entrega de sesiones de mezcla al subcontratar profesionales.

  • 2
--153613--
#16 por --153613-- el 20/11/2012
#14 Con todo respeto, no se puede generalizar. Yo he trabajado como ingeniero en estudios en Hollywood, USA, y en ningún caso he visto que al cliente se le hayan entregado los masters (las multipistas). Se le entrega su disco mezclado, generalmente para ser masterizado en otro sitio, aunque eso varía. Hay veces que ya se le entrega masterizado, pero por lo general se recurre a un estudio dedicado a masterizar para eso.
No digo que así sea en todos lados. Lo que digo es que no se puede generalizar. Simplemente porque mi experiencia haya sido esa, no quiero decir que en todas partes sea la norma. Por lo general, comentando esto con los propietarios de estudios, es entendido que el estudio mantiene los masters en su poder y son dueños de ellos, a menos, y repito, a menos que haya habido un acuerdo diferente.
Tal vez haya algún sitio donde se clarifiquen estos puntos, pero la verdad sólo me refiero a experiencias personales. No sé cual sea la norma.
Subir
--104025--
#17 por --104025-- el 20/11/2012
Disculpa Joaquin, pero en todos los estudios en los que trabaje en USA, me entregaron en los rollos de dos pulgadas mis multipistas completas.

Eso tanto en Criteria, como en Flavor Sound, Midiland, Platypus, y otros.
Si has pagado el estudio es lo que corresponde. Distinto es el caso si el estudio es quien produce.
En todos los casos el productor he sido yo, por lo tanto me deben entregar TODO, a no ser que sea un estudio barato y no quieran perder la cinta.

Y las multipistas para que? Pues justamente para grabar mas cosas en otros estudios, esos rollos viajaron por todo Florida donde cada quien aporto lo suyo.

Unos pianos se grabaron en los estudios de Emilio Stefan, unas guitarras se grabaron en Flavor Sound, los vientos se grabaron en Criteria, y así.

No se podía hacer de otra manera.

Que algún otro productor corrobore esto, ya que me parece raro que un estudio en USA no entregue la multipista.
Subir
--153613--
#18 por --153613-- el 20/11/2012
Tienes razón Kamikase, en tu caso tiene que hacerse así, no hay otra manera. Eso es entendible. Yo creo que no se podría trabajar de otra forma. Sería ilógico. Por eso me refiero que a menos que se especifique, el estudio mantiene los masters. En tu caso , sencillamente tiene que ser así.
Sin embargo, mi experiencia ha sido diferente porque yo, o trabajo directo con el cliente final, o he trabajado en casos donde el mismo dueño del estudio es quien produce. Por lo tanto, todo se graba ahí en el mismo estudio y en realidad nunca surge la cuestión porque el cliente no tiene uso para el master.
Por otro lado, he visto tan extendida la opinión de que el estudio es dueño del master, que en varias ocasiones productores que han traído aquí proyectos para mezclar y/o editar, añadir o quitar cosas, etc., me han platicado sobre la dificultad que tuvieron para conseguir el master y poder traérmelo a mi, y esto ha sucedido tanto aquí en California como en Chicago y en Las Vegas, de donde me han traído cosas.
He tenido este tipo de discuciones con clientes molestos (no conmigo, hago la aclaración, porque yo trabajo de cualquier manera), que de entrada pensaron que se les iba a entregar el master, pero cuando no fué así, pues obviamente estaban molestos, y tenían esa misma pregunta. Al final terminaron pagando extra para conseguir el master y poder seguir trabajando en el proyecto. Por eso digo yo que no se puede generalizar.
En concreto, tienes razón, en casos como el tuyo, tiene que ser así. No creo que nadie trabajara de otra manera.
Subir
--104025--
#19 por --104025-- el 20/11/2012
Joaquin, es verdad que en muchos estudios la cinta master (2 pulgadas) esta incluida con el precio, y se entiende que debido a eso es el alto precio de la hora de grabación. Igual debería uno consultarlo en caso de que sea mas económica la hora para asegurarse de que así sea.

Por eso ahora es común que te entreguen la sesión completa en DVD con sus tracks y las ediciones.
Por lo menos, cuando he grabado en el estudio me han entregado las sesiones en ProTools, Digital Performer, etc etc con sus respectivas pistas.

Aquí no tengo DP, ni tampoco muchos RTAS de ProTools del estudio, pero puedo abrir las sesiones en ProTools (me sale el aviso de que mi versión es mas antigua y que no tendré todas las ventajas de la versión actual), y/o cargar los tracks de DP en algún otro DAW sin problemas y hacer mis propias mezclas sin mayor drama.

Saludos!
Subir
--153613--
#20 por --153613-- el 21/11/2012
Tienes razón. Yo creo que aquí algunos estudios se han aprovechado de la confusión para sacarle más jugo. He buscado información y veo que los casos varían bastante al igual que las leyes en cada Estado o región. Por ejemplo, aquí hay un artículo que menciona varios escenarios y que sería lo más común http://www.alankorn.com/articles/band_recordings.html. En sí yo creo que lo más seguro es asegurarse desde un principio cómo va operar todo y poner las cosas en claro y por escrito, ya que veo que las opiniones varían según. Al parecer no hay nada escrito en piedra, por así decirlo. Cuando ya uno sabe con quién está tratando y ven las cosas igual, tal vez no haya necesidad de tanta aclaración, pero de otro modo yo aclararía primero las cosas.
Voy a seguir buscando por ahí a ver qué encuentro que pueda clarificar mejor este asunto.

P.D. Por cierto, ese artículo viene de un firma de abogados.
Saludos.
Subir
#21 por distante el 21/11/2012
Ya me enredé :neutral:

Preguntas de Audio y Vídeo

Subir
--104025--
#22 por --104025-- el 21/11/2012
Por el articulo de Joaquin?

Esta clarísimo, como el agua.
Subir
#23 por distante el 21/11/2012
No, no por el artículo, si no porque al final dicen que si se entrega... antes no....

Preguntas de Audio y Vídeo

Subir
--104025--
#24 por --104025-- el 21/11/2012
QUIEN ES EL VERDADERO DUEÑO DE UNA CINTA MASTER?
Esta columna proporciona una rápida mirada a los derechos de autor relativos a determinadas grabaciones originales. En particular, esta columna se ocupa de quién posee los derechos de autor en el trabajo registrado en multipistas y cintas maestras, independientemente de quién posee las grabaciones de las actuaciones grabadas. Antes de comenzar, sin embargo, es importante recordar que el término "Master" tiene varios significados en la industria discográfica. "Masters" se puede referir a las grabaciones individuales de canciones (es decir, las grabaciones sonoras), así como el mezclado editado y masterizado en cinta 1/4" o de cinta DAT de audio en el que estas canciones están registradas. Por conveniencia, me referiré a los registros con derechos de autor como "grabaciones sonoras".

ESCENARIO NO. 1: GRABACIONES DE BANDA

La cuestión de quién posee el material grabado de una banda a veces puede surgir después de que una banda se disuelve. Supongamos que el miembro de la banda # 1 compra un lote de cintas multi-pista de alto valor y DATs para el soporte master, mientras que el miembro de la banda # 2 pagó el estudio e ingeniero para el tiempo de grabación. Asumamos que el autoproclamado "líder" de grupo (# 3) expulsa a # 1 y # 2, sustituyéndolos por una caja de ritmos Roland TR-606 y un sampler barato.
¿Quién posee el material que fue grabado anteriormente?
La propiedad de las grabaciones de la banda, probablemente dependerá de quién es el "autor" de estas grabaciones. Debido a que el artista suele ser el "autor" de una grabación sonora, es probable que los tres miembros de la banda son coautores de este material con derechos de autor (asumiendo que no hubo un acuerdo escrito entre ellos que diga lo contrario). Si las grabaciones sonoras son en coautoria de todo el grupo, cualquier miembro del grupo puede autorizar estas grabaciones de forma no exclusiva, siempre y cuando paguen a los otros co-autores la parte proporcional de los ingresos.
Por supuesto, todavía es necesario obtener el permiso de los propietarios de derechos de autor de las composiciones antes de publicar estas grabaciones. Pero suponiendo que las canciones fueron co-escritas por la banda al completo, cualquier miembro de la banda también podría conceder este permiso. (Para obtener más información sobre los derechos de los coautores, haga clic de nuevo en mi columna anterior sobre este tema).

¿Qué pasa si el miembro de la banda # 1 argumenta que él compró toda la cinta de audio, o el miembro de la banda # 2 argumenta que él pagó por las sesiones de grabación? Tienen un fuerte argumento para que se les reembolsen los gastos de cualquier ingreso futuro. Sin embargo, en ausencia de cualquier acuerdo escrito entre los miembros del grupo sobre la propiedad de derechos de autor (que a veces se incluye en un acuerdo de asociación de banda escrita), las grabaciones de sonido probablemente pertenecen por igual a los tres miembros como coautores.

ESCENARIO NO. 2: GRABACIONES DE BANDA CON UN PRODUCTOR

Vamos a tomar los mismos hechos anteriores, excepto que esta vez miembro de la banda # 2 también paga por un productor para ayudar con la grabación. Supongamos que el productor asiste con la mezcla de batería, sugiere algunas pistas adicionales, ayuda con la mezcla e incluso incorpora algunas muestras en dance remix (para mantener las cosas con calma, vamos a asumir los derechos de las muestras se autorizaron previamente). ¿El productor ha contribuido lo suficiente como para ser considerado como un co-autor de la grabación de sonido?
Por los hechos anteriores, hay una buena probabilidad de que la respuesta es sí. Mientras que un artista suele ser el autor de una grabación sonora, también es posible que los productores o ingenieros para ser acreditado como co-autores si su trabajo está también incluido en la grabación de sonido. Para reclamar un derecho de autor en la grabación, su contribución debe incluir una "apreciable" cantidad de autoría original. No es probable el caso cuando un ingeniero de sonido simplemente establece un par de micrófonos y registros de una banda en vivo. Sin embargo, cuando el Congreso promulgó la Ley de Propiedad Intelectual, se declaró específicamente que el acto de "capturar y procesar electrónicamente los sonidos y la compilación y edición de ellos para hacer la grabación de sonido final" puede ser suficiente para una demanda de paternidad. "Como resultado, las compañías de discos suelen obtener una cesión de derechos de los productores con respecto a cualquier beneficio en derechos de autor que se pudieran generar de las cintas maestras. Como sugiere la siguiente hipótesis, es posible que surja una situación en la imposibilidad de obtener una cesion de derechos, la que podría tener consecuencias imprevistas.

Escenario # 3: TRATOS CON ESTUDIOS DE GRABACIÓN
Ahora imagina la banda referida previamente se vuelve a rearmar, pero carece de dinero para grabar (probablemente no muy difícil que se produzca). Sin embargo, la banda es muy popular a nivel local y un estudio de grabación le ofrece a la banda tiempo de grabación libre, en el entendimiento de que el estudio será reembolsado si la banda más tarde se convierte en un éxito. La banda y el estudio posteriormente se pelean. A medida que las cosas van aconteciendo, la banda ha comenzado recientemente a hablar con los sellos discográficos y editoriales de Hollywood. ¿Quién posee los derechos de las cintas maestras en posesión del estudio?
Lo anterior hipotética realidad se parece a una disputa básica sobre un contrato oral. Aquí la diferencia se refiere a si el tiempo de estudio era en realidad "libre". En algunos casos, un tribunal podría decidir que existe un contrato implícito que da derecho al estudio para recuperar sus gastos. Sin embargo, un tribunal de Louisiana en realidad llegó a la conclusión contraria en un asunto relacionado con hechos similares. En ese caso, el tribunal señaló que nunca el estudio y la banda formalizaron el haber convenido en que las grabaciones eventualmente podrían ser vendidas. Si bien ambas partes creían que el estudio sería compensado si las cintas eran comercializadas, el tribunal encontró que no hubo ningún acuerdo real para editar las cintas, y no hubo expectativas de continúar la relación hasta que las cintas fueran comercializadas. Debido a que el tribunal consideró que no había acuerdo, se desechó la demanda del estudio de grabación por indemnización. (Si usted está interesado, la cita completa de este caso es el Sonido Médico Recording Studio, Inc. v Conn, 391 So. 2d 520 (La. 1980)).

Así que ahora vamos a suponer que el estudio decide cortar sus pérdidas y borrar las cintas maestras de la banda. ¿Cuál es el resultado? Debido a que el estudio no es propietaria de los derechos de autor de estas grabaciones sonoras, en realidad está destruyendo a otra persona la propiedad intelectual.
Incluso si el ingeniero de sonido o productor fue co-autor de estas grabaciones sonoras (véase más arriba), como co-propietario de los derechos de autor no puede actuar de forma que vaya a destruir el valor de la obra en su conjunto. Como resultado, si las cintas se destruyeron la banda puede recuperar en un valor razonable la pérdida de estas grabaciones. Si la banda se conviertiera más tarde en un éxito, estas grabaciones podrian haber sido muy valiosas.

¿Y si el estudio decide editar estas grabaciones de todos modos, sin el permiso del artista? Pues bien, en virtud de la ley de California un individuo puede ser condenado hasta a cinco años de cárcel, o una multa de hasta $ 250,000, o ambos, por lanzar comercialmente la música sin el consentimiento del propietario. Aunque esta ley era para evitar el contrabando, puede aplicarse a situaciones como la de arriba.
Por otro lado, supongamos que el productor del estudio añade material original protegido por propiedad intelectual de forma suficiente como para reclamar que tiene derechos de co-autor. Bajo este escenario, el productor podría decirse que podría licenciar las grabaciones de forma no exclusiva si obtiene una licencia de la banda para utilizar sus canciones. Incluso si la banda niega el permiso, el productor podría teóricamente obtener una licencia obligatoria y editar grabaciones versionadas que se registraron.

Escenario # 4: TRATO DEMO CON COMPAÑIA DISCOGRAFICA
Ahora vamos a asumir que la banda ha llegado a un "acuerdo demo" con uno de los grandes sellos discográficos. Un "acuerdo demo comparte algunos elementos con el acuerdo de las especificaciones descritas anteriormente. En este caso, el sello discográfico podria no querer firmar una nueva banda no probada hasta oir lo que es capaz de hacer en el estudio. Otra posibilidad es que el estudio quiera comprar tiempo adicional mientras se decide la banda es contratada o no. En cualquier caso, compañía le dará al artista un poco de dinero para ir al estudio y grabar varios temas de demostración. La compañía tendrá entonces un período de tiempo limitado para decidir si debe o no firmar al artista basado en las demostraciones que se presentan.
Debido a que la compañía discográfica de la banda paga un anticipo por registrar estas demos, por lo general insisten en poseer el producto final, aunque se puede intentar negociar otra cosa. Si la compañía discográfica decide no firmar con la banda, es posible que desee conservar los derechos de estas grabaciones con el fin de editar a la banda o vender la banda a otras compañias. Sin embargo, la compañía discográfica puede insistir en que primero se les reembolsará el costo de la grabación. Una transacción puede involucrar el reembolso a la compañía si usted después llego a un acuerdo con otra compañía mostrando estas cintas demo. Sin embargo, la compañía discográfica puede exigir un derecho de prueba. En ese caso, si otra compañia ofrece un mejor trato, la empresa que registró sus demos conseguira la combinación perfecta de para lograr un acuerdo y firmar con su banda en los mismos términos y condiciones.

Escenario # 5: contrato discográfico
Por último, vamos a asumir por encima de la banda grabó algunos demos fantásticos, y se encuentra firmado a un contrato exclusivo con una gran discográfica. A menos que hubiera una guerra de ofertas, o la banda más tarde logra el estatus de superestrella y adquiere valor añadido, la mayoria de las empresas de discos insistirá en poseer de los derechos de autor de las grabaciones originales realizadas durante el período del contrato. El contrato de grabación generalmente estipula que todas las grabaciones se realizan en base de trabajo a sueldo. Esto significa que a diferencia de una transferencia regular de los derechos de autor, la compañía discográfica es propietaria del material con derechos de autor no está sujeto a término después de los 35 años. (Sea o no que las grabaciones califiquen como "obras realizadas bajo contrato" en virtud de la Ley de Derecho de Autor, que es una cuestión distinta y es mejor dejar para una próxima columna). Por lo general, los sellos discográficos también son dueños de los outtakes y versiones alternativas de trabajo en estudio de la banda.
Por otro lado, si la banda permite a la compañía discográfica lanzar su material grabado de forma independiente, el sello discográfico no se debe conceder ningún derecho de propiedad sobre esas cintas. En su lugar, la etiqueta debe conservar sólo un derecho exclusivo (o mejor aún, no exclusivo) a la derecha para editar esas grabaciones por un período determinado. Si a la compañia sólo se concede un derecho no exclusivo, la banda podría tratar de encontrar otra compañía mejor posicionada para liberar estas mismas grabaciones en territorios extranjeros. Además, todos los derechos de las cintas masters deben ser devuelto después de que termine la licencia, lo que permite a la banda entrar en un nuevo contrato para estas grabaciones con cualquier compañía que desee.
Subir
Respuesta rápida

Regístrate o para poder postear en este hilo