Odio el futbol.(Solo entra si no te gusta)

#841 el 21/08/2012
#840

No esperaba menos.

Después de que en este foro tildases a Ray Bradbury como "el más grande"... celebro no compartir gustos contigo.
Subir
#842 el 21/08/2012
#841
joer que memoria!....me deberia sentir halagado...la verdad es yo es la primera vez que recuerdo leerte


[ yo soy capaz de tildar como el mas grande a distinta gente depende como me levante. (podria haber sido A.E van Gogt, Carr, Heinlein...sin salirnos del genero)
Me alegro de que fuera Ray, uno de mis prefes]

Un saludo ;)

...so I can fuck the world for 72 hours

Subir
#843 el 21/08/2012
lisboetas escribió:
yo es la primera vez que recuerdo leerte


clones%20everywhere.gif

We all are the same nation under the rhythm.
Mi My Space
"El arte esta hecho para ser sentido y no para ser comprendido. P

Subir
#844 el 21/08/2012
lisboetas escribió:
joer que memoria!....me deberia sentir halagado...


Siento desilusionarte, pero simplemente he buscado en tus mensajes.

He pinchado en una página al azar, a ver si salía alguna tontería y fue con lo primero que di.

http://www.hispasonic.com/lisboetas/foros/pagina8
Subir
#845 el 21/08/2012
#843
eso debe ser...aunque los he visto mas divertidos :sobar:
........

sigamos !

...so I can fuck the world for 72 hours

Subir
#846 el 19/09/2012
Para que veáis los más aficionados al fútbol, que no se trata de odiar o estar arto del fútbol como deporte en sí...

Capitulo 12 del libro "La danza de final de Kali":


Deporte y el ejemplo arquetípico del “fútbol”

Mención aparte merece un fenómeno que sin ser ni tan siquiera “pseudo- artístico”, comparte muchísimos puntos en común con el entramado visto en este capítulo: el deporte. ¿Qué es un deporte? De nuevo, algo moderno, algo europeo, y algo que aparece en el siglo XIX. Se trata simple y llanamente de una inversión del juego tradicional. ¿Y cuál es el mecanismo de esta inversión? Pues el mecanismo de siempre que –a estas alturas del libro- el lector tan bien conoce: utilizar el juego para los fines de la modernidad, es decir, el lucro económico, la comercialización de toda actividad humana, la publicidad corporativista, la investigación farmacológica (llamada “medicina deportiva” y su “doping”), la construcción arquitectónica del mundo moderno, y –ante todo- el control mental de las masas al servicio de la ingeniería social del Nuevo Orden Mundial.

El deporte no sólo no es un juego, sino que supone ser su opuesto, su antítesis, su inversión. Sin embargo, las orgías deportivas de la modernidad se llaman –con ironía- “Juegos Olímpicos”, los cuales se celebran cada cuatro años en una ciudad diferente. Hacer un seguimiento de las ciudades “olímpicas” sirve de riguroso esquema del plan de construcción arquitectónica, política y social del Nuevo Orden Mundial. Después de unas tímidas ediciones, las primeras grandes olimpiadas del siglo XX se celebraron en Berlín, en 1936, donde Adolf Hitler en persona (junto con la élite que lo arropaba) comprobó el éxito de sus teorías y experimentos eugenésicos en materia de perfeccionamiento físico. Los atletas “arios” de la Alemania nazi, vencieron en la mayoría de las pruebas, a pesar del incordio que supuso para los organizadores la sonrisa vencedora de Jesse Owen. Tras la guerra, a partir de los años sesenta, se puede seguir la evolución del periplo arquitectónico, político y eugenésico de los juegos olímpicos:
Roma 60 (fiesta de consolidación del Club de Roma),
Tokio 64 (entrada de la élite japonesa en el Nuevo Orden Mundial),
México 68 (estado mexicano controlado por gobernantes colaboracionistas con el imperio norteamericano),
Munich 72 (reconciliación de Alemania con la “comunidad internacional”), Montreal 76 (Canadá cierra el contrato con el proyecto de centralización de poder occidental), Moscú 80 (los soviéticos son más colegas de lo que podría parecer: pre-perestroika),
Los Ángeles 84 (presentación de nuevas drogas y nuevas tecnologías en la ciudad de las drogas y el cine),
Seul 88 (tras Japón, control absoluto de la costa pacífica asiática),
Barcelona 92 (masturbación de la nobleza europea, de manos de la casa Borbón con motivo del “quinto centenario del descubrimiento de América”.),
Atlanta 96 (Atlanta, ciudad clave en el Nuevo Orden Mundial, con amenaza terrorista incluida),
Sydney 00 (La Commonwealth cierra el siglo, haciendo encender la pira olímpica a una mujer aborigen),
Atenas 04 (teatro mitológico ritual de la élite, y destrucción del estado griego),
Pekín 08 (China, “ejemplo inspirador”, tal y como escribió David Rockefeller),
Londres 12 (chocolatada final y culminación arquitectónica del mundo moderno)…

Por supuesto, se comprobará que Estados Unidos es el comité que más olimpiadas ha organizado (junto al británico). Además, los estadounidenses son siempre los atletas que ganan mayor número de medallas (¿medalla no es una condecoración militar?). Por lo tanto, Estados Unidos serían los “campeones”… ¿de qué? De algo llamado “espíritu olímpico”, consistente en la competitividad alrededor de parámetros estadísticos, cronométricos y físicos.

¿Alguien se ha planteado profundamente qué carajo importa correr 100 metros en 11, 10, 9, 8 ó 7 segundos? ¿Alguien puede decir una diferencia esencial entre derribar y no derribar un listón cuando se salta? ¿Alguien puede valorar positivamente a gimnastas que han destruido su mente y su cuerpo con fármacos, dietas hipercalóricas, y tortuosos entrenamientos de “alto rendimiento”? Sólo una mentalidad puede hacer este tipo de cosas, la mentalidad que creó el deporte: la mentalidad eugenista.

Sin embargo, el deporte tal y como se presenta actualmente en pleno siglo XXI, trasciende incluso hasta el maldito “espíritu olímpico”. Las “Olimpiadas” tendrían más relación con proyectos arquitectónicos modernos y especulaciones inmobiliarias municipales, que con el deporte propiamente dicho. El deporte es – hoy en día- una superestructura metacorporativa que incluye massmedia, multinacionales textiles, ministerios estatales (de “deporte”, algunos integrados en “cultura”, o peor aún, “sanidad”), mercado de valores, publicidad, ingeniería social, plataformas digitales, investigación médica… e incluso esta superestructura estaría fundida y mimetizada con Hollywood y la “cultura pop”.

Para ilustrar esto último, basta recordar –por poner unos pocos ejemplos- que los multimillonarios jugadores de la NBA, Michael Jordan, Dennis Rodman, o Saquille O´Neal, protagonizaron blockbusters de Hollywood; y aquel último –O´Neal- está en la larga lista de deportistas de baloncesto, football, boxeo y otros, que participaron en la grabación de un CD de hip-hop y de pop. Una vez más, todo es mucho más grave de lo que puede parecer a simple vista.

En Estados Unidos, el deporte de élite (se llama así: “de élite”) depende completamente de la estructura universitaria (véase capítulo: “Sistemas educativos y adiestramiento profesional”), y esa dependencia hace que bestias de carga analfabetas tengan “becas” y puedan graduarse en todas las universidades estadounidenses. Algunos de estos licenciados universitarios se harán millonarios gracias a la superestructura deportiva (otros, no). Sólo la NBA (Baloncesto), maneja 650 millones de dólares cada año sólo en los salarios de las plantillas, y la American League (béisbol) y la NFL (football) manejarían cada año cifras ligeramente inferiores. Precisamente el football, sirve de pretexto para una especie de fiesta ritual de la sociedad norteamericana: La Super-bowl, un partido de fútbol amenizado con shows de los artistas pop del momento, y con la presencia en el graderío de estrellas de Hollywood. El evento es retransmitido a 135 millones de personas que asisten por televisión. Por ello, treinta segundos de publicidad en la Superbowl cuestan 2 millones de dólares (2009), y allí siempre están anunciándose las corporaciones con más proyección del año.

Algo parecido ocurre en Europa con el fútbol, sólo que el fútbol europeo tendría otra forma y reglamento. Se trata del reglamento inglés original. También inglés será el origen de la mayoría de deportes profesionales en Europa y Asia: El tenis (con un circuito internacional, ATP, que reparte 20 millones de dólares en premios), el rugby (deporte que une estrechamente a los países de la Commonwealth), el cricket (que a través del imperio británico, se impuso en Asia central)… Mención especial merecería el automovilismo y su infame “Fórmula 1”, espectáculo privado en manos de ignominiosos magnates británicos (Ecclestone y los otros accionistas de Alpha-Prema) en donde el cártel industrial automovilístico europeo (Ferrari, Mercedes, BMW, Renault…) hace pruebas de sus investigaciones tecnológicas. Se trata de un deporte en el que los miembros del equipo son ingenieros, el fruto del equipo es una máquina (el coche), y el equipo deportivo en sí, es una corporación con logotipo. Sus propios participantes lo hacen llamar “el circo”, y actualmente nadie puede concretar los miles de millones de dólares que la F1 manejaría cada año. Se trata posiblemente del ejemplo deportivo más vergonzoso y que mejor ilustraría la funcionalidad del deporte en el Novus Ordo Seclorum a todos los niveles: económico, publicitario, corporativo, eugenésico, psicológico, cibernético… ¿Alguien puede diferenciar un piloto de Fórmula 1 de un piloto de caza de guerra? Sólo existiría una forma: uno lleva logotipos publicitarios en su mono, y el otro lleva insignias militares. Y aun con esta indicación, ¿existe alguna diferencia verdadera entre los logotipos y las insignias de las fuerzas armadas modernas? No, no la hay; no existen diferencias: mismas formas y mismos contenidos.

Pero si ante toda la vasta oferta deportiva de la modernidad, hay que abordar sólo un deporte, este será el “deporte rey”, el fútbol, el más popular en Europa y sus antiguas colonias de América, África, Asia y Oceanía, y que ya en el siglo XXI, ha alcanzado cotas de poderío sobre las masas difíciles de evaluar. Se trata del fútbol, el caso arquetípico del “deporte global”.

El caso arquetípico del fútbol: Si el fútbol fuera un juego, nada alrededor del mismo podría ser cuestionable. Sería tan sólo un entretenimiento, y nadie sería tan estúpido como para atacar una inocente distracción lúdica. Nada hay de insalubre en la diversión (al contrario), tampoco en el entretenimiento, ni en la distracción. Por nuestra parte, no encontramos nada censurable en que una persona se entretenga con un partido de fútbol; no obstante, el hecho de que millones de personas aparenten elegir el mismo partido de fútbol como único entretenimiento posible, puede parecer sospechoso. Más sospechoso aún resulta que los noticiarios televisivos y periódicos dediquen al menos un tercio de su tiempo y espacio al fútbol. Muchísimo más sospechoso resulta que ciertos partidos de fútbol sean verdaderos “actos oficiales” a los que asisten jefes de estado, primeros ministros y familias reales. Pero, en verdad, lo que supone ser delatador es comprobar la brutal huella que ha dejado el fútbol en la sociedad moderna, la función que aquel tiene en esta, y la cantidad de energía que moviliza algo en apariencia tan inocente como un juego. He aquí la primera declaración: el fútbol no es un juego. Todo lo aquí expuesto está lejos de ser un juego.

Y al referirse al aspecto oculto del fútbol, no vamos a aludir a lo sucio que por ser sucio no deja de ser ampliamente conocido. Resulta famosa y asumida como algo habitual, la costumbre europea de utilizar el fútbol como una forma de blanquear dinero, bien de grandes grupos constructores, bien de personalidades relacionadas con el tráfico de drogas y otros negocios ilícitos. Que el deporte en general -y el fútbol en particular- sean lavadoras de capital, lo sabe todo el mundo, y si alguien tiene alguna duda ahí están los sacos rotos de Silvio Berlusconi en 1995, Jesús Gil en 2002, y más recientemente los casos de Kia Joorabchian, Alexandre Martins, Reinaldo Pitta, o las conocidas relaciones con la mafia de Roman Abramovich. La cara oculta del fútbol tampoco es el hecho ya divulgado de que la organización internacional que administra este deporte (La FIFA) esté carcomida por la corrupción, así como ha denunciado el periodista Andrew Jennings. Tampoco lo es la archiconocida dependencia del fútbol con las grandes multinacionales textiles deportivas que manufacturan sus productos en estados- taller con los que pactan condiciones infrahumanas para sus trabajadores. Nada de esto resulta ser el aspecto oculto del fútbol, sólo parte de su cloaca, bien asumida, bien disimulada, bien perfumada, pero por todos conocida.

Hay una presencia más oscura y más cotidiana del fútbol, y por eso mismo más imperceptible: la función que desempeña el fútbol en la ingeniería social del Nuevo Orden Mundial, la impactante influencia del fútbol en todos los aspectos de la sociedad moderna, la utilización del fútbol como potente herramienta con la que el massmedia hace su trabajo de control mental e hipnosis de masas.

Esta importancia del fútbol va más allá de la función del clásico “circenses” para el pueblo o, al menos, nunca antes ninguna fuerza imperial dispuso de los potentísimos medios de los que se sirve este moderno colisseo global. Todos los grandes grupos de massmedia tienen dos prensas especializadas que nunca faltan como periódicos de tirada regular: el económico y el deportivo. Si este gran grupo es europeo, ya sabemos a lo que dedica más de un tercio de su trabajo: ¡a informar sobre fútbol! Por supuesto, nada de esto es casual, ni es fruto de un noble amor por el deporte. El interés que hace del deporte –y del fútbol- lo que es, es poder desarrollar una plataforma de manipulación social sólo comparable en Europa con las dos que en este capítulo se han tratado. En el caso concreto del fútbol, las principales funciones que desempeña en esta ingeniería social se pueden dividir en los siguientes tres puntos:

Función 1: A través del fútbol, se fijan e imponen los modelos filosóficos, comportamentales, estéticos (e incluso, de pura peluquería) que aspiran a ser aplicables a todas las razas, condiciones y edades de la nueva sociedad moderna. Así, el futbolista de élite se presenta como un moderno Aquiles de plástico y gomina, un héroe vaciado de heroísmo que se convierte en un mero maniquí del perfecto triunfador global, una deidad invertida llevada al panteón publicitario de la moda pasajera. No hay nadie en Europa tan socialmente valorado como un futbolista de élite: se trata de alguien conocido por muchas personas, que gana mucho dinero marcando muchos goles y ganando muchos partidos; se trata de un auténtico “campeón de la cantidad”.

El objetivo final de esta figura sería integrarla en la cultura pop y todo el abanico publicitario. El primer ejemplo triunfante de este completo modelo global fue David Beckham; tras este triunfo, le siguieron muchos otros como Freddie Ljungberg, Thierry Henry o Cristiano Ronaldo, todas figuras perfiladas en la Barclays Premier League inglesa. Sin embargo, si estos iconos comportamentales son de utilidad en la ingeniería social europea, lo son muchísimo más en las sociedades llamadas “tercermundistas”. Si en los “países desarrollados”, los modelos impuestos son potentes influencias comportamentales y la juventud los imita, en los países más pobres el modelo del futbolista se convierte en la única oportunidad de “integración social” para millones de niños y adolescentes.

Poco importa el hecho de que esta oportunidad sea una ilusión, y que sólo un porcentaje residual tenga acceso a una mínima profesionalidad como futbolista. Este es el único sueño impuesto a chavales de la África rural, el extrarradio porteño o la favela brasileña. Su situación desesperada de acorralamiento hace que se depositen todas las energías en la única vía de escape concebible. En esta situación, es donde la FIFA, a través de su proyecto “Goal”, trabaja en enternecedoras campañas filantrópicas en las que se regalan a las poblaciones más pobres, pelotitas de fútbol y camisetas firmadas por el astro de turno.

Esta misma filantropía es la que ocultan proyectos caritativos de corporaciones deportivas en África, así como el patrocinio de clubes de fútbol por parte de potentes ONG´s y plataformas de la ONU como Unicef. Todo busca un objetivo: esperanzar ilusoriamente con los encantos del prestigio social del futbolista de élite.

Se trata de imponer una única vía de supervivencia: una vía que saca de una miseria para llevar a otra miseria diferente, una vía que permite pasar de la desnutrición a las mansiones grotescas, los coches deportivos de lujo, y la prostitución de alto standing. Se entenderá fácilmente que todo este entramado sólo genera (a unos y a otros, tanto al individuo como socialmente) un único sentimiento: frustración. Esta frustración resultará clave para la función que exponemos en el siguiente punto.

Función 2.- Otra función que el fútbol desempeña, esta con respecto al aficionado, es una bien reconocible: la canalización de la tensión nerviosa hacia una actividad estéril. Así, a través de los medios de comunicación, todo el descontento, la insatisfacción y la rebeldía que podrían motivar un cuestionamiento crítico por parte del individuo, van destinados a la afición futbolística. Se entenderá así porqué los más fervientes aficionados al fútbol son los individuos más alejados de cualquier práctica deportiva. La energía destructiva generada en el individuo por la vida moderna, es condensada en “noventa minutos de odio”. Durante ese tiempo, el pacífico ciudadano puede insultar, juzgar, reclamar, patalear y criticar a su antojo, siempre dentro del contexto ad hoc: el fútbol. Así, la agresividad no es en ningún caso sublimada, muy por el contrario, sólo es concentrada y dirigida hacia una pasión yerma y absurda.

Resulta natural que al pretender controlar y manipular la energía nerviosa de la masa de semejante forma, muchas veces el fútbol acabe en episodios de violencia. Ésta es la estructura de la pasión futbolística, que a su vez desempeña una tercera función en la ingeniería social del Nuevo Orden Mundial.

Función 3.- La afición al fútbol de clubes, el pertenecer a un equipo, el “sentir los colores” supone ser un ejercicio devocional cuanto menos curioso: se trata de apoyar sentimentalmente a un colectivo sin ideología, sin ninguna base de cohesión intelectual, sin ninguna identidad natural, que no representa ya a ninguna raza, pueblo o ciudad, que no está unido por valor común alguno, y que sólo tienen una única finalidad bien explícita: la victoria consistente en superar al rival en un parcial numérico. El fanatismo por un club de fútbol cualquiera tiene su calco en el mundo empresarial: el fanatismo corporativista.

Este reflejo puede confundirse completamente cuando se ve a algunos clubes cotizando en bolsa. Un hincha de un equipo cualquiera y un perfecto trabajador corporativista aspiran a la misma cosa: participar en el éxito (bien en forma de goleada, bien en forma de beneficio económico) de una entidad que les es ajena personalmente, a la cual pertenecen desde un anonimato numérico. Y esa es la tercera función que desempeña el fútbol en el Nuevo Orden Mundial: entrenar a la población en el fervor descerebrado, en la devoción mística del cordero, en la lealtad del rebaño, es decir, en el fanatismo corporativista.

Por lo tanto, estas suponen ser las funciones del fútbol resumidas en tres puntos. Les habrá que se pregunten por qué precisamente es el fútbol el deporte escogido y no otro. Si existe una respuesta adecuada a esa pregunta, estará en la estructura y el origen mismo del fútbol, que -como todo el mundo sabe- es inglés. Es indudable que la expansión del fútbol está estrechamente relacionada con el imperialismo británico, y nadie puede negar que el fútbol es el deporte más popular, como la lengua inglesa es la lengua más hablada o la música pop el folclore más bailado. Sin embargo, esto tampoco explicaría que el fútbol sea el aspirante a deporte global, y no, por ejemplo, el hockey. ¿Por qué precisamente el fútbol? Todo juego tradicional es eso mismo porque parte de su estructura y reglamento están relacionados con los principios metafísicos donde se apoya dicha tradición, y así es, por ejemplo, como sucede con el ajedrez indio o el tlachtli azteca. En el caso del deporte moderno (como inversión profana de un juego), no es extraño encontrar relaciones con el simbolismo de grupos contrainiciáticos.

Se podría hacer un estudio sobre los paralelismos simbólicos de muchos deportes británicos y la ritualística francmasona. Así, en el fútbol, el cual se desarrolló como lo conocemos a través de un reglamento conformado en 1848 por una hermandad estudiantil de Cambridge, podemos ver como en sus primeros códigos los equipos no eran once contra once, sino doce contra doce, disponiendo ya cada equipo de un técnico o entrenador. Por lo tanto, el equipo de fútbol original estaría formado por 13 (12+1) miembros, siendo este 13 (descompuesto en 12+1) un simbolismo harto abusado por las logias francmasonas inglesas del siglo XIX. El simbolismo del número 13, ilustrado con la figura cristiana de “los doce apóstoles y el Mesías”, estaría en toda la estructura, ritualística y gradación del Rito Escocés.

Además, la estructura del equipo de fútbol estaría relacionada con las teorías modernas de organización social que tanto gustaban a la francmasonería británica, al inspirarse con torpeza en la división de castas de su colonia india.

Así, el equipo estaría formado por un mister o entrenador que no interviene materialmente en el juego y que aporta su guía invisible (el sumo sacerdote, el brahman), unos valientes atacantes que aspiraban a la gloria del gol a través de la rapidez y el movimiento (los guerreros, los chatrias), unos defensores que administran, protegen y distribuyen el juego (los comerciantes, los vaishias), y finalmente, los porteros que a través de sus manos, no tienen otra función que contener y soportar la furia del ataque enemigo (los trabajadores, los shudras) Existen sin duda más relaciones simbólicas interesantes que nos aportan datos sobre el origen del fútbol, pero con todos ellos, sólo obtendríamos hipótesis que podrían ser interpretadas por algunos de nuestros lectores como vana especulación.

Además, estas implicaciones no parecen tener solución de continuidad sencilla con lo que el fútbol ha llegado a ser hoy en día: una poderosa herramienta de control mental al servicio de los arquitectos globales, un péndulo de hipnosis de masas en manos del massmedia, una plataforma de manipulación social nunca antes conocida.

https://soundcloud.com/haivan-dj-666

https://www.youtube.com/user/666666Hai/videos

Subir
#847 el 19/09/2012
#846


jesus-says-meme-generator-claro-que-si-campeon-880016.jpg


Quede claro que esta imagen va dirigida al autor del libro (un libro estupendo con capítulos como "Los 7 obeliscos mayores"), no al del comentario #846


Por cierto, se te olvidó mencionar que ese capítulo 12 se titula:

CAP. 12.- INDUSTRIAS ARTÍSTICAS, CULTURA POP Y DEPORTE

Es decir, que también incluye al arte como herramienta de control de masas. (No lo he leído todo, no tengo tiempo para esas lecturas tan enriquecedoras)

Así que la próxima vez que veas una película, que sepas que eres tan borrego como alguien está viendo un partido de fútbol. Al menos desde el planteamiento del autor que has citado como documentación válida.

VENDO

Steinberg HALion Sonic | 60€ - http://bit.ly/1hP06zx

Subir
#848 el 19/09/2012
Igual si, pero una pelicula o un libro...te haran pensar.El futbol todo lo contrario.

‎"Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor, mientras la violencia se practica a plena luz del día"

Subir
#849 el 19/09/2012
#848

Ah vale, entonces ese libro es un criterio válido para unas cosas y para otras no, dependiendo de lo que convenga.


P.D.: Si es una herramienta de control de masas, te hará pensar lo que quieran que pienses los que crearon ese instrumento de control de masas. De eso va el tema.

VENDO

Steinberg HALion Sonic | 60€ - http://bit.ly/1hP06zx

Subir
#850 el 19/09/2012
#847

No he leido el libro...solo el extracto puesto por hai....pero muchas de las ideas expuestas me parecen acertadas

Edito: respecto a cultura etc deberia dar igual no? Que haya otros metodos de 'control mental' no invalida necesariamente la tesis de que el futbol sea el epicentro del 'panem et circenses'

Saludos

...so I can fuck the world for 72 hours

Subir
#851 el 19/09/2012
Efectivamente, pero tienes la capacidad de discernir o de pensar, despues ya tu te creras lo que quieras, pero el futbol ni eso te da, como mucho gritar y canalizar tu rabia hacia el partido, en vez de luchar contra lo que de verdad te perjudica.

‎"Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor, mientras la violencia se practica a plena luz del día"

Subir
#852 el 19/09/2012
#850

lisboetas escribió:
muchas de las ideas expuestas me parecen acertadas


Evidentemente, del mismo modo que muchas dictaduras seguramente tengan principios políticos mejores que los que hay en las democracias.

El problema es la manera de llevarlas a la práctica.

Del mismo modo que ese libro mezcla elementos que tienen poco o ninguna base con otros que ciertamente son acertados.

lisboetas escribió:
Que haya otros metodos de 'control mental' no invalida necesariamente la tesis de que el futbol sea el epicentro del 'panem et circenses


El tema no es ese. Es la constante sesga a la hora de aplicar criterios y documentación. Tal y como lo planteó no se puede adivinar que el libro incluye al arte como una herramienta de control de masas. Lo que, por otro lado, sería una contradicción en una web de creación artística, porque si lo mencionas como documentación válida estás dando a entender que tú mismo estás siendo controlado.

Lógicamente queda mejor mencionar sólo al fútbol.

VENDO

Steinberg HALion Sonic | 60€ - http://bit.ly/1hP06zx

Subir
--158563-- --158563--
#853 el 19/09/2012
Yo lo odio profundamente :ook:
Subir
#854 el 19/09/2012
#851

¿Y qué te da una discoteca llena de gente hasta arriba de pastillas escuchando techno?

Lo digo porque la última vez que estuve en el Sónar por la noche la gente parecía estar pensando largo y tendido sobre lo que de verdad les perjudica.

VENDO

Steinberg HALion Sonic | 60€ - http://bit.ly/1hP06zx

Subir
#855 el 19/09/2012
#852
no necesariamente...aqui unos cuantos critcamos el circo del futbol y su influencia en el control de masa...no que sea el Unico mal del siglo XXI
ASi que publicar un extracto de un libro donde se apuntan unas tesis con las que se peude (o no) estar deacuerdo, no me aprece desacertado


...........

por cierto, tambien odio los JJOO

...so I can fuck the world for 72 hours

Subir
Respuesta rápida
Identíficate o regístrate para poder responder en este hilo.