Subido el 09/08/2012
Etiquetas palbvial monster
Licencia Copyright
Descripción
En la última curva, antes de llegar al pueblo, los árboles se combaban sobre el camino creando una cueva natural fresca y húmeda. Un poco más allá, abedules erguidos, fresnos de ramas bajas y chopos espigados se mezclaban como nunca los había visto antes. El camino invadido de piedras pequeñas resultaba molesto al andar, pero la enorme belleza que me rodeaba me hacía olvidar el malestar con los sentidos ocupados en admirar el paisaje. Cuesta pensar que en otra época fuera este un lugar envuelto en violentas y extrañas rencillas cuyas noticias traspasaron los valles llegando a turbar incluso al más escéptico de los vecinos. Pero seguramente aquellas noticias se propagaron lentamente, exagerándose a cada paso, convirtiendo un acontecimiento natural en algo ominoso y desproporcionado. Aunque hace ya más de cien años de eso y los únicos testigos son los árboles, de memoria lenta y fugaz, y el cielo que nunca deja de mirar sin guardar recuerdo de nada.
La hierba es nueva, el agua del río que se percibe tras los árboles descendía suavemente con el sonido característico del roce contra las piedras en las orillas, suave murmullo que es la música del viajero de la que no se quiere apartar incitándole a seguirlo. Un pájaro se posó sobre el camino para salir volando de nuevo al instante seguido por otro que no llegó a poner los pies en el suelo. Quince días andando y aún no quería llegar a mi destino. Me detuve apoyado en el bastón de paseo y vi la base de un árbol del que sobresalían raíces redondeadas recubiertas a intervalos de un musgo verdoso y amarillento. Invitaban a recostarse antes de llegar y comer un poco. Saqué el vino, un trozo de pan y algo de queso y cuando terminé me tumbé para dormitar un rato. Sobre mí, las ramas se entrelazaban dejando pasar, de cuando en cuando, tímidos rayos de sol mecidas por el viento. Estaba quedándome dormido contemplando la bóveda verde y marrón donde el comienzo del otoño ya empezaba a apuntar algunos tonos rojos cuando vi algo que me pareció extraño posado sobre una de las ramas. Entre el movimiento de las hojas no podía distinguir qué era. Me froté los ojos y al volver a abrirlos ya no estaba. Las chispas del sol en los ojos producen visiones extrañas. Me había parecido ver un diablillo agazapado, en cuclillas, con dos cuernos pequeños en un rostro pétreo y sonriente. Al no tener cejas no sabía de qué talante estaba. Sonreí y volví a cerrar los ojos, pero no podía evitar abrir uno de cuando en cuando: el ambiente se estaba volviendo extraño.
Comencé a soñar... el sonido del río se transformó en una corriente de lava que se arrastraba densa y lenta recluida por unas orillas de piedra que parecían prestas a dejarse rebosar a cada momento; el diablo que había visto entre las ramas esperaba al otro lado del río mirándome fijamente y comenzó a andar hacia mí sin reparar en la lava incandescente. ¡Quise huir, pero por encima empezó a sonar entre las ramas el ruido de criaturas que se movían ágilmente amparadas entre sus sombras! Pensé que la trampa se estaba cerrando, por allí no tenía escapatoria y la maleza que antes era suave hierba que se doblaba con la más suave ráfaga de viento ahora se había transformado en aceradas láminas cubiertas de espinas y enredaderas que competían por cerrarme el paso enredándose en nudos fuertes y poderosos ante mis propios ojos aterrados. Volví la vista: el demonio estaba terminando de cruzar el río y se acercaba hasta donde yo me encontraba incapaz de hacer un solo movimiento. Era definitivamente, el que me había parecido ver escondido antes de quedarme dormido. Era pequeño, de aspecto increíblemente pesado aunque se desplazaba con una ligereza sorprendente. De color enteramente gris, tenía los ojos saltones hundidos en una cuenca desproporcionada, en lugar de nariz había una mancha oscura como si se la hubieran hundido con un martillo, las orejas pegadas contra las sienes cortadas a cuchillo y dos cuernos pequeños, cortos pero gruesos, que salían de la mitad de la frente terminaban en punta a los pocos centímetros de su nacimiento. Las piernas no terminaban de flexionarse antes de dar el siguiente paso dando una imagen de viejo acuclillado incapaz de estirarse, pero su boca, su boca era lo más chocante: allí resaltaba una especie de sonrisa maléfica que, y esto es lo más extraño, a la vez que terrorífica resultaba amable.
-¿A dónde te diriges? -dijo con una voz que parecía la de una piedra chocando contra otra con violencia. No pude contestar y él se acercaba cada vez más. Di un paso atrás, pero no conseguí alejarme demasiado, sólo sirvió ese paso para demostrarle que le tenía miedo. Entonces su sonrisa desapareció y se convirtió en una máscara inerte y arrugada: -No tengas miedo-, me dijo- quiero que vayas al pueblo, que busques al cura y le des esto -añadió estirando la mano. En ella descansaba una piedra pequeña, vulgar, sin interés aparente.
-¿Qué... qué es? -acerté a decir.
-Dentro de ella vive el hada de la paz. Estoy cansado de estar aquí. Quiero beber vino.
-¿Vino?
-Soy el demonio de las bodegas, y hace cien años que me tienen vedado el paso hacia el pueblo. ¡Ay, añoro las bodegas de buen vino que viven soterradas, frescas y dulces! Debo volver... por favor... -dijo con una mezcla de desesperación y súplica- ¿Lo harás?
Cogí la piedra y la deposité en mi bolsillo casi sin mirarla. Sí, le dije.
-Gracias, gracias, ahora duerme, y luego despierta.
Y desapareció. Me desperté con el corazón acelerado. Qué tontería, pensé. El sol había declinado en el horizonte, me extrañó que hubiera dormido tanto. Pensé en la piedra, pensé en el bolsillo, miré a los lados, no quería pasar por un imbécil ni ante mí mismo, pero al final no pude resistirlo y me palpé el pantalón. Allí estaba la piedra. ¿Cómo le explico ahora yo esto al cura?


Música: El Viaje De Cornelio, de palbvial:
http://www.hispasonic.com/musica/viaje-cornelio/74991
Texto: Monster
Descargable
No
Comentarios
  • #1 por J.Gabriel Navalón el 09/08/2012
    Muy bueno el relato Monster!! Has cuidado hasta el más mínimo detalle narrando la historia y describiendo el entorno y a los personajes. Es Genial, por supuerto la música acompaña al pelo, enhorabuena compis, me ha encantao!!!

    Un abrazote!! :birras: :birras: :birras: :birras: :birras: :birras:

    :plasplas: :plasplas: :plasplas: :plasplas: :plasplas: :plasplas: :plasplas: :plasplas: :plasplas: :plasplas: :plasplas: :plasplas: :plasplas: :plasplas: :plasplas:
  • #2 por Inmaculada Vallejo el 09/08/2012
    Cómo lo describes todo, Monster!! Me ha parecido ir paseando por ese bosque de árboles!!

    La música, un tema chulísimo de palbvial, es perfecta para el relato!!

    Felicidades!! :hola:
  • #3 por albertus el 09/08/2012
    Muy buen relato, fresquito para este caluroso verano
  • avatar
    #4 por --458059-- el 10/08/2012
    :plasplas: :plasplas: :plasplas:
    QUe historias, como se planta uno en medio de ellas a medida que va leyendo,,,
    genial,,

    :ook:
  • #5 por Rosa el 10/08/2012
    Me ha encantado la historia y la música le va que ni pintada, pareciera que se hubiera creado para ese relato.
    Enhorabuena a Mons por su relato :teclear: y a Palbvial por su música :cascos: .
    =D> =D> =D> =D> =D> =D> =D> =D> =D> =D> =D> =D> =D> =D> =D> =D>
  • #6 por palbvial el 10/08/2012
    aheheh que Bien, narras describiendo con detalles que te sumergen de inmediato en el cuento, me ha gustado, voy a leer tus otros cuentos apenas tenga un poco de tiempo libre, aquí hay talento. Y te agradezco por haber usado uno de mis temas para tu historia.
    Ahora te escribo algo sobre el muro o mensaje privado de una idea que tengo que de pronto te pueda interesar, nos hablamos luego. ;)
  • #7 por Mrkeyboard el 11/08/2012
    Buena historia, me gusta tu estilo narrativo, lleno de detalles y sensaciones muy bien hilvanadas, con una historia que se va haciendo cada vez más interesante e intrigante, me gustó mucho como describes la tranformación del bosque en un ambiente de pesadilla y el giro final que le das, donde algo que parecía muy amenazante se convierte en algo inofensivo, casi amable.
  • #8 por guelo el 11/08/2012
    Genial!
  • #9 por Prong el 12/08/2012
    muy guapo este tema Cuentos Musicales, saludos y mi voto.
  • #10 por Monster el 13/08/2012
    Oño, qué bien, gracias a todos!
  • #11 por klos el 21/08/2012
    Pues sobre esta magnífica obra de palbvial has desarrollado un relato lúdico y entretenido, con una asombrosa sincronía a la hora de la aparición del pequeño demonio que debía ser un puka irlandés que prefería el vino al whisky.

    La descripción es brillante y muy acertado el tempo narrativo que has dado, sin prisa pero sin pausa, ahondando en los detalles visuales invitando a la ensoñación.