Informática musical

Explora miles de sonidos de aves organizados mediante inteligencia artificial

En los últimos años, los algoritmos inteligentes de reconocimiento de datos y aprendizaje tecnológico han ido evolucionando en formas cada vez más prácticas, pasando de modelos realmente complejos de tratamiento de Big Data ha modelos más específicos que se pueden aplicar a estudios de diversas disciplinas, en todo tipo de posibilidades tecnológicas, herramientas de estudio, procesos de organización e campos de investigación donde la inteligencia artificial puede integrarse de múltiples formas.

En cuanto al sonido, son varias las aplicaciones que se conocen, desde instalaciones interactivas hasta proyectos que identifican elementos musicales y recrean canciones según géneros identificados desde algoritmos, como vimos en el caso de los Beatles. Ahora bien, más allá de la mera exposición y del potencial que esto tiene en procesos estéticos, sus posibilidades con respecto al estudio de los fenómenos sonoros es inmenso, y ni que decir de las posibilidades de expansión del concepto de archivo, como bien lo evidencia Bird Sounds, un reciente proyecto de los experimentos de inteligencia artificial de Google.

Desarrollado en el Google Creative Lab en colaboración con el laboratorio Cornell de Ornitología y utilizando sonidos de la librería Macaulay, Bird Sounds es un experimento que utiliza tecnología de aprendizaje artificial para analizar y organizar miles de grabaciones de campo de sonidos de aves, no utilizando ni etiquetas ni nombres, sino simplemente valiéndose de análisis de audio.

El método permite ubicar consecutivamente sonidos similares, los cuales se ubican en un sistema interactivo vía web, donde se pueden recorrer audiblemente de forma continua mediante un mapa donde se exponen todos los sonogramas, los cuales son clave a la hora de comprender la lógica de reconocimiento y organización del material.

El experimento se encuentra en la web de Google A.I. Experiments y su algoritmo básico está disponible como código abierto para libre descarga.

Miguel Isaza
EL AUTOR

Miguel se define como un oyente e investigador que relaciona la filosofía, el arte, el diseño y la tecnología del sonido. Vive en Medellín (Colombia) y es el fundador de varios proyectos relacionados con el diseño sonoro, como Infinite Grain, ÉTER, Designing Sound y Sonic Terrain.

¿Te gustó este artículo?
2
Comentarios
  • #1 por Chevy One hace 2 semanas
    Que guapo!! Gracias por la noticia : )
  • #2 por beitenhetwil hace 2 semanas
    qué buen desarrollo!
  • #3 por BlahBlah hace 2 semanas
    Muy interesante.

    A veces cuando hablamos de Inteligencia Artificial pensamos inevitablemente en lo que algunos llaman "Inteligencia Artificial Fuerte" (la que es capaz de hipotéticamente imitar indistinguiblemente a la mente humana).

    Ese hito no se ha conseguido (y hay quien cree que nunca se conseguirá), pero, mientras tanto, hay usos mucho más creativos e interesantes de la IA a los que no prestamos demasiada atención; este es uno de esos casos.

    Sin salirnos del ámbito del audio, un uso de la IA (concretamente de modelos de redes neuronales) es el reconocimiento de voz usado en SIRI y similares. Y no hablo ya de la "IA" usada para responder (tema aparte), sino para la detección vocal propiamente dicha.
  • #4 por dj-vojvod hace 2 semanas
    Buena sazôn!