Sintetizadores

Kabbalistic Synthesizer, un sintetizador controlado por fenómenos macrocósmicos

Las fronteras entre arte y ciencia son, para algunos, evidentes; mientras para otros son totalmente borrosas, o al menos traspasables, en tanto la creatividad se manifiesta en ambos frentes, variando a menudo los objetivos e intenciones, pero igualmente haciendo uso de las mismas teorías, posturas e incluso procesos.

Kabbalistic Synthesizer es un ejemplo perfecto de semejante intercambio de conocimiento, capaz de rozar lo científico sin dejar lo estético, pudiendo alcanzar una relación entre música y naturaleza que recuerda los herméticos días donde las fuerzas del mundo no parecían distantes de las fuerzas del arte. 

Se trata de un sintetizador creado por Sam Conran en colaboración con un grupo inter-disciplinario de científicos y diseñadores que buscaron un instrumento cuyo funcionamiento respondiera a diferentes fenómenos del universo macrocósmico como campos magnéticos de la tierra, tormentas de ruido de Júpiter o rayos cósmicos que se detectan en el universo.

Por obvias razones, no es mera inspiración conceptual, dado que estamos hablando de un proyecto desarrollado con todo el rigor científico que implica, por lo que el sintetizador hace uso de herramientas avanzadas del laboratorio de física del Imperial College Blackett en Londres:

  • Un especializado telescopio de radio apuntado a Júpiter o al Sol, controlado robóticamente y capaz de utilizar el ruido cósmico como fuente de ruido del sintetizador. Funciona como antena fractal que percibe tormentas magnéticas provenientes de Júpiter y detectadas a 21.1mHz. Por ello necesita ser llevada a un rango audible mediante un oscilador de cristal.
  • Una bobina de Helmholtz y un magnetómetro ensamblado por el creador con la ayuda de otro laboratorio de la misma institución. La finalidad en este caso es la gestación de un campo magnético uniforme en la bobina que cancela los campos laterales y permite al magnetómetro leer en el eje Z el campo magnético de la tierra en determinada área, logrando parámetros que son utilizados como variables del sistema de síntesis FM.
  • Un detector de rayos cósmicos que emplea un sistema de 18 tubos por los cuales pasan partículas de origen desconocido (partículas de rayos gamma que posiblemente han atravesado un sin fin de galaxias). La información detectada en el dispositivo envía parámetros que disparan clocks y teclados en el sinte.

Si ya es maravilloso técnicamente hablando, lo que representa en términos reflexivos es igualmente apremiante: un proyecto capaz no sólo de integrar la creación musical en procesos científicos avanzados, si no también de invitar a cuestionar y expandir nuestras concepciones de lo sonoro y su rol en la estructura de la naturaleza, en cómo se da la relación entre las fuerzas del universo y aquellas las de la música, que a fin de cuentas, como diría Pitágoras, no están separadas.

Este tipo de ejercicios, aunque no tienen una potencial aplicación comercial ni representan revolucionaras obras de arte, encuentran su propio nicho en tanto no se enfocan propiamente en un lado de la balanza y logran así llamar la atención acerca de nuevos rumbos e interacciones del sonido que se crea desde y alrededor de nosotros, cosa que ya se explora desde hace años con diversos experimentos científicos desarrollados en torno a la sonificación de otras formas de la energía encontrada en el entorno.

Sin embargo, la novedad aquí radica quizás en que normalmente los procesos de sonificación se limitan a la generación de sonidos a partir de datos reales de las señales y la evaluación de los resultados en términos de ciencia, en cambio aquí toma otro camino en la generación del material: el de lo musical, haciendo que algo tan sublime como las tormentas magnéticas del sol influya en el sonido generado en algún lugar de la tierra por un sintetizador. Esto representa nuevas relaciones entre los fenómenos del mundo y ubica la tecnología y el sonido en un puesto privilegiado de nuestra concepción del cosmos, como bien lo expresa Conran:

"El Kabbalistic Synthesizer es un enfoque alquimista a la creación de sonido y en última instancia un proyecto que busca entender y debatir las implicaciones psico-sociales que pueden ocurrir cuando la ciencia es experimentada o accedida a través de un medio comercial y cómo la "sonificación" puede ser combinada con el sintetizador para acceder y objetivar lo desconocido. El proyecto ha sido en última instancia una búsqueda por entender la utilidad de los sonidos en la sociedad y especular que la inteligencia artificial y la escucha de las máquinas puede estar presente en la forma como podríamos empezar a interactuar y valorar nuestros entornos."

Web oficial | Muestras en Soundcloud | Web del creador | vía Creative Applications

Miguel Isaza
EL AUTOR

Miguel se define como un oyente e investigador que relaciona la filosofía, el arte, el diseño y la tecnología del sonido. Vive en Medellín (Colombia) y es el fundador de varios proyectos relacionados con el diseño sonoro, como Infinite Grain, ÉTER, Designing Sound y Sonic Terrain.

¿Te gustó este artículo?
9
Comentarios
  • #1 por Offset el 01/07/2015
    Este hombre (Conran) se siente igual que yo cuando secuencié por primera vez un AN2015 con mi Roland MC-50 jejej :-({|=
  • MOD
    #2 por Soyuz el 01/07/2015
    Objetivar lo desconocido, nada menos. El alucine total! :D Siento el pésimo nivel de este comentario pero la noticia me ha fascinado :D
    1
  • #3 por Replicante el 01/07/2015
    Muy original, pero lo veo difícil de producir en serie. Cuanto puede costar "la broma"?

    Ya sé que no es lo mismo, pero me conformo sampleando las frecuencias captadas por sondas y radiotelescopios. Archivos que una vez pasados a audio, suenan (como no), de otro mundo... :)
  • #4 por powerstudios el 01/07/2015
    Muy buena musica :roll:
  • #5 por angelmus el 01/07/2015
    Es interesante ver como se expanden los conceptos a la hora de encarar nuevos proyectos, pero no muestran nada dramáticamente nuevo.
  • #6 por vagar el 01/07/2015
    #3 Bastante menos de lo que uno se podría imaginar. Cualquier televisor sintonizado a una frecuencia en la cual no emite ninguna estación cercana es un detector de rayos cósmicos.

    La gracia de este proyecto es conceptual, las fuentes de ruido se toman de fenómenos astrofísicos. Pero una fuente de ruido es una fuente de ruido. Desde el punto de vista de la teoría de la información (y la música producida a partir de ese ruido) no hay gran diferencia en cuál es su fuente, si acaso alguna pequeña diferencia en la distribución de probabilidad, que tiende a ser gaussiana si hay muchas fuentes mezcladas.

    Así que si a este sinte le ponemos a la entrada un diodo zener en vez de una tormenta de Júpiter no creo que suene muy distinto. Eso sí, el concepto es menos grandilocuente, y eso también cuenta.
    2
  • #7 por chevy59 el 01/07/2015
    Ruido,pero está bueno para cine y videojuegos.
  • #8 por Triames el 01/07/2015
    2
  • #9 por insula el 02/07/2015
    Alguien escribió:
    #6 por lgarrido hace 12 horas
    Así que si a este sinte le ponemos a la entrada un diodo zener en vez de una tormenta de Júpiter no creo que suene muy distinto. Eso sí, el concepto es menos grandilocuente, y eso también cuenta.



    :cuernos: :cuernos: :juas: :juas:

    si no le pones solo un diodo no te dan la subvención de turno ;)
  • #10 por vagar el 02/07/2015
    A ver, aquí hay que distinguir dos cosas.

    Una es la parte tecnológica: este invento tiene pinta de ser una especie de sinte modular donde la forma de onda de partida es un ruido, sea cual sea la fuente. Al escuchar el vídeo supongo que a nadie se le escapa que aquello suena a estática de radio FM de toda la vida, como era más o menos previsible.

    Otra es la parte de inspiración, el concepto: pensar que se está componiendo a partir la música de las esferas puede tener su plus de poner tanto al intérprete como al público en un estado creativo más trascendente, y eso sí que puede tener influencia en el producto final.

    En algo con importante componente subjetiva como el arte el estado de ánimo y la predisposición son importantes.
  • #11 por Mister Carrington el 02/07/2015
    Noticias como estas son las que particularmente más me gustan encontrar por aquí.
    1
  • #12 por Romansky el 02/07/2015
    Sideral
    2
  • avatar
    #13 por --533905-- el 02/07/2015
    "El proyecto ha sido en última instancia una búsqueda por entender la utilidad de los sonidos en la sociedad..."

    Traducción:

    El año pasado el jefe nos echó una bronca terrible por no gastarnos todo el presupuesto anual... Este año no va a pasar
    1
  • #14 por Sisu el 02/07/2015
    #11 +1
  • #15 por Benelux el 02/07/2015
    Pero lleva miniteclas?
    2
  • #16 por Solid el 02/07/2015
    Se encuentra ya en la App Store?
  • avatar
    #17 por --430038-- el 02/07/2015
    Me excitan estos artilugios, un nombre muy a medida.
  • #18 por PaganDrums el 02/07/2015
    Cosmic Ray Detector eurorack module YA! Por favor!!
  • #19 por Raygun el 03/07/2015
    ese perfecto para ¨la nave del misterio¨...
  • #20 por mesmer_son el 07/07/2015
    #15 por Benelux hace 5 dias
    Pero lleva miniteclas?

    Y los filtros? son CEM Curtis?
  • #21 por ruidostudios el 23/01/2016
    Suena todo muy bonito y muy macrocósmico. Me gusta mucho la parte de la tormenta de Júpiter, que creo que sea en el minuto 00:51.