Sintetizadores

VCX 378 The Imaginator, los dados musicales de Vince Clarke

La primera incursión de Vince Clarke en el terreno de los módulos eurorack ya tuvo su momento en portada, pero lo que hoy nos ocupa es algo bien diferente a aquel complejo sistema de compensación de la afinación para sintes analógicos ‘rebeldes’. El nuevo módulo eurorack se interna en el terreno de la composición guiada por reglas, de forma tal que permite que más que componer al estilo de V.C. sea el propio V.C. quien componga para tí a través de su ‘The Imaginator’. Es por tanto una llamada a la diversión, un juego simple pero que se demuestra bien efectista. Aunque el formato sea Eurorack, realmente se trata de un módulo MIDI-dependiente. Con un precio de 350 libras esterlinas (más impuestos y transporte) seguramente muchos los miraremos pasar, pero no hay porqué renunciar a disfrutar los vídeos.

 

Los ejemplos en el vídeo tutorial que mostramos al final son claramente identificables como estilísticamente V.C. a pesar (¿quizá por eso mismo?) de provenir de una generación automática aplicando determinadas reglas que dejan espacio al azar en un botón ‘go’ que, al modo de los dados, establece un nuevo patrón cada vez que es pulsado.
Las reglas y la aleatoriedad afectan a la disposición temporal de las negras, corcheas y semis. La idea es simple: en un patrón de 16 pasos hay 4 negras, 4 corcheas que no coinciden con las negras, y 8 semicorcheas no ya cubiertas por los anteriores. The Imaginator permite decidir cuántas notas de cada tipo queremos en el patrón, pero la distribución y longitud se las dará él, aleatoriamente. Un teclado con 12 pulsadores permite escoger qué notas de las 12 cromáticas serán reclamadas para llenar el patrón. Algún control adicional para permitir saltos de octava dentro del patrón, o para transponer el resultado, y pocas cosas más. Sorprende comprobar cómo tan poco material y tan normado puede acabar siendo fuente de sugerentes ideas con las que iniciar temas.

Mejor os dejo con el vídeo. Para más información http://www.vinceclarkemusic.com/circuits/

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
1
Comentarios
  • #1 por blapo el 25/11/2015
    Es oir la voz de VC y pensar en esa maravilla titulada "I before e except after c"

    You can see and feel the difference difference difference
  • #2 por synthspace el 25/11/2015
    Dejad que las máquinas trabajen por nosotros! o mejor dicho dejad que Vince Clarke trabaje por nosotros...
    Aunque yo me sigo quedando con las secuencias 'humanas' de Yazoo
  • avatar
    #3 por --555182-- el 25/11/2015
    #1
    Debe ser el acento de Essex.
    Martin habla exactamente con ese mismo acento.
  • #4 por lastsystem el 25/11/2015
    pos mola ! ,..asi el cerebro se cansa menos :ook:
  • #5 por linkaman el 25/11/2015
    #1 he pensado exactamente lo mismo :-D
  • #6 por Julius@Wikter el 25/11/2015
    Con una nota da ritmos aplicables a melodías muy interesantes, aunque creo que la aleatoriedad aplicada a la tonalidad es complicado que suene a gusto de cualquiera, por mucha escala que se aplique.
    Aunque para generar drones puede ser algo brutal...
  • #7 por insula el 26/11/2015
    una pena el tamaño del modulo..... muy grande, algo mas compacto hubiera hecho el modulo mas atractivo.
  • #8 por on_air_studio el 27/11/2015
    ok, perfecto... la ley del minimo esfuerzo llega al mundo modular.
    Ideal para los "random tweakers". Crear "musica" a traves de accidentes afortunados es lo que esta de moda, y si de eso ahora ya se encargan cajitas milagrosas ni te cuento.

    Luego comentamos en miles de foros que si la musica actual bla, que si bla bla, que si no tiene alma, que si es fria, que si todo suena igual, que si presets, que si hard, que si soft...

    La verdad no me extraña...
  • #9 por modelt el 30/11/2015
    Están geniales!