Sonido en vivo

La difícil convivencia sonora

La decisión del TSJC (Tribunal Superior de Justícia de Catalunya) de anular la licencia del Nowa Reggae Festival de Vilanova i la Geltrú (Barcelona) y por carambola del Festival Vida (antes Faraday) es probable que genere un nuevo movimiento en la concesión de licencias por parte de ayuntamientos de cara al futuro próximo, más por miedo (económico) que por lógica.

Después de perder la batalla en el campo ordinario, el TSJC sí ha avalado la denuncia liderada por el Sr. Miguel Istúriz (un empresario vasco que en los 80 compró la Ermita de Sant Cristòfol, colindante con el parque donde se celebraron ambos festivales, el Molí del Mar) que, con datos en la mano, “recibía” un nivel de presión sonora de 80 dB (a secas) durante los dos fines de semana que duran ambos festivales. Una demanda que iniciaron en 2011 (aunque las quejas se iniciaron en 2008) y que ahora ha visto sus frutos consiguiendo la suspensión de las licencias para las próximas ediciones previstas para el mes de julio más una indemnización que supera los 10.000 € en total que deberá pagar el Ayuntamiento (no se ha atacado a la organización de los festivales).

Escuché una entrevista en televisión al abogado que consiguió este reto, el Sr. Joaquim Martí, que afirmaba que la presión sonora era de “80 dB”. Su discurso, evidentemente, era catastrofista, con algunas perlas como: “mediciones acústicas tremendas”, “[80 dB] es como si un avión se queda encima tuyo 8 horas”, “el ruido de una ambulancia a menos de 1 metro son 80 dB”, “los vecinos recibían en su casa 85 dB en 8 horas”, “para volverse loco”, “provoca depresión”. El ayuntamiento aseguró que nunca se sobrepasaron los 85 dB en las fachadas de esas viviendas (tal y como establece la normativa municipal... en casos excepcionales).

Es obvio que el Sr. Martí vende su negocio y necesita teatralizar una situación que, no digo que no, es muy molesta. Vaya por delante que ante todo quiero defender la situación de los vecinos y su derecho al descanso, sólo faltaría. Según el mismo abogado los vecinos “no tienen ningún problema con el festival, sino con el ruido”; bueno, más bien sí tienen un problema con el festival. Como buen abogado termina con que si el ayuntamiento decide otorgarles de nuevo la susodicha licencia presentará una “querella criminal”. Eh, de buen rollo… Lo peor es que la sentencia del TSJC crea jurisprudencia, es decir, tenemos todos los ayuntamientos con la alarma puesta.

Pajaro Sunrise en directo en el Festival Faraday 2010
alterna2

Intentando ser objetivo y aceptando que esos vecinos recibían realmente 80 dB (y los pondero en A) en sus casas, lo que deduzco (y eso espero) es que las mediciones se tomaron en el exterior de la misma, no en el interior (lo que da la medición más crítica al asunto). El ayuntamiento de Vilanova i la Geltrú dispone de una normativa de ruidos muy estándar y similar a muchos municipios, un auténtico copiar y pegar del universo municipal. En él se recogen dos tipos de límites: exterior e interior, siendo el interior mucho más restrictivo, obviamente. En la misma normativa se establece el límite máximo de 100 dB para casi cualquier actividad sonora y 85 dB en la fachada más cercana. Siempre en ponderación A y en una ventana de 60 segundos. Antes he dicho que “para casi cualquier actividad” puesto que el ayuntamiento protege algunas fechas como fiesta mayor, carnaval, verbenas, etc., no así ambos festivales (y aquí está el problema). En el interior de los domicilios el espacio más protegido es el dormitorio, con un límite de fluctuación de hasta 35 dB entre las 23 h y las 7 h. Es decir, que no exista una diferencia de 35 dB entre el ruido “normal” de la habitación con el nivel medido molesto (no que haya siempre un “silencio” de 35 dB). La normativa especifica que para esa medición es necesario tener la habitación totalmente cerrada. Por eso entiendo que esos 80 dB no son en interior, puesto que según la misma normativa, eso indicaría que justo en el exterior de la finca la presión rozaría como mínimo los 120 dB (existe una atenuación mínima establecida por las paredes, también por normativa). Es algo probable que en realidad en el dormitorio de los denunciantes no se superaran esos 35 dB de medición, pero es que entonces no hubiera habido caso. Pero supongo que también están en su derecho de dormir con la ventana abierta, ¿no? Por suerte la normativa eso no lo contempla.

Aún así, no dudo que ambos festivales gozaran de una especie de amnistía acústica por parte del ayuntamiento, básicamente porque entre las 23 h y las 7 h el nivel de ruido debe bajar ostensiblemente (unos 55 dB A máximos en las fachadas, prácticamente silencio). El Sr. Istúriz no hubiera tenido oportunidad alguna de reclamar absolutamente nada si el ayuntamiento hubiera incluido esos festivales dentro de los actos que podían permitirse saltarse los límites horarios y, a fecha de hoy, no se conoce ningún caso de depresión por ruidos causados por Carnaval. Y aquí es donde voy… Si fuera así, ¿estarían esos vecinos al borde de la locura como afirma tajantemente el Sr. Martí?

Recopilemos. Aceptando que hay 80 dB A en la fachada del vecino que se queja y que éste vive a 128 m del escenario y que, además, está frente a frente del escenario, esto implicaría que a 1 m de la PA tendrían que haber 101 dB, es decir, se cumplirían absolutamente todas las normativas de ruido a excepción de la de los horarios. Aún así, nada de esto me convence por realidad, en cuanto si es verdad que a 1 m de la PA la presión sería mucho mayor, también es verdad que delante de la misma, además de público, está el mar (uno de los atractivos de ambos festivales). Si los del festival tienen la decencia de elegir un buen equipo de PA, bien ajustado (alzado), orientado y con subs en cardioide, la inmisión de audio hacia atrás es muchísimo menor, pongamos -aún siendo malignos- alrededor de los 90 dB. En este caso, al no proceder de una fuente en línea, al doblar la distancia a la fuente perdemos no 3, sino 6 dB. 90 dB detrás del escenario, que ya es bastante (es “como si un avión estubiera en tu cabeza”, dijo el Sr. Martí), significarían a 50 m unos 60 dB, muy lejos de esos 80 dB medidos (el comportamiento no sería como un line array, sino como una fuente punutal). Si la casa de los vecinos además cumple con la normativa, el incremento dentro de su dormitorio debería ser de apenas 20 dB. Todo en regla. ¿Qué me está ocurriendo? ¿Porqué me salen unos números y a los técnicos otros? ¿De dónde sacan 80 dB (85 dB según el Sr. Martí en algún caso)? Es evidente que la normativa no refleja en ningún caso el deseo de ninguno de los actores.

Si realmente el municipio quiere abrazar ambos festivales tiene que tener todos los cabos atados, algo tan simple como incluir en su lista de excepciones este tipo de eventos. Incluso no vería nada mal que se limitara el número de días por año en que esta normativa puede “saltarse”. Evidentemente, el festival tendría que utilizar un sistema de medición y limitación para no sobrepasar esos 100 dB A “en el público” (no a 1 metro de la PA), y no sólo para no molestar a los vecinos, sino ya para la salud de los asistentes. Ya sabéis que creo que este límite es totalmente suficiente. Esto implica invertir algo más en material, ya que a parte del alquiler del equipo de limitación y su correspondiente ingeniero, sería conveniente elegir un equipo de PA que presente calidad a potencia, presión controlada a dispersión absoluta (luego hay quien cree que los equipos baratos suenan igual). Un equipo de profesionales técnicos consigue manejar mucho mejor este tipo de situaciones.

Evidentemente el vecino seguirá quejándose, pero dudo que llegue a los niveles de “locura” a los que el Sr. Martí hace referencia. Utilizando su propio símil, si 80 dB fueran como una ambulancia durante 8 h a 1 metro de ti o que tuvieras un avión encima tuyo todo el rato, significa que los asistentes al festival haría rato que no tendrían tímpanos, y sus sesos estarían esparcidos por todo el Mediterráneo alimentando a esas medusas veraniegas que tanto atemorizan. No dudo que la medición sea cierta y que el “ruido” que esos vecinos (de hecho, ése) recibían en sus casas era todo lo contrario de lo que espera un empresario vasco cuando se fuga a su casita de vacaciones. El quid de todo este embrollo es legal, y únicamente legal. No se trata de salud mental, sino de haber utilizado a diestro y siniestro la normativa y haber encontrado el agujero perfecto para que una persona pueda disfrutar de su inversión vacacional. Nada hubiera podido hacer si el ayuntamiento, después de casi 10 años, hubiera modificado la normativa municipal y hubiera incluido esos festivales en su grupo de actos “ruidosos”.

Etiquetas: Legalidad
R. Sendra
EL AUTOR

Con más de 20 años de experiencia en los escenarios, es técnico de sonido especializado en FOH. Trabaja para bandas nacionales e internacionales como técnico de mesa, y es productor técnico para diferentes festivales y grandes eventos. Kinosonik es su estudio de sonido basado en plataforma digital. Le gusta compartir y le encanta aprender.

¿Te gustó este artículo?
3
Comentarios
  • #1 por tonoalba el 13/04/2016
    No hay que irse a los números para saber que si tienes un festival frente a tu casa, no vas a dormir bien esos días... o eso, o te pones las zapatillas, y te bajas a bailar. El mismo resquicio normativo, al que haces referencia en tu texto, es el que te sirve como defensa. Tú vas a los números, 80db, 45db... etc etc. Vamos que si está escrito, va a misa...

    Pues repito, yo no sé qué es 45, y supongo que 80 es más que 45, pero son todo mediciones y una forma de intentar plasmar en papel unas reglas que defiendan a todos. Pues como digo, me la soplan los números: un festival frente a tu casa, molesta.

    Soy (era) asíduo a festivales, me encantan, me gustan... y en este país, ya no hay fin de semana, calle, barrio o descampado que no tenga un festival, por lo que cada vez es más fácil tener un festival frente a tu casa. Y sí, te molestarán. Tienen derecho? supongo que no hay que quitarselo, yo soy de la opinión de dejar que la gente haga negocios, actuaciones, que se muevan en definitiva. Pero también sé que por lo general, la ubicación de los festivales y la orientación de los altavoces tiene de todo en cuenta excepto a los vecinos.

    Este señor no hace más que saber leer y usar las armas disponibles para todos en su beneficio. El festival, usando esas armas, y limitando esos dbs, seguirá molestando, pero oye, que ya cumplo con la normativa!
    2
  • #2 por plastico el 13/04/2016
    Entiendo que quiza vivas en cierta parte de los festivales y los conciertos y esto te toque al bolsillo así que lo de defender el descanso de los vecinos me parece que no me lo trago mucho, sobre todo por lo que apunta el compañero del comentario anterior: Si tienes un festival frente a tu casa no duertes. Y digo yo ¿por que me tengo que fastidiar yo para que disfrutes tu? El ayuntamiento y los gestores están para eso para buscar soluciones que no perjudiquen a unos en beneficio de otros (aunque sean la mayoría creo yo). En fin que al que lo ha tenido que sufrir no hay que hablarle mucho de mediciones y numeros, mas bien de lo que hay que hablar es de soluciones que no molesten a nadie, que en estos casos es posible aunque complicado.

    Por otro lado te imaginas a tus hijos pequeños durmiendo junto al concierto, o a tu padre terminal, o a tu madre geriatrica que no puede dormir? no todos son carcas y amargados, estos casos tambien existen pero no se oyen porque nadie les presta atencion.
    1
  • #3 por Housesion el 13/04/2016
    A mi me parece bien, pero que se aplique por igual a cualquier actividad.

    Vehiculos ,obras , celebraciones deportivas, religiosas etc
    2
  • #4 por Mister Carrington el 13/04/2016
    ¿Es que todavía parece normal salir de cualquier evento con acúfenos? El remate de este absurdo de niveles de presión sonora que se soportan en este país lo están poniendo las tiendas de ciertas marcas donde he llegado a medir 78dB (A). El absurdo fue que me negaba a chillar para que la encargada me entendiera lo que quería comprar, claro. Por supuesto, lo mismo me ha pasado en restaurantes donde le he dicho al responsable que la música ya me la ponía yo en casa y que iba a comer, no a bailar.
    3
  • #5 por rod_zero el 13/04/2016
    ¿Es mucho problema sacar de ese lugar el festival y hacerlo donde moleste a nadie, o casi nadie?
    1
  • #6 por Emilio Galsán el 13/04/2016
    Decía Napoleón que la música es el menos molesto de los ruidos. Claro que, en su época, no se habían inventado aún la amplificación y los bafles...

    ¡ESE RUIDOOOO! :loco:
  • #7 por djDCR el 14/04/2016
    Seguro que si la música es del gusto de los vecinos y del demandante, se hubieran pasado por el forro la denuncia y hubieran estado todos tan felices de ese manjar para sus oídos. Pero como es una música para ellos "molesta" pues a denunciar porque me molesta y fin.


    Seguro que esos mismos vecinos son los que en días de fiestas del pueblo le piden a la orquesta que suba el volumen que esa de Paquito el chocolatero tiene que petarlo bien petado. jejejeje :bananaguit:
  • #8 por casquinha el 14/04/2016
    Qué nivel de presión sonora genera una procesión?? Sería razón suficiente para interponer una querella y prohibirlas?? O la tradición católica es más fuerte que la ordenanza municipal de turno?? Por no hablar de los problemas de tráfico que generan en una ciudad...
    1
  • #9 por Lisboetas el 14/04/2016
    ademas joder pa dos dias que dura un festival, te aguantas no?
    hoy por ti mannana por mi
  • #10 por Optimuff Prime el 17/04/2016
    En el pueblo donde viven mis padres y vivía yo de pequeño te toca aguantar sí o sí la puta mierda de pachanga tocando mierdas de canciones de Bisbal y compañía hasta las 4 de la mañana dos días seguidos, cada verano sine qua non.
    No tengo decibelímetro, pero estoy más que seguro de que se sobrepasan esos 80 dB...
    Pero como se trata de esa música de mierda y somos una minoría los que vomitamos ante ese tipo de "arte", el ayuntamiento transije.

    Eso sí: No hagas rock, reggae, electro, pop o heavy, porque entonces se arma la de sanquintín...
    En este país, la iniquidad es el pain nuestro de cada día.
    Cosas veredes, Sancho.
    1
  • #11 por Emilio Galsán el 17/04/2016
    Optimuff, la expresión sine qua non ( "sin lo cual no") no está bien utilizada en este caso. Un ejemplo de su utilización es cuando se dice: "condición necesaria sin la cual no" es aceptable o posible algo: conditio sine qua non etc. En el caso de tu mensaje sería correcto, por ejemplo, sine exceptione ("cada verano sin excepción).
    "Transige" se escribe con g, no con j.
    Aunque "iniquidad"tiene la misma raiz etimológica que "inequidad" (lat. iniquitas) cuando se trata de expresar injusticia o doble rasero, como es el caso, "inequidad" es más preciso que "iniquidad", término de significado más amplio, que expresa también maldad, perversión, pecado, etc.
    "El pan de cada día" es una expresión
    castellana que, me parece, no necesita de la francesa "pain".

    No te tomes todo esto como un ataque. No es nada personal
    Es que me aburro :D
    1
  • #12 por Optimuff Prime el 17/04/2016
    #11 Muy al contrario. De hecho agradezco mucho las correcciones. Sin ellas, no mejoramos ni a tiros la expresión escrita.
    Especialmente te agradezco el matiz con "iniquidad". :birras:
    Muchas veces veo faltas a otros usuarios y no me atrevo nunca a corregirles por si se lo toman mal. Así que te agredezco lo que en realidad no son correciones: Me gusta más llamarles "enseñanzas".
    Sin embargo he de matizar una cosa:
    Utilicé "pain" para hacer un juego tonto de palabras pero no con el francés [de esa manera no tendría ningún sentido el "préstamo" ya que significa lo mísmo].
    En este caso tomé el préstamo del inglés [pain: Sufrimiento, dolor].
    "El sufrimiento nuestro de cada día".

    Saludos! :birras:
  • #13 por Emilio Galsán el 17/04/2016
    Ah, ahora entiendo lo de pain..!
    Es que yo de inglés, poco :mrgreen:

    Un saludo! :birras:
  • #14 por Jairo Manden el 17/04/2016
    Bien Emilio.

    No todo son conflictos con la música; en el circuito del Jarama, ya bastante obsoleto, no se celebran más de cuatro carreras por la presión vecinal; pero ojo, Jueces, no son viviendas de trabajadores las aturdidas por los ruidos que hacían los monoplazas (y no iba a ser este el caso en que defendiera a los pobres); es que ahí se urbanizaron y construyeron en los años 60 unos terrenos y urbanizaciones en torno al circuito, en zonas mayoritariamente del Race y gracias a la construcción del circuito, entonces molaba, entonces aquello era el quinto pino; ahora, después de cuarenta años, ¿os llamáis a engaños?, ¿en ruido en los 70 era tan chic como la discoteca Penelope; ahora es lesivo? (me da igual que hayan sido vecinos que hayan adquirido la vivienda en los 90). son viviendas de muy alto nivel en una zona privilegiada, como para aguantar ruidos, por que no ven un resquicio para que quiten madrid del fondo (ya demasiado cerca), por feo y humeante, que si no...

    La ley española tiende a favorecer en exceso el derecho del fuero del hogar frente a cualquier manifestación pública (sobre todo si es sospechosa de tumultuosa), es excesivamente garantista , es ñoña.
  • #15 por alejandro38 el 17/04/2016
    Optimuff Prime
    mucha rabia contra bisbal noto en ti ... liberarte del lado oscuro debes ... la rabia lleva al odio y el odio al lado oscuro ...
  • #16 por Optimuff Prime el 17/04/2016
    #15 Yo en el lado oscuro ya tiempo hace caí. Salvación no posible hay para mí.
    ...Porque soy tu padre.
    1
  • #17 por alejandro38 el 17/04/2016
    noooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo
  • #18 por Optimuff Prime el 17/04/2016
    Sí. Y deja ese estúpido bajo y ponte a hacer algo de provecho, como económicas o administración y dirección de empresas, coño!
    0 arquitectura, y te pones a diseñar viviendas inmunes a los decibelios del reggae ese de los fumetas comunistas :desdentado: :birras: .
    1
  • #19 por alejandro38 el 17/04/2016
    vale.... jejejej
  • #20 por Manelfunk el 18/04/2016
    Dejando de lado las barbaridades que dijo el abogado en la citada entrevista televisiva (lo cierto es que muy poca gente sabe interpretar los datos que da un sonómetro), este artículo de R.Sendra contiene una serie de imprecisiones que cabe aclarar.

    Vaya por delante que me sorprende ver imprecisiones así en un artículo de R... de modo que espero que no se tome esto como un ataque sino como lo que es, un aporte constructivo y aclarativo.

    La ordenanza municipal de Vilanova i la Geltrú, como todas, establece un límite de "inmisión sonora" (ruido en recepción) en ambiente exterior y en interior. El límite en ambiente interior sólo aplica cuando la fuente de ruido está pared con pared con el receptor. En el caso de un festival al aire libre, lo que aplica es el límite de inmisión sonora en ambiente exterior. Si en la fachada de la casa se cumple la ley, pero dentro molesta, será que la fachada aisla poco, problema del inquilino.

    Habría que saber cuál es la zonificación que afecta a la Ermita de Sant Cristòfol, pero el límite aplicable a ruido de actividades podría ser de tan solo 55 dBA de día y 45 dBA de noche (de los más restrictivos, para zona residencial). Esto es casi impensable con un festival de verano como vecino.

    La clave de este caso es que la ordenanza de Vilanova (por cierto: https://www.vilanova.cat/doc/doc_26994281_1.pdf) permite un nivel máximo de 85 dBA (nivel continuo equivalente para una medida de 30 minutos, en este caso) para "verbenas, ferias, fuestas de barrio, espectáculos musicales u otras manifestaciones populares al aire libre, así como actos recreativos excepcionales" (he hecho un extracto eliminando paja). Todos estos actos deberán tener autorización municipal expresa.

    O sea, si tienes una actividad o instalación cualquiera (clases de yoga, discoteca, maquinaria en la azotea...) no puedes pasar de un límite entre los 65 dBA (límite diurno en zona industrial) y los 40 dBA (límite nocturno frente a un hospital, por ejemplo), pero si se trata de una actividad puntual autorizada por el ayuntamiento, el límite es de 85 dBA. Hasta parece razonable, y en este caso los 80 dBA que escandalizan al abogado serían tolerables.

    Pero lo que ha hecho el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya es aceptar la apelación del abogado y considerar culpable al ayuntamiento al considerar que un festival que se hace cada año no se puede considerar "excepcional". A mí me parece una barbaridad de sentencia, como es una barbaridad que el ayuntamiento no haya apelado.

    En cuanto a la explicación de R.Sendra, no entiendo nada de esto: 'En el interior de los domicilios el espacio más protegido es el dormitorio, con un límite de fluctuación de hasta 35 dB entre las 23 h y las 7 h. Es decir, que no exista una diferencia de 35 dB entre el ruido “normal” de la habitación con el nivel medido molesto (no que haya siempre un “silencio” de 35 dB).'

    Ojalá Sendra pueda explicarme de qué habla, pues no descarto que sea yo el que no ha entendido la ordenanza.

    Otra cosa que no me cuadra es eso de que 80 dBA a 128 metros del escenario equivalen a 101 dBA en el escenario. Eso solo sería cierto aplicando aquello de que los line arrays producen ondas cilíndricas que se atenúan 3 dB al doblar la distancia... pero es que eso no es cierto. Vaya, lo es solo cerca del array.

    En cualquier caso, cierto es que para montar un festival cerca de una zona residencial hay que diseñar muy bien la PA para evitar molestar a los vecinos.

    Y ya que estoy en modo quisquilloso, debo decir que me sorprende que tantos usuarios de este foro la tome con los festivales, con R.Sendra y con su posición a favor de los mismos por motivo de su profesión. Este caso me parece un abuso y tiene la pinta de ser una seria amenaza para nuestro ya de por sí perjudicado sector del directo. Los ayuntamientos se van a acojonar o se van a enfrentar al TSJC?
    1
  • #21 por Juanins el 19/04/2016
    Creo que la mayoría se van a acojonar y van a andarse con cuidado...
  • #22 por makues el 19/04/2016
    Ufffa yo no se leyes ni de decibelios, pero el año pasado tuve la oportunidad de abrir el festival de Mundaka en Bizkaia con mi grupo y fue la ostia tocar en un escenario así y con ese equipazo, ahora, la versión de los vecinos; la otra versión la de mi suegro que vive al otro lado de la ria como a 1 kilometro en linea recta. Se cago en el festival de tres dias de rock and roll por que dice que desde su casa con todo cerrado se oía la ostia y no pegaron ojo en tres dias, dice que los graves se sentian perfectamente y que fue una tortura.

    Como se soluciona esto? Quien tiene razón? Hay k bajar el volumen de las PA,s? Era para tanto el ruido a soportar?

    Ahi lo dejo....
    1
  • #23 por Juanins el 19/04/2016
    A mi cuando en la iglesia de en frente de casa la lían, también me dan ganas de tirar ollas de aceite hirviendo por la ventana, para convertirles en torrijas sagradas...