Sonido en vivo

El dilema legal de los autónomos

Técnico de sonido
Ville Hyvönen 2009

La mayoría de los técnicos de directo de este país somos autónomos —alrededor de un 65 % según un estudio reciente—. Apenas un 6 % de ellos reconocen la figura del autónomo dependiente o TRADE (Trabajadores Autónomos Dependientes Económicamente), una figura regulada que indica una relación de total dependencia entre el empresario que le contrata y el mismo trabajador. El resto, ese 59 % de autónomos de entre todos los técnicos, seguramente está incumpliendo la ley pero no lo sabe. Incluso si pagas tus cuotas de la Seguridad Social, tienes tu media decena de certificados de riesgos laborales, altura, etc., e incluso un seguro de responsabilidad civil dedicado… ¿Y eso?

Desde hace años el Estado intenta regular la figura del falso autónomo. Casi estandarizado tras el inicio de la crisis, un falso autónomo es aquél que a pesar de trabajar en una relación de dependencia para la empresa (es decir, de manera idéntica a la que supone un trabajador asalariado o con contrato laboral corriente) se ve obligado a darse de alta en el RETA (régimen de autónomos). Más fácil: trabajas como un asalariado pero estás contratado como un autónomo. ¿Qué supone esta diferencia? Pues para el empresario la posibilidad de gastar mucho menos en personal (comparativamente alrededor de un 30 %), no pagar por las bajas sean del tipo que sean, la excepción que supone tener que recurrir al salario mínimo (te pueden pagar menos), no pagar vacaciones, ni permisos retribuidos, ausencia de la reducción de jornada o acceder a una forma de despido libre, ya que no tienen porqué justificar en ningún momento, ni tan siquiera avisar con antelación, que prescinden de tus servicios. Más aún, en caso de conflicto, quien juzgará la decisión será un tribunal civil en vez del laboral que suele ser más favorable a los trabajadores. 

¿Cuándo sé que soy un falso autónomo? El Tribunal Supremo ya sentó jurisprudencia con ello aplicando cuatro premisas básicas: voluntariedad, retribución, dependencia y ajenidad de medios. Se cumplen, por ejemplo, cuando quien impone tu trabajo y horarios es la empresa, cuando trabajas con material de la empresa, cuando tu salario es similar al de los asalariados, cuando el producto de tu trabajo (lo que haces) y la utilidad patrimonial del mismo (lo que pagan por él los clientes) ingresa directamente en el patrimonio de la empresa y no en el tuyo… Existe dependencia cuando por ejemplo debes hacer tú el trabajo (si eres autónomo eres empresa y, por lo tanto, podrías enviar a cualquier otra persona que tu contrates), cuando no tienes libertad de ausentarte del trabajo, cuando debes ir a trabajar al centro de la empresa o donde ella te diga… 

La persecución del falso autónomo es sin duda una buena noticia. Debe ser y es delito porque ahoga definitivamente toda lucha laboral a favor de los trabajadores y, sinceramente, pensar que hay miles de personas trabajando al borde de la esclavitud no es tema para mofarse. Pero, ¿qué ocurre en nuestro caso?

Vengo a escribir estas líneas sin ánimo de lucha ni de reivindicación activa. No quiero sentar las bases de un conflicto entre los autónomos y las empresas de alquiler de equipos, sino alzar la voz sobre un tema que es muy preocupante desde un punto de vista legal. Somos autónomos, sin saberlo, por la necesidad de además cumplir con otro requisito imprescindible en lo que a vida laboral se refiere: la cotización a la seguridad social. Nuestro sector no disfruta de jornadas de trabajo consecutivas, existiendo, como sabemos, periodos de alto trabajo y otros de muy poco. Si fuésemos contratados por una empresa, trabajaríamos igual de bien, pero de cara a la Seguridad Social es fácil que no llegásemos a los mínimos necesarios para, por ejemplo, conseguir una pensión de jubilación digna. Quizá por eso es difícil ver técnicos de sonido autónomos de más de 50 años, pues deciden buscarse la vida en algún otro sitio en aras de conseguir esos 15 años de cotización mínima necesaria. Aún así, el jubilado autónomo recibe de media un 30% menos que los jubilados asalariados. ¡Qué panorama! Aunque esto es otro tema.

También nos vemos en la necesidad de facilitar los procesos de “contratación” cuando trabajas para diferentes empresas (incluyendo las de alquiler y bandas que sonorizas), pues si lo hiciéramos siempre con contrato laboral a ojos de Hacienda seríamos unos privilegiados, por lo que pagaríamos mucho más de impuestos o, a cambio, deberíamos subir nuestro precio y dejar de ser competitivos.

Sin duda, la figura del autónomo cuaja en este sentido, pero se da de bruces contra la figura del falso autónomo. No debería existir problema si el empresario y el autónomo llegan a este pacto de silencio impuesto, que es lo que reina en nuestro dominio. Seas consciente o no de ello, callas. Y lo haces por beneficio mutuo. Pero en un momento en que incluso el Estado, que actúa de fiscal y ya de juez, está por el ahorro constante, es fácil suponer que en caso de problemas detecte la situación y se limpie las manos. Dicho de otra manera: si por desgracia uno de nosotros padece un accidente en una situación que nosotros consideramos normal, fácilmente la Seguridad Social puede llegar a desentenderse del todo por el simple hecho que ha detectado una ilegalidad contractual laboral. Aquí salimos perdiendo todos.

Evidentemente esto es un problema y soy de los que piensa que los problemas sólo existen porque hay detrás una solución (sino, se convierten de facto en un hecho). Antes de la crisis existía una diferencia entre lo que cobraba un autónomo y un asalariado. El empresario, nunca ajeno a estos temas, compensaba a los autónomos pagándoles más en comparación a sus trabajadores asalariados. No únicamente ese 30% que se ahorraba, sino algo más. Cuando un asalariado se daba cuenta de ello y quería mejorar su estatus económico aprendía rápidamente que no le interesaba desde casi ninguna perspectiva. La crisis, pero, ha mermado esta situación. Los asalariados cobran menos y los autónomos todavía peor. 

Más lejos aún, y como colofón a estas líneas, me gustaría hablar, ni que sea un momento, de lo estúpido que además supone ser autónomo: los títulos certificativos. El autónomo, además de rendir cuentas directamente con la Seguridad Social independientemente de su facturación, de rendir cuentas con Hacienda para con el IVA (incluso cuando la misma administración pública retrasa sus pagos), debe cumplir con otros requisitos de imperativo legal, el más “divertido” de ellos la obtención del título de riesgos laborales. En este caso, el empresario sí mira a otra parte consciente que, ley en la mano, no debe porqué cumplir con una normativa que de hecho queda en manos del autónomo, que es trabajador de su propia empresa. El empresario te dará, porque así lo quiere y necesita, su ropa de trabajo con su logo; pero podrá prescindir de la consecución de la mayor parte de lo que marca la ley de riesgos laborales porque es responsabilidad del propio autónomo: no sólo la vestimenta oficial (botas de seguridad, arneses, cascos, etc., lo que llamamos EPIs), sino de las condiciones de trabajo (mínima iluminación, agua, seguridad pasiva, etc.). 

Si unimos ambas estrategias está claro que sí existe un conflicto. Primero para con el Estado, pues es necesario regular una irregularidad que está extendida ni que sea de forma particular en nuestro sector. Pero por otro lado también es necesario imponer sensatez a una situación normativa que produce más confusión que seguridad. Es imperante que la patronal de los empresarios, técnicos y agentes reguladores se sienten como mínimo para dilucidar qué es lo que está mal y cómo solucionarlo. Desgraciadamente, si no nos movemos, ocurrirá como siempre en este país: sólo una desgracia pondrá en aviso a todas las entidades implicadas. Y eso, como mínimo yo, no lo quiero.

R. Sendra
EL AUTOR

Con más de 20 años de experiencia en los escenarios, es técnico de sonido especializado en FOH. Trabaja para bandas nacionales e internacionales como técnico de mesa, y es productor técnico para diferentes festivales y grandes eventos. Kinosonik es su estudio de sonido basado en plataforma digital. Le gusta compartir y le encanta aprender.

¿Te gustó este artículo?
30
Comentarios
  • 1
  • 2
  • #1 por korazacp el 08/10/2015
    Una montaña de verdades, una sobre otra. Está claro que los empresarios que obligan a sus trabajadores a darse de alta como autónomos son unos sinvergüenzas. Pero también lo es la seguridad social o Hacienda por no revisarlo, ya que si se detienen a observar, como observan otras cosas, se percatarían de la jugada. Pues ese nuevo autónomo, resulta que factura si no el 100, el 85% a la misma empresa. La empresa que antes le daba de alta como trabajador de su plantilla. Pero no lo hacen. Y dejan en manos del trabajador la opción de denunciar o no esa práctica.
    Sin embargo, si que observan que una empresa no ha declarado tu factura y retrasa la devolución de tu declaración anual, por poner un ejemplo de los absurdos de Hacienda.
    Buena parte de responsabilidad en esto tienen los trabajadores que acceden a esta imposición de las empresas. Ya que juega totalmente en su contra y aun sabiendo, lo hacen. Y les trabajan casi en exclusiva a esas empresas.
    Los autónomos en este país estamos en una situación de desamparo total y bajo la soga de unas condiciones bárbaras como bien describes en tu artículo.
    Entre que el gremio está totalmente desunido y el marco legal en que nos tenemos que mover, cada día es mas duro y difícil soportar estas condiciones. A veces hasta dan ganas de dejar de hacer las cosas de manera legal, y trabajar en negro el máximo posible.
    Y es que con condiciones como esas y sin ningún retorno, beneficio o garantía, por tanto esfuerzo y unos costes tan altos, uno se pregunta si merece la pena pagar impuestos y si no es mejor trabajar en negro.
    Gracias por tu artículo. Siempre tan acertado en el tema como en el punto de vista con el que lo planteas.
    2
  • #2 por Robert GG el 08/10/2015
    El fals autònom, al meu entendre, és aquell autònom que treballa únicament a una empresa a temps complert, subtituint la feina que faria un treballador assalariat. Crec que no deu ser el cas de la majoria dels tècnics autònoms del sector, ja que la majoria treballa per vàries empreses i eventualment: caps de setmana, una setmana si l'altre no... Un exemple de fals autònom és aquell transportista amb camió propi que treballa tots els dies fent serveis per la mateixa empresa.
  • #3 por R. Sendra el 08/10/2015
    No es cuestión de cómo lo veas, sino de cómo es.
    3
  • #4 por dbox el 08/10/2015
    Muy buen articulo, soy músico aficionado pero mi profesión "real" está relacilnada con el asesoramiento laboral y has dado en el clavo en todo. Enhorabuena.
  • #5 por Mister Carrington el 08/10/2015
    Muy buen artículo. Sobre todo calmado aunque nos enerve el tema. Y esta plataforma, cuanto menos, también está para enseñar y aprender TODOS. (Me incluyo el primero).

    De nuevo, felicitaciones.
  • #6 por Robert GG el 08/10/2015
    Bueno, una de las premisas para ser un falso autónomo es la dependencia. Esto es que trabajas un 75% o más para esa empresa. El hecho de trabajar en varias implica que no dependes de una sola, como si pasa con los trabajadores por cuenta ajena.
  • #7 por madbomber el 08/10/2015
    Como siempre, Mr. Sendra vuelve a dar en el clavo.
  • #8 por djalvarolago el 08/10/2015
    El problema es que van contra el pobre autónomo en vez de joder al empresario.Saber de como se hace la trampa pero siempre van a por el mas debil:This is Spain
    1
  • #9 por monfu el 08/10/2015
    Esto lo empeora el haber permitido la perdida de derechos laborales de los últimos años, esto hay que tenerlo en cuenta el día que se vota...

    En un país de superdotados con "españoles y mucho españoles" no tiene solución.
    2
  • MOD
    #10 por Soyuz el 08/10/2015
    #8 A qué te refieres? Un falso autónomo tiene las de ganar si denuncia ante un juzgado de lo social.
  • #11 por koldosagas el 08/10/2015
    #9 Muy bien explicado, no hay obrero más tonto que el que vota a la derecha...
    3
  • #12 por -xkroto- el 08/10/2015
    Pues a mí sinceramente me han jodido. Antes era un falso autónomo que cobraba un sueldo digno y ahora que me han metido por ETT para hacerlo más legal, la empresa se gasta lo mismo por mí, pero yo cobro casi la mitad. Al final en vez de ayudar al trabajador para no estar en una situación supuestamente ilegal, le putean pero bien.
    1
  • #13 por djalvarolago el 08/10/2015
    #10 :Me refiero a que,por lo de pronto,si denuncia,ya se queda sin un trabajo que seguramente necesitará al estar dispuesto a hacerlo de esa manera.En los tiempos que corren,mucha gente necesita llevar dinero a casa,Y de eso se aprovechan muchos
    1
  • #14 por Poeta el 08/10/2015
    Me gusta leer los articulos del Sr Sendra, cada uno da en el clavo de la realidad del sector..

    Parte de la culpa la tiene este gobierno por modificar la ley laboral para abaratar despidos, y en teoria ayudar a las empresas a sobrevivir a la crisis, cuando lo que estan haciendo realmente es cambiar el modelo de trabajo, despedir a gente de la plantilla para contratar falsos autonomos ó gente mas joven aunque con menos experiencia dispuestos a trabajar por mucho menos, dejando al trabajador totalmente desprotegido sin derechos en una selva laboral cada vez mas inhumana. Lo estoy viendo por todas partes..

    Gracias Marianico por tu contribución a que los españoles cada dia vivamos Peor..

    Seguro que los tuyos no tienen estos problemas...

    Y me voy a callar porque me indigno de ver cada dia lo que estoy viendo......
  • #15 por h_herrero el 09/10/2015
    Este artículo ha estado muy bien. Supongo que no todo será blanco o negro... Pero es cierto que la cosa está muy cutre en todo el mundillo audiovisual, no sólo con los del sonido. Si tenéis colegas realizadores ya lo sabréis...
    Me informaré sobre mis obligaciones sobre la PRL cuando voy de Técnico, alguien sabe si son son las mismas cuando vas a una sala y cuando vas con una empresa de sonido¿
  • #16 por Miguel Santamaria el 09/10/2015
    Pues eso más claro...
  • Ban
    #17 por hyarmenya el 09/10/2015
    antes de terminar de leer el articulo quiero comentar lo de: que un jubilado asalariado cobra de media un 30% mas que el jubilado autonomo.
    ESO ES MENTIRA, cobras en los dos casos segun tu base de cotizacion y como somos un pais de CATETOS pues pagamos 260€ de autonomos sin tener ni puta idea de que esa es la base imponible MAS PEQUEÑA, que son 850€aprox.(como si tu sueldo fuese ese) si quieres cobrar mas en tu jubilacion paga mas cada mes a la S.S...........aaaa claro como lo de atutonomo=esclavo no subes tus precios y cobras como un asalariado jajaja si es que lo teneis merecido. La ruina y la crisis no la generan los bancos, si no sus clientes, el pueblo llano, que hinchado de tragar mierdas, las vomita, y vuelve a comerselas.......jajaja

    sigue leiendo.............
  • #18 por angelsynth el 09/10/2015
    Hola,

    "Es imperante que la patronal de los empresarios, técnicos y agentes reguladores se sienten como mínimo para dilapidar qué es lo que está mal y cómo solucionarlo".

    Entiendo que quieres decir dilucidar.

    Por lo demás, el artículo ahonda en una cuestión que no sólo se da entre los técnicos de sonido, pero que tiene y mucho que ver con la desmesurada intervención del Estado en la economía y que, con la excusa de proteger a los supuestamente más débiles, coloca a los más débiles de los trabajadores en una situación todavía peor.

    El falso autónomo no suele serlo por gusto, sino por necesidad. Preguntad entre arquitectos y abogados y veréis cuántos falsos autónomos hay. Pero al mismo tiempo, preguntad cuánto cuesta a un empresario la seguridad social de alguien que gane 1500 euros y entenderéis por qué hay muchos que no quieren ni oír hablar de tener empleados. En efecto, es injusto, pero es la consecuencia de la sobrerregulación de las relaciones laborales y de unas normas que, pretendiendo proteger a los trabajadores, condenan a muchos a elegir entre no tener trabajo o pasar por el aro de lo que salga.

    Y si hablamos de pensiones, por favor, un poco de seriedad. Las pensiones de los cotizantes a la Seguridad Social se calculan a partir de su base de cotización. Un autónomo que cotice en base máxima, cobrará la pensión máxima. Lo que ocurre es que muchos lo hacen en mínimos y lógicamente su pensión será la mínima. Los trabajadores por cuenta ajena no pueden hacer eso puesto que su empresa está obligada a cotizar en función de las retribuciones del trabajador.

    Pero vamos, que en el tema de los autónomos hay también muchas otras cositas que no se tienen en cuenta como por ejemplo las deducciones de todo tipo que se aplican y que un trabajador por cuenta ajena no puede hacer, desde la compra de un coche hasta las comidas en restaurantes. Y pongo un ejemplo: un trabajador con unos ingresos brutos de 60.000 euros anuales paga aproximadamente un 30% en IRPF, esto es, unos 18.000 euros, con lo que le quedan unos 42.000. A partir de aquí, todo lo que compre va contra sus 42.000 euros, sin que pueda hacer prácticamente ningún tipo de deducción. Por cierto, que a esos 18.000 euros hay que sumarles otros 12.000 en SS que paga en su mayor parte la empresa para la que trabaja. Dicho de otro modo: alguien que gana en neto unos 42.000 euros le cuesta a su empresa alrededor de 72.000 euros, casi nada.

    Un autónomo con ingresos de 42.000 euros al año, por ejemplo, se va a descontar la gasolina que usa para ir a trabajar, el coche con el que se desplaza, los gastos que realice en restaurantes, las reformas de su casa y puede que hasta el alquiler de su vivienda si la señala como su centro de trabajo, con lo que es probable que a efectos del IRPF se quede por debajo de los 18.000 euros y que prácticamente no pague ni un duro en impuestos. Si a esto le sumamos que puede descontar el IVA de buena parte de sus compras y que puede decidir cuánto cotiza a la Seguridad Social, en muchas ocasiones va a estar mejor que un asalariado con unos ingresos brutos muy superiores.

    En definitiva, que sí, que ser autónomo puede ser una putada, pero que en muchos casos también tiene o puede tener sus ventajas. Las gallinas que entran por las que salen.

    Saludos
  • MOD
    #19 por Soyuz el 09/10/2015
    #18 Fallo del revisor, que no estuvo atento :D Corregido.
  • #20 por IOI el 09/10/2015
    Hombre hyarmenya, creo que se te ha ido la pinza... y bastante. Lo que dices es verdad, puesto que la jubilación se basa en lo que hayas cotizado ante la Seguridad Social durante tu vida laboral, todos de acuerdo. Donde no estamos de acuerdo es afirmar tajantemente que el autónomo lo que hace es "ahorrarse" el pago de la seguridad social para lucro propio y luego no le otorgas el beneficio de poderse quejar de que cobre en su jubilación lo que cobra.

    Pero una cosa es la legalidad y otra la realidad (de hecho, estoy repitiendo lo mismo que el artículo: una cosa es lo que queremos/tenemos, otra distinta es lo que realmente ocurre). Cuando una empresa te paga, por decir algo, 200 € para un día de trabajo y dices sí, la siguiente pregunta es si eres autónomo o debe darte de alta y contratarte. Esto es lo habitual. Si eres autónomo, el empresario sólo deberá añadirle el IVA y parte de lo que has acordado como pago lo debe pagar a Haciendo en concepto de IRPF. Si le dices que te haga contrato, pagará él tu parte a la Seguridad Social.

    Esta situación, muy habitual, sí que es la que da las bases a la sentencia que el artículo menciona: a misma igualdad de pago, los autónomos cobran una mierda de jubilación. Si el autónomo decide cotizar mucho más ya sale en desventaja con el asalariado. Ahí está la queja.

    Insisto, pero, que lo que aquí se está discutiendo no es si un autónomo es mejor o peor, que su un asalariado es mejor o peor, que si los empresarios son unos hijos de puta o no... sino de que la opción elegida por la mayoría de técnicos para su relación con las empresas del sector (sea buena, mala o lo que sea), hoy en día es una relación que el mismo estado define como ilegal. Entonces o bien solucionamos este problema o nos encontraremos antes o después con algún problema de más difícil situación.
    1
  • #21 por angelsynth el 09/10/2015
    #19 :ook: :birras:
  • #22 por kasp el 09/10/2015
    Angelsynth, eso no es asi, lo que comentas es un fraude. Te puedes desgravar los gastos asociados a tu actividad. No te puedes las comidas en un restaurante salvo causa justificada (casos excepcionales), no vale la factura del bar de al lado de tu trabajo por que no te viene bien ir a tu casa a comer, no te puedes desgravar la compra de un vehiculo si no es un vehiculo profesional, o los gastos de luz, telefono, alquiler o lo que sea de tu vivienda, solo de tu puesto de trabajo. Si trabajas desde casa, tienes que indicar que porcentaje de tu vivienda es de uso profesional y te puedes desgravar ese porcentaje como mucho. Claro, pero no vale tener un despacho en casa y despues otro puesto de trabajo...

    Que lo hace la gente? Mucha. Pero cuando tengan la suerte de tener una inspeccion se les va a acabar la tonteria.

    Si veis que ser autonomo es tan sencillo y tanto chollo, proponerle a vuestros jefes que quereis facturarle como autonomos y seguid en vuestro puesto de trabajo. Vereis que alegría le dais.

    Saludos.
  • #23 por angelsynth el 09/10/2015
    #22

    "Angelsynth, eso no es asi, lo que comentas es un fraude. (...) Que lo hace la gente? Mucha. Pero cuando tengan la suerte de tener una inspeccion se les va a acabar la tonteria."

    En efecto, es un fraude que me desgrave el precio de mi coche particular, pero no lo es que me desgrave el de uso profesional. Pero Hacienda difícilmente va a poder determinar el uso que le doy a mi "vehículo profesional" y, si declaro que mi flamante BMW es un vehículo profesional que uso para mis desplazamientos profesionales, pues poco va a poder decir salvo, por supuesto, que te dediques a una actividad en la que sea evidente que no precisas de un vehículo o de ese tipo de vehículo. Un camionero no va a poder desgravarse un turismo pero, por ejemplo, un representante comercial, sí, con lo que se ahorra el IVA y el porcentaje correspondiente al importe del coche en IRPF, por ejemplo.

    Siguiendo con el tema, el alquiler de mi casa no lo puedo desgravar, pero el de mi local de trabajo, sí. Si eres capaz de hacer pasar una cosa por la otra (y no voy a decir aquí cómo se puede hacer), pues cuela, y así con cientos de cosas.

    La línea entre lo que puede ser legalmente considerado como un fraude y lo que no es muy fina y, a la hora de ahorrarse dinero, hay cientos de miles de finísimos estilistas. Quien cobra un sueldo, por fino que sea, poco puede hacer, pero entre los autónomos hay auténticos artistas. Y ojo, que no es una crítica sino una mera constatación de la realidad.

    Saludos
  • #24 por h_herrero el 10/10/2015
    Lo del iva según lo cuentan algunos parece que por ser autónomo no existe el impuesto. Si no lo pagas en la compra lo pagas en la declaración pero ahorrartelo.... A mi que me lo expliquen.
    1
  • #25 por pablo el 11/10/2015
    Buen artículo, y bien explicada una realidad que va a peor... conozco técnicos que formaban parte de la plantilla de una empresa y de la noche a la mañana han pasado a ser autónomos por obligación.
    Alucino con algunos comentarios de gente que no tiene ni idea ni del trabajo de técnico o músico, ni de lo que es un autónomo y opinan destilando mala baba.
  • 1
  • 2