Informática musical

'Here' o la fantasía de controlar lo que escuchamos

La cibernética invade nuestra vida de formas siempre diferentes. En lo que respecta a la tecnología del sonido y la música, podríamos decir que somos unos ciborgs decentes, quizás, debido a que pese a no estar propiamente conectados a las máquinas mediante cables, si lo hacemos mediante nuestra interacción y experiencia, mediante los sentidos y la misma expresión que ejercemos a través de diversos instrumentos tecnológicos.

Así hemos, por así decirlo, domesticado el sonido; lo hemos hecho informático, masivo, portátil, digital. La música, incluyendo sus herramientas, ha sido llevada al bolsillo, a la nube y a los medios virtuales, generando no sólo nuevas posibilidades sonoras, sino intercambios espacio-temporales inesperados que se traducen en la capacidad de transportar los sonidos con nosotros, como es posible mediante un reproductor mp3, un teléfono móvil, etc. Esos dispositivos que pueden llevarse con nosotros, son cada vez más importantes para muchos, empezando por las industrias que desarrollan tales periféricos, lo que resulta en fenómenos como los "wereables" (relojes inteligentes, pulseras tecnológicas, etc) que son ante todo una consecuencia de la explotación de las premisas nano-tecnológicas y su aportación a la portabilidad de las herramientas.

Hacer el sonido algo portátil permite ejercer desde la escucha una transformación directa de los espacios: No es lo mismo estar en un lugar con o sin auriculares, o estarlo con o sin una grabadora, o con o sin determinado artista siendo reproducido en nuestro teléfono móviol; de la misma forma no es lo mismo escuchar una canción mediante auriculares estando en la playa sentado frente al mar, a estar en medio de una multitud en el metro de una gran ciudad. Los espacios transforman el sonido que viaja en los artefáctos portátiles y estos a su vez ejercen una influencia radical sobre la atmósfera percibida en los lugares, más si a esto le sumamos que la experiencia es en gran medida personal (y personalizable), en tanto es cada oyente el que elige qué llevar, qué buscar y finalmente qué escuchar mediante su aparato.

Ahora bien, qué pasaría si imagináramos una experiencia de escucha donde los auriculares no estuvieran amplificando aquello que se emite desde un reproductor mp3 o un teléfono, sino el sonido que esté presente en el espacio en que estemos nosotros en el momento. Es decir, un dispositivo que pudiera controlar el sonido que reciben nuestros oídos desde el paisaje exterior, para tener la posibilidad de atenuar, ecualizar, agregar efectos/filtros o manipular lo que escuchamos.

Más de uno probablemente haya tenido la epifanía de "que tal sería poder mezclar con la mente el sonido que escuchamos, de la misma forma a como se mezclan los sonidos en la mesa de mezclas o en el DAW". Pues bien, eso es lo que promete ofrecer 'Here', un dispositivo de "escucha activa" presentado mediante una campaña en Kickstarter (la cual ya superó con creces) donde ofrece un kit de dos "auriculares" inalámbricos que funcionan como unidades de recepción de procesamiento de la señal que ingresa a los oídos, imponiendo un filtro previo a la escucha, que permite desde un smartphone controlar determinadas facultades del sonido utilizando una aplicación dedicada.

Mediante ésta se permite controlar el volumen, cancelar ruido, filtrar frecuencias mediante un ecualizador de cinco bandas, o agregar efectos básicos como flanger, reverb, eco, vinilo, entre otros. La aplicación ofrece un peculiar sistema de presets que sus creadores definen como una especie de "Instagram" para los oídos, donde se pueden aplicar filtros acústicos desarrollados en su centro Doppler Labs, y añadido a esto se encuentra también un sistema de "modos" mediante el cual Here se configura según determinadas situaciones, como el ambiente de un avión, el de una ciudad, una oficina, etc.

Los "auriculares" (que además se adhieren te tal forma que actúen de tapones para los oídos) tienen una duración de seis horas, se cargan mediante un sistema propio y se conectan al dispositivo móvil vía Bluetooth. La estructura interna de cada "auricular" se presenta en torno a un flujo de señal basado en cuatro etapas: primero un micrófono que capta la señal externa y luego pasa por un diminuto sistema de procesamiento digital que se comunica con la aplicación para establecer parámetros digitales que permiten agregar, atenuar o aumentar el contenido sonoro. En una tercera etapa encontramos un punto de mezcla entre la señal original y el filtro digital, y finalmente la señal modificada es procesada en una última fase por un "micrófono de error" que se ocupa de adaptar la unidad DSP a la señal de mejor calidad.

Sin duda un dispositivo de por sí curioso, que según sus desarrolladores no ha de ser confundido con auriculares, dispositivos para personas con deficiencia auditiva un accesorio Bluetooth para realizar llamadas por teléfono móvil. Y esto es precisamente porque es un dispositivo diseñado para escuchar de forma activa el entorno y establecer diversas relaciones con el mismo desde la interacción en tiempo real con el paisaje sonoro y nuestras intenciones ante el mismo.

Esto es sin embargo un tanto cuestionable y no del todo positivo, aunque pareciera para muchos. Por un lado la idea de 'Here' es sin duda ambiciosa e interesante, capaz tal vez de aportar en un sin fin de situaciones y generar una experiencia particular (habría que probar para creer). El asunto por otro lado es que estaríamos así aceptando un dispositivo para ignorar o asumir el sonido del entorno, más no realmente ejerciendo un cambio que nuestros oídos se merezcan, dado que la solución para asuntos de este tipo, que tocan la ecología acústica y la experiencia de la escucha del entorno y la cotidianidad, es el control de las fuentes sonoras como tal y no propiamente la implementación de opciones como 'Here', que no eliminan la raíz y quizás solo hagan que cada individuo se refugie en su propia burbuja acústica, sin darse cuenta del sonido que realmente está sucediendo más allá de su propia máscara.

Esto de la intención ante lo que nos gusta y nos disgusta del paisaje es en cierta medida contrario a lo que representa una escucha activa, que tiene más relación con nuestra consciencia y atención ante lo que escuchamos, que nuestro control de ello a partir de nuestras intenciones personales, aunque en el día a día lo hagamos una y otra vez. La "escucha activa" es por ello una práctica que surge ante todo en el ejercicio de cada persona y no ha de depender de algún tipo de tecnología diferente de la que ya dispone el sujeto para oír, naturalmente tenemos ese control sobre la escucha. Sin embargo, no se puede negar que 'Here' podría estar –así sea indirectamente– llamando a ese ejercicio de estar atentos al sonido, pero al sin embargo, si logra permitir la experiencia que promete, estaría no solo haciendo algo bueno para los oídos, sino también un poco de daño, al hacer de la interacción con el paisaje sonoro un asunto netamente personal, dado que una cosa es la experiencia subjetiva de la escucha y otra es la interacción que tenemos desde la escucha con el paisaje sonoro, en el que no estamos solos y nos afectamos sonoramente en colectividad.

De todos modos, aun con sus bondades y cuestiones, 'Here' se presenta al menos como un producto innovador que en determinadas situaciones puede quizás permitir un acercamiento bastante original al sonido y nutrir el proceso de disciplinas como el arte y el diseño sonoro, la música o la investigación, principalmente porque 'Here' no solo se vuelve grandioso para que músicos exploren en tiempo real las diversas variaciones de sus instrumentos y creaciones (como experimenta el violinista en el vídeo más abajo), sino también el hecho de reconocer cómo las capacidades de la percepción auditiva, al ser "mejoradas" mediante la tecnología, permiten transformar la realidad, no solo "captar sonidos", demostrando lo radical que es nuestra condición de escucha a la hora de moldear y afectar el sonido como tal, no limitándose a ser un mero receptáculo. Sería también interesante si el sistema implementara alguna opción de grabación, de tal manera que se pudiera grabar de la forma como se hace con micrófonos binaurales que tienen forma de auriculares.

Quizás sea un aparato revolucionario, quizás sólo un intento de personalizar la experiencia de escuchar; puede llegar a un dispositivo que uno pruebe una vez y luego no utilice jamás, o puede ser, como lo plantean sus creadores, la llegada de "un control remoto para los oídos" que permite una "experiencia más óptima de la escucha en todo momento". De la campaña de Kickstarter restan aún 15 días y ya casi han duplicado el objetivo inicial. Las unidades prometidas en la campaña de Kickstarter se esperan para Diciembre del presente año aunque al paso que van sus creadores, es esperarse que estén pensando en una venta masiva del producto, a no ser de no obtener los resultados esperados, en tanto la experiencia personal la pintan agradable, pero no sabemos como sería la experiencia colectiva de una herramienta de este tipo: 

¿Cómo afectaría 'Here' el paisaje sonoro en el que todos participamos? ¿Cómo al controlar así la experiencia de escucha, transformaríamos el entorno donde todos escuchamos? ¿Quién querría controlar su escucha? Opiniones y preguntas de todo tipo podrían surgir de un tema como estos, aunque para opinar con mayor rirgor, habría que probarlo y observar cómo se desenvuelve su uso; por ahora nos limitamos a especular.

Más info: Here

Miguel Isaza
EL AUTOR

Miguel se define como un oyente e investigador que relaciona la filosofía, el arte, el diseño y la tecnología del sonido. Vive en Medellín (Colombia) y es el fundador de varios proyectos relacionados con el diseño sonoro, como Infinite Grain, ÉTER, Designing Sound y Sonic Terrain.

¿Te gustó este artículo?
5
Comentarios
  • #1 por Danbeg el 16/06/2015
    Tal vez sea útil en el local de ensayo, en especial en uno pequeño. O tal vez en un concierto en un lugar cerrado.
  • #2 por karlystyco el 16/06/2015
    Teniendo en cuenta que funcione en condiciones( si no te aísla totalmente, puede perder eficiencia los efectos a usar, ya que se mezclaría la señal procesada y la original) Tiene parte positiva, ya que en tiempo " real" podremos manipular la realidad, cosa que cuando hacemos grabaciones de campo, debemos de esperar a procesar ese audio a tratar. Pero claro, esto también puede ser la parte negativa, al no escuchar la realidad, no se disfruta el momento, como cuando se pone la gente a grabar un concierto con el móvil.
    Pero a grandes rasgos la idea me gusta y puede estar curioso eso de jugar con el entorno.
  • #3 por Jota el 16/06/2015
    ¿incluye función mute? Para cuando la parienta nos echa la bronca :mrgreen:
    8
  • avatar
    #4 por --474219-- el 17/06/2015
    Hasta que el aparatito no tenga la opción de escuchar las voces como si hubieran inhalado helio no me lo compro, en cuanto la incorpore mi primera visita será a misa de 12
  • #5 por transforma el 17/06/2015
    Aparte, cual podra se la calidad de ese micro-microfono, comparada al menos (...) con el timpano? porque, claro, para poder manipular bien algo y que sea bien-usable, ha de tener una calidad inicial mas que notable, no?, sino, de que?, o para que?
  • #6 por peterjr el 17/06/2015
    yo lo veo como un jugete para usar filtros, eq, compresores etc y entretenerte en momentos del día, y porque no para practicar.
  • #7 por Lisboetas el 17/06/2015
    un poquito de THC.....modo DELAy On y aflipar con el reallity-dub
    1
  • #8 por LuDoLuST el 17/06/2015
    Cuando era pequeño, la ciencia-ficcion prometía para mas o menos esta época, personas con Vista mejorada, oido mejorado, estremidiades recuperadas, implantes medicos o ropa que monitorizaran tu estado de salud..... pues todo esto esta aquí. No es tan fantástico... porque es mas real. Este "aparatito" no es mas que eso, un órgano auditivo mejorado
  • #9 por Optimuff Prime el 17/06/2015
    Y yo gastándome el dinero en ácidos, psilocybes, ayahuasca y peyote...
    tumblr_m7bjr0xDHj1rbsctpo1_500.jpg
    ¿Hasta donde puede llegar la estulticia de los compradores compulsivos?
    Voy a vender unas rayban con plastiquitos de colores para cambiar el color y el brillo de lo que se vea por ellas. Dado el panorama actual, seguro que me forro. :tasmal:
    Graciñas a Misazam por la info, aunque me deje descolocado. :birras:
    ...O colocado, ya no sé muy bien.
    1
  • #10 por Futhark el 18/06/2015
    #5 en eso pensaba, de qué sirve tanto control si luego lo vamos a escuchar un directo con "auriculares"?
  • #11 por victor828 el 18/06/2015
    Si quieres controlar lo que escuchas, escucha mucho...digo yo eh? No sé...
    1
  • #12 por Moisès Llobet el 19/06/2015
    La idea esta bien.

    Ahora, seguramente que para escuchar a menos volumen o incluso filtra frequencias mejor unos tapones de calidad. Serán mas durables, más baratos y seguramente daran más calidad de sonido. Y para augmentar sonidos seguramente mejor un sonotone, o una pistola / micro parabólica con cascos , cómo una que tenia yo de pequeño.

    Lo de equalizar el concierto que escuchamos, porque estas en mal sitio y/o suena mal, es una idea algo más atractiva pero no le veo mucha utilidad práctica creo, jeje.