Mac OS X Jaguar y producción musical

¿Qué es OS X?

788_640.jpg

OS X es el nuevo sistema operativo de los ordenadores Apple Mac. La "X" se refiere al número 10, ya que la última versión del Mac OS clásico fue la 9.x. Sin embargo, el hecho de que sólo haya cambiado un dígito en la versión del OS no debe confundir a nadie: Mac OS X es un sistema totalmente nuevo, y los cambios respecto a su antecesor son radicales y profundos. Hemos recopilado de la web de Apple sus principales características a nivel general:

El núcleo de Mac OS X se llama Darwin, y está basado en el potente y estable UNIX. Darwin proporciona al Mac OS X prestaciones potentes y avanzadas, como la memoria protegida, la multitarea preventiva, la gestión avanzada de memoria y el multiproceso simétrico, haciendo que los Macintosh tengan mayor capacidad de respuesta y sean más rápidos y fiables.

Darwin se basa en una arquitectura de memoria protegida que designa un lugar específico para cada aplicación. Al aislar cada aplicación en su espacio de memoria determinado, no es necesario reiniciar el ordenador cuando algo falla. Darwin se encarga de cerrar la aplicación problemática y permite seguir trabajando sin interrupciones.

Darwin también es capaz de dar prioridad a aquellas aplicaciones que el usuario designe como prioritarias, dejando el resto de los recursos para trabajos en un segundo plano. Antes, una tarea tan compleja como puede ser una transición o una compresión de vídeo, las cuales pueden llevar incluso horas de trabajo, solían hacer uso de toda la capacidad del procesador. Pero el Mac OS X incluye la capacidad de gestión multifuncional, de manera que permite realizar tareas como la comprobación de correo, navegación por Internet o trabajos con otras aplicaciones al tiempo que realiza las más pesadas en segundo plano.

Además, Darwin presenta un nuevo gestor virtual de memoria con el que ya no hay que preocuparse por cuánta memoria necesita una aplicación. Así, cuando una aplicación necesita más memoria, el gestor de memoria virtual destina a esa aplicación la cantidad de memoria exacta que necesita, y todo de forma automática.

Por otra parte, Darwin incluye soporte integrado para los ordenadores Power Mac G4 de doble procesador. Esto puede permitirles utilizar un procesador para el tratamiento de imágenes y otro para la creación de un archivo MP3, por ejemplo. Todas las aplicaciones se benefician del alto rendimiento que permite un segundo procesador, de manera que ahora tareas tales como la transformación de imágenes complejas, la creación de archivos MP3 o la compresión de vídeo, se pueden llevar a cabo casi dos veces más rápido utilizando el Mac OS X en un Power Mac G4 de doble procesador.

Lo más destacable del OS X como sistema operativo a nivel de programación y desarrollo es que Darwin se comercializa bajo la Licencia de Código Abierto de Apple, de forma que todos los programadores que lo deseen pueden ayudar a Apple a mejorar su sistema operativo.

789_640.jpg

OS X y el audio

790_640.jpgEntrando ya de lleno en las nuevas tecnologías que aporta OS X en la producción musical, debemos citar el Core Audio, un sistema que integra muchas funciones de audio dentro del propio sistema operativo.

En cuanto a la latencia (el tiempo que toma la señal de audio en entrar en el ordenador, atravesar el sistema hasta llegar a la aplicación correspondiente y salir de de la misma a los altavoces), el anterior OS de Mac ofrecía unos 10 ms de manera nativa. Pero ahora, la capa HAL (Hardware Abstraction Layer) del Core Audio proporciona una comunicación de baja latencia entre las aplicaciones y los dispositivos de E/S que se puede medir de forma más eficiente que en las soluciones anteriores. El fabricante americano M-Audio informa de una latencia mínima de 40 samples en el Mac OS X desde sus interfaces de sonido. Esto se traduce en una latencia de procesamiento de 1 ms.

Core Audio gestiona el sonido como información de punto flotante de 32 bits, lo que permite al Mac trabajar de forma eficiente a 24/96 o más. Core Audio también incluye los conversores de tasa más optimizados para poder trabajar con programas que aún no utilizan formatos de tan alta resolución. Todas estas aplicaciones pueden así enviar información al Mac OS X sin interrupciones.

Antes, el Gestor de sonido del Mac OS 9 trataba una mezcla de estéreo de sólo dos canales, por lo que para trabajar con más canales hacía falta instalar extensiones del sistema de terceros. El Mac OS X ahora ofrece soporte nativo para múltiples canales. Esta nueva arquitectura permite conectar aplicaciones tales como el sonido envolvente de cine en casa, la grabación con más de dos micrófonos simultáneamente y transferencias profesionales a cinta a gran escala en un único paso, con un rendimiento notablemente mejorado. La capa HAL del Core Audio también permite que varias aplicaciones compartan el mismo dispositivo; esto significa que puedes asignar seis de los ocho canales de un dispositivo de salida a un programa multipista, como Logic, reservando los dos canales restantes a un instrumento virtual como Reason. Anteriormente, para trabajar con MIDI en el Mac OS, era necesario instalar software de otros fabricantes. A partir de ahora, el Mac OS X incluye MIDI Services, que permiten a las aplicaciones trabajar con MIDI y definir una configuración MIDI para todo el sistema que esté a la disposición de todas las aplicaciones. Además, el Mac OS X permite a dichas aplicaciones hacer uso de Music Services, que incluye todas las funciones básicas de un secuenciador MIDI: cortar, copiar, pegar, repetir y otras rutinas de montaje.

El tratamiento de sonido sobre plataformas digitales permite manipular fácilmente el de audio y añadir efectos especiales. Así, para lograr un efecto de eco en tu música bastará con invertir un sample o añadir una reverberación sencilla. Pero existen desarrolladores que también permiten crear algoritmos más complejos para aplicaciones de sonido. Antes, para añadir éstos al ordenador era necesario hcerlo de forma manual y poco fiable. A partir de ahora, Core Audio del Mac OS X permite instalar complementos de audio de este tipo de forma sistemática gracias a Audio Units, lo que facilita así la gestión de las capacidades de audio que se van añadiendo al sistema. Apple incluye varias Audio Units en el Mac OS X, como una reverberación optimizada para Velocity Engine (un sistema de aceleración propio de los procesadores G4) y un conversor de tasas de sample. En próximas actualizaciones se incluirán más Audio Units.

791_640.jpgAudio Units recibe la señal de audio y la envía a la aplicación una vez procesada. Los instrumentos virtuales reciben información MIDI y emiten la señal de audio. El Mac OS X incluye un Instrumento Virtual optimizado para Velocity Engine y compatible con el formato estándar DownLoadable Sounds (DLS). El sintetizador Mac reproduce a través de las aplicaciones una señal de audio de latencia mínima y alta calidad, y además incluye un controlador de filtros y sobres.

El Mac OS X incluye los drivers necesarios para conectar dispositivos de audio y MIDI a los puertos USB del Macintosh. El Mac OS X reconocerá los dispositivos automáticamente siempre que sean compatibles con las especificaciones estándar, no siendo necesario instalar software adicional para poder empezar a utilizarlos.

La mayoría de las aplicaciones de audio y música intentan siempre aprovechar al máximo la capacidad de procesamiento de audio del Mac. Por el contrario, los juegos reservan la mayor parte del procesador para la información gráfica. El Mac OS X satisface esta necesidad permitiendo a las aplicaciones hacer uso del sistema de audio según sus necesidades en cada momento.

Software/Hardware disponible

792_640.jpgCubase SX para Mac OS X

Se puede aventurar que todas las aplicaciones importantes de audio para Mac acabarán portándose a OS X, ya que éste es el sistema operativo por el que apuesta Apple. Sin embargo, están tardando en llegar, sobre todo si consideramos que OS X lleva más de un año en la calle. En el momento en que escribimos este artículo, ninguno de los grandes secuenciadores ha aparecido en OS X. De todas maneras, hay que precisar que tanto Steinberg y Emagic como MOTU han anunciado ya la pronta salida de Cubase SX, Logic y Digital Performer.

Esta demora se debe muy probablemente al estado incompleto de OS X en sus primeros meses de andadura. Pero ahora, con la versión 10.2, apodada "Jaguar", que marca la mayoría de edad del sistema, es muy probable que se aceleren las fechas. Por lo pronto, hemos recopilado una pequeña lista con las principales aplicaciones de producción musical que ya están disponibles en OS X (a finales de agosto de 2002, cuando redactamos este artículo):

· [ BIAS Deck y BIAS Peak ] - Grabador multipista y editor de audio

· [ Propellerheads Reason 2 ] - Estudio virtual

· [ Celemony Melodyne ] - Tratamiento avanzado de sonido

· [ Ableton Live ] - Secuenciador para directos

· [ TC Works Spark ] - Editor de audio

· [ Sibelius 2 ] - Software de notación musical

· [ Bitheadz Unity ] - Sintetizador/sampler virtual

Este listado está lejos de ser global; simplemente hemos referido las aplicaciones más importantes y conocidas. Podéis encontrar más datos sobre software de audio disponible para OS X en la web [ osxaudio.com ]

En cuanto a hardware de audio, las compañías que han lanzado primero sus drivers para Mac OS X son [ M-Audio ], [ RME ], [ Emagic ] y [ MOTU ].

Por Xabier Blanco

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
No hay comentarios todavía. Se el primero en escribir uno.