La protección de tus derechos como autor

Sería desesperante realizar una gran obra y ver luego cómo te la copian y cómo se vende y mangonea sin tu control. ¿Quieres conocer tus derechos? ¿No quieres que te plagien? ¿Quieres saber cómo se castiga un plagio? Pues sigue leyendo...

Se ha dicho en alguna ocasión que existe una contraposición entre el llamado "derecho de autor" y la "propiedad intelectual". Sin embargo, podemos considerar aclarada esta polémica siguiendo a Rogel Vide cuando dice: "En efecto, cuando se habla de "derecho de autor" se hace referencia al sujeto titular; cuando, por el contrario, se habla de "propiedad intelectual" se hace referencia al contenido del derecho mismo. Cabe zanjar, por ello, la aparente contradicción señalando que los autores tienen un derecho de propiedad intelectual sobre las obras que han creado".

12_640.jpgEl artículo primero de la Ley de Propiedad Intelectual (pulsa para leerla en formato PDF) establece lo que se entiende por hecho generador de los derechos de autor:

"La propiedad intelectual de una obra literaria, artística, o científica corresponde al autor por el solo hecho de su creación"

Será por tanto el mero hecho de la creación el que atribuya al autor los derechos de explotación sobre la obra.

En definitiva, y yendo a lo práctico, he aquí la pregunta típica que se plantean muchos artistas noveles: ¿es obligatoria la inscripción en el Registro de la Propiedad Intelectual para adquirir los derechos de propiedad intelectual? Pues bien, aunque alguno se sorprenda, la respuesta es no, aunque sí es muy conveniente. En principio, los derechos de propiedad intelectual no están subordinados a ninguna formalidad; la protección que la Ley otorga a los derechos de propiedad intelectual no se adquiere con la inscripción en el Registro, sino por la creación de la obra o prestación protegida. Sin embargo, el Registro protege los derechos de propiedad intelectual al proporcionar una prueba cualificada sobre la existencia y pertenencia de dichos derechos. La inscripción tiene, por tanto, un efecto de prueba. Con esta prueba se presume que los derechos inscritos en el Registro existen y pertenecen a su titular, salvo que se demuestre lo contrario; de otra manera, podría resultar muy complicado probar la autoría de una obra.

¿Hasta cuando se protegen los derechos de un autor sobre su obra? Por supuesto duran toda la vida del autor, pero además, y según las novedades en la normativa europea, se fija el plazo de protección de los derechos de autor en 70 años después de la muerte o declaración del fallecimiento del autor, con lo que se eleva el plazo anterior de 60 años (no obstante, el plazo de protección de los derechos de autor correspondiente a los fallecidos antes del 7 de diciembre de 1987 continuará siendo de 80 años). Sobra decir que esta protección póstuma se refiere a los herederos del autor.

Por otra parte, debe indicarse que al autor de una obra le asisten dos tipos de derechos:

1.- Derechos morales (inherentes a la personalidad del autor e irrenunciables). Por ejemplo: el derecho a la divulgación, el derecho a que sea reconocida la autoría, derecho a la modificación de la obra, etc.

2.- Derechos de explotación (pueden ser transmitidos). Normalmente el autor accede a que su obra sea conocida por el público a cambio de una recompensa económica, labor que realizan terceros encargados de que esa obra llegue al público; es aquí donde surgen los derechos de explotación, que suelen ser transmitidos a entidades de gestión como la SGAE.

13_640.jpgEl Registro y las entidades de gestión son dos mecanismos diferentes de protección de los derechos de propiedad intelectual. En el Registro se inscriben dichos derechos, mientras que las citadas entidades gestionan los derechos de explotación u otros de carácter patrimonial, por cuenta de varios autores u otros titulares.

Casi todos los autores y editores ceden sus derechos a una entidad de gestión para ser protegidos eficazmente. En la actualidad están constituidas ocho entidades de gestión:

1. Sociedad General de Autores y Editores (SGAE)
2. Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO)
3. Asociación de Gestión de Derechos Intelectuales (AGEDI)
4. Artistas Intérpretes o Ejecutantes, Sociedad de Gestión de España (AIE)
5. Visual, Entidad de Gestión de Artistas Plásticos (VEGAP)
6. Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales (EGEDA)
7. Artistas Intérpretes, Sociedad de Gestión (AISGE)
8. Asociación Derechos de Autor de Medios Audiovisuales (DAMA)

Por último, ¿qué te puede pasar si vulneras los derechos de propiedad intelectual? Nuestro Código Penal en su artículo 270 es duro al respecto:

"Será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o de multa de seis a veinticuatro meses quien, con ánimo de lucro y en perjuicio de tercero, reproduzca, plagie, distribuya o comunique públicamente, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios. La misma pena se impondrá a quien intencionadamente importe, exporte o almacene ejemplares de dichas obras o producciones o ejecuciones sin la referida autorización."

Por Xabier Blanco

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
  • #1 por ChoriWilly el 02/08/2011
    Muy util.. Gracias por la info.