DJ

Comparativa de platos: Reloop RP-8000 y Audio Technica AT-LP1240 USB

El vinilo sigue vivo. Según a quién preguntes te contará una visión u otra del mercado actual de vinilo, pero lo cierto es que de una manera u otra sigue vivo. Para unos es el regreso de un fetiche que devolverá al auténtico DJ a las cabinas, para otros es sólo un hype en torno a un formato que en ocasiones hace perder más dinero que otra cosa; y es que aunque el vinilo sigue vivo, vender música es complejo elijas el formato que elijas para ello. Pero el artículo de hoy no es sobre el vinilo, es más bien sobre lo que se usa para reproducirlo, y concretamente lo que usan los DJs: platos giradiscos profesionales.

He considerado interesante analizar dos platos para DJ actuales; ambos llevan tiempo en el mercado, y pueden ser perfectamente opciones de compra para un DJ que quiere empezar a pinchar con vinilo o para un DJ ya experimentado que decide sustituir alguno de sus antiguos Technics o Vestax por algo de “nueva generación”. Los modelos que he elegido son el Audio Technica AT-LP1240 USB, que actualmente se comercializa por 430€, y el Reloop RP-8000, cuyo precio en tiendas es de 599€.

Distintos productos, una misma base

Aunque se trate de productos de dos marcas diferentes, en muchísimas funciones y elementos son prácticamente iguales, y es que ambos platos están basados en un mismo producto: el plato Hanpin-Electron DJ5500 –conocido coloquialmente como el “Súper OEM”–, un giradiscos diseñado y fabricado en Taiwan que ha sido la panacea de muchísimos fabricantes de equipamiento para DJs.

Hanpin-Electron diseñó un plato que a lo largo de los últimos años ha ofrecido a diferentes fabricantes para que lo personalicen y lo comercialicen bajo su marca. Por poner un ejemplo, aquí en españa se hizo tremendamente famoso el plato Acura –comercializado por la marca barcelonesa Akiyama–, que era una de las versiones menos personalizadas del “Súper OEM”. Hoy en día dicho plato ya no se comercializa, pero hay otros muchos que son prácticamente iguales. El de Audio Technica no va mucho más allá de ser una simple adaptación con algún pequeño extra, mientras que el de Reloop tiene una personalización mucho más extrema y añadidos especialmente diseñados por la marca para diferenciarlo del resto de platos OEM. Empecemos a conocerlos.

Externamente

El LP1240 tiene la típica carcasa de plato “Súper OEM” con forma rectangular de bordes muy redondeados, la parte superior es metálica con una gruesa capa de pintura y laca negra con un acabado brillante, lo que algunos fabricantes llaman “pianoblack”. La parte inferior parece hecha de un plástico grueso recubierto de una fina capa de goma negra. El RP-8000 por su parte emplea una forma rectangular de bordes rectos que trata de imitar la que tenían los clásicos Technics, con una parte superior metálica con un gran trabajo en pintura de acabado gris oscuro glossy. La parte inferior es de algún tipo de plástico grueso sin recubrimiento de goma alguno, según el fabricante lleva goma por dentro. Respecto al material empleado para la parte metálica de los platos, ambos fabricantes apenas dan detalles, aunque sí que especifican que la bandeja giratoria –idéntica en ambos platos– es de aluminio fundido. Otros elementos idénticos en ambos platos son el interruptor de encendido con la luz estroboscópica montada debajo, la luz de la aguja y el brazo: estos tres elementos son exactamente iguales, tanto en estos platos como en otros muchos platos basados en el “Súper OEM”; las diferencias son meramente cosméticas ya que la la luz estroboscópica del LP1240 es azul mientras que la del RP-8000 es blanca, y el brazo del RP-8000 tiene una pieza tintada en negro que en el AT1240 es metálica, así como unos embellecedores de goma en el contrapeso del brazo que difieren ligeramente. Hay gente que asegura que la tornillería del brazo del RP-8000 –y la de otros “Súper OEM” recientes– es mejor y está mejor ajustada, pero yo personalmente no noté diferencia alguna al manipularlos. El LP1240 trae un portacápsulas pero ninguna cápsula, y el RP-8000 no trae nada que conectar al brazo.

El LP1240 tiene en la parte superior derecha del cuerpo un pequeño eje sobre el que colocar el adaptador de discos de 7”. El RP-8000 no tiene. En los dos giradiscos la luz de la aguja es desmontable tirando de ella, y no es retráctil como en los Technics y otros como el PLX-1000. Por cierto esta luz es bastante potente, algo de agradecer. Otro elemento común en ambos platos son las patas, misma construcción, diámetro, ajuste, etc. Respecto al peso, el RP-8000 pesa 9,7Kg y el LP1240 pesa 12,5Kg, casi tres kilos más. ¿Empleará el LP1240 materiales de mayor densidad en la carcasa? No hay muchas más explicaciones posibles.

El LP1240 viene con una tapa para el polvo de forma redondeada –como el cuerpo del aparato– y con el RP-8000 no, así que al coste del RP-8000 hay que añadir lo que vale algo que lo proteja del polvo. Y por cierto, los dos traen deslizadores de los que son bastante rígidos.

Controles

El LP1240 cuenta con dos botones Start/Stop redondos, uno en la posición habitual y el otro en la esquina superior izquierda, ubicado ahí para que cuando lo pones en posición batalla sigas teniendo un botón en la parte izquierda del plato. Junto al botón de Start/Stop tenemos los botones para elegir la velocidad de giro, 33 y 45 RPM, si los pulsamos simultáneamente ponemos el plato a 78 RPM –¿algún DJ se compra discos a 78 RPM hoy en día?–, y en el lado derecho tenemos los botones de selección de rango de alteración del tempo. Tenemos un botón para 10% –selección por defecto al encenderlo–, otro para   20% y pulsando ambos obtenemos un rango del 50%. Los botones para todas estas funciones son claramente de plástico con un finísimo recubrimiento de goma, aunque son bastante firmes en su montaje. Se iluminan en azul. La pintura gris claro metalizado que se ha empleado, junto a la tosca tipografía empleada para rotularlos me parece poco estético, pero bueno, esto a fin de cuentas no es algo que afecte a la reproducción de discos.

El RP-8000 cuenta igualmente con dos botones Start/Stop ubicados en idéntica posición que el LP1240, aunque son rectangulares y metálicos como los de los Technics. Sin embargo los botones de selección de velocidad, a pesar de ser cuadrados y de aspecto metálico, son de plástico con un pequeño recubrimiento de goma; con todo los prefiero a los del LP1240. Y se iluminan en blanco. Los botones para seleccionar el rango de control del tempo están sobre el control de pitch, tenemos 8%, 16% –en esto difiere del LP1240– y nuevamente con la pulsación simultánea obtenemos 50%. Obviamente el dar 8% como primera opción en el rango de control de tempo es para asemejarse aún más a lo que era un Technics. La opción de 16% también la daba el modelo M5G de Technics.

A título personal hay algo que no termino de entender, y es por qué los fabricantes siguen introduciendo botones de largo recorrido para el botón de Start/Stop de los platos. Vale que los Technics tenían este tipo de botón, pero ¿por qué no poner hoy en día botones de “click” rápido como los de los CDJ? Cuando Pioneer lanzó el PLX-1000 y vi que montaban un botón redondo como el de los CDJ pensé que montarían el mismo tipo de botón, pero no, nuevamente botón de largo recorrido.

Ambos platos cuentan con un fader de 100mm para controlar el pitch, en el caso del RP-8000 el fader está encastrado en un hueco hecho en la parte superior de la carcasa y queda ligeramente hundido, de manera similar a como lo montaban los Technics, aunque con un capuchón un pelín más ancho; el LP1240 tiene el fader directamente sobre la superficie del aparato. Ninguno de los faders empleados tienen click central, simplemente al pasar por el centro se ilumina un led. Personalmente me quedo con el pitch del RP-8000, por cómo está montado en el plato y por aparentemente ser un poco más suave al movimiento, al menos en las unidades que probé. Pulsando el botón Quartz Lock, presente en los dos modelos, se anula el control del fader y el pitch queda fijado al 0%. El control de pitch del RP-8000 tiene encima una pantalla que nos muestra hasta cuatro cifras –muy brillante la pantalla– y nos indica con precisión de un decimal en qué porcentaje estamos aumentando o disminuyendo el tempo. La resolución máxima del RP-8000 es de 0.02% con el rango a 8% y 16%, mientras que de 0.2 a 50%. No hay datos de la precisión del LP1240 ya que no tiene pantalla y el fabricante no los ha publicado, pero dado que con el mismo tipo de fader debe controlar rangos más amplios, la precisión debe ser ligeramente menor.

Donde hay más diferencias es en el control del comportamiento del motor del plato. Ambos platos cuentan con el mismo motor que podemos encontrar en otros muchos “Super OEM” ,con una fuerza de aproximadamente 4.6kg/cm –digo aproximada porque unos fabricantes aseguran la cifra de 4.6 y otros juegan diciendo “>4.5”– pero sólo en el RP-8000 tenemos un control para ajustar la fuerza. Mientras accionamos este potenciómetro, que es el que está a la izquierda de los dos que hay debajo del brazo, veremos que temporalmente en la pantalla del plato puede verse el ajuste, cuando está a la derecha del todo puede leerse 100, y según se gira a la izquierda la cifra disminuye hasta 60. Según el manual cuando está a 60 la fuerza del plato es de 1.6Kg/cm, que es un poco más de los 1.5Kg/cm de los Technics, pero al ajustarlo en esa posición personalmente he notado algo menos de fuerza que en un Technics. Curiosamente, mirando videotutoriales oficiales de Reloop, en uno de ellos contradecían lo que ponía en el manual e indicaban que 80 –con el potenciómetro en el centro del recorrido– es la posición en la que se logra un feeling como el de los Technics. Yo personalmente creo que el feeling de los Technics estaba a medio camino entre 60 y 80… Además de este ajuste tenemos al lado otro potenciómetro para regular por igual el arranque y parada de los platos, al mínimo son 0.2 segundos para ambas cosas, y al máximo son 6 segundos. ¿Para qué regular esto? Bueno, quizá lo lógico sería que todo el mundo quisiera el arranque y la parada instantánea o casi, mucha gente quizá quiera el feeling de los Technics, así como también simular efectos de arranque lento o parada lenta sin hacer el truco de apagar el plato mientras suena.

Como decía antes, el LP1240 no tiene regulación posible de la fuerza del plato, aunque cuenta con dos potenciómetros cerca de la luz de la aguja para ajustar el arranque y la parada de forma individual. El ajuste es igual que en el RP-8000, de 0.2 segundos a 6, pero en este modelo se pueden ajustar tiempos individuales para cada acción.

Conexiones y uso del puerto USB

Ambos modelos comparten otra característica de los “Súper OEM” y que a la gente siempre le ha gustado porque rompe con un problema que siempre arrastraron los Technics: el conexionado del aparato no es con cables soldados, tienen conectores en la parte de atrás y se emplean los cables que quiera el usuario. Esto que parece de lo más lógico es algo a lo que Technics nunca accedió a pesar de construir un giradiscos de grado profesional. Curiosamente Pioneer lo anunció a bombo y platillo en el marketing de su PLX-1000 cuando era algo que los OEM  ya hacían mucho antes, y es que realmente ese plato tiene algo de ADN de los “Súper OEM” como ya os apunté en la review que publicamos.

En el caso de los dos platos de hoy ambos tienen una conexión RCA en la parte trasera, cuyo nivel de salida es conmutable entre phono y línea con un interruptor que hay justo al lado. Curiosamente el RP-8000 no necesita el típico conector a masa de los platos, aunque el LP1240 sí lo mantiene. Respecto a la toma de corriente, es curioso ver como el LP1240 incorpora una conexión tripolar –con toma de tierra– mientras que el RP-8000 no; yo diría que hoy en día todos los platos supuestamente destinados a un uso profesional deberían emplear toma de tierra. Ambos platos por suerte vienen con cables de corriente en ángulo –muy de agradecer a la hora de ponerlos en posición de batalla– y cables RCA.

Ambos tienen puertos USB pero con finalidades distintas, en el caso del LP1240 el puerto USB es para el interfaz de audio que lleva integrado el plato y que permite conectarlo a un ordenador y sin necesidad de drivers –el interfaz es class compliant y tiene una resolución máxima de 48khz y 16bits– enviar la señal sonora del plato directamente a un ordenador. Esta característica puede aprovecharse como solución rápida y de bajo coste para digitalizar vinilos, y digo de bajo coste porque para digitalizar vinilos creo que es más conveniente emplear un previo phono dedicado junto a un buen interfaz de audio con conversores de 24 bits.

En el RP-8000 hay dos puertos USB, uno tipo A y otro tipo B. El tipo B es obviamente para conectarlo al ordenador y enviar y recibir MIDI de los botones y el encoder metálico que tiene en la parte izquierda el plato, y el tipo A es para enlazarlo a otro plato –puedes enlazar hasta cuatro platos– de manera que aunque conectes más platos no tengas que gastar para ello más puertos USB del ordenador. La botonera MIDI del plato es realmente buena, tenía serias dudas sobre cómo habrían implementado esto en el plato sin que afectara a la reproducción, ya que cualquier golpecito en un plato puede introducir ruido o hacer saltar la aguja. Lo del ruido usando timecode –que es cuando realmente usas la botonera– no es tan relevante, pero los saltos de aguja si estás pinchando en modo absoluto pueden arruinarte una mezcla. Por suerte Reloop ha hecho una implementación genial de la botonera, ya que en primer lugar la fuerza necesaria para accionar los botones –sí, son botones y no pads como dice en la documentación o la publicidad– o girar el encoder es mínima, y en segundo lugar la botonera va montada sobre algún tipo de material amortiguador bastante efectivo y no directamente sobre la carcasa del aparato; el resultado es excelente, los botones reaccionan muy bien y no hay alteraciones en la reproducción al usarlos. La única pega que se le puede poner es que el borde de la bandeja giratoria del plato sobresale un poco por encima de la zona en la que van montados los botones, y es posible que al accionar los botones 3 y 4 puedas rozar el borde de la bandeja giratoria y frenarla un poco; no es un problema dramático, simplemente hay que acostumbrarse a las distancias. Aunque en la web de Reloop hay para descargar mapeos para Traktor y Scratch Live, empleando el RP-8000 con Serato DJ el mapeo es automático al tener el plato la certificación de accesorio oficial. Hay 8 botones grandes y 4 botones pequeños para elegir el modo en que funcionan los grandes, todos están retroiluminados. Los 8 grandes pueden emplearse para disparar cues, loops o disparar samples según la función que elijamos con los cuatro pequeños, y la función Slicer queda asignada al botón User. Por lo que he podido saber, los RP-8000 que están saliendo ahora de fábrica el botón User lo llevan rotulado ahora como Slicer –la unidad que probé llevaba el rotulado antiguo– y esto queda más claro. Puedes usar también media botonera para cues y la otra media para loops automáticos por ejemplo, esto se logra pulsando simultáneamente dos botones de modo. El encoder pulsable –que repito, tiene un accionamiento muy suave– sirve para navegar por la librería y cargar canciones en el deck que controla el plato. Podemos elegir el deck que controlan los botones MIDI dejando pulsado el encoder, y cuando la pantalla muestra CH-1 podemos pulsar alguno de los cuatro primeros botones grandes para elegir otro deck para controlar. También empleando Serato DJ podemos ver en la pantalla del plato los BPM a los que suena la canción en lugar de la variación de tempo aplicada, sólo hay que dejar pulsado el encoder y el botón de 16% y se activa la función –el firmware debe estar actualizado para esto–.

Reloop RP-8000

En uso

La respuesta que ofrecen ambos platos en la bandeja giratoria es prácticamente idéntica si pones el RP-8000 con el ajuste de fuerza al máximo; arrancan y paran igual, la función reverse se comporta igual, y al manipular el vinilo existe una pequeña sensación cuando lo sueltas de que la bandeja te lo “arranca” de los dedos. Esto da cierta seguridad a la hora de soltar el vinilo, se notará menos si lo sueltas un pelín tarde y es más fácil corregir. A la la hora de hacer ciertas acciones para el beatmatching como acelerar o frenar la bandeja, el punto es diferente al de los Technics… por ejemplo parece que debes hacer algo más de fuerza para frenar la bandeja porque da la sensación de que la fuerza habitual no da el resultado esperado, entonces haces algo más de fuerza y te pasas. Aunque todo esto no es algo “malo” propiamente dicho, simplemente es un comportamiento ligeramente diferente en este tipo de platos con respecto a los Technics. Puedes igualmente clavar mezclas como lo harías con unos Technics. Haciendo scratch –el poco scratch que yo soy capaz de hacer, ya que no me avergüenza reconocer que no soy turntablista– se nota el extra de fuerza, aunque frenes un poco la bandeja si haces demasiada fuerza sobre el vinilo al moverlo la bandeja recupera rápidamente la velocidad de giro y el vinilo sale disparado siempre que lo sueltas. De todos modos, esto no es nada nuevo, es en mayor o menor medida el comportamiento ya conocido de los platos basados en el “Súper OEM”.

Por último comentar que aunque la calidad sonora parece la misma en ambos platos, el LP1240 sacaba un poquito más de señal que el RP-8000, tanto usándolos con la salida en phono como en línea. Ciertamente no llegué a medir la diferencia –admito la torpeza por mi parte– aunque claramente tenías que subir un poquito más la ganancia en el RP-8000 para alcanzar el mismo nivel en el mixer, todo esto empleando el mismo disco, cápsula, aguja, cable...

El drama del “wow” y “flutter”

En los equipos mecánicos de reproducción o grabación sonora hay un valor para medir su precisión y es el “wow” y “flutter”, que es lo que mide las desviaciones en la tonalidad de la grabación debido a imperfecciones del mecanismo. Digamos que “wow” es como afecta a las bajas frecuencias –por debajo de 400hz– y “flutter” a las altas –por encima de 3khz–. Se mide en los platos reproduciendo un tono puro y observando en una gráfica su desviación, hay varios estándares de medición y normalmente para los platos se emplea el estándar JIS WTD, un estándar industrial japonés. Bajo esta medición los Technics alcanzan un “wow” y “flutter” del 0.01%. El LP1240 tiene en sus especificaciones que su “wow” y “flutter” es “inferior a 0.1%”, algo que aunque es directamente casi 10 veces mayor no es muy sorprendente ya que la mayoría de “Súper OEM” indican en sus especificaciones exactamente lo mismo, algunos indican 0.08 y otros “entre 0.1 y 0.08”. El RP-8000 a pesar de estar también basado en “Súper OEM”, según su fabricante tiene el mismo “wow” y “flutter” que los Technics, 0.01%. ¿Cómo lo han logrado? Bueno, quizá haciendo sus propios ajustes al motor o al control del mismo, aunque en las redes no hay quien asegura que esa cifra es un completo farol ya que con un motor de la potencia que emplean estos platos es imposible llegar a tanta precisión.  Pero a fin de cuentas, ¿es perceptible todo esto en la reproducción? Quien escribe estas líneas no es capaz de percibirlo, sinceramente. Al menos no en las pruebas que he realizado, reconozco que probé ambos platos en un sitio cerrado no muy grande y la mayor parte del tiempo con auriculares; esto lo digo porque las aberraciones con el “wow” y el “flutter” cuando más se pueden llegar a notar es en sitios más abiertos con ecos y reverberaciones, ya que choca el sonido en una tonalidad con su reverberación en otra posible tonalidad. Si alguien tiene experiencia con estos platos en grandes lugares sería interesante que la contara en los comentarios.

Algunas conclusiones

Los nuevos DJs que se interesen en pinchar con vinilo, ya sea con vinilo “real” o con timecode, van a encontrar este tipo de platos en las tiendas. Ahora todo está basado en el famoso “Súper OEM” y la elección entre un plato u otro debe hacerse por detalles tales como si necesitamos pagar por tal o cual función adicional, ya que de manera general el funcionamiento y respuesta de casi todos los platos “Súper OEM” es muy similar, y es una de las cosas que he tratado de mostrar en este artículo.

El LP1240 no es muy diferente del Acura que nombraba al principio del artículo, un plato OEM que como he indicado antes se hizo bastante popular en España. Aparte de su color negro, añade las características de la salida a nivel de línea –útil si quieres usar más de dos platos y tu mixer solo tiene dos canales con phono– y el interfaz de audio USB que a algunos les servirá para digitalizar discos. ¿Más azúcar? Si pagas más tienes las funciones adicionales del RP-8000, como poder regular la fuerza del motor, la pantalla, los controles MIDI. La manera en que Reloop ha implementado los controles MIDI en el plato es magistral, pero el que ya tenga un simple controlador de botones o pads no los necesita para nada, así que no es necesario pagar por ello. La cuestión estética puede ser importante para algunos, y aquí creo que gana por goleada el Reloop sobre el Audio Technica, pero lo cierto es que no es determinante a fin de cuentas, ya que lo bonitos que sean los platos no va influir en la reproducción musical. Hay otra alternativa, y es que si la estética es importante pero los controles MIDI no, siempre puede uno adquirir el RP-7000, plato con la misma estética y funciones que el RP-8000 pero sin los controles MIDI ni la pantalla.

No sólo los platos que ya hay en el mercado son similares, los que vendrán parece que lo seguirán siendo muy similares. El DJ-Tech LF-12 que verá la luz en unos meses será otro OEM más, con características similares, mismo motor y respuesta, algunos cambios cosméticos, etc. ¿Reemplazan los OEM a los Technics? Comercialmente ya lo han hecho, los Technics ya no se venden –vale, algunos hay en stock como objeto de especulación por parte de algunas tiendas– y aunque hay mucha gente que los sigue reparando y poniendo a punto, poco a poco se van adquiriendo estos platos. Si unas cuantas marcas los comercializan, será porque se venden.

 

Teo Tormo
EL AUTOR

He trabajado como productor musical y discjockey. Desde hace años investigo y analizo la tecnología musical aplicada al DJ, buscando siempre las herramientas más innovadoras y observando su impacto en la industria musical.

¿Te gustó este artículo?
10
Comentarios
  • #1 por tnero el 15/05/2015
    Excelente review.
  • #2 por Drumming Damian el 15/05/2015
    Que me traigan uno los reyes xD pero ya xD
  • #3 por senseicomino el 15/05/2015
    Por si a alguien le interesa saber más sobre los "Súper OEM" podría estar en este documento --> http://www.reloopdj.ru/ftpgetfile.php?id=33&module=files
  • #4 por Raygun el 16/05/2015
    los audio tecnica lp-1240 son un calco de los stanton st-150

    st150-angle-lg.jpg
  • MOD
    #5 por Teo Tormo el 16/05/2015
    #4 Mira la foto de un Acura y verás todavía más parecido.
  • #6 por Frank Sinrrata el 18/05/2015
    los djs de verdad usan cintas !

    https://www.youtube.com/watch?v=2hR7_i_d-9A
  • #7 por tnero el 19/05/2015
    #6
    Yo empece así,grabando cachitos y quitando cuñas del flashdance de FlaixFM y me quedaban unos mixes rollo Madmix de lo más curiosos.Que buena era mi Aiwa de doble pletina
  • #8 por Frank Sinrrata el 19/05/2015
    #7

    aparte de gente que de verdad usaba esto para sus mixes ,mi comentario iba por el típico que viene soltando " los djs de verdad usan technics " como si no hubiera otra cosa que hiciera la misma función ,muchas veces por menos dinero y tan bien como el propio techcs
  • #9 por DJ Blaster el 19/05/2015
    Si,estan muy bien y tal,pero yo mis technics sl1210mk2 no los cambio por ninguno!
    para todo eso ya tengo mis cdj2000nxs, si llega pìoneer a sacar su plato con usb para conectar via HID, quiza me lo habria pensado,,,,
  • #10 por johnny thunder el 20/05/2015
    el problema de los OEM siempre ha sido el brazo y aqui ni se menciona. o yo me he perdido algo a lo largo de estos años o es una informacion que se omite para no poner en evidencia que el low cost de fabricación no puede competir con gamas superiores.