Sintetizadores

Mr. Prophet: el algodón no engaña (DSI Pro 2 y Prophet 12)

Poco antes de verano llegaron las primeras noticias sobre un mono/parafónico de las manos de Dave Smith. El gancho de la etiqueta ‘Prophet’ sigue existiendo y desde DSI (Dave Smith Instruments) lo ha aprovechado reiteradas veces para lanzar productos.

Al igual que sus polifónicos usan el gancho de la marca Prophet, en Pro 2 el nombre nos trae a la memoria el monofónico Pro-One de Sequential. Desde luego la polifonía del Prophet 12 se ve reducida a una parafonía de 4 voces con un único juego de filtros en el Pro 2, pero sin embargo en el apartado de síntesis más estricto el hermano pequeño revela poderes crecidos sobre los del Prophet 12.

Abriendo boca

Prophet 12 y Pro 2 comparten entre sí muchas cuestiones más que con Prophet 5 o Pro-One. Hemos probado ambos, y aunque la review se centra en el más reciente Pro 2 os contamos también las diferencias con Prophet 12 para así situar ambos mejor.

En particular, y como siempre aterrando con ello a unos cuantos, para ambos instrumentos los osciladores ya no son analógicos (sí lo eran en Prophets anteriores como el P8) sino digitales. Como consecuencia una enorme versatilidad los acompaña, que no sólo alcanza a las formas de onda (llegando incluso a ofrecer wavetables dinámicas a lo PPG), sino a la capacidad de realizar estructuras FM y AM entre osciladores, un gran añadido respecto a Prophets previos. Aportan también ambos toda una colección de funciones de deformación/distorsión tanto analógicas como digitales. Salvo los osciladores, el resto de la cadena audio principal está resuelto en analógico (filtros, VCA, e incluso las distorsiones de salida).

El balance me parece muy positivo en cuanto a versatilidad al crear sonidos. Cerrando los ojos y abriendo los oídos, disponer de tal riqueza a nivel de osciladores genera una amplitud de ámbitos sonoros mucho más allá de lo que permiten dientes y pulsos en otros Prophets anteriores. En particular, Pro 2 despunta con extras significativos sobre lo que ya de por sí incluye Prophet 12, a costa de la polifonía reemplazada por una mera parafonía de hasta 4 notas.

   

Too pots or not too pots, that’s the question

Hay abundancia de controles físicos que sin llegar a un pot para cada parámetro (sería imposible con el alto número de ellos) sólo entierra los muy secundarios y lo hace con un acceso ágil. Pese a usar un display esquiva la sensación de ‘menús’ y resulta muy amigable y natural. La inmensa mayoría de los pots (tradicionales y tipo encoder) y pulsadores tienen una única función, que ayuda a sentirse tocando un instrumento.

Es la pantalla y sus 4 pulsadores y 4 encoders asociados donde podremos encontrar usos múltiples para un único juego de controles. La pantalla actúa de una forma que podríamos llamar contextual. Al tocar los pots o pulsadores de cualquier sección, pasa a mostrar información y parámetros extra o vinculados a esa sección. Los 4 botones bajo la pantalla y los 4 encoders superiores se usan para modificar el valor de esos parámetros antes escondidos.

Nada como un ejemplo, que tomo de la sección de osciladores. Habiendo cuatro osciladores no hay espacio para 4 juegos de controles dedicados, de forma que una hilera de 4 botones selecciona el oscilador al que atacaremos desde los 2 encoders y 6 pots de esa sección, y que son de funciones fijas. Al jugar con ellos, la pantalla mostrará tanto una información detallada/gráfica de los parámetros que estemos modificando, como algunos parámetros extra que no se encuentran entre los controles directos.

Otra ocasión en la que la pantalla se usa intensamente es a la hora de definir rutas de modulación, ofreciendo información exhaustiva sobre los orígenes y destinos de modulación.

Globalmente el manejo es ágil e intuitivo. La pantalla tiene una resolución destacada que hace cómoda la lectura. Por la elección de colores, con el negro dominante, se integra en el aspecto del resto del panel sin resultar una presencia agresiva.

Sigo sin entender, salvo por cuestiones de coste, el que paneles tan intensos en controles se fabriquen horizontales, pura continuación del plano del teclado. Especialmente en el caso de monofónicos en donde una mano siempre libre anima a toquetear botones y agradece el ángulo que facilita la visión y el acceso. Teniendo fresco en la memoria el recuerdo del Sub37 que probé recientemente y su panel ligeramente inclinado, se echa de menos. También reconoceré una cierta añoranza del tamaño, tacto y aspecto de ‘laboratorio retro’ de los capuchones de los pots en Sub37. Aquí son unos capuchones mucho más estándar, nada incómodos pero sin ese romanticismo y encanto.

 

Prophet 12/Pro 2: arquitectura global

El aspecto, el interfaz y las tripas de Prophet 12 y Pro 2 tienen un gran paralelismo, pero no es justo considerar Pro 2 una versión reducida en polifonía del Prophet 12.

La arquitectura del Pro 2 viene acompañada de unas cuantas especificidades muy agradecidas. Son una delicia las posibilidades en su juego de filtros, que superan con mucho las del Prophet 12. El secuenciador poir pasos patrones en Pro 2 y lamentablemente ausente en Prophet 12, llega a terrenos muy, muy densos en programación y control.

Otro tanto a favor del Pro 2 el que uno de los 4 delays es de tipo ‘BBD virtual’ permitiendo un color diferente a la limpieza y claridad de un delay ‘nativo digital’, como lo son los 4 presentes en el Prophet 12.

En este esquema intento resumiros los principales aspectos de la arquitectura de uno y otro. El contenido de la ‘caja grande’ está replicado doce veces en Prophet 12… Y sí, no es error al dibujar: por increíble que parezca hay doce juegos de 4 delays en Prophet 12.

Interesante recalcar que el Prophet 12 admite un uso bitímbrico (split o layer) en el que las 12 voces se reparten 6+6 entre dos sonidos simultáneos. La programación de sonidos bitímbricos en Prophet 12 se realiza conmutando a toque de botón todo su panel para gobernar una u otra capa, pero ambas quedan registradas en la misma memoria (no son sonidos independientes combinados, sino un matrimonio indisoluble). Prophet 12 incluso cuenta con dos distorsiones analógicas estéreo en la salida a fin de poder afectar individualmente a cada timbre. En Pro 2 encontramos una única distorsión analógica, también estéreo, porque no existe la opción bitímbrica.

Prophet 12 añade un pan spread que reparte las voces en un panorama estéreo más o menos abierto al gusto, nuevamente carente de sentido en Pro 2. Como lo es también el modo unison que sí está presente en Prophet 12 para fundir las 12 voces en un uso monofónico engrosado sometiéndolas a un ajuste detune regulable.

Más allá de estas cuestiones claramente vinculadas a la polifonía, las diferencias hacen ganador al Pro 2 en cuanto a opciones de manipulación sonora y síntesis. Tendremos ocasión de comprobarlo en el resto de apartados.

 

La parafonía en Pro 2

Pro 2 es un sinte esencialmente monofónico pero con un añadido de parafonía generoso en número y en alcance: las 4 voces parafónicas se reparten los 4 osciladores disponibles y comparten como es habitual los filtros (más el control asociado: envolvente de filtro, etc.), pero sin embargo sus envolventes de nivel son individuales.

No hay duda de que el hecho parafónico está muy lejos de la polifonía real, pero con la capacidad de tocar 4 notas, aunque sea con filtrado ‘en bloque’, la utilidad de Pro 2 va mucho más allá del estricto monofónico, bajos, leads, etc. y alcanza pads, brass, y otros muchos tipos de sonidos.

Otra cuestión interesante: dado que son osciladores independientes, cada uno puede ajustarse individualmente. Eso permite en modo parafónico que cada voz use una forma de onda distinta. En un uso menos exagerado, pequeños retoques individuales en cada uno de los cuatro (p.ej. una misma onda con diferencias en el ‘waveshape’) colaboran a dar más riqueza al resultado.

Vamos presentando los módulos, recalcando si las hubiera las diferencias Pro 2 / Prophet 12.

 

Súper osciladores

Para cada voz del Prophet 12, así como en la única voz del Pro 2, hay 4 osciladores. El primero de ellos acompañado de suboscilador senoidal a una octava de distancia. Frente al subosc cuadrado tan típico en otros sintes, consigue añadir cuerpo grave sin interferir en exceso el resto del sonido.

Los cuatro osciladores disponen de las formas clásicas: seno, triangular, diente, cuadrada, ruidos blanco, rojo y violeta. Pero también otras basadas en wavetables (este artículo describe ese tipo de síntesis): tines, mellow, church, muted, nasal, boing, gothic, ahhh, shrill, ohhh, buzzz, meh. Cada una de las 12 wavetables es en realidad toda una colección de variantes de cada una de esas formas, por lo que pueden usarse como ondas fijas seleccionando alguna variante concreta, o bien para impartir movimientos al estilo PPG. Esos movimientos a través de las wavetables, pueden recorrer una parte o toda una wavetable, o incluso varias adyacentes.

Sólo en Pro 2, contamos también con ‘super waves’ que actúan de forma semejante a un unison en sus resultados. Combinan varias instancias desafinadas de la forma básica. Sorprendentemente el atributo ‘super’ se aplica no sólo al diente (‘super saw’ conocido ya en sintes de muchas marcas) sino también a las ondas tipo wavetable. Encontraréis disponible por ejemplo la onda de excitante nombre ‘super ahhh’. En Prophet 12 el modo unison es la alternativa a estas superwaves del Pro 2.

Los parámetros que podemos atacar directamente con controles dedicados en los osciladores los vimos en una figura anterior. Son la afinación (gruesa y fina), la selección de la forma de onda, el nivel de salida, el nivel de entrada de audio externa (en Pro 2), el control de anchura de pulso que dobla como control de ‘shape’ para las otras formas o de puntero dentro de las ‘wavetables’, un control de glide/portamento, y finalmente el nivel del suboscilador (siempre generado desde el oscilador 1, los otros 3 no cuentan con él).

En parámetros a través de la pantalla, accedemos entre otras cosas al reinicio de las ondas al arranque de nota como alternativa al funcionamiento ‘libre’ de los osciladores, a un control ajustable tipo ‘random’ sobre la afinación de cada nueva nota, afinación fija en vez de variable con las notas, y también a una parte bien atractiva: opciones de sinc, FM y AM entre osciladores.

Tanto sync, como AM y FM pueden realizarse desde Osc2 hacia Osc1, Osc3 hacia Osc2, Osc4 hacia Osc3, Osc1 hacia Osc4: Es perfectamente posible crear estruturas en cascada. Disponer de AM y FM reales entre osciladores es una extraordinaria noticia, y en ese particular el carácter digital nos permite que resulten métodos fiables para el diseño de sonidos afinados, útiles para partes ‘con notas’ y no sólo para efectos y ruidos varios. Es más, las rutas de modulación permitirían llegar a otras estructuras, si necesitáramos algo no resuelto por cascada.

Junto a los osciladores, Pro 2 permite procesar una señal de audio externa como una fuente más, atravesando sus filtros y sometida a todo el resto de la estructura de síntesis. Escondida en la pantalla encontramos la posibilidad de despertar incluso un extractor de envolvente muy útil al procesar instrumentos externos o para impartir efectos de ‘gate’ desde una pista de percusión y que cuenta con parámetros de ataque y liberación. Permite también usar el nivel de una señal externa como señal de control interna aplicable mediante modulación a cualquier destino deseado.

 

Cuestión de carácter

También es por pantalla como accedemos a una sección llamada ‘character’. Se trata de un juego peculiar de efectos de deformación/distorsión previo al filtro. Permite aplicar reducción de la frecuencia de muestreo (decimate) o el nº de bits (hack), saturación (drive), realce de graves (girth) y realce de agudos (air). Girth y air, en su ajuste extremo llevan el realce fuera de su zona lineal y fuerzan algo de distorsión.

En una frase que vamos a repetir a menudo, es importante recalcar que en Prophet 12, esta sección ‘character’ es individual en cada voz. No se trata de un elemento global o compartido, sino de un juego peculiar de efectos de deformación que tratan individualmente cada una de las voces. Con ello la tolerancia a esas distorsiones es mayor, no dará lugar de inmediato a un emborronamiento confuso de la mezcla de voces.

 

Filtros, marcando diferencias

Dos filtros analógicos tanto en Prophet 12 como en Pro 2, pero con diferencias muy notables, a favor del Pro 2. Tanta flexibilidad como ofrece Pro 2 elevada a 12 voces hubiera encarecido excesivamente el Prophet 12.

En ambos el filtro 1 es un clásico resonante paso bajo 24dB/oct (4 polos) capacitado para autooscilación. La indicación por DSI de que es un diseño inspirado en el filtro del Prophet 5 hay que tomarla más como marketing que como realidad. Es un diseño nuevo (y nada malo, por cierto). Cuenta con un control ‘boost’ continuo que permite llevar a saturación la acción del filtro. Admite en Prophet 12 (no en Pro 2) un modo 2 polos con 12dB/oct si deseamos un filtrado menos selectivo.

El segundo filtro en Prophet 12 es un simple HPF 2 polos, sólo autooscilante cuando le aplicamos alguna modulación que aumente el valor de la resonancia más allá de su recorrido nominal. En Pro 2 se reemplaza por un diseño ‘state-variable’, también 2 polos pero configurable LFP/HPF/BandPass/Notch y que cuenta con resonancia nuevamente no oscilante.

Las diferencias no acaban ahí. En Prophet 12 el LPF y el HPF vienen configurados de forma fija en serie. Sin embargo Pro 2 permite combinación en serie, en paralelo, e incluso intermedia. Juega con un parámetro que establece de forma continua uso combinado y regulable de ambas conexiones, casi un morphing/fundido entre los dos ruteos. Algo muy poco frecuente, la verdad.

También muy original y útil, hay un modo sólo disponible en Pro 2 en el que cada filtro se aplica a una pareja de osciladores.

 

Envolventes

En Prophet 12 hay 4 generadores de envolvente por voz, mientras en Pro 2 hay 5. En ambos una de las envolventes gobierna la frecuencia de corte del LPF, otra la amplitud (a través de un VCA), y dos están libres para usarse en las rutas de modulación. La envolvente extra en Pro 2 está dedicada a controlar el corte del segundo filtro (podría realizarse algo parecido en Prophet 12 con una de las envolventes libres). Todas ellas comparten un mismo diseño DADSR+Loop, y control de la respuesta a la velocidad.

A nivel de controles físicos, en Pro 2 y Prophet 12 hay un juego de pots ADSR para la envolvente del VCA. También están disponibles pots de ADSR y grado (+ o -) de actuación para la envolvente del LPF, acompañados en el caso de Pro 2 un tercer juego independiente para el filtro 2. Adicionalmente (a través de la pantalla) se puede ajustar para cada una de las envolventes la reacción a la velocidad de pulsación, y además un tiempo de delay que será ocupado con silencio antes de arrancar la evolución ADSR más un parámetro para activar una envolvente en bucle. Permite configurar un ciclo repetitivo que recuerda un LFO pero altamente personalizable.

En el caso del Pro 2, hay un control más a través de pantalla en la sección de la envolvente del VCA que establece el grado de distorsión analógica al que vamos a someter la señal en ese punto, forzando el VCA más allá de su recorrido nominal. Se trata pues de una distorsión post filtro. Vamos acumulando por tanto diferentes lugares estratégicos donde impartir distorsión antes de llegar a la complejidad y acumulación de sonidos que producen los delays. Nada que ver distorsionar la salida de los osciladores antes del filtro (señales ricas en contenido), la propia actuación del filtro, o la actuación del VCA (que trabaja sobre una señal ‘simplificada’ tras pasar por el filtro y ver rebajado su contenido espectral).

LFOs

Tanto en Prophet 12 como en Pro 2 hay cuatro LFOs por voz (independientes por tanto para cada nota que suena en el Prophet 12). Con 4 pulsadores escogemos cuál deseamos editar y contamos con pots dedicados para elegir el destino al que se aplicará el LFO, su frecuencia, su intensidad y su forma. Las formas disponibles un poco espartanas: triangular, rampa desc/asc, cuadrada, pulso al 37,5% al 25% y al 12,5%, más una opción S&H. Lamentablemente sólo la triangular es bipolar. Bien podrían haberse ofrecido en bipolar las rampas y cuadradas adicionalmente a su versión unipolar. Un trino cuadrado es algo que me gusta aplicar a ciertos sonidos, pero sin el carácter bipolar aumentar la intensidad del trino enseguida desplaza la sensación del tono y deja desafinada la nota. Todo es cuestión de insistir ante DSI cara a un posible nuevo firmware.

Además de los controles físicos dedicados, a través de pantalla disponemos de opciones sync para LFOs a tempo, así como de reinicio del ciclo con el arranque de las notas o bien funcionamiento libre. También hay control de la fase de inicio, y control slew rate, útil con el S&H y para convertir cuadradas y rampas en otras formas con cambios menos abruptos.

Puede extrañar la ausencia de mecanismos previstos para una entrada gradual de los LFO. No es que sean imposibles esas acciones, sólo algo más enrevesadas. Hay que jugar con las rutas de modulación y dirigir alguna envolvente al control de la intensidad de la acción del LFO.

 

Realimentación sintonizable

Existe una ruta de feedback desde la salida del VCA al mezclador de los osciladores (previo a ‘character’ y los filtros). Una vez más, en el Prophet 12 es individual por cada voz, y como sus parámetros son destinos modulables, las distintas voces pueden describir trayectorias independientes en cuanto a feedback controladas desde la acción de una envolvente o LFO, la velocidad, etc.

En el panel se cuenta con dos pots dedicados: cantidad de feedback y tunning. El control de cantidad permite ajustes de realimentación + y -. Pero no es un feedback instantáneo: en el lazo hay un pequeño delay ajustable. Ese feedback diferido consigue impartir efectos comb. El delay no es fijo sino sometido a ‘key track’ por lo que realmente se fija una nota base de coloración ‘comb’ y luego cada nota ejecutada en el teclado transporta convenientemente a lo que convenga. Por eso está etiquetado como ‘tuning’ y no como ‘delay’. En ajustes extremos de realimentación se llega a provocar la autooscilación.

 

Efectos: 4 delays modulables

Cuatro botones para seleccionar cuál de los 4 delays retocamos y controles dedicados para ajuste del tiempo, mezcla, y realimentación. Acompañados, ya desde los controles de la pantalla de otros parámetros como sincronización (para delays esclavizados a tempo), LFdamp, HFdamp, panorámica…

Dado que el tiempo de delay puede ser modulado se pueden generar efectos chorus/flanger. También la panorámica de cada delay admite modulación. Aunque no hay como tal una reverb, a nadie se escapa que un juego de 4 delays configurados adecuadamente puede generar una reverb algorítmica simple.

En el Prophet 12 estos delays son por voz, independientes, y como son destinos modulables pueden describir trayectorias individualizadas muy diferentes al tradicional efecto de delay común a todas las voces. Realmente otro terreno bien diferente. Nada impide usar el keytrack o la velocidad para ajustar de forma diferenciada los delays para cada nota ejecutada sobre el Prophet 12 cuando interpretemos acordes.

 

Rutas de modulación

Las rutas de modulación incluyen algunas predefinidas, pero además hay 16 rutas configurables por el usuario asociando una de las más de 50 fuentes y más de 140 destinos en Pro 2 (aprox. 25 y 100 en Prophet 12). La preparación de las rutas es intensiva en el uso de la pantalla, pero sencilla. Facilitada además con opciones de tipo ‘learn’: puede escogerse un destino de modulación moviendo el control correspondiente.

A destacar que entre las fuentes se encuentran los propios osciladores, lo que permite usarlos para modulaciones a velocidad audio más allá de las ya incluidas por defecto para AM y FM. No sólo hacen posibles otras rutas y estructuras, sino también cosas bien conocidas en otros sintes como modular desde un oscilador la frecuencia de corte de un filtro, por ejemplo.

 

Arpegiador

Del arpegiador, poco que decir. Muy clásico, con recorridos arriba, abajo, alternante, aleatorio o recorriendo las notas en el mismo orden de la interpretación. Ajustable también el nº de repeticiones de cada nota y el rango de octavas recorrido, además por supuesto de funciones de retención (latch) de las notas, o tap tempo, sincronía con relojes externos, etc.

 

Secuenciador (sólo en Pro 2)

El secuenciador de Pro 2 (no hay en Prophet 12) es un elemento que asegura unos resultados distintivos y muchísimo disfrute. Aunque en el Prophet 8 podemos encontrar un antecedente claro del secuenciador que incluye Pro 2, hay un abismo de distancia entre ellos. Pro 2 ofrece dos modos: 16 pasos y 16 filas o bien 32 pasos y 8 filas (P8 ofrecía 16 pasos con sólo 4 filas).

Las filas pueden aplicarse a todo tipo de destinos. Típico será incluir las notas en la primera pista (admite silencios y ligaduras así como velocidad). Las otras pistas ofrecen territorio amplio para controlar parámetros como frecuencia de corte, distorsión, volúmenes, panorámica... cualquier destino de modulación.

Cualquier fila (sea de notas o no) puede usar slew/glide en cada paso que deseemos, para realizar las transiciones de forma continua en lugar de por salto. Admite que cada una de las pistas tenga longitud diferente, todo un territorio para generar polirritmias tímbricas que se superpongan al dibujo del fraseo melódico básico o al toque que realicemos en tiempo real desde el teclado. Sin llegar desde luego a la complejidad patronera de un Elektron Analog4, este secuenciador destaca con claridad frente a otros muchos y ofrece un enorme potencial.

La programación es muy sencilla. Cada sonido memorizado guarda su propia secuencia. En la sección secuenciador encontramos 16 pulsadores más un conmutador entre los pasos 1-16 y 17-32. Basta escoger un paso con el pulsador correspondiente de la sección secuenciador y pulsar la nota o mover el control deseado para retocar ese valor. Mientras no desbordemos el máximo de filas, la gestión es automática. Pro 2 irá creando nuevas filas si usamos parámetros nuevos, o reutilizando las existentes si editamos parámetros que ya hayamos visitado.

No hay duda de que impacta más ver un secuenciador analógico repleto de filas y columnas de potenciómetros, pero en este caso exigiría 256 potenciómetros. Aquí la pantalla resulta un buen aliado, especialmente cuando deseamos corregir algún valor determinado, ofreciendo una representación gráfica de los niveles en cada paso que ayuda a situarse. Jugar un rato con este secuenciador realmente crea adicción por la combinación afortunada de simplicidad de uso y complejidad en los resultados.

 

Otros

Por si no teníamos ya pocas ocasiones de distorsionar la señal dentro de la arquitectura de cada voz, contamos en Pro 2 y Prophet 12 con una distorsión analógica final que actúa globalmente sobre el audio de salida. Es una distorsión regulable en intensidad y que es estéreo (para no deformar los juegos de imagen estéreo generados con las panorámicas y delays). Además, en el Prophet 12 hay en realidad un juego de dos distorsiones estéreo para poder procesar separadamente las dos capas de sonido que llega a ofrecer en su modo bitímbrico.

Tanto Prophet 12 como Pro 2 cuentan con 8 bancos (4 PRE , 4 USER) de 99 sonidos cada uno y disponen de aftertouch. Se cuenta con controles de glide (con / sin legato y de tipo tiempo fijo o pendiente fija), transposición, y además de las tradicionales ruedas de tono y modulación hay dos ‘touch sliders’ que detectan tanto la posición como la presión y que pueden (pulsando un botón que hay inmediatamente encima de cada uno) enclavarse manteniendo una posición fija.

 

MIDI

Nada que objetar. Sólo faltaría, siendo Dave Smith uno de los padres de la norma MIDI junto con Ikutaro Kakehashi de Roland. Encontramos MIDI DIN 5 puntas y vía USB (Class Compliant). Para representar el toqueteo de los controles de su panel puede usar CCs (con alcance limitado, lógicamente, puesto que hay más controles que números de controlador en MIDI) o NRPNs (ya sí con alcance completo). También contamos con la posibilidad de volcados sysex para sonidos individuales o bancos completos.

 

La conexión analógica del Pro 2

Pro 2 cuenta con conexiones típicas de síntes analógicos/modulares: 4 in y 4 out tipo CV (1 V/octava en el caso de usarse para control de notas) más un Gate Out (10V para lanzar secuenciadores, etc.). Son altamente rutables. Las entradas pueden usarse como fuente de modulación, y las salidas pueden ser atacadas como destino de modulación, en definitiva, no se trata sólo de disponer del disparo de notas sino poder rutar cualquier señal externa hacia el motor de síntesis y viceversa. Es más, las salidas CV pueden asociarse en una ruta de modulación a cualquier control MIDI, de forma que Pro 2 pueda estar actuando como conversor MIDI a CV.

 

Demos de sonido

 

Conclusiones

Últimamente he podido probar varios equipos a los que tenía ganas hace tiempo. Estos nuevos DSIs estaban altos en la lista de prioridades para mis pruebas y permanecen altos tras ellas en mis lista de deseables.

Hay muchas sorpresas agradables en ambos que les aportan suficiente personalidad y exclusividad. La potencia de los osciladores (especialmente con la capacidad wavetable y la existencia de verdadera AM y FM entre osciladores) es un punto fuerte.

Centrándonos en Pro 2, la parafonía es tan generosa en voces y en recursos que para varios usos asemeja ser polifónico. No renuncia por ello a una filosofía muy 'de monofónico’ que se manifiesta en su potencial casi modular, visible en muchas de sus características: las conexiones In y Out tipo CV, las variadas opciones en el ruteo de los filtros, un extraordinario secuenciador de concepto típico modular pero con un número de filas/columnas impensable si no es en digital, la posibilidad de procesar audio externo, la inclusión de un extractor de envolvente, el alcance de sus rutas de modulación, sin olvidar la capacidad AM/FM con los osciladores y la generosidad de las rutas de modulación, cuestiones estas dos últimas que sí son compartidas por Prophet 12 y Pro 2.

Habrá quienes agradezcan sus amplias posibilidades para la síntesis aunque implique una mayor programación, otros pesarán más en la balanza la excelente usabilidad e inmediatez del Moog Sub37. Todo un combate entre titanes. Menos mal que estar como el asno de Buridán me deja todavía paralizado en la decisión de una posible compra. Si no fuera por esa parálisis, este año los Reyes Magos encontrarían agotado su presupuesto antes de tiempo y dejarían llorando a mis hijos. Por el bien de ellos, mejor me lo seguiré pensando.

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
19
Comentarios
  • 1
  • 2
  • #1 por Mister Carrington el 16/12/2014
    Buena y completa revisión.

    Gracias por el trabajo.
  • #2 por Lisboetas el 16/12/2014
    Gracias por la review

    Curiosamente me atrae mas el Pro-2 (sera por que con el otro, me sobran 9 dedos para tocar :mrgreen: )

    Tengo un evolver, y su secuenciador me encanta...Y este me suena parecido pero supervitaminado
    Aplicarlo para mover wavetables produce resultados sorprendentes

    Por otra parte supongo que se podran secuenciar los cuatro OSciladores y producir 4 timbres no?
    1
  • #3 por pablofcid el 16/12/2014
    Alguien escribió:
    Por otra parte supongo que se podrán secuenciar los cuatro Osciladores y producir 4 timbres no?


    No. En Pro2 tienes los 4 osciladores y es cierto que el uso parafónico permite que cada uno de ellos produzca una nota. Pero el resto de elementos (character, filtros, bucle de realimentación, ...) son comunes. De 4 timbres a la vez nada, salvo el hecho de que cada oscilador puede estar usando una forma de onda diferente. Si miras en el manual del Pro2 la lista de destinos de modulación puedes hacerte mejor idea de qué es lo que podría llegar a ser atacado desde las 16 pistas del secuenciador (que son elegibles fuentes de modulación). Pero desde luego no es multitimbrico.
    1
  • #4 por Lisboetas el 16/12/2014
    Gracias

    Creo que no me explique bien
    Se que los oscildaores comparten toda la ruta pero...al menos en el evolver, jugando con el secuenciador puedes insertar notas en cada linea de secuencia para cada OScildor (que previamente has configurado con onda y afnacion distintiva)
    Ademas, en otras secuencias pudes jugar con parametros como ENVs y Filtros de manera que da el pego de psudo POlifonia sin serla

    Slaudos
    Saludos
  • #5 por insula el 16/12/2014
    excelente review!!! yo solo estoy esperando una version desktop!!! porque la verdad que tiene una pintaza inclreible

    :hell: :hell:
    1
  • #6 por pablofcid el 16/12/2014
    #4
    No sé como era es seq del Evolver. Por eso te decía que mires la lista de destinos de modulación. Sí que están las frecuencias individuales de los osciladores y otros cuantos controles relativos a las formas de onda, sus niveles, etc... Pero vaya, sería toda una trabajera.
    #5
    La versión desktop del P12 mutiló casi todos los controles dejando un panel espartano. Toda una lástima. No es lo mismo con pots que sin pots.
  • #7 por critical el 16/12/2014
    El Pro 2 me parece el monofónico del año. Y con la parafonía, como bien has explicado en la review, llega a no parecerlo. Las posibilidades de síntesis, esos filtros, ese sonido mitad "me lo creo" mitad "no me lo creo", y tanto control para las manos. Es un sinte bestial. También está en la parte alta de mi lista, con algún elektron que yo me sé jejeje...
  • #8 por insula el 16/12/2014
    pablofcid .. totalmente de acuerdo, la version desktop del p12 dejaba mucho que desear..

    pero una version de este sinte ... con que le quiten el teclado dejando la misma funcionalidad, y bajen el precio un poco.. seria un cañon.
  • avatar
    #9 por --527306-- el 16/12/2014
    Ay¡ como yo rasque un buen pellizco en la bonoloto... :fiesta:
    Pero qué bonito que es el jodío.
  • #10 por pablofcid el 16/12/2014
    #8
    Yo también me apuntaba a esa versión sin teclas, sí. Pero que no se dejen fuera ni un solo botón.
  • Ban
    #11 por pacuco el 16/12/2014
    Doctor ha sido un análisis extraordinario
  • #12 por critical el 16/12/2014
    #8 y #10 Creo que no habrán vendido muchos p12 desktop, igual Dave todavía tiene cosas que aprender en esta vida... Dificil veo yo que saque una versión desktop del pro2 repleta de controles, nunca ha sido su filosofía. Ahí están todas sus cajitas...
  • #13 por chembros el 16/12/2014
    Gracias pablo por la review. A mi me gusta jugar con la parafonia i el sequenciador. A esperar que crezca la economia pablo.

    Una cosa, nombras el delay 4 BBD, pero, que significan esas siglas?
  • #14 por Harold04 el 16/12/2014
    Muchas gracias por tan amplio trabajo de investigación sobre este maravilloso sinte que desde hace un mes forma parte de mi estudio.
    Feliz me hallo!!!
  • #15 por sapristico el 16/12/2014
    Estaba esperando esta review como agua de mayo...pensando si me voy a por el 12...que me tira mucho el POLY....o apuesto por el Pro2...y mantener mi Alesis Ion...o un Blofeld para las tablas de ondas....que pasadas por los filtros de Ion o el "pequeño2" pueden ponérmela muy duraaaaaaa

    Currazo as usual Pablo!! Y suertaca de manosearloooo
  • #16 por Sulfurico el 16/12/2014
    Gracias por ese video con subtitulos, muy bueno
  • #17 por pablofcid el 16/12/2014
    #13
    Lo de los BBD lo conté en
    http://www.hispasonic.com/tutoriales/tecnologia-retardos-a-d-pasando-bbd-1-2/38414

    Si lo lees y no entiendes algo haz tus preguntas a través de ese hilo y así sirven para todos. Yo creo que está suficientemente contado allí, por eso no te contesto aquí.
    1
  • #18 por sapristico el 16/12/2014
    Pablo, has probado a exprimir el 12/sólo con 2/osciladores pero apretando filtros y sus envolventes+rutas de mod para reinventar los revival analógicos clásicos?

    Los del sueco Jonas Sjöström en soundcloud y las de otro tipo muy de pads gruesos y complejos dan cierta pista de hasta donde podría llegar...

    Pasar el 12 por los filtros emuladores y tb flexibles del Ion me llama mucho (no tanto el bulto)...aunque tener ese variable state al final del todo en plan parafónico para las 12 voces tb habría estado muy interesante y debería entrar en presupuesto del buque insignia de 2500 napos.

    Por lo que he leído por ahí, el módulo no ha vendido tan mal...y tiene una interfaz muyyy bien pensada...aunque al menos debería haberse parecido a la del Tempest con los sliders!

    Uno de los dos podría ser mi último caprichazo antes de que los niños vengan y demanden sus reyes magos...jajajjaj.
  • #19 por sapristico el 16/12/2014
    Aah...y la actualización de S.O. del 12 le daba un par de puntos interesantes como los dos arpegiadores combinados y alguna cosa extra que no recuerdo ahora.
  • #20 por pablofcid el 17/12/2014
    #19
    El P12 apenas lo probé, porque la novedad es el Pro2.
    Tienes razón, no comenté lo de los dos arpegiadores: cada layer del P12 puede usar su propio arpegiador. En split permite arpegiar con una mano y tener la otra para solear, y contar en el modo layer con dos arpegiadores simultáneos pero con ajustes y sonidos diferenciados, otro buen punto.
    1
  • #21 por Fernando Monreal el 17/12/2014
    Aupa Pablo!! ya sabia yo que no tardarías en revisar este cacharro, ya te dije que tenia un secuenciador muy bueno, o lo insinúe, no lo recuerdo, eso si ni por asomo, sabría explicarlo como tu, por cierto ya tengo la Rytm, maquinon, por lo que cuesta el rollo de Machine y demás soft de NI, vale ya mas la pena el hardware de verdad, si haces bien las cuentas... que el algodón no engaña pero lo virtual si, mi impresión con la Rytm es que se pueden hacer viguerías a la primera y en directo, eso si la curva de aprendizaje es bestial, no es un instrumento que se pueda dominar en unos días, como tampoco lo es este sinte, yo al final ya sabes que he optado por el Sub 37, algun día a ver si puedo con algo así aunque lo veo difícil, también apunta por el horizonte el nuevo 2600 Arp de Korg, así que vete ahorrando, no dejes a los niños sin reyes de momento je je, yo la suerte y la desgracia es que no tengo hijos, pero vamos ya no me llega pa mas... Saludos y gracias
  • #22 por pablofcid el 17/12/2014
    #21
    O sea que caíste con la Rytm... Lo digo porque es su momento cuando publiqué la review comentaste: "en mi caso nunca comprare un chisme de estos pero me interesa mucho como funciona y saber de sus prestaciones". Tal como dices permite virguerías (y locuras) con la inmediatez del directo. Métete (si no lo estás ya) en el hilo de la rytm: http://www.hispasonic.com/foros/elektron-analog-rytm/450908
  • #24 por pablofcid el 17/12/2014
    #23
    Gracias, sapristico.
  • #25 por sapristico el 17/12/2014
    La verdad es que dan ganas de comprarse ambos...pero claro...demasiao parecidos, demasiada pasta...y si en algún momento me permitiera gastarme un pastón semejante...creo que me lanzaría a por un Solaris...que suena a tantas cosas...Pena que sea tan artesanal y remoto.

    Del Modulus 02 al final, no se ha vuelto a escuchar casi nah, no?
  • 1
  • 2