Informática musical

Native Instruments Kontakt

    Hace ya un año que NI realizo su primera incursión en el mundo del sampling con su afamada caja de ritmos Battery, adecuada para percusiones pero también idónea para trabajar con pequeños loops mediante sus originales e innovadoras herramientas y su timing preciso.

    También Reaktor, que aglutina las capacidades de Transformator para modificar el tempo, tono y formantes de samples a tiempo real, sirvió como experiencia previa para que ahora NI se meta de lleno en el mundo del sampling con un instrumento independiente disponible en todo tipo de formatos plugin, además de su versión stand-alone como viene siendo habitual. Se trata del paso lógico para completar una línea de instrumentos simplemente deslumbrante que, después de la presentación de FM7 y Absynth para PC, quedaba todavía huérfana de un sampler a la altura del resto de las circunstancias.

    Esto también significa que cuando NI se acerque al concepto de sampler lo probable es que no lo haga desde el punto de vista mas habitual, sino que intenten darle una pequeña vuelta de tuerca, ese rizar el rizo al que nos tienen mal -por dejarnos casi indiferentes ante otros productos de la competencia- acostumbrados.

616_640.jpg

617_640.jpg    Kontakt es un sampler multitímbrico a 16 partes con hasta 256 voces de polifonía que sigue un concepto puramente modular. Es decir, dependiendo de la naturaleza de las muestras que carguemos podemos definir la forma que tomará nuestro sampler para reproducirlas o manipularlas. Su arquitectura puede variar entre un simple reproductor de instrumentos y loops hasta un completo sintetizador con opciones de modulación avanzadas y sección de efectos extensiva. Podemos diferenciar tres partes en al programa: a la izquierda está el explorador de muestras e instrumentos, a la derecha esta el "rack" donde se van colocando cada uno de los samplers que necesitemos, mientras que en la parte superior se encuentran los menús y botones de configuración general y vistas del programa.

    El explorador (foto izquierda) se divide en dos zonas: la superior busca las distintas unidades y directorios disponibles en nuestro sistema, pudiendo asignar cualquiera que queramos a un menú de favoritos para un acceso mas rápido. Al abrir un directorio se muestran los instrumentos y samples en la parte inferior del explorador. Si se trata de un instrumento (caso de un Akai, Giga, Soundfont etc.) haciendo doble clic en él podremos ver las muestras que lo componen. Todas los samples se pueden escuchar previamente con el botón dedicado o la opción de "auto". Todo esto resulta muy útil y efectivo en la práctica ya que basta con arrastrar cualquier muestra o grupo de muestras a un nuevo sampler del rack para que se mapeen de forma instantánea. Si se trata de un instrumento se cargará su configuración de forma automática, incluidos los módulos de envolvente y modulaciones básicas pertinentes.

618_640.jpg

    Ya en el sampler, las muestras se editan y configuran mediante los editores mapping y loop. El primero es una representación gráfica del mapeado de las muestras a lo largo del teclado, con una serie de gráficas muy intuitivas que muestran los crossfades y rangos de velocidades. No tenemos mas que arrastrar y soltar los distintos puntos de anclaje o alterar la altura y anchura de los bloques para modificarlos. Con creces, el sistema de mapeado mas sencillo, rápido y accesible que hemos visto.

    El editor de loops es también una delicia de usar. Capaz de ajustar hasta 8 loops por muestra (imagina lo que puede hacer esto con frases de batería) podemos definir con él uno entre 5 modos distintos de disparo. También disponemos de un afinador de loops que busca los puntos idóneos para evitar saltos y clicks. El editor se completa con una serie de procesos habituales de muestras como la eliminación del offset DC o nos permite abrir un programa externo para realizar otras manipulaciones.

619_640.jpg

    Hasta aquí las funciones de edición de muestras. El resto se va construyendo a medida como si de un sintetizador modular estuviéramos hablando. El módulo básico es el módulo Source que puede tomar distintos algoritmos de reproducción según nos interese. En modo Sampler se limitará a disparar la muestra de forma normal, siguiendo el tono del teclado a lo largo del rango que hayamos configurado mientras varía su tempo. Los otros dos modos, time machine y pitch machine, se basan en algoritmos de síntesis granular para poder alterar tono y tempo de forma independiente (si, como el Roland Variphrase). Con time machine y la opción tracking podremos usar una sóla muestra para tocar por todo el teclado, variando su tono pero no su tempo. Y parece funcionar muy bien dentro de un rango de cuatro octavas, lo que nos da cuenta de la calidad de esta herramienta. También podemos usar time machine para hacer timestretching de loops a tiempo real, incluso siguiendo la información de tempo que recibe del anfitrión VST. Por su parte, pitch machine nos permite alterar las formantes y el tempo de las muestras a tiempo real, consiguiéndose extraños efectos de carácter vocal, dotando de tono artificial a cualquier muestra. El uso de estas herramientas hace que crezca un poco el consumo de recursos, aunque éste se mantiene siempre dentro de los límites tolerables.

620_640.jpg

    A continuación del módulo Source tenemos el módulo de amplificación, que es fijo también. Si queremos añadir una envolvente para controlar el volumen no tenemos mas que hacer clic derecho sobre el control de volumen y escogerla en el menú emergente. Aparecerá ante nuestra vista en una nueva sección creada para albergar los dispositivos de modulación. Lo mejor de todo es que cualquier parámetro se puede modular con lo que queramos de manera que podríamos tener 2 LFO que se modulan mutuamente y a la vez una envolvente modifica la velocidad de uno de ellos. Las configuraciones posibles son prácticamente ilimitadas y tenemos disponibles 6 tipos de LFO (uno de ellos es el espectacular multi-LFO), 2 tipos de envolventes (incluyendo las famosas envolventes multipunto heredadas de Absynth) o una tercera envolvente DBD para los parámetros de source.

621_640.jpg

    Pero aquí no acaba la cosa ni mucho menos porque la lista sigue con moduladores especiales como un secuenciador de eventos por pasos (sincronizable con el anfitrión), seguidor de envolvente y módulo de glide. También podemos usar cualquier control MIDI para controlar un parámetro mediante un mapeado, pudiendo crear por ejemplo curvas de respuesta a la velocidad o seguimientos de teclado a cualquier cosa que se nos ocurra.

    Toda esta cantidad ingente de posibilidades de control MIDI no estaría del todo completa sin una función MIDI learn y la que tenemos aquí es una de las mejor implementadas que hemos visto. La opción soft-takeover se encarga de evitar saltos al mover los controles externos, mientras que un parámetro smoothing hace que los problemas de resolución de los faders MIDI sean parte del pasado. Esta función estaba ya presente en Absynth y se agradece enormemente su inclusión porque permite un ajuste muy fino de los parámetros a tiempo real, sin saltos ni escalones.

622_640.jpg

    Un sampler ideal no estaría completo sin una buena colección de filtros y en Kontakt cualquier expectación se ve sobrepasada: podemos escoger entre cualquiera de los 11 filtros estándar (de 1, 2, 4 y 6 polos con distintas configuraciones), 3 ecualizadores (1, 2 y 3 bandas) o 3 filtros especiales. Y no sólo la cantidad de éstos es enorme, sino también su calidad y detalle, con un sonido muy similar a los que contiene Reaktor. Mención especial merece el filtro 3x2 multimodo que consigue efectos realmente extraordinarios, así como los filtros de formantes vowel. Todos los filtros vuelven a estar disponibles como efectos de inserción, así que podemos disponer de 2 módulos de filtro por sampler.

623_640.jpg

    Porque si, también hay efectos de inserción: hasta 6 procesadores por instrumento incluyendo distorsiones (atronadoras), compresor (menos espectacular pero funcional), reductor de bits y lo-fi (magnífico), y enfatizador estéreo, todo disponible de forma simultánea. Otros 5 procesadores de envío completan el engendro con reverb, delay, chorus, flanger y phaser, con una calidad mas que digna, especialmente la reverb y el delay. Todos los módulos (tanto efectos como envolventes, filtros y demás) poseen un pequeño banco de presets para facilitarnos las cosas. Una idea excelente. Al encontrarse todavía en su primera versión Kontakt no es del todo perfecto. La importación de Gigs y muestras está limitada por la memoria RAM disponible, ya que todavía no posee una función de disk streaming aunque, dada la enorme cantidad de peticiones es probable que se acabe incluyendo. Por otra parte, el interface gráfico puede resultar en ocasiones confuso debido a la complejidad intrínseca del programa, con multitud de módulos de aspecto similar funcionando a la vez, es fácil perderse entre la maraña de modulaciones por ejemplo. El detalle de los indicadores luminosos del valor de cada parámetro cuando se dispara es francamente espectacular y útil, aunque parece consumir gran cantidad de recursos gráficos. La potencia de síntesis de Kontakt es monstruosa hasta el punto de que se encuentra fuera del alcance de cualquier otro sampler, ya sea hardware o software. Puede que el precio que piden por él sea alto pero teniendo en cuenta que cuesta lo mismo que Halion y que éste a su lado parece un juguete de preescolar no parece tan exagerado. Por otra parte, si el sampler hardware se encontraba en peligro de extinción Kontakt se ensaña con su cadáver, hasta el punto de que casi puede compensar dedicar un ordenador exclusivo para él. Resultará una verdadera delicia para todos los experimentadores del sonido y aún como simple reproductor de instrumentos muestreados multitímbrico no tiene rival. Empieza a parecer un tópico en todas nuestras pruebas de Native Instruments pero es cierto, han vuelto a conseguir la cuadratura del círculo.

Por Autoy

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios
No hay comentarios todavía. Se el primero en escribir uno.