Informática musical

Preview del nuevo Cubase SX

Primer contacto

Tan pronto como se inicia Cubase SX, advertimos de inmediato la participación del equipo Nuendo en este nuevo secuenciador. No tan sólo por su nueva estética, muy similar, sino por su entorno totalmente virtual. La primera pantalla aparece casi vacía, con sólo una ventana de transporte. Debemos crear un nuevo proyecto para comenzar; tras hacer esto y seleccionar la carpeta de trabajo del disco duro, se abre una ventana de pistas que, de nuevo, está vacía...

Esto quiere decir que no hay mezcladores o ventanas de pistas al uso; todo va a depender de nuestras necesidades. Tan pronto añadimos una pista de audio al proyecto, el mixer -hasta ese momento vacío- se actualiza colocando un nuevo canal que se corresponde con esa pista. Y así sucesivamente, según añadamos nuevas pistas audio, MIDI o del tipo que sea. Es un gran acierto sin duda la adopción de este sistema modular, más eficaz en la gestión de recursos y fielmente adaptado al tamaño real de cada proyecto.

440_640.jpg
Cuatro pistas audio, dos MIDI... y su mezclador equivalente; ni más, ni menos

Una accesible barra de herramientas domina la franja superior de los proyectos de Cubase SX. En ella están la mayoría de las funciones necesarias para el trabajo:

441_640.jpg

Tras el botón rojo de activación, se encuentra un primer bloque con 6 botones que dan acceso a paneles informativos como el Inspector y ventanas como los mezcladores, marcadores, el browser y el pool de audio/vídeo.

A continuación se ofrecen 9 herramientas de edición; la flecha se utiliza para desplazar contenidos, pero podemos seleccionar la función Sizing applies time stretch para estirar un loop de audio y encajarlo en su número adecuado de compases; Cubase hará el timestretch automáticamente, dependiendo del tempo que hayamos elegido para el proyecto. Es una función impecable y muy útil que ya se encontraba en la versión 5.

Tenemos herramientas para cortar, pegar, seleccionar, mutear, eliminar y hacer zoom sobre fragmentos concretos del proyecto. Y mención especial para el lápiz: con él dibujaremos las automatizaciones de Cubase SX de una manera muy sencilla. Pulsando en la flecha inferior del botón de lápiz tenemos acceso a varias formas de dibujo: a mano alzada, línea, parábola y algo realmente curioso: ondas de tipo triangular, senoidal y cuadrada. Gracias a estas ondas podemos hacer modulaciones similares a las que conseguiríamos con un LFO.

442_640.jpg
Herramienta lápiz/parábola... y listo

Tras un solitario botón para activar el desplazamiento en reproducción, se añaden más a la derecha los cuatro botones elementales de transporte (stop, play, rec y loop), que nos evitarán la presencia de una ventana de transporte separada en muchos casos. Todo a mano en una sola barra de herramientas muy bien elegidas.

En los menús del programa hemos encontrado todo tipo de funciones interesantes; queremos destacar aquí su capacidad de undo múltiple, es decir, de memorizar los cambios y ediciones que se van haciendo al proyecto para después poder volver atrás o modificarlos. Cubase SX lleva una lista completa de los cambios realizados, y puedes revisarla en cualquier momento. Esto supone una mejora sustancial en la seguridad a la hora de trabajar: ahora podrás arrepentirte de aquel cambio que hiciste hace 4 horas.... o 4 días, ya que cada proyecto lleva su Undo History particular.

Motor audio

No vamos a entrar en la estabilidad del sistema; lo que se conoce de SX todavía son versiones beta, y es normal que puedan tener fallos. De todos modos, los que han podido verlo en acción sólo tienen comentarios positivos al respecto. Tratándose del motor de Nuendo, no parece que vaya a decepcionar a nadie... es de esperar que el comportamiento de los plugins sea suave y la reproducción y grabación de audio, fluida.

En cuanto a las novedades, nos topamos con una nueva presentación de los controles de cada canal:

443_640.jpg
La cosa viene cargadita...

No esta nada mal, ¿verdad? Ahí vemos 8 inserciones y 8 envíos a buses, con el nuevo ecualizador en la parte central. Su manejo es similar al de Nuendo o Cubase; realmente ni siquiera hay que estar familiarizado con estos dos programas para utilizar el SX, porque todo aparece claro y a la vista, y los procedimientos de trabajo son sencillos y se agotan en uno o dos clicks de ratón.

El sistema de automatización, del que ya hemos avanzado algo al hablar sobre la herramienta de lápiz, está muy bien concebido. Las pistas de automatización van unidas a la pista de referencia, y pueden añadirse tantas como parámetros quieran automatizarse. Podemos dibujar las automatizaciones, o mover los faders directamente con el canal en modo Write y registrar los cambios.

Cubase SX tiene también capacidades surround, algo que parecía reservado al entorno Nuendo, pero que también se ha incluido aquí. No en vano encontramos entre los parámetros automatizables cosas como Pan Front-Rear...

Para acabar esta ronda, nos paramos un momento en el nuevo mixer del SX; como ya hemos comentado, es totalmente virtual y se adapta al tamaño y características del proyecto, pero aún hay más novedades interesantes. El mixer ahora puede verse en varios tamaños y ofreciendo distintas cantidades de información. En su configuración Normal no se diferencia mucho del Cubase original, pero su modo Extended hace que el mixer cubra toda la pantalla, ofreciendo datos adicionales para cada canal: la EQ completa, inserciones o envíos. Por otro lado, los canales pueden presentarse en modo Wide o Narrow. Este último modo encoge a la mínima estrechez el tamaño del canal, permitiendo así mezclar muchos canales de un sólo vistazo. En la foto siguiente pueden verse 7 canales Narrow y un último canal Wide -sí, pueden mezclarse unos con otros; tendrás un mixer totalmente configurable y a medida-:

444_640.jpg

Motor MIDI

445_640.jpg Algunos pueden estar temiendo... "si se parece tanto a Nuendo, ¿qué ha pasado con el MIDI de Cubase?". Pues que no se preocupen, porque el MIDI no sólo sigue extensamente implementado en SX como en los Cubase anteriores, sino que se ha beneficiado de grandes mejoras.

Si creamos y seleccionamos una pista MIDI en la ventana de pistas y activamos el Inspector (foto izquierda), veremos muchas novedades.

La presentación del nuevo Inspector para las pistas MIDI es realmente elegante, y pone a tu disposición todos los parámetros deseables. En la parte superior se sitúan los controles convencionales para grabación y reproducción de pista; un poco más abajo tenemos ya los parámetros MIDI -volumen, pan, entrada/salida, canal, banco y programa-, acompañados de una función de delay para ajustar el timing de las pistas y los ya clásicos drummaps de Cubase.

Lo interesante está en la parte inferior. Nos encontramos con dos misteriosas barras, Inserts y Sends... ¿inserciones y envíos en una pista MIDI? Pues sí; tenemos toda una variedad de efectos MIDI a nuestra disposición, que pueden utilizarse como insertos o colocados en buses, a la manera de un mezclador de audio. Estos efectos son Arpeggiator, Autopanner, Chord Processor, Density Processor, Echo Processor, Generic CC Panner, MicroTuner, MIDI Compressor, Notes to Volume, Quantizer, Thru Filter, Track Controls, TrackParaEffect y Transformer. ¡Ahí es nada! 14 efectos MIDI de todas las clases. La inclusión de un quantizer paga una vieja deuda de Cubase, la ausencia de cuantización a tiempo real. En las últimas versiones se había apañado, pero ahora se soluciona con mayor limpieza: inserta un efecto Quantize en la pista deseada y podrás variar la cuantización sin afectar a los datos originales de la pista, y si definitivamente no te convence, puedes eliminar la cuantización.

Describir aquí todas las posibilidades de cada uno de los efectos excedería el propósito de este artículo-presentación. El dato importante a retener es la flexibilidad a la hora de utilizarlos gracias al nuevo sistema de ruteo. Y por supuesto, pueden añadirse nuevos efectos a los ya existentes.

Conclusión

Steinberg parece tener un éxito entre manos. El programa está realmente bien concebido, y diseñado de una sola pieza. Su aspecto y funcionamiento parecen aunar lo mejor de Cubase y Nuendo, algo que muchos estaban pidiendo a gritos. Y como aún queda margen para el lanzamiento de la versión final, es muy probable que veamos cambios, mejoras y novedades que de momento se desconocen.

Muchos se preguntan qué pasará con Cubase y Nuendo tras la aparición del SX -llamado también Essex-. Por las declaraciones de Steinberg es de esperar que cohabiten los tres productos, pero quizás la nueva situación pueda resultar confusa, especialmente a la hora de decidirse por uno. De todos modos, no es cuestión de especular; el tiempo lo dirá...

Etiquetas: Cubase
¿Te gustó este artículo?
1
Comentarios
No hay comentarios todavía. Se el primero en escribir uno.