DJ

Review del controlador Pioneer DDJ-RZ

Analizar un producto como el controlador DDJ-RZ es bastante complicado dado que es una adaptación de un producto anterior que Pioneer ya lanzó, el controlador Pioneer DDJ-SZ del que ya hicimos una extensa review aquí. Cuando este nuevo controlador fue anunciado junto con la nueva versión de Rekordbox –del que os ofrecimos aquí una review–, el pensamiento de mucha gente fue: "Es el mismo controlador con algún cambio estético"; pero lo cierto es que aunque la base del dispositivo es la misma, y más allá de los cambios estéticos alberga algunas diferencias tanto en algunos de sus controles como en la forma de integrarse con el software para el que esta vez está destinado. Y creo que lo más interesante que os podemos ofrecer es un detallado análisis de esas diferencias, dado que repetir gran parte de lo que ya se dijo para el DDJ-SZ sería bastante redundante, especialmente cuando se puede consultar . Así que vamos a ello.

El concepto

El DDJ-RZ está basado totalmente en el DDJ-SZ, así que el concepto del dispositivo se mantiene intacto: un controlador integral de gran tamaño que integra en su parte central un mixer completo con efectos y crossfader Magvel de alto rendimiento que puede usarse de forma autónoma, y en los laterales controles muy similares a los de un reproductor de medios de Pioneer, destacando los jogwheels capacitivos de gran tamaño con el icónico display central de Pioneer y el ajuste de dureza de giro sólo disponible en los reproductores de gama alta, los clásicos controles de transporte redondos y de gran tamaño, y controles de pitch de 100mm. Igualmente alberga dos juegos de 8 pads de gran tamaño sensibles a la velocidad en cada lateral con retroiluminación led RGB cuyas funciones varían según las necesidades del DJ. También tenemos en la parte superior controles para los efectos del software.

El interfaz de audio es "dual" y puede usarse simultáneamente con dos ordenadores y dos programas distintos a la vez, quedando dos canales del aparato asignados a cada ordenador que lo esté usando. El mixer cuenta para cada una de sus canales con una entrada de línea y en dos de los canales con una entrada phono, así como dos entradas para el canal de micro; la arquitectura del aparato permite emplear cada canal del mixer como si de un canal de entrada independiente del interfaz de audio se tratara. Teóricamente debería poder emplearse sin problemas para control por DVS al ser idéntico al del DDJ-SZ, aunque Pioneer todavía no ha lanzado la expansión para control por DVS en Rekordbox DJ.

Se han empleado los mismos materiales que para el DDJ-SZ, plástico resistente en casi toda la carcasa y paneles superiores de aluminio, botones de plástico retroiluminado de click rápido y tacto suave y potenciómetros con recubrimiento de goma. En definitiva, estamos frente al mismo concepto de controlador de gama alta que Pioneer ya nos mostró en enero de 2014. Veamos ahora las diferencias.

Una estética más elegante

Los jogwheels ahora son tanto en la parte superior como en el anillo exterior de un color gris más oscuro, que además de ser más elegante hace que destaque más la iluminación del jog en la parte externa. Los botones que hay en los controles de los efectos del software ahora se iluminan en color azul en lugar del rojo, también el azul sustituye al rojo en los botones de asignación de efectos en el mixer. Los controles que hay junto a los pads tampoco se iluminan en rojo, en su lugar ahora se iluminan en el mismo naranja que los botones "cue" del mixer, botones que aunque mantienen el color no se iluminan ahora por completo, sólo las letras y la parte exterior del botón. El rojo también ha sido desterrado de los botones del OSC Sampler del mixer, siendo sustituido por un color verde. Y por supuesto donde antes ponía Serato ahora pone Rekordbox.

Estos cambios tan sencillos, además de diferenciar a este modelo del anterior, a mi juicio refinan un poco su aspecto y lo vuelven más elegante. Desconozco si habrán seguido sugerencias o comentarios de usuarios del DDJ-SZ o habrá sido idea del equipo de diseño, pero yo diría que muchos que tengan un DDJ-SZ ahora quizá quieran que tenga el aspecto del RZ.

Cambios en los controles y sus funciones

De un simple vistazo los cambios en los controles no son muy apreciables, pero hay algunos. Empezando por arriba, en el apartado de los controles de efectos ahora tenemos que el encoder infinito de cada grupo de controles de efectos que servía en el DDJ-SZ para ajustar la fracción de tempo a la que se ajustaban los efectos, ahora es un encoder pulsable. Este encoder ahora queda asignado en Rekordbox a los Release FX, girarlo sirve para cambiar de efecto y la acción de pulsarlo o soltarlo conlleva la activación o desactivación del mismo. Justo debajo del encoder hay otra diferencia, antes teníamos un simple botón de Tap para marcar manualmente el tempo de la canción, y ahora hay dos y tienen doble función: pulsándolos de manera normal eliges la fracción de tempo a la que se ajusta el efecto y pulsándolos con Sift un botón es el típico Tap para marcar los BPM de los FX de forma manual y otro para volver al modo de BPM automático.

Justo debajo de cada jogwheel, en la parte izquierda, tenemos otra diferencia. Ahora disponemos de un nuevo botón de Quantize con iluminación en rojo, para activar la cuantización en Rekordbox ; el valor de cuantización se define en las preferencias del software y se aplica a Play, hotcues, loops y slicer. En la SZ disponíamos de la misma función, pero en lugar de un botón había que pulsar una combinación de botones. Un poco más a la derecha tenemos nuevos botones para nuevas funciones que incorpora Rekordbox: dos botones de transporte –Play y Rec– para el secuenciador del sampler, y un botón Capture para llevarnos a cualquier disparador del sampler lo que en ese momento tengamos seleccionado en loop. Hay un sutil cambio en el OSC Sampler, que es ese pequeño disparador de muestras que hay integrado en el mixer. Se ha eliminado el sonido de platillo –ya podían haber quitado el de bocina también– y en su lugar han puesto un sonido de onda sinusoidal.

Por último mencionar dos pequeñas mejoras, parece que ha desaparecido el fallo en el jogwheel del que se quejaban algunos usuarios alegando que en ocasiones perdía la respuesta, y también las piezas de plástico alrededor de los encoders para elegir  canciones parecen más firmemente sujetas –de esto ya nos quejamos en nuestra review–.

La integración con el software

El DDJ-RZ está diseñado para funcionar con Rekordbox DJ, y de hecho con el controlador viene una licencia para el "Plus Pack” en forma de tarjeta con un número de serie. Recordemos que “Plus Pack” es el complemento que hace que Rekordbox DJ sirva para pinchar, con lo que tienes el software totalmente gratis. Respecto a si cuando salga a la venta el pack de expansión de control por DVS los dueños de un DDJ-RZ lo tendrán gratis, como ocurría con el DDJ-SZ y Serato DJ, Pioneer por el momento no ha dicho nada. Sería lógico que así fuera, y si de lo contrario deciden hacer pasar por caja a los usuarios se pegarían un tiro en el pie.

A la hora de conectar el controlador por primera vez al ordenador, me doy cuenta de que es MIDI class compliant, no necesita driver alguno para enviar MIDI a cualquier aplicación que no sea Rekordbox, incluso puedes usarlo para controlar aplicaciones en un iPad. Pero la parte de audio del dispositivo no es class compliant y sí que debes instalar el driver y el panel de control que suministra Pioneer .El DDJ-RZ funciona con Rekordbox sin problemas a baja latencia, lo tuve funcionando con un MacMini con procesador i5 y 4gb de RAM y con 3.6ms funcionaba bastante bien, sin cortes en el audio. Funcionando con dos ordenadores a la vez empleando la función dual del interfaz de audio tampoco había problemas. 

La gran diferencia que tiene el combo DDJ-RZ/Rekordbox con el DDJ-SZ/Serato DJ llega en las opciones que da el software para mezclar con el controlador. Aunque la arquitectura interna del controlador es idéntica en el RZ y en SZ, para Rekordbox se ha optado porque la mezcla sea interna a diferencia de Serato DJ, en donde la mezcla era externa. Además, en Rekordbox aunque para otros dispositivos el software permite elegir entre mezcla interna o externa, con el DDJ-RZ siempre funcionará en mezcla interna; aunque elijamos mezcla externa en el panel de control del controlador, Rekordbox al arrancar siempre cambiará automáticamente a mezcla interna. Pioneer ha optado por esto en lugar de ofrecer la mezcla externa que obligaba a usar Serato DJ con el SZ. La primera diferencia que tenemos es que los efectos en Rekordbox de esta manera son post-fader –algo que los usuarios de DDJ-SZ/Serato no tenían y de lo que se quejaron–, además el software nos permite cambiar los efectos Sound Color –puesto que no se emplean los internos del controlador– y además de los cuatro que tiene la unidad cuando funciona en modo autónomo, elegir entre cuatro más editando el modo User de Rekordbox. Algo similar ocurre con el OSC Sampler, podemos emplear los botones de disparo del controlador para disparar desde Rekordxbox muestras personalizadas en lugar de las que lleva la unidad –si estamos usando dos ordenadores podemos elegir entre si esta función queda asignado al ordenador conectado al USB A o al USB B– o curiosamente podemos emplear esta función en modo externo empleando el OSC Sampler autónomo de la parte mixer del dispositivo, aunque en este caso sólo podremos disparar las muestras que lleva cargadas de fábrica el aparato. Destacar que el nuevo sample Sine que viene cargado de fábrica es bastante más usable que el antiguo sample Cymbal que venía… con algo de práctica puedes disparar este sample combinado con el potenciómetro Parameter que cambia el tono para hacer melodías algo “marcianas” que acompañen tus mezclas. Sí, suena raro, pero se puede lograr.

Con esta decisión de forzar la mezcla interna tengo sentimientos encontrados. Aunque a priori es mejor decisión que forzar la mezcla externa como hacía Serato DJ con el SZ, creo que hubiera sido mejor permitir que el usuario eligiera si decide emplear la mezcla externa o interna y el motivo es muy simple: emplear la mezcla externa permitiría aprovechar el mixer para usar Rekordbox simultáneamente con otro software musical y enrutar el audio de ese software por canales del DDJ-RZ que no se estuvieran usando, empleando la función de mixer autónomo del aparato para mezclar tanto el audio de Rekordbox como el del otro software.

Al respecto de las funciones del software, podría decirse que el controlador permite acceder a prácticamente todo. A destacar todos los modos de función con los que cuentan los pads –8 en total– y poder cambiar entre las diversas páginas de control de estos modos desde el dispositivo. Tanto en los hotcues como en la función Pad FX podemos personalizar los colores, o también podemos seleccionar diversas paletas para que se elijan colores automáticamente.

Es destacable que se haya recuperado en Rekordbox para el DDJ-RZ una función que se puedo ver en los controladores DDJ-SX y SX2 pero no se introdujo en el DDJ-SZ, y es el modo Dual Deck. Este modo permite con los controles de jogwheel, sync, transporte, loops, hotcues, Pad FX, slicer, slip… de un lateral, controlar dos decks simultaneamente. La función se activa pulsando a la vez los dos botones de selección de deck que hay en cada lado, con lo que con un conjunto de controles se puede manejar a la vez los decks 1 y 3, y con el otro el 2 y 4. Dicho así parece algo un poco extraño, pero sabiendo usarlo con inteligencia puede aportar cosas muy interesantes a las sesiones ya que puedes efectuar simultáneamente un scratch en dos canciones, invertir a la vez su reproducción, o pararlas a la vez para luego rearrancarlas, cosas que por ejemplo pueden venir muy bien para hacer un mashup en directo.

Por último, recordar que al igual que en el DDJ-SZ tenemos un modo de configuración del aparato al que se accede pulsando Shift+Play izquierdo donde se pueden modificar diversos ajustes de fábrica del aparato, algunos bastante útiles como el nivel del atenuador de salida –como en cualquier mixer Pioneer–, activar o desactivar el limitador, ajustar el brillo del anillo de los jogs, la resolución MIDI del jogwheel por si usamos el controlador con un software distinto a Rekordbox, la curva de velocidad de los pads –muy útil para el sampler–, la función de fader start… posibilidades de configuración que en definitiva otros controladores no ofrecen.

En uso

Trabajar con el DDJ-RZ y Rekordbox es francamente cómodo. El workflow que se tiene con ambos productos es muy bueno y fácil de adaptarse a él, especialmente si –como con casi cualquier software DJ– has hecho un buen trabajo previo de preparación musical, algo que es justamente la especialidad de Rekordbox y que pese a ser un recién llegado a la liga de los programas para pinchar, le hace destacar. 

Las sensaciones que se tienen son, una vez más –o mejor dicho todavía más– comparables a las de trabajar con un set autónomo de dispositivos Pioneer. El comportamiento de la  parte mixer es extremadamente parecido al de un mixer de gama alta de Pioneer, y las áreas de control de los decks son como un CDJ de gama alta, salvando quizá la diferencia de que el jog es capacitivo y no mecánico y que los reproductores Pioneer no tienen pads... por ahora. Las funciones que asumen los pads del controlador en Rekordbox van en mi opinión bastante más lejos de lo que llegan en Serato DJ, de hecho todo lo que se puede hacer con el sampler de Rekordbox y los controles del DDJ-RZ está mucho más logrado que lo que nos ofrecía hasta ahora el software de la marca neozelandesa. 

Como ya comenté en el artículo sobre Rekordbox, las últimas actualizaciones han mejorado la estabilidad del software, y combinado con el controlador sigue igual de estable. El interfaz de 24 bits –aunque con una frecuencia de muestreo algo ramplona de 44khz– entrega un sonido bastante nítido y especialmente redondo en el espectro de graves, con buena separación estéreo y muy buen nivel de señal en la salida principal y en auriculares. En el lado negativo, que como siempre lo hay, volver a sacar el tema de la resolución de pitch. No me explico cómo no podemos tener una resolución de 0.01 o 0.02 y debemos conformarnos con el 0.04/0.05 que nos entrega el combo DDJ-RZ/Rekordbox. Los reproductores Pioneer y controladores más baratos entregan mejor resolución. No obstante creo que esto podrían arreglarlo actualizando el software y el firmware del aparato.

 

Conclusiones

El DDJ-RZ es una más que correcta adaptación del ya conocido DDJ-SZ para el software Rekordbox de Pioneer. Mejora la estética del ya conocido dispositivo, añade unos pocos controles y funciones más, y también cambia –yo diría que a mejor– su forma de integrarse con el software si lo comparamos con el combo DDJ-SZ/Serato. El dominio que da sobre el software es total, y las nuevas opciones de personalización y de mayor control sobre funciones lo convierten en un producto interesante. Las sensaciones trabajando son muy similares a las de un setup autónomo de Pioneer, o incluso me atrevería a decir que es como un setup autónomo “esteroides” dadas todas las opciones que hay con efectos, sampler y librería.

Es importante hablar del precio del aparato y de manera comparativa. Mientras que el antiguo DDJ-SZ ha bajado hasta unos 1.900€, el DDJ-RZ llega al mercado por unos 2.100€. El DDJ-RZ sólo incluye la licencia para Rekordbox y no está claro si habrá que pagar por el pack de control DVS, mientras que el DDJ-SZ entrega licencia para Serato DJ con la función DVS, licencia para Virtual DJ 8 completo, y si nos paramos a hilar fino, con la diferencia de precio puedes pagarte la licencia de Rekordbox y aún te sobraría algo de dinero. Queda claro que con el SZ no disfrutas de la nueva estética y de algunos de los nuevos controles y funciones del RZ, pero si Pioneer no saca de circulación pronto el SZ, es posible que haya gente que elija el controlador antiguo para asegurarse compatibilidad con más programas en caso de que Rekordbox no les guste. Pioneer debe trabajarse bien a fondo Rekordbox en los próximos meses si quiere que los seguidores de la marca no piensen ni por un momento en Serato DJ como opción para usar con un controlador.

Lo mejor:

  • Estética muy mejorada, tanto por los nuevos acabados como por la iluminación.
  • Algunos nuevos controles y funciones.
  • Mejor integración con el software Rekordbox en comparación a lo que la que hemos visto con anteriores controladores de Pioneer y Serato DJ.
  • Siguen manteniendo el concepto de gran controlador integral que replica un setup Pioneer e incluso casi ofrece mejores opciones.

Lo peor:

  • Obligación de usar la mezcla interna con Rekordbox.
  • Control de pitch mejorable. 
  • Por ahora sólo compatible oficialmente con Rekordbox.
Teo Tormo
EL AUTOR

He trabajado como productor musical y discjockey. Desde hace años investigo y analizo la tecnología musical aplicada al DJ, buscando siempre las herramientas más innovadoras y observando su impacto en la industria musical.

¿Te gustó este artículo?
3
Comentarios
  • #1 por Jortabernero el 25/11/2015
    Yo señalaria como contra el precio.

    Me parece que estos controladores de alta gama, que al final dependen de un ordenador se dispara el precio del conjunto de una manera ridicula...
    2
  • #2 por Novum el 28/11/2015
    La primera vez que vi la SZ delante mio dije oh my god.... es un bicho enorme, cosa que no me importa, y precioso, desde luego lo primero que se le ocurre a uno es que con esta controladora Pioneer ya ha tocado el techo por lo que se refiere a este nicho de controladoras que dependen de un portatil, seguro que se pueden mejorar algunas cosas pero el listón está por las nubes.

    Estoy convencido que la nueva formula a explotar de forma intensiva serán las todo en uno en la linea de la RX, pero por desgracia los precios serán taquicárdicos.
  • #3 por davis15_ el 01/12/2015
    Si te pillas la de serato puedes usarla con todo ... y es mas barata 100 € .... pillas la de serato que es lo mismo no ?¿?
  • #4 por carroalante el 05/12/2015
    llamadme raro pero me da alergia pioneer. los veo caros y mediocres para lo que piden. 1800 euros la djm s9 y al poco tiempo se le va la pintura ,por ahi se pueden ver videos.