DJ

Review de Hercules DJ Control Air+

La empresa francesa Guillemot lleva muchos años creando productos de audio destinados al mercado de usuarios no profesionales, logrando en ocasiones productos de éxito como el interfaz de audio Maxi Studio Isis, que gozó de popularidad por la gran cantidad de entradas y salidas analógicas que ponía a disposición de los usuarios por un precio asequible. Hoy en día Guillemot emplea la marca Hercules para comercializar productos para DJs que se podrían encasillar en la gama media-baja del segmento, uno de esos productos es el controlador Hercules DJ Control Air+, que ha suscitado cierto interés por no aparentar ser el típico controlador de Hercules e incorporar algunas características inusuales en la marca. ¿Ha dado Hercules con la clave para ofrecer un controlador de bajo coste que pueda competir en las estanterías de las tiendas con productos del segmento fabricados por Pioneer, Reloop, Numark o Vestax? Te lo contamos en este artículo.

Primeras impresiones visuales y táctiles

Al comenzar a abrir la caja del DJ Control Air+ no sabes realmente bien que esperar. Debo decir que a nivel personal hace unos cuantos años tuve un controlador de Hercules, el cual utilicé durante cuatro o cinco fines de semana y nunca más volví a tocar. Estaba fabricado con los mismos materiales (o peores) con los que se fabrican juguetes como los que mi hija usa para entretenerse. Así que mientras abría la caja realmente deseaba llevarme alguna sorpresa positiva y no repetir aquella experiencia de hace años, a fin de cuentas Hercules ha tenido suficiente tiempo como para mejorar todo aquello.

El DJ Control Air+ está fabricado con una carcasa de plástico, aunque es un plástico lo suficientemente grueso y con un acabado rugoso como para no parecer un juguete. El acabado de la pintura negra con serigrafías en gris plateado le da un aspecto elegante, y la parte central del controlador tiene un acabado diferente en la pintura que imita el metal y que también resulta bonito. Los conectores del aparato (pocos) están bien cromados, no muestran holguras y parecen firmemente sujetos. Los botones y pads son de goma color gris oscuro con serigrafías en gris plateado, tienen una pequeña banda traslúcida a través de la cual se puede ver una bonita iluminación azul. Tienen un acabado suave, y requieren desde mi punto de vista una presión más grande de lo habitual en la pulsació para ser activados. Todos los knobs tienen un acabado gomoso agradable y movimiento suave, aunque son un poco más bajos de lo habitual. Los faders, crossfader y controles de pitch son todos cortos, de 50mm, y aunque tienen un buen deslizamiento transmiten sensación de poca firmeza, el crossfader es quizá el que mejor tacto ofrece.

Distribución y análisis de los controles

El DJ Control Air+ está diseñado para controlar dos decks, emplea una disposición clásica ya que en su parte central tenemos los controles de mezcla y los controles para cargar la música, mientras que en cada lateral están los controles de cada deck. En los controles de mezcla tenemos en cada canal EQ de tres bandas, botón de preescucha y fader, cada canal tiene un knob de control compartido de ganancia/filtro, y se encuentran un poco desplazados a los laterales, con los controles de cada deck. La función del knob se elige pulsando un botón que tienen debajo. En la parte central de mezcla tenemos también una ayuda visual en forma de dos filas de 4 leds que se iluminan secuencialmente al ritmo de lo que suene en cada deck, sirve para ver el desfase rítmico entre pistas. Justo sobre esta ayuda visual tenemos el push encoder (de un buen tamaño) para navegar entre nuestra música y dos botones para cargarla en cada deck. Más abajo tenemos botones para activar el modo vinyl de los jogs (un solo control para los dos jogs), el micrófono y la grabación.

En la parte superior de los controles de mezcla tenemos el sensor de infrarrojos bautizado como Air Control que viene asignado para controlar los efectos. Este tipo de control realmente no es una novedad, Roland lo instaló hace muchos años en varias grooveboxes y teclados bajo el nombre D-Beam, y Alesis también implementó algo similar en unidades de efectos para DJs. El control funciona colocando la palma de la mano frente él (o cualquier cosa que interrumpa el infrarrojo) y moviendo arriba y abajo la mano, cambiando la distancia de la mano cambia el valor que transmite el control. Tiene además una fila de 6 leds que sirven como indicador visual.

Los decks tienen en su parte superior cuatro botones que sirven para disparar los loops o para seleccionar efectos, una u otra función se asigna con dos botones que hay junto a estos cuatro. No hay knobs en los efectos ya que en lugar knobs se ha optado por regular los efectos empleando el Air Control, mientras mantenemos pulsado el botón del efecto que queremos usar movemos la mano sobre el Air Control para regularlo. En el extremo exterior de cada deck tenemos el control de pitch, sobre el que no diré nada sobre si es mejor o peor que sea de 50mm ya que personalmente no creo que el control de pitch sea un elemento especialmente importante en un controlador de gama baja. Si nos ceñimos a la realidad la mayoría de personas que adquieren estos controladores no piensan en el beatmatching manual y tiran de Sync, y suele ser cuando adquieren controladores de gama alta cuando se preocupan de la precisión y rendimiento de las funciones manuales.

En la parte central de cada deck tenemos unos jogwheels mucho mejores de lo esperado para esta gama de controlador. Su parte superior tiene un diámetro de 13cm y está recubierta de goma con un tacto muy agradable. El aro exterior es de plástico pintado con pintura gris metalizada. A diferencia de la mayoría de jogwheels que podemos encontrar, los del DJ Control Air+ no son capacitivos, es decir, la función de scratch no se activa simplemente tocando la parte superior, ya que emplea un sistema de presión mecánica. Debes presionar un poco en el jogwheel y hundirlo un par de milímetros para activar el scratch, un poco al estilo de los jogs de los reproductores Pioneer. Además el jog tiene el suficiente peso y firmeza como para no quedarse dando vueltas con un simple empujón, como pasa con otros jogs de gama media-baja. Cierto es que los jogwheels con sistema de presión mecánica suelen sufrir desgaste de los muelles que llevan en su interior y es necesario reemplazarlos (algo que trae de cabeza a los propietarios de reproductores Pioneer con cierta antigüedad), especialmente si tienes la costumbre de dejarte objetos encima de los jogs, pero en mi opinión ofrecen una experiencia más satisfactoria que el típico jog capacitivo que básicamente es un plástico girando sobre un eje con un sensor óptico de ratón.

Bajo el jog tenemos los botones de Shift , Sync, Cue, Play (estos dos últimos más grandes) y cuatro pads. Aunque la ubicación de los pads es en la parte más externa en ambos decks, el orden de los otros botones es distinto en cada deck, de forma que en el deck izquierdo el botón Shift está junto a los pads y en el derecho queda en la parte más alejada. Esto en realidad es una gran metida de pata en cuanto a diseño, ya que se queda a medio camino entre un diseño simétrico (lo más fácil para el cerebro humano) y un diseño en el que se duplica una estructura, confundiendonos totalmente. Por si fuera poco, el botón Shift se emplea con los pads para borrar los hotcues, así que en el deck izquierdo es más fácil borrar hotcues que en el derecho por tenerlo más cerca de los pads.

En la parte frontal tenemos el conector de auriculares, tanto para conector standard como para minijack  con un control de volumen, a lado hay dos botones para elegir entre monitorizar por auriculares la preescucha o la mezcla. Curiosamente no hay un control para balancear entre la preescucha y la mezcla, algo fundamental para muchos DJs. También hay que indicar que el controlador se queda corto en cuanto a volumen de auriculares (amén de un pequeño zumbido de fondo con el volumen a tope), es suficiente para casa, pero insuficiente para un entorno de alta presión sonora. Este problema es muy habitual entre controladores de gama media-baja que se alimentan exclusivamente del puerto USB. Un poco más a la derecha tenemos el conector para el micro y su control de volumen.

En la parte de atrás tenemos el conector USB y por duplicado la salida master, en formato RCA y minijack. No hay salidas balanceadas, otra carencia habitual en esta gama.

 

En uso con el software

Un controlador está hecho para pinchar, y pinchar es lo que haremos con él. Empezamos probando con DJuced 40º, software en versión completa que acompaña tanto este controlador como todos los de la compañía Hercules. Seamos claros, DJuced puede estar bien para principiantes, pero será totalmente insuficiente para cualquiera que haya estado usando una temporada Traktor, Serato o incluso Serato DJ Intro. Por cierto, su comportamiento es muy al estilo de Serato, ya que el programa está hecho para funcionar exclusivamente con el controlador, ya que si no lo detecta, a los 30 minutos se cierra. Su interfaz es clásica, con una parte inferior dedicada a la librería musical y una superior dedicada al mixer virtual con los decks a los lados y los efectos en la parte superior. El diseño de la interfaz es bastante pobre, un fondo negro con unas finas líneas en gris, elementos pequeños que cuesta ver, controles creados con tenues círculos grises… Los efectos de DJuced son flojos en general y tienen un único parámetro. Dispone de un sampler en el que podemos cargar cuatro muestras de la música que tengamos sonando, o coger un loop y dividirlo en cuatro trozos, cada trozo se cargará en un slot del sampler y podremos dispararlo desde los pads del controlador, algo que me ha parecido bastante bien. En la representación de forma de onda en detalle de cada deck, debajo hay unas filas de triángulos que indican los beats del tema del deck y del deck contrario, de manera que puedes controlar el desfase rítmico entre uno y otro con la sencilla ayuda visual. DJuced puede leer tu librería iTunes, aunque por extraños motivos tarda eones en abrir la librería.

A pesar de que DJuced es flojo, el Control Air+ está decentemente mapeado a todas sus funciones y se deja usar sin problemas. Una vez empezamos a pinchar, nos damos cuenta de los atractivos y de las carencias del controlador. La primera cuestión con la que uno se debate es con la dureza de los botones. Me gusta que los botones tengan cierta dureza para que no haya pulsaciones por error, la suficiente dureza como para dejar reposar tu dedo sobre el botón y que no se oprima por sí solo. Pero la dureza de los botones de este controlador es un poco excesiva, tanto que lo que yo llamo “pulsación instintiva” (cuando conoces bien la ubicación de los controles y puedes pulsar sin llegar casi a mirar sobre ellos con movimientos rápidos y precisos) es complicado llevarla a cabo. Esta especial dureza es tal incluso con los pads. Vale, los pads siempre han sido más duros de usar que los botones, pero a estos hay que arrearles realmente fuerte. Desconozco si esta dureza por otra parte significará una mayor duración de los controles, pero de primeras hace que sea un poco pesado acostumbrarse al controlador. Eso sí, nada se disparará por error, debes equivocarte con muchas ganas para que eso ocurra. Por cierto, os lanzo una pregunta, ¿no os parece que durante el último año en general los fabricantes están implementando controles de mayor dureza?

Si te gusta hacer las cosas manualmente lo cierto es que se disfruta de los jogs, su tacto duro y pesado, unido al detalle de tener que hacer presión sobre ellos para activarlos les da un feeling muy bueno. El detalle de la goma que recubre la parte superior sería fantástico verlo en otros equipos. Parece que estés usando equipamiento de mucho más nivel. La sensibilidad de los jogs por cierto se puede definir desde una aplicación que se instala con todo el soft de Hercules. Lo único negativo es que moviendo el jog tu mano puede tropezar con el control de pitch, especialmente si el pitch está en una posición cercana al tope positivo. Los controles de loop me confundieron un poco, ya que a pesar de que en DJuced dos de los botones sirven para moverse entre los valores de loop automático, los otros dos botones no activan el loop, si no que son marcadores de inicio y final de loop, así que los valores de loop automático solo se activan una vez has hecho un loop manual… extraño.

Respecto al mixer, los controles son cómodos, a pesar de lo compacto de la unidad los controles de EQ tienen una buena separación y los faders cortos nunca he pensado que sean un problema. Quizá porque aprendí a mezclar con mesas malas y faders cortos… A pesar de que no hay controles para balancear la mezcla de auriculares entre preescucha y master, sí que en DJuced tenemos en pantalla un control que podemos manejar con el ratón para eso, y menos mal porque hasta que lo he visto he tenido sudor frío y recuerdos de Flow by Mixed in Key. Tampoco tenemos en el controlador nada para asignar la curva del crossfader, pero nuevamente en DJuced podemos cambiarlo entrando en la configuración. Se echa de menos algún vúmetro en la unidad, estaría bien poder usar las luces del Air Control o del indicador de desfase rítimico para éste fin, y seguramente remapeando la unidad pueda conseguirse. El Air Control, por cierto, es bastante divertido de usar y se pueden lograr ajustes correctos con el movimiento de la mano, pero no me parece bien que sea el único elemento del que dispone la unidad para hacer ajustes en los efectos. Por lo menos un knob hubiese estado bien.

DJ Control Air+ con Traktor funciona bastante bien gracias a que Hercules pone a disposición de los usuarios un mapeo para tal fin. El doble control de ganacia/filtro en Traktor únicamente funciona como filtro, y el botón selector de función es un mero activador-desactivador de la función. La ganancia puedes dejarla en “piloto automático” siempre y cuando no tengas ataques de purismo que te hagan sentir mal contigo mismo. La sensibilidad de los jogs seguramente necesites reajustarla, ya que por defecto es elevadísima en Traktor y no proporciona una emulación realista de scratch. Las luces del indicador de desfase rítimico no parecen tener utilidad en Traktor. Los controles de loop sí que disparan directamente loops automáticos.

Mixvibes Cross también es compatible con el controlador, aunque en este caso gracias a que es la propia Mixvibes la que proporciona un mapeo para el controlador con la última actualización del software. Con Cross no va tan fino, hace cosas raras al mover el jog con la reproducción parada, el desplazamiento va a trompicones. El doble control de ganancia y filtro nuevamente sólo controla el filtro.

Algo común a los tres programas es el uso de los pads para almacenar y disparar hotcues. En un principio pensaba que iban a ser tan divertidos de usar como en una DDJ-SX… pero hay que pulsarlos tan fuerte que es lo mismo que tener que pulsar botones. Evidentemente te puedes acostumbrar a base de usarlo mucho, pero te pierdes el “instant gratification” que esperaba. Así que los pads, ni fu ni fa.

Conclusiones

Lo que nos ha gustado

- Los jogwheels.

- Buenos knobs

- Bonita iluminación azul.

- Acabados muy decentes para un bajo precio.

Lo que no nos ha gustado

- DJuced, el software que incluye.

- La dureza de muchos botones.

- No disponer de ningún control físico para regular los efectos.

- Bajo volumen de auriculares.

Alternativas: Akiyama Ttwo ofrece características similares por un precio similar. DDJ-Wego de Pioneer, por unos 90€ más dispones más o menos de la misma cantidad de controles en poco espacio y mayor compatibilidad de software al estar certificado para Serato DJ y DJ Intro.

En resumen

Hercules ciertamente ha mejorado sus controladores económicos para DJs, ofreciendo al fin algo que está al nivel de la gama media-baja de otras muchos fabricantes populares, aunque también cae en algunos de los mismos defectos que los otros. Los jogwheels y los acabados de la unidad son claros puntos a favor, mientras que el pobre software que lo acompaña (cuesta creer que les salga más a cuenta DJuced que llegar a un acuerdo con alguna compañía conocida) y la excesiva dureza de los controles les resta puntos. El clásico fallo del bajo volumen de auriculares tan presente en controladores de gama baja está aquí también.

Respecto a la función Air Control tengo sentimientos encontrados. Por una parte es muy divertido, y lo cierto es que es un componente barato que podría incluir cualquier controlador. Por otra parte es un fallo dejar al Air Control la responsabilidad de regular todos los efectos. Un par de knobs con los que dejar fijos algunos parámetros habrían sido bien recibidos.

Con todo, DJ Control Air+ es una buena opción para los que empiezan y no pueden invertir mucho en un controlador que esté destinado al mero aprendizaje, pero habrá que tener en cuenta que requiere un software alternativo a DJuced. A ver si Hercules se anima a hacer controladores de gama más alta, empleando entre otras cosas una evolución de los jogs que presenta en este modelo.

Más info en Hercules

 

Teo Tormo
EL AUTOR

He trabajado como productor musical y discjockey. Desde hace años investigo y analizo la tecnología musical aplicada al DJ, buscando siempre las herramientas más innovadoras y observando su impacto en la industria musical.

¿Te gustó este artículo?
3
Comentarios
  • #1 por Keimax el 25/11/2013
    Tiene un buen aspecto, pero no aporta nada nuevo a lo ya existente en el mercado.
  • #2 por AnthonyClass el 26/11/2013
    no me compro una hercules ni arto de vino! :satan:
    2
  • #4 por christiano Bosch el 26/11/2013
    un bueno regalo para niños de hasta 10 años...he dicho niños no DJs, es un aparato descartable lo he visto en MediaMarkt como los pads se salian de su sitio.
  • #5 por Lisboetas el 26/11/2013
    pues yo pincho con una bcd2000 de enesima mano...florituras no hago claro, pero musicote, el que quieras
    1
  • #6 por onlineproducciones el 29/11/2013
    A ver depende a que nivel trabajas, para que fin la quieres y algo importante que presupuesto tenemos .

    Yo tuve una hércules, la rmx, básicamente para bbc´s, y la verdad, para mi, lo mejor en calidad-precio, hablamos de que son controladoras que son económicas, y vale será plástico, y quizás no sea una virguería en cuanto a prestaciones, pero conmigo cumplió siempre bien, integración perfecta en pc y mac, y es más, hasta diría que la tarjeta integrada de audio sonaba mejor que la que uso ahora que es una numark mixtrack pro no me gusta nada su sonido... Y está claro, no es una Pioneer, pero tampoco vale 800€...no?
    2
  • #7 por luismikael el 05/12/2013
    Yo se la regale a mi hermano hace unos días, que me salio muy barata y el cambio de calidad es brutal comparandola con la anterior la AIR normal, no he podido probarla con el Traktor , pero me ha sorprendido.